text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El mejor del Hay Festival: Wole Soyinka

      
El nigeriano se ganó el amor del público en sus dos presentaciones del evento y su visita a los niños y niñas del barrio El Pozón de Cartagena que conmovió y dio muestra de su gran espíritu social con los más necesitados del planeta. <br/><br/> Su caminar y hablar pausado, sus gestos de nobleza y dulzura, su cultura al hablar y referirse a su obra y a la de sus colegas fueron determinantes para escogerlo como el gran ganador de dos tomos de la edición príncipe de una de las obras de Charles Dickens. <br/><br/> El Premio Nobel en 1986, no sólo es poeta, también es un defensor incansable de las causas sociales en su África, esa que pone como ejemplo todo el tiempo, a medida que explica como sobrevivir como escritor en un continente tan pobre y desamparado. <br/><br/> Recibió el premio de manos del director del Hay Festival, Peter Florence, después del conversatorio que sostuvo con el escritor colombiano Juan Manuel Rocca. En él expresó sus más sinceros deseos de felicitación a todos los escritores latinoamericanos, que dijo admirar y respetar. <br/><br/> Respondió que sobresalir en un país donde los bien llamados 'negros'™ son la raza mala del mundo no es fácil. En Estados Unidos antes les decían negros, luego personas de color y ahora son los afroamericanos. <br/><br/> Uno de los momentos más conmovedores fue al finalizar el conversatorio, cuando un niño de nueve años le preguntó cómo hacía para escribir, a lo que Soyinka respondío: Lo único que te puedo decir es que mires a tu alrededor, a tus padres, a tu abuelos, a tus amigos y solo escribe y escribe, y el público aplaudió. <br/><br/>
El nigeriano se ganó el amor del público en sus dos presentaciones del evento y su visita a los niños y niñas del barrio El Pozón de Cartagena que conmovió y dio muestra de su gran espíritu social con los más necesitados del planeta.

Su caminar y hablar pausado, sus gestos de nobleza y dulzura, su cultura al hablar y referirse a su obra y a la de sus colegas fueron determinantes para escogerlo como el gran ganador de dos tomos de la edición príncipe de una de las obras de Charles Dickens.

El Premio Nobel en 1986, no sólo es poeta, también es un defensor incansable de las causas sociales en su África, esa que pone como ejemplo todo el tiempo, a medida que explica como sobrevivir como escritor en un continente tan pobre y desamparado.

Recibió el premio de manos del director del Hay Festival, Peter Florence, después del conversatorio que sostuvo con el escritor colombiano Juan Manuel Rocca. En él expresó sus más sinceros deseos de felicitación a todos los escritores latinoamericanos, que dijo admirar y respetar.

Respondió que sobresalir en un país donde los bien llamados 'negros'™ son la raza mala del mundo no es fácil. "En Estados Unidos antes les decían negros, luego personas de color y ahora son los afroamericanos".

Uno de los momentos más conmovedores fue al finalizar el conversatorio, cuando un niño de nueve años le preguntó cómo hacía para escribir, a lo que Soyinka respondío: "Lo único que te puedo decir es que mires a tu alrededor, a tus padres, a tu abuelos, a tus amigos y solo escribe y escribe", y el público aplaudió.

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.