text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Emprendimiento en la región: Muchas ideas, poca inversión

      
El índice de desempleo en enero de 2007 en el país fue de 13,8% según el Departamento Nacional de Estadística, y la mayor preocupación de las personas en edad productiva es no seguir engrosando esta cifra.<br/><br/> Los que saben del tema dicen que el mundo se está deslaboralizando y las dinámicas del mercado exigen la contratación de personas y empresas independientes que se especialicen en procesos. Pero pocos son los que se atreven a generar sus propias iniciativas empresariales y sociales.<br/><br/> A esta preocupación se suman universidades y organizaciones del sector privado y gubernamental que centran sus esfuerzos en un tema crucial para el desarrollo económico y social de Santander: el emprendimiento.<br/><br/> Desarrollo de software y páginas web, procesamiento de alimentos, uso racional de recursos naturales y creación de prótesis para miembros mutilados, hacen parte de algunos de los proyectos de emprendimiento que manejan las 19 unidades que trabajan en Bucaramanga en este tema.<br/><br/> Esta ciudad es un sitio adecuado para la generación de nuevas ideas. Hemos encontrado un creciente número de emprendedores jóvenes, tanto entre bachilleres como universitarios. Es un entorno favorable para la incubación de proyectos, pues constituye escenario perfecto al estar ubicada cerca de Venezuela, a la costa Atlántica y es el punto de encuentro con el centro del país, afirmó Freddy Ruiz, coordinador del proyecto Emplenet de la Agencia de Desarrollo Económico Local (Adel Corplan).<br/><br/> Para unificar los procesos de emprendimiento y fortalecer la región, desde octubre de 2006 funciona la Red del Oriente Colombiano para el Emprendimiento (Roce) un convenio celebrado entre la Red de Universidades (Unired), el Sena seccional Santander, Uniciencia, Cavipetrol, la Agencia de Desarrollo Económico Local (Adel Corplan), Carce Santander, Cámara de Comercio de Bucaramanga, Fondo Regional de Garantías, Cajasan, Corporación Bucaramanga Emprendedora, y el Imebu (Instituto Municipal del Empleo en Bucaramanga).<br/><br/> Del papel a la realidad<br/> Del interés de tres estudiantes de Ingeniería de Sistemas de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB), por conseguir una práctica profesional, nació la idea de crear una empresa de desarrollo de productos adecuados a las necesidades tecnológicas como el desarrollo de software empresarial y dispositivos móviles, además de consultoría en servicios tecnológicos. Así es su empresa: Camaleón Software Ltda. <br/><br/> Desde que surgió la idea, los estudiantes han asistido a capacitaciones y son asesorados en procesos de emprendimiento por la oficina de Oficina de Egresados y Emprendimiento de la UNAB.<br/><br/> Según la experiencia de este equipo de trabajo integrado por los estudiantes, Jennys Adriana Flórez Cáceres, Iván Darío Uribe Parada y José Andrés Lara Vecino y la docente Gareth Barrera Sanabria, empezar un proyecto de creación de empresas es complicado pues se necesitaron trámites rigurosos para la legalización de la empresa y el esfuerzo por conseguir recursos económicos propios para invertir, resaltó Lara Vecino.<br/><br/> Por su parte la UNAB ha aportado recursos físicos como un espacio propio y los equipos necesarios para el proceso. Es bastante complicado ser emprendedor, no es un juego, sino un trabajo en equipo a corto y largo plazo, es un proyecto de vida, afirmó Uribe Parada. Los resultados se evidencian hasta el momento en la consecución de tres contratos con empresas regionales.<br/><br/> Para esta empresa naciente en el mercado de desarrollo de software ha sido difícil identificar el mercado en la región, debido a que en Bucaramanga imperan microempresas familiares, es por ello que: prestamos un paquete de servicios en lugar de un producto, hacemos el software que usted necesita con valores agregados como capacitación mantenimiento y estudio de necesidades, explicó Barrera Sanabria.<br/><br/><br/><span style=font-weight: bold;> Los mayores obstáculos</span><br/> Para las unidades de emprendimiento desarrolladas en la región, la falta de inversionistas interesados en gestionar nuevos procesos productivos es el mayor obstáculo para que una idea de negocio sea viable, y por ello muchos proyectos se quedan en el camino, situación que se relaciona con la dinámica de la economía, no sólo de la región sino de Latinoamérica, pues el sector económico todavía se impulsa por necesidades y no se generan proyectos a largo plazo.<br/><br/> Las universidades no cuentan con recursos económicos propios destinados a la inversión en los proyectos de emprendimiento, por lo que hasta el momento sólo aportan capital humano y técnico.<br/><br/> Por su parte existen fondos creados para respaldar iniciativas de emprendimiento como el Fondo Emprender del Sena, que trabaja de la mano con la Universidad Industrial de Santander, la Corporación Bucaramanga Emprendedora y otras universidades. Este fondo aporta capital semilla, es decir, que no requiere retorno.<br/><br/> Este fondo da la posibilidad de invertir en un proyecto hasta por $90 millones de pesos que pueden ser utilizados en adecuación de equipos, inversión en el desarrollo tecnológico e inclusive para el pago de nómina. En lo que lleva de creación, este fondo ha invertido 2.408 millones de pesos en 39 proyectos distribuidos no sólo en Bucaramanga, sino también en Barrancabermeja, Confines, Florián, Girón, Lebrija y Málaga, que están generando aproximadamente 200 empleos.<br/><br/> El coordinador del Fondo Emprender, Humberto Rangel, dice que: la retribución la hace el emprendedor exitoso que le aporta al Sena experiencia y conocimiento, tanto al proyecto como tal y en el producto o servicio desarrollado.<br/><br/> Para la Incubadora de Empresas de Base Tecnológica, los recursos económicos han sido aportados por el Sena. De los 32 proyectos que se han adelantado, hay 22 empresas constituidas, se destacan Grupo Cóndor, Fungifer del Oriente Colombia, Numérica, entre otras. Hay que ser cuidadosos en seleccionar los inversionistas e invitarlos, la mayoría han sido condescendientes, afirmó Leonor Duarte, asistente administrativa de la Incubadora de Empresas de Base Tecnológica.<br/><br/> Por parte del Sena los recursos aprobados para la Incubadora han sido de $2.738 millones, además de un aporte que realizaron los emprendedores de $2.989 millones, pero esos recursos no sólo son en efectivo, también fueron en especie.<br/><br/> En Colombia, Bucaramanga está liderando la lista de proyectos aprobados en la cadena nacional de Incubadoras, pues fueron avalados seis proyectos en la convocatoria realizada en diciembre de 2006 y enero de 2007. Le siguen la incubadora de Cali y Manizales con 5 y 4 proyectos, respectivamente.<br/><br/> Mientras la cultura de desarrollo local no cuente con el soporte de organizaciones que tengan capitales de semilla o riesgo, difícilmente vamos a lograr un impacto más fuerte del emprendimiento como región. Hay muchos negocios, pero con pensamiento de empresa pocos. Se han dado debates interesantes entre los organismos interesados pero con un alcance limitado en la práctica , afirmó Carlos Quintero Duque, director de la Oficina de Egresados y Emprendimiento de la UNAB.<br/><br/> Guillermo Arenas Seleey, director del programa de Emprendimiento de la UIS, agregó que ése no es el único problema, pues según él: El principal obstáculo de los estudiantes emprendedores es la misma educación, hay estudiantes muy conservadores, que no piensan diferente, piensan en salir, buscar trabajo y ganar mucho dinero.
El índice de desempleo en enero de 2007 en el país fue de 13,8% según el Departamento Nacional de Estadística, y la mayor preocupación de las personas en edad productiva es no seguir engrosando esta cifra.

Los que saben del tema dicen que el mundo se está "deslaboralizando" y las dinámicas del mercado exigen la contratación de personas y empresas independientes que se especialicen en procesos. Pero pocos son los que se atreven a generar sus propias iniciativas empresariales y sociales.

A esta preocupación se suman universidades y organizaciones del sector privado y gubernamental que centran sus esfuerzos en un tema crucial para el desarrollo económico y social de Santander: el emprendimiento.

Desarrollo de software y páginas web, procesamiento de alimentos, uso racional de recursos naturales y creación de prótesis para miembros mutilados, hacen parte de algunos de los proyectos de emprendimiento que manejan las 19 unidades que trabajan en Bucaramanga en este tema.

"Esta ciudad es un sitio adecuado para la generación de nuevas ideas. Hemos encontrado un creciente número de emprendedores jóvenes, tanto entre bachilleres como universitarios. Es un entorno favorable para la incubación de proyectos, pues constituye escenario perfecto al estar ubicada cerca de Venezuela, a la costa Atlántica y es el punto de encuentro con el centro del país", afirmó Freddy Ruiz, coordinador del proyecto Emplenet de la Agencia de Desarrollo Económico Local (Adel Corplan).

Para unificar los procesos de emprendimiento y fortalecer la región, desde octubre de 2006 funciona la Red del Oriente Colombiano para el Emprendimiento (Roce) un convenio celebrado entre la Red de Universidades (Unired), el Sena seccional Santander, Uniciencia, Cavipetrol, la Agencia de Desarrollo Económico Local (Adel Corplan), Carce Santander, Cámara de Comercio de Bucaramanga, Fondo Regional de Garantías, Cajasan, Corporación Bucaramanga Emprendedora, y el Imebu (Instituto Municipal del Empleo en Bucaramanga).

Del papel a la realidad
Del interés de tres estudiantes de Ingeniería de Sistemas de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB), por conseguir una práctica profesional, nació la idea de crear una empresa de desarrollo de productos adecuados a las necesidades tecnológicas como el desarrollo de software empresarial y dispositivos móviles, además de consultoría en servicios tecnológicos. Así es su empresa: Camaleón Software Ltda.

Desde que surgió la idea, los estudiantes han asistido a capacitaciones y son asesorados en procesos de emprendimiento por la oficina de Oficina de Egresados y Emprendimiento de la UNAB.

Según la experiencia de este equipo de trabajo integrado por los estudiantes, Jennys Adriana Flórez Cáceres, Iván Darío Uribe Parada y José Andrés Lara Vecino y la docente Gareth Barrera Sanabria, "empezar un proyecto de creación de empresas es complicado pues se necesitaron trámites rigurosos para la legalización de la empresa y el esfuerzo por conseguir recursos económicos propios para invertir", resaltó Lara Vecino.

Por su parte la UNAB ha aportado recursos físicos como un espacio propio y los equipos necesarios para el proceso. "Es bastante complicado ser emprendedor, no es un juego, sino un trabajo en equipo a corto y largo plazo, es un proyecto de vida", afirmó Uribe Parada. Los resultados se evidencian hasta el momento en la consecución de tres contratos con empresas regionales.

Para esta empresa naciente en el mercado de desarrollo de software ha sido difícil identificar el mercado en la región, debido a que en Bucaramanga imperan microempresas familiares, es por ello que: "prestamos un paquete de servicios en lugar de un producto, hacemos el software que usted necesita con valores agregados como capacitación mantenimiento y estudio de necesidades", explicó Barrera Sanabria.


Los mayores obstáculos
Para las unidades de emprendimiento desarrolladas en la región, la falta de inversionistas interesados en gestionar nuevos procesos productivos es el mayor obstáculo para que una idea de negocio sea viable, y por ello muchos proyectos se quedan en el camino, situación que se relaciona con la dinámica de la economía, no sólo de la región sino de Latinoamérica, pues el sector económico todavía se impulsa por necesidades y no se generan proyectos a largo plazo.

Las universidades no cuentan con recursos económicos propios destinados a la inversión en los proyectos de emprendimiento, por lo que hasta el momento sólo aportan capital humano y técnico.

Por su parte existen fondos creados para respaldar iniciativas de emprendimiento como el Fondo Emprender del Sena, que trabaja de la mano con la Universidad Industrial de Santander, la Corporación Bucaramanga Emprendedora y otras universidades. Este fondo aporta capital semilla, es decir, que no requiere retorno.

Este fondo da la posibilidad de invertir en un proyecto hasta por $90 millones de pesos que pueden ser utilizados en adecuación de equipos, inversión en el desarrollo tecnológico e inclusive para el pago de nómina. En lo que lleva de creación, este fondo ha invertido 2.408 millones de pesos en 39 proyectos distribuidos no sólo en Bucaramanga, sino también en Barrancabermeja, Confines, Florián, Girón, Lebrija y Málaga, que están generando aproximadamente 200 empleos.

El coordinador del Fondo Emprender, Humberto Rangel, dice que: "la retribución la hace el emprendedor exitoso que le aporta al Sena experiencia y conocimiento, tanto al proyecto como tal y en el producto o servicio desarrollado".

Para la Incubadora de Empresas de Base Tecnológica, los recursos económicos han sido aportados por el Sena. De los 32 proyectos que se han adelantado, hay 22 empresas constituidas, se destacan Grupo Cóndor, Fungifer del Oriente Colombia, Numérica, entre otras. "Hay que ser cuidadosos en seleccionar los inversionistas e invitarlos, la mayoría han sido condescendientes", afirmó Leonor Duarte, asistente administrativa de la Incubadora de Empresas de Base Tecnológica.

Por parte del Sena los recursos aprobados para la Incubadora han sido de $2.738 millones, además de un aporte que realizaron los emprendedores de $2.989 millones, pero esos recursos no sólo son en efectivo, también fueron en especie.

En Colombia, Bucaramanga está liderando la lista de proyectos aprobados en la cadena nacional de Incubadoras, pues fueron avalados seis proyectos en la convocatoria realizada en diciembre de 2006 y enero de 2007. Le siguen la incubadora de Cali y Manizales con 5 y 4 proyectos, respectivamente.

"Mientras la cultura de desarrollo local no cuente con el soporte de organizaciones que tengan capitales de semilla o riesgo, difícilmente vamos a lograr un impacto más fuerte del emprendimiento como región. Hay muchos negocios, pero con pensamiento de empresa pocos. Se han dado debates interesantes entre los organismos interesados pero con un alcance limitado en la práctica ", afirmó Carlos Quintero Duque, director de la Oficina de Egresados y Emprendimiento de la UNAB.

Guillermo Arenas Seleey, director del programa de Emprendimiento de la UIS, agregó que ése no es el único problema, pues según él: "El principal obstáculo de los estudiantes emprendedores es la misma educación, hay estudiantes muy conservadores, que no piensan diferente, piensan en salir, buscar trabajo y ganar mucho dinero".
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.