text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Hay que invertir, de veras, en empresas incipientes

      
El empresariado antioqueño escuchó con atención las recomendaciones de Fernando Prieto, director de Inversiones Ã?ngel, Chile.<br/><br/> La afirmación es categórica como todas las que el chileno Fernando Prieto Domínguez dijo primero ante los asistentes al seminario de la red Motiva - nodo Colombia el 30 de abril y luego ante los empresarios que se dieron cita en el Comité Universidad-Empresa-Estado el 4 de mayo, a la hora de presentar los logros de la Red de Inversionistas Ã?ngeles.<br/><br/> Para un empresario los últimos treinta días del mes son muy complicados, porque necesita estar siempre financiando el crecimiento, y el día que no está preocupado por ello es porque se le acabaron las ideas, afirma, para recalcar cuán fundamental resulta el financiamiento, pero también cuán a menudo se olvida el asunto, por increíble y obvio que parezca, tanto por parte de quienes inician como por los experimentados que deberían respaldar las iniciativas.<br/><br/> La innovación sólo ocurre cuando hay un emprendedor que la lleva a cabo, pero suele olvidarse, con frecuencia, que para lograr ese cometido es indispensable el financiamiento, dice, al reafirmar que la concreción de una empresa es la resultante de una ecuación constituida por las variables emprendedor + innovación (producto, proceso o servicio) + inversión = empresa.<br/><br/> Prieto Domínguez observa que la universidad pone su parte con los concursos de negocios, lo mismo las incubadoras y los gobiernos, que gastan mucho dinero en el principio del sistema y en el final, como sucede en Chile, donde se destinan millones de dólares en incubadoras de negocios, con un apalancamiento de 3 a 1 de los fondos de inversión, es decir, que el gobierno pone 3 y el sector privado 1.<br/><br/> Pero esos fondos de capital de riesgo no invierten en ninguna empresa riesgosa, invierten sólo en empresas consolidadas, denuncia, con lo cual queda claro o que el nombre está mal puesto, o que, en realidad, a los empresarios y al gobierno les falta jugársela de veras por los proyectos que comienzan, aun sin mayores perspectivas.<br/><br/> Es lo que acontece, justamente, con los inversionistas Ã?ngeles, que el ex director de la Cámara de Comercio de Medellín, Francisco Piedrahita, define como personas naturales, maduras, con experiencia empresarial y con dinero, que aportan capital y acompañan a las empresas nacientes, y los diferencia del fondo de capital de riesgo, en cuanto que aquellos invierten y arriesgan su propio capital, mientras que éstos invierten el dinero de quienes constituyen el fondo para cumplir determinados objetivos. Fernando Prieto.<br/><br/> Razón por la cual -anota- los fondos ingresan en etapas posteriores, después de los ángel, cuando los riesgos son menores. Y si bien los inversionistas Ã?ngeles son personas naturales e invierten como tales, es común que trabajen en grupos, en los cuales se apoyan para conocer oportunidades de inversión, para escuchar a los emprendedores, para analizar en conjunto algunos proyectos y para coinvertir en ellos, precisa.<br/><br/> Por su parte, Prieto Domínguez dice que los Ã?ngeles son un tipo de inversionista informal privado, con dinero y experticia, que compromete un monto promedio por inversión entre 25.000 y 250.000 dólares, con disposición para compartir sus habilidades en gestión de empresas, manejo financiero, dirección estratégica y redes de contacto, sin una preferencia por algún sector específico, pero sí por invertir cerca del lugar de residencia, menos estructurado en sus decisiones de inversión, busca ganancia, pero también disfruta de la actividad; es, además, una instancia social entre pares.<br/><br/> Y como sabe que el eslabón más débil es el financiamiento privado para las etapas tempranas del emprendimiento, por la misma razón Prieto Domínguez recomienda a los empresarios adoptar para Colombia la experiencia de las redes de inversionistas Ã?ngeles, que ha producido buenos resultados en Europa, Estados Unidos, Chile y Costa Rica. Pues lo cierto es que las empresas nacientes, fruto de un gran esfuerzo de investigación de las universidades y de las ganas de los emprendedores, necesitan ser exitosas, y los apoyos de entidades como Colciencias a un investigador para profundizar en alguna tecnología, o los pesos ganados en un concurso empresarial, alcanzan para operar el primero o segundo año, pero, los siguientes, ¿quién los financia?<br/><br/> Los jóvenes emprendedores que están comenzando, en su inexperiencia, creen que si consiguen la beca ya hicieron la empresa, por lo cual hay que remarcarles que el financiamiento es una estrategia permanente, dice, como también precisa que, en todo caso hay que cuidarse de inversionistas que quieran quedarse con el proyecto o de aquellos que presiden conglomerados puesto que no van a tener el tiempo que se requiere para impulsar la empresa naciente.<br/><br/> El inversionista Ã?ngel tiene que tener gran disposición a compartir su experiencia con el grupo que está administrando el proyecto, reitera, así como que, necesariamente debe estar ligado a una región geográfica. De ahí que, considera, Medellín o Antioquia constituyen una unidad para formar una red de inversionistas Ã?ngel, y cita como ejemplo o insumo para ello la reunión mensual de académicos investigadores, empresarios y representantes gubernamentales en el Comité Universidad - Empresa - Estado. (LJLB)<br/><br/> Compromisos de la red de emprendimiento<br/> Las universidades de Medellín, Escuela de Ingeniería de Antioquia, Pontificia Bolivariana, Nacional sede Medellín, EAFIT, CES, Politécnico Jaime Isaza Cadavid y de Antioquia constituyen el nodo Colombia de la RED MOTIVA, las mismas que el 30 de abril celebraron en la Sede de Investigación Universitaria el 1er seminario alrededor de las Spin off universitarias y la experiencia de los Inversionistas Ã?ngel. Algunas de las conclusiones a las que llegaron los organizadores, asumidas a su vez como un compromiso, fueron:<br/><br/> • Hay que preocuparse de los emprendedores desde el inicio de su formación universitaria, trabajar la idea de negocios, planificarla, implementarla y ponerla en marcha.<br/><br/> • Uno de los grandes desafíos es traducir buena parte de la investigación científica y tecnológica en proyectos de inversión, en unidades productivas de negocio o en empresas innovadoras y competitivas.<br/><br/> Muchos de los proyectos no superan la etapa de incubación. El gran desafío es lograr una comunidad de inversionistas que esté dispuesto a apoyar las distintas iniciativas que surgen y además se deben desarrollar vínculos con empresarios de áreas de interés similar para crear una verdadera red que ayude a los emprendedores. El compromiso debe ser real, e involucrar no sólo a las instituciones de educación superior que impulsan la creación de nuevas empresas, sino a los empresarios y a los gobiernos local, departamental y nacional.<br/><br/> • Es fundamental fortalecer las incubadoras de empresas, fomentar la generación de inversionistas ángel y los fondos de capital de riesgo, para que los emprendedores encuentren un terreno más favorable para sus negocios, y que disminuya el nivel de fracasos.<br/><br/> • También es necesario hacer énfasis en la inversión para superar el azar, completar la ecuación -empresa= emprendedor + innovación + inversión- y evitar frustraciones a los emprendedores.<br/><br/> •Frente a las limitantes para la creación de empresas -la carencia de incentivos para inversionistas pequeños y las faltas de redes de contacto para llegar al consumidor final-, debe avanzarse con más celeridad con regulaciones que promuevan la inversión privada para ofrecer capitales de riesgo o capitales semilla para los nuevos emprendedores.<br/><br/> • Es necesario promover la formación de Fondos de Inversión para inversionistas Ã?ngeles. Las instituciones de educación superior pueden servir como puente entre el sector privado y los nuevos emprendedores.<br/><br/> Red de Inversionistas Ã?ngeles<br/> • Servicio de encuentro entre emprendimientos en etapas iniciales e inversionistas ángeles en Chile.<br/><br/> • Fortalece la industria de capital de riesgo agregando un eslabón clave que llena el gap entre el capital semilla y los fondos de inversión.<br/><br/> • Aprovecha el capital inteligente de los inversionistas para acrecentar las posibilidades de éxito de los emprendimientos.<br/><br/> • Aportar no sólo el capital sino la experiencia; ser parte de un proyecto innovador, un proyecto país, que genera riqueza. Esta ha sido la base de la invitación a los inversionistas.<br/><br/> El inversionista Ã?ngel, es un inversionista individual, privado, con smart money (dinero de su patrimonio y expertise), con disposición para compartir sus habilidades en gestión de empresas, manejo financiero, dirección estratégica y redes de contacto, una figura escasa en nuestro medio donde se asume poco o ningún riesgo a la hora de apoyar empresas nacientes.
El empresariado antioqueño escuchó con atención las recomendaciones de Fernando Prieto, director de Inversiones Ã?ngel, Chile.

La afirmación es categórica como todas las que el chileno Fernando Prieto Domínguez dijo primero ante los asistentes al seminario de la red Motiva - nodo Colombia el 30 de abril y luego ante los empresarios que se dieron cita en el Comité Universidad-Empresa-Estado el 4 de mayo, a la hora de presentar los logros de la Red de Inversionistas Ã?ngeles.

"Para un empresario los últimos treinta días del mes son muy complicados, porque necesita estar siempre financiando el crecimiento, y el día que no está preocupado por ello es porque se le acabaron las ideas", afirma, para recalcar cuán fundamental resulta el financiamiento, pero también cuán a menudo se olvida el asunto, por increíble y obvio que parezca, tanto por parte de quienes inician como por los experimentados que deberían respaldar las iniciativas.

"La innovación sólo ocurre cuando hay un emprendedor que la lleva a cabo, pero suele olvidarse, con frecuencia, que para lograr ese cometido es indispensable el financiamiento", dice, al reafirmar que la concreción de una empresa es la resultante de una ecuación constituida por las variables emprendedor + innovación (producto, proceso o servicio) + inversión = empresa.

Prieto Domínguez observa que la universidad pone su parte con los concursos de negocios, lo mismo las incubadoras y los gobiernos, que gastan mucho dinero en el principio del sistema y en el final, como sucede en Chile, donde se destinan millones de dólares en incubadoras de negocios, con un apalancamiento de 3 a 1 de los fondos de inversión, es decir, que el gobierno pone 3 y el sector privado 1.

"Pero esos fondos de capital de riesgo no invierten en ninguna empresa riesgosa, invierten sólo en empresas consolidadas", denuncia, con lo cual queda claro o que el nombre está mal puesto, o que, en realidad, a los empresarios y al gobierno les falta jugársela de veras por los proyectos que comienzan, aun sin mayores perspectivas.

Es lo que acontece, justamente, con los inversionistas Ã?ngeles, que el ex director de la Cámara de Comercio de Medellín, Francisco Piedrahita, define como personas naturales, maduras, con experiencia empresarial y con dinero, que aportan capital y acompañan a las empresas nacientes, y los diferencia del fondo de capital de riesgo, en cuanto que aquellos invierten y arriesgan su propio capital, mientras que éstos invierten el dinero de quienes constituyen el fondo para cumplir determinados objetivos. Fernando Prieto.

Razón por la cual -anota- los fondos ingresan en etapas posteriores, después de los ángel, cuando los riesgos son menores. Y si bien los inversionistas Ã?ngeles son personas naturales e invierten como tales, es común que trabajen en grupos, en los cuales se apoyan para conocer oportunidades de inversión, para escuchar a los emprendedores, para analizar en conjunto algunos proyectos y para coinvertir en ellos, precisa.

Por su parte, Prieto Domínguez dice que los Ã?ngeles son un tipo de inversionista informal privado, con dinero y experticia, que compromete un monto promedio por inversión entre 25.000 y 250.000 dólares, con disposición para compartir sus habilidades en gestión de empresas, manejo financiero, dirección estratégica y redes de contacto, sin una preferencia por algún sector específico, pero sí por invertir cerca del lugar de residencia, menos estructurado en sus decisiones de inversión, busca ganancia, pero también disfruta de la actividad; es, además, una instancia social entre pares.

Y como sabe que el eslabón más débil es el financiamiento privado para las etapas tempranas del emprendimiento, por la misma razón Prieto Domínguez recomienda a los empresarios adoptar para Colombia la experiencia de las redes de inversionistas Ã?ngeles, que ha producido buenos resultados en Europa, Estados Unidos, Chile y Costa Rica. Pues lo cierto es que las empresas nacientes, fruto de un gran esfuerzo de investigación de las universidades y de las ganas de los emprendedores, necesitan ser exitosas, y los apoyos de entidades como Colciencias a un investigador para profundizar en alguna tecnología, o los pesos ganados en un concurso empresarial, alcanzan para operar el primero o segundo año, pero, los siguientes, ¿quién los financia?

"Los jóvenes emprendedores que están comenzando, en su inexperiencia, creen que si consiguen la beca ya hicieron la empresa, por lo cual hay que remarcarles que el financiamiento es una estrategia permanente", dice, como también precisa que, en todo caso hay que cuidarse de inversionistas que quieran quedarse con el proyecto o de aquellos que presiden conglomerados puesto que no van a tener el tiempo que se requiere para impulsar la empresa naciente.

"El inversionista Ã?ngel tiene que tener gran disposición a compartir su experiencia con el grupo que está administrando el proyecto", reitera, así como que, necesariamente debe estar ligado a una región geográfica. De ahí que, considera, Medellín o Antioquia constituyen una unidad para formar una red de inversionistas Ã?ngel, y cita como ejemplo o insumo para ello la reunión mensual de académicos investigadores, empresarios y representantes gubernamentales en el Comité Universidad - Empresa - Estado. (LJLB)

Compromisos de la red de emprendimiento
Las universidades de Medellín, Escuela de Ingeniería de Antioquia, Pontificia Bolivariana, Nacional sede Medellín, EAFIT, CES, Politécnico Jaime Isaza Cadavid y de Antioquia constituyen el nodo Colombia de la RED MOTIVA, las mismas que el 30 de abril celebraron en la Sede de Investigación Universitaria el 1er seminario alrededor de las Spin off universitarias y la experiencia de los Inversionistas Ã?ngel. Algunas de las conclusiones a las que llegaron los organizadores, asumidas a su vez como un compromiso, fueron:

• Hay que preocuparse de los emprendedores desde el inicio de su formación universitaria, trabajar la idea de negocios, planificarla, implementarla y ponerla en marcha.

• Uno de los grandes desafíos es traducir buena parte de la investigación científica y tecnológica en proyectos de inversión, en unidades productivas de negocio o en empresas innovadoras y competitivas.

Muchos de los proyectos no superan la etapa de incubación. El gran desafío es lograr una comunidad de inversionistas que esté dispuesto a apoyar las distintas iniciativas que surgen y además se deben desarrollar vínculos con empresarios de áreas de interés similar para crear una verdadera red que ayude a los emprendedores. El compromiso debe ser real, e involucrar no sólo a las instituciones de educación superior que impulsan la creación de nuevas empresas, sino a los empresarios y a los gobiernos local, departamental y nacional.

• Es fundamental fortalecer las incubadoras de empresas, fomentar la generación de inversionistas ángel y los fondos de capital de riesgo, para que los emprendedores encuentren un terreno más favorable para sus negocios, y que disminuya el nivel de fracasos.

• También es necesario hacer énfasis en la inversión para superar el azar, completar la ecuación -empresa= emprendedor + innovación + inversión- y evitar frustraciones a los emprendedores.

•Frente a las limitantes para la creación de empresas -la carencia de incentivos para inversionistas pequeños y las faltas de redes de contacto para llegar al consumidor final-, debe avanzarse con más celeridad con regulaciones que promuevan la inversión privada para ofrecer capitales de riesgo o capitales semilla para los nuevos emprendedores.

• Es necesario promover la formación de Fondos de Inversión para inversionistas Ã?ngeles. Las instituciones de educación superior pueden servir como puente entre el sector privado y los nuevos emprendedores.

Red de Inversionistas Ã?ngeles
• Servicio de "encuentro" entre emprendimientos en etapas iniciales e inversionistas ángeles en Chile.

• Fortalece la industria de capital de riesgo agregando un eslabón clave que llena el "gap" entre el capital semilla y los fondos de inversión.

• Aprovecha el capital inteligente de los inversionistas para acrecentar las posibilidades de éxito de los emprendimientos.

• Aportar no sólo el capital sino la experiencia; ser parte de un proyecto innovador, un proyecto país, que genera riqueza. Esta ha sido la base de la invitación a los inversionistas.

El inversionista Ã?ngel, es un inversionista individual, privado, con "smart money" (dinero de su patrimonio y expertise), con disposición para compartir sus habilidades en gestión de empresas, manejo financiero, dirección estratégica y redes de contacto, una figura escasa en nuestro medio donde se asume poco o ningún riesgo a la hora de apoyar empresas nacientes.
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.