text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Prepárese para su entrevista

      
<div align=justify>1. Conozca todo lo que pueda de la empresa. Investigue sobre los servicios y productos de la compañía, quién es su dueño etc. Conocer sobre ella demuestra su interés en esta y, por lo general, causa buena impresión al entrevistador. Prepárese recopilando información en prensa, en Internet o directamente en la propia empresa.<br/><div><br/>2. Ensaye la entrevista.  Para la mayoría de las personas, las entrevistas de trabajo resultan un poco tensas; por ello es una buena idea que la ensaye con anterioridad. En primer lugar, intente imaginar algunas de las preguntas que le harán y ocúpese de elaborar respuestas meditadas. Escríbalas y respóndalas en voz alta. También puede pedirle apoyo a un familiar o amigo, quienes podrán ser críticos de su ensayo preliminar.  Más adelante le daremos ejemplos de las preguntas más frecuentes utilizadas por los entrevistadores.<br/><br/>3. Vista de manera conservadora. La idea es causar buena impresión ¿verdad?  Por ello es importante que se vea arreglado, limpio y vestido acorde a la ocasión.<br/><br/>4. Llegue a tiempo. La entrevista es la primera muestra de su conducta laboral para la empresa.  Si llega tarde a una cita tan importante, el entrevistador podrá concluir que así lo hará en los días de trabajo. Debe calcular perfectamente el tiempo de traslado al lugar, para cubrir cualquier inconveniente en el tráfico o cualquier situación extraordinaria. Planee llegar con quince o veinte minutos de antelación.<br/><br/>5.  Esté alerta, mirando al entrevistador de manera activa. Es importante recordar la importancia del lenguaje corporal, aquel que no es hablado pero que dice mucho de usted. El leguaje de los gestos desde el primer segundo puede estar a su favor o en su contra en la entrevista de trabajo. Esta circunstancia hace que el dominio gestual resulte fundamental. Aunque se trata de aspectos en cierta forma incontrolables, es posible que al menos conozca cuáles son las cualidades y defectos que los entrevistadores vigilan de nuestra expresión corporal. En este sentido hay cientos de publicaciones y páginas web especializadas donde puede encontrar guías sobre el lenguaje no verbal.  Debe adoptar una postura relajada que trasmita seguridad en usted mismo y en sus posibilidades, acorde a la situación y al leguaje verbal.<br/><br/>6. Tome un tiempo prudente para contestar las preguntas. Si le hacen una pregunta que nunca había pensado, tómese su tiempo para pensar antes de responder. Es mejor meditar la respuesta y no responder de manera acelerada, pues puede costarle la posibilidad de obtener el empleo.<br/><br/>7. Formule preguntas acerca del trabajo que realizará. Esta es la oportunidad de saber si realmente disfrutará trabajando en esa compañía.  Puede pedirle al entrevistador que le describa un día típico para la persona que ocupe la vacante.  Si la entrevista se lleva a cabo en las instalaciones de la compañía, podrá pedirle que le permita ver el área donde trabajaría y contactarle con quienes eventualmente serían sus compañeros de trabajo.<br/><br/>8. Muestre entusiasmo por el empleo.  Es probable que, si no se muestra entusiasta, el empleador piense que no es la persona adecuada para el puesto de trabajo.  Es importante que muestre su interés.<br/><br/>9. Nunca entre en discusiones acerca de la remuneración o salario.  Este no es el momento para discutir sobre estos aspectos. El momento adecuado se presenta cuando ya le hacen formalmente la oferta de trabajo.  Sin embargo, puede preguntar:  ¿cuánto es lo que normalmente gana alguien con mi experiencia y formación en este puesto?  Tenga en cuenta que estos asuntos forman parte de la futura negociación, y mientras no reciba una oferta, no tiene bases para negociar. <br/><br/>10. Sea conciente de sus puntos débiles y prepare argumentos contundentes para defenderlos.<br/><br/>11. Acuda a la entrevista con ideas claras sobre sus objetivos profesionales.<br/><br/>12. Permanezca calmado y confiado; nunca a la defensiva. Evite actitudes como morderse los labios y las uñas, movimientos bruscos y repetitivos con las extremidades.  Cuide las muletillas al expresarse.  Mantenga la calma, sea pausado y no se muestre ansioso.<br/><br/>13. No pida una evaluación de la forma en que ha realizado la entrevista.  Significa forzar las cosas, y pone al entrevistador en una situación comprometedora.<br/><br/>14. No exija una decisión rápida.  Puede preguntar ¿cuándo me darán a conocer su decisión? Una vez que le digan la fecha no sugiera o exija que la respuesta sea tomada con más rapidez.  No intenté el viejo truco de  tengo  otras ofertas que he recibido y debo considerar.  No funcionará y por lo contrario será negativo para usted.<br/><br/>15. No se muestre desanimado porque no le hayan ofrecido el empleo en la entrevista.  Con esta actitud denotará carencia de autoestima y determinación.<br/><br/><br/></div></div>
1. Conozca todo lo que pueda de la empresa. Investigue sobre los servicios y productos de la compañía, quién es su dueño etc. Conocer sobre ella demuestra su interés en esta y, por lo general, causa buena impresión al entrevistador. Prepárese recopilando información en prensa, en Internet o directamente en la propia empresa.

2. Ensaye la entrevista.  Para la mayoría de las personas, las entrevistas de trabajo resultan un poco tensas; por ello es una buena idea que la ensaye con anterioridad. En primer lugar, intente imaginar algunas de las preguntas que le harán y ocúpese de elaborar respuestas meditadas. Escríbalas y respóndalas en voz alta. También puede pedirle apoyo a un familiar o amigo, quienes podrán ser críticos de su ensayo preliminar.  Más adelante le daremos ejemplos de las preguntas más frecuentes utilizadas por los entrevistadores.

3. Vista de manera conservadora. La idea es causar buena impresión ¿verdad?  Por ello es importante que se vea arreglado, limpio y vestido acorde a la ocasión.

4. Llegue a tiempo. La entrevista es la primera muestra de su conducta laboral para la empresa.  Si llega tarde a una cita tan importante, el entrevistador podrá concluir que así lo hará en los días de trabajo. Debe calcular perfectamente el tiempo de traslado al lugar, para cubrir cualquier inconveniente en el tráfico o cualquier situación extraordinaria. Planee llegar con quince o veinte minutos de antelación.

5.  Esté alerta, mirando al entrevistador de manera activa. Es importante recordar la importancia del lenguaje corporal, aquel que no es hablado pero que dice mucho de usted. El leguaje de los gestos desde el primer segundo puede estar a su favor o en su contra en la entrevista de trabajo. Esta circunstancia hace que el dominio gestual resulte fundamental. Aunque se trata de aspectos en cierta forma incontrolables, es posible que al menos conozca cuáles son las cualidades y defectos que los entrevistadores vigilan de nuestra expresión corporal. En este sentido hay cientos de publicaciones y páginas web especializadas donde puede encontrar guías sobre el lenguaje no verbal.  Debe adoptar una postura relajada que trasmita seguridad en usted mismo y en sus posibilidades, acorde a la situación y al leguaje verbal.

6. Tome un tiempo prudente para contestar las preguntas. Si le hacen una pregunta que nunca había pensado, tómese su tiempo para pensar antes de responder. Es mejor meditar la respuesta y no responder de manera acelerada, pues puede costarle la posibilidad de obtener el empleo.

7. Formule preguntas acerca del trabajo que realizará. Esta es la oportunidad de saber si realmente disfrutará trabajando en esa compañía.  Puede pedirle al entrevistador que le describa un día típico para la persona que ocupe la vacante.  Si la entrevista se lleva a cabo en las instalaciones de la compañía, podrá pedirle que le permita ver el área donde trabajaría y contactarle con quienes eventualmente serían sus compañeros de trabajo.

8. Muestre entusiasmo por el empleo.  Es probable que, si no se muestra entusiasta, el empleador piense que no es la persona adecuada para el puesto de trabajo.  Es importante que muestre su interés.

9. Nunca entre en discusiones acerca de la remuneración o salario.  Este no es el momento para discutir sobre estos aspectos. El momento adecuado se presenta cuando ya le hacen formalmente la oferta de trabajo.  Sin embargo, puede preguntar:  ¿cuánto es lo que normalmente gana alguien con mi experiencia y formación en este puesto?  Tenga en cuenta que estos asuntos forman parte de la futura negociación, y mientras no reciba una oferta, no tiene bases para negociar.

10. Sea conciente de sus puntos débiles y prepare argumentos contundentes para defenderlos.

11. Acuda a la entrevista con ideas claras sobre sus objetivos profesionales.

12. Permanezca calmado y confiado; nunca a la defensiva. Evite actitudes como morderse los labios y las uñas, movimientos bruscos y repetitivos con las extremidades.  Cuide las "muletillas" al expresarse.  Mantenga la calma, sea pausado y no se muestre ansioso.

13. No pida una evaluación de la forma en que ha realizado la entrevista.  Significa forzar las cosas, y pone al entrevistador en una situación comprometedora.

14. No exija una decisión rápida.  Puede preguntar ¿cuándo me darán a conocer su decisión? Una vez que le digan la fecha no sugiera o exija que la respuesta sea tomada con más rapidez.  No intenté el viejo truco de  "tengo  otras ofertas que he recibido y debo considerar".  No funcionará y por lo contrario será negativo para usted.

15. No se muestre desanimado porque no le hayan ofrecido el empleo en la entrevista.  Con esta actitud denotará carencia de autoestima y determinación.


  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.