text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Tropical Fish: Una idea bajo el agua

      
Desde que estaba en la universidad, Ricardo sabía que quería crear empresa. No obstante, a la hora de poner las cosas en práctica le pasaba algo que suele sucederle a muchos emprendedores cuando inician sus negocios: la cabeza se le nublaba y no lograba encontrar una buena idea.<br/><br/> Desde hace tres años, en un día común y corriente, Ricardo escuchó a una de sus amigas decir que la venta de peces ornamentales daba mucha plata. Esta idea, como solemos decir los antioqueños, le quedó patinando en la cabeza.<br/><br/> La multiplicación de los peces<br/> Yo nunca en mi vida había tenido peces, pero después de que escuché que era un buen negocio me fui para el centro y compré como cuatro peces a mil pesos cada uno y los puse en un tanque que yo mismo cavé en mi finca en Llanogrande. Así inició la empresa de este emprendedor; a partir del instinto, la intuición y, como él mismo lo expresa, cavando los huecos a la bestia.<br/><br/> La idea empezó a consolidarse gracias al programa de Empresarismo de la Universidad Eafit, lugar al que Ricardo se dirigió para buscar la asesoría empresarial de Jorge Mesa, quien es reconocido en el ámbito universitario por ser un maestro en el tema.<br/><br/> Gracias a la ayuda del programa de Empresarismo, Ricardo comenzó a asistir a un curso de planes de negocio. En esta cátedra tuvo la oportunidad de aterrizar su idea, investigar y darse cuenta que la única zona de Colombia donde se crían peces ornamentales es los Llanos Orientales, Orinoquía.<br/><br/> A pesar de que muchos de los peces que eran puestos en los tanques se iban muriendo, Ricardo continúo con la cría artesanal de peces ornamentales, especies que iba conociendo mientras investigaba y pulía los detalles de su plan de negocios.<br/><br/> Un día me pasó algo muy bueno, fue como un regalo mandado del cielo. En mi finca cambiamos de mayordomo y cuando llegó el nuevo, Leonardo Patiño Botero, y vio los pozos mal cavados me dijo que en la finca donde él trabajaba cultivaban peces para exportar, cuenta. A pesar de que Leonardo no conocía mucho de la técnica, empezó a indicarle cómo debían ser las peceras. Entre ambos fueron construyendo la empresa y hoy día este hombre, además de ser el mayordomo de la finca, es socio de Tropical Fish.<br/><br/> Animado por el emprendimiento, Ricardo comenzó a presentar su proyecto a diferentes concursos, de los cuales ha resultado ganador: Cultura E, Bayer, Andi con Futuro, Jóvenes con Empresa y finalista de Ventures 2005. Todos estos concursos le van dando a uno cosas que no tienen que ser dinero; muchos de ellos se transforman en capacitación, reconocimiento y contactos comerciales, aspectos que a la hora de crear empresa son los más importantes.<br/><br/> Ya con una idea clara, Ricardo se encontró en el camino con Jader Venegas, un hombre que ha dedicado toda su vida a la piscicultura y quien se encargó de trasmitirle el conocimiento que hoy día pone en práctica para la reproducción de sus especies. Enseñanzas que también colaboraron para elaboración de un túnel de reproducción en el que se controla y mide Ph, clima, calor y demás factores para una cría adecuada.<br/><br/> Entre sus próximos planes el emprendedor busca lanzar al mercado un contenedor en el que se puedan transportar peces a nivel internacional, evitando la mortalidad de estos. Un invento que está siendo desarrollado por la Decanatura de Procesos de la Universidad Eafit.<br/><br/> Planes y fortalecimiento<br/> Tropical Fish, antes conocida como Tropical Bio Care Fish, es una empresa que mientras pasa el tiempo más amplía su portafolio de productos, todos enfocados a la especialización ambiental de espacios naturales y promoción de la naturaleza.<br/><br/> Por ello, Ricardo busca también innovar en el campo publicitario con Publicidad Viva. Además de ser administrador yo soy un publicista frustrado. Siempre he visto que la publicidad que se nos ofrece es inútil y estorbosa, por eso busco una publicidad que tenga un valor agregado, que la gente quiera verla, que la busquen. Esta parte del negocio busca ofrecer servicios publicitarios a través de módulos que contengan ecosistemas vivos.<br/><br/> Ã?nimo innovador que lo ha llevado a cultivar solo peces ornamentales y de agua dulce, como los carassius (de origen asiático), los amazónicos, las yemas de huevos (especie de bailarina), entre otros; además de enfocar claramente su negocio en tres áreas: los peces (reproducción y comercialización al por mayor), los servicios (Publicidad Viva) y la tecnología (contenedor para transportar peces, desarrollado en conjunto con Eafit).<br/><br/> Iniciará también el cultivo de peces Carpa Koi, especie sagrada que ha servido de acompañante y de decoración para los chinos durante miles de años. Así mismo, ligado a la sabiduría asiática, el emprendedor ofrece la instalación de peceras y acuarios enmarcados en la filosofía I Ching.<br/><br/> Entre sus proyecciones está expandir su negocio a otros países, así como lo ha hecho en Colombia. Actualmente, Ricardo Agudelo es ahijado de dos grandes empresarios y expertos del mundo de los negocios. Ricardo Sierra, gerente y propietario de Distrihogar; y Jaime Villa, gerente de Novaventa, son los mentores que le apuestan a la consolidación de esta idea de negocio.<br/><br/> Mientras cuenta su historia, este emprendedor recuerda cuando vendía dulces en el colegio, sus negocios fracasados y todos los intentos por tener una empresa propia. Pero ahora puede decir con orgullo que es el empresario de los peces y el emprendedor de la biodiversidad.<br/><br/>
Desde que estaba en la universidad, Ricardo sabía que quería crear empresa. No obstante, a la hora de poner las cosas en práctica le pasaba algo que suele sucederle a muchos emprendedores cuando inician sus negocios: la cabeza se le nublaba y no lograba encontrar una buena idea.

Desde hace tres años, en un día común y corriente, Ricardo escuchó a una de sus amigas decir que "la venta de peces ornamentales daba mucha plata". Esta idea, como solemos decir los antioqueños, "le quedó patinando en la cabeza".

La multiplicación de los peces
"Yo nunca en mi vida había tenido peces, pero después de que escuché que era un buen negocio me fui para el centro y compré como cuatro peces a mil pesos cada uno y los puse en un tanque que yo mismo cavé en mi finca en Llanogrande". Así inició la empresa de este emprendedor; a partir del instinto, la intuición y, como él mismo lo expresa, "cavando los huecos a la bestia".

La idea empezó a consolidarse gracias al programa de Empresarismo de la Universidad Eafit, lugar al que Ricardo se dirigió para buscar la asesoría empresarial de Jorge Mesa, quien es reconocido en el ámbito universitario por ser un maestro en el tema.

Gracias a la ayuda del programa de Empresarismo, Ricardo comenzó a asistir a un curso de planes de negocio. En esta cátedra tuvo la oportunidad de aterrizar su idea, investigar y darse cuenta que la única zona de Colombia donde se crían peces ornamentales es los Llanos Orientales, Orinoquía.

A pesar de que muchos de los peces que eran puestos en los tanques se iban muriendo, Ricardo continúo con la cría artesanal de peces ornamentales, especies que iba conociendo mientras investigaba y pulía los detalles de su plan de negocios.

"Un día me pasó algo muy bueno, fue como un regalo mandado del cielo. En mi finca cambiamos de mayordomo y cuando llegó el nuevo, Leonardo Patiño Botero, y vio los pozos mal cavados me dijo que en la finca donde él trabajaba cultivaban peces para exportar", cuenta. A pesar de que Leonardo no conocía mucho de la técnica, empezó a indicarle cómo debían ser las peceras. Entre ambos fueron construyendo la empresa y hoy día este hombre, además de ser el mayordomo de la finca, es socio de Tropical Fish.

Animado por el emprendimiento, Ricardo comenzó a presentar su proyecto a diferentes concursos, de los cuales ha resultado ganador: Cultura E, Bayer, Andi con Futuro, Jóvenes con Empresa y finalista de Ventures 2005. "Todos estos concursos le van dando a uno cosas que no tienen que ser dinero; muchos de ellos se transforman en capacitación, reconocimiento y contactos comerciales, aspectos que a la hora de crear empresa son los más importantes".

Ya con una idea clara, Ricardo se encontró en el camino con Jader Venegas, un hombre que ha dedicado toda su vida a la piscicultura y quien se encargó de trasmitirle el conocimiento que hoy día pone en práctica para la reproducción de sus especies. Enseñanzas que también colaboraron para elaboración de un túnel de reproducción en el que se controla y mide Ph, clima, calor y demás factores para una cría adecuada.

Entre sus próximos planes el emprendedor busca lanzar al mercado un contenedor en el que se puedan transportar peces a nivel internacional, evitando la mortalidad de estos. Un invento que está siendo desarrollado por la Decanatura de Procesos de la Universidad Eafit.

Planes y fortalecimiento
Tropical Fish, antes conocida como Tropical Bio Care Fish, es una empresa que mientras pasa el tiempo más amplía su portafolio de productos, todos enfocados a la especialización ambiental de espacios naturales y promoción de la naturaleza.

Por ello, Ricardo busca también innovar en el campo publicitario con Publicidad Viva. "Además de ser administrador yo soy un publicista frustrado. Siempre he visto que la publicidad que se nos ofrece es inútil y estorbosa, por eso busco una publicidad que tenga un valor agregado, que la gente quiera verla, que la busquen. Esta parte del negocio busca ofrecer servicios publicitarios a través de módulos que contengan ecosistemas vivos".

Ã?nimo innovador que lo ha llevado a cultivar solo peces ornamentales y de agua dulce, como los carassius (de origen asiático), los amazónicos, las yemas de huevos (especie de bailarina), entre otros; además de enfocar claramente su negocio en tres áreas: los peces (reproducción y comercialización al por mayor), los servicios (Publicidad Viva) y la tecnología (contenedor para transportar peces, desarrollado en conjunto con Eafit).

Iniciará también el cultivo de peces Carpa Koi, especie sagrada que ha servido de acompañante y de decoración para los chinos durante miles de años. Así mismo, ligado a la sabiduría asiática, el emprendedor ofrece la instalación de peceras y acuarios enmarcados en la filosofía I Ching.

Entre sus proyecciones está expandir su negocio a otros países, así como lo ha hecho en Colombia. Actualmente, Ricardo Agudelo es ahijado de dos grandes empresarios y expertos del mundo de los negocios. Ricardo Sierra, gerente y propietario de Distrihogar; y Jaime Villa, gerente de Novaventa, son los mentores que le apuestan a la consolidación de esta idea de negocio.

Mientras cuenta su historia, este emprendedor recuerda cuando vendía dulces en el colegio, sus negocios fracasados y todos los intentos por tener una empresa propia. Pero ahora puede decir con orgullo que es el empresario de los peces y el emprendedor de la biodiversidad.

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.