text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Capacitación, clave para el emprendimiento

      
Desarrollar una idea de negocio y hacerla realidad es el sueño de varias personas. Sin embargo, la falta de conocimientos administrativos, contables y hasta legales suele ser la piedra en el zapato de los emprendedores y uno de los obstáculos más comunes a la hora de crear empresa.<br/><br/> Bajo este panorama, los expertos recomiendan capacitarse y adquirir ciertas habilidades antes de convertirse en empresario. Es entonces cuando la educación no formal surge como una alternativa que permite adquirir las competencias necesarias para organizar y mantener un negocio propio.<br/><br/> Para conocer más acerca de la necesidad de formación de los futuros empresarios, una entrevista con María Victoria Neira Rodríguez, directora académica, y José Alejandro Obregón, director administrativo de la Escuela de Formación Empresarial. <br/><br/><span style=font-weight: bold;> ¿Por qué es importante la educación no formal en el país?</span><br/> Este tipo de formación provee a las personas las herramientas necesarias para que descubran sus capacidades tanto laborales como empresariales, las puedan potenciar y colocar al servicio de una práctica específica. <br/><br/> Consideramos que dada la estructura del estado no todos los colombianos tienen la posibilidad de acceder a la educación formal universitaria. Entonces, la capacitación no formal se convierte en una alternativa para desarrollar esas competencias y habilidades de una manera adecuada. <br/><br/><span style=font-weight: bold;> ¿Qué valor agregado genera la educación no formal?</span><br/> Permite desarrollar capacidades en función de una actividad específica. Por ejemplo, una organización necesita que las personas desempeñen unas labores puntuales y la educación no formal contribuye con unos conocimientos técnicos y aplicados para que los individuos puedan cumplir esos requerimientos. <br/><br/> Lo que tratamos de potenciar y transmitir desde la Escuela es que las personas no solo deben formarse para emplearse y desarrollar una actividad laboral, sino que también pueden adquirir una capacitación para organizar y administrar sus propios negocios.<br/><br/> En Colombia hay muchos micros y pequeños empresarios que, en la mayoría de los casos, son empíricos. La idea es que estas personas, a través de métodos de educación no formal, logren aterrizar de alguna forma sus conocimientos prácticos y los vuelvan más científicos para aplicarlos a su empresa y potenciarla en los mercados que se están abriendo.<br/><br/><span style=font-weight: bold;> ¿Cuáles son las competencias necesarias para un buen desempeño tanto empresarial como laboral?</span><br/> Capacidades de análisis, diseño e innovación de procesos y negocios efectivos. Todo esto debe estar vinculado a un proceso de competitividad, productividad y eficiencia para alcanzar unos índices financieros que permitan el sostenimiento del negocio.<br/><br style=font-weight: bold;/><span style=font-weight: bold;> ¿En qué competencias los emprendedores están más débiles?</span><br/> Hay que saber hacer las cosas. Los empresarios hacen su negocio y lo manejan, pero les falta el elemento que permite que el proceso se mantenga y responda a los cambios que se vienen dando en materia tecnológica, financiera y de negocios internacionales.<br/><br/> Hay que ser muy competitivos y no basta con manejar un esquema de negocio, porque adicionalmente se requieren otras capacidades para analizar y comprender los cambios actuales y la velocidad de los negocios.<br/><br/> El micro y pequeño empresario colombiano, es una persona que aprende a hacer un negocio, en forma operativa. Crea un producto y desarrolla una idea con éxito. Sin embargo, el campo en el que más falla es en la administración porque no conoce sus herramientas y carece de conocimientos en temas tributarios o laborales. Por eso las ideas se quedan en las primeras etapas o no logran trascender.<br/><br/><span style=font-weight: bold;> ¿Es conveniente capacitarse en temas empresariales antes de desarrollar un negocio propio?</span><br/> Sí, es recomendable que los emprendedores además de su propio énfasis, adquieran otros conocimientos que les ayude a realizar o supervisar las actividades. Es un factor clave para el éxito de cualquier negocio.<br/><br/> Antiguamente se hablaba de empresa desde el punto de vista de cualquier establecimiento de comercio y la mayoría de profesionales no veía la carrera como un negocio. Hoy en día, para toda actividad tanto profesional como económica hay que ver la formación como un negocio y administrarla como tal. Para esto se requieren unas habilidades, que muchas veces la universidad no ayuda a desarrollar. Por ejemplo, a uno lo preparan como abogado, pero nunca para administrar su profesión de abogado. <br/><br/><span style=font-weight: bold;> ¿Qué programas se brindan en la Escuela de Formación Empresarial y a qué públicos están dirigidos?</span><br/> Quisimos construir un pensum dirigido a las mipymes, porque el gran mercado laboral colombiano es de medianas y pequeñas empresas. Sobre ese campo específico hemos diseñado cuatro programas:<br/><br/> - Administración de mipymes<br/> - Contabilidad de mipymes<br/> - Administración de talento humano<br/> - Contabilidad sistematizada<br/><br/> Estos programas están dirigidos tanto a los jóvenes que están en el proceso de terminar sus estudios de bachillerato como a personas que trabajan en las empresas, pero se desempeñan a partir de un aprendizaje empírico. <br/><br/> También a los empresarios, quienes tienen un potencial y unos conocimientos específicos sobre unas áreas, pero podrían complementarlos con formación administración.<br/><br style=font-weight: bold;/><span style=font-weight: bold;> ¿Cuáles son las expectativas de su institución a mediano y largo plazo? </span><br/>Esperamos crear un verdadero vínculo entre nuestros estudiantes, las organizaciones en el país y los nuevos negocios. También aspiramos que nuestros estudiantes puedan crear empresas sólidas y sean generadores de empleo. <br/><br/> Esperamos llegar a ofrecer formación técnica y tecnológica, además de contribuir a la capacitación laboral o empresarial. <br/><br/> Queremos que nuestros alumnos reciban capacitación para el trabajo, como un proceso de desarrollo personal y profesional para su vida. También que sean reconocidos en el mercado como personas con altas capacidades de conocimiento y aplicación.<br/><br/>
Desarrollar una idea de negocio y hacerla realidad es el sueño de varias personas. Sin embargo, la falta de conocimientos administrativos, contables y hasta legales suele ser la piedra en el zapato de los emprendedores y uno de los obstáculos más comunes a la hora de crear empresa.

Bajo este panorama, los expertos recomiendan capacitarse y adquirir ciertas habilidades antes de convertirse en empresario. Es entonces cuando la educación no formal surge como una alternativa que permite adquirir las competencias necesarias para organizar y mantener un negocio propio.

Para conocer más acerca de la necesidad de formación de los futuros empresarios, una entrevista con María Victoria Neira Rodríguez, directora académica, y José Alejandro Obregón, director administrativo de la Escuela de Formación Empresarial.

¿Por qué es importante la educación no formal en el país?
Este tipo de formación provee a las personas las herramientas necesarias para que descubran sus capacidades tanto laborales como empresariales, las puedan potenciar y colocar al servicio de una práctica específica.

Consideramos que dada la estructura del estado no todos los colombianos tienen la posibilidad de acceder a la educación formal universitaria. Entonces, la capacitación no formal se convierte en una alternativa para desarrollar esas competencias y habilidades de una manera adecuada.

¿Qué valor agregado genera la educación no formal?
Permite desarrollar capacidades en función de una actividad específica. Por ejemplo, una organización necesita que las personas desempeñen unas labores puntuales y la educación no formal contribuye con unos conocimientos técnicos y aplicados para que los individuos puedan cumplir esos requerimientos.

Lo que tratamos de potenciar y transmitir desde la Escuela es que las personas no solo deben formarse para emplearse y desarrollar una actividad laboral, sino que también pueden adquirir una capacitación para organizar y administrar sus propios negocios.

En Colombia hay muchos micros y pequeños empresarios que, en la mayoría de los casos, son empíricos. La idea es que estas personas, a través de métodos de educación no formal, logren aterrizar de alguna forma sus conocimientos prácticos y los vuelvan más científicos para aplicarlos a su empresa y potenciarla en los mercados que se están abriendo.

¿Cuáles son las competencias necesarias para un buen desempeño tanto empresarial como laboral?
Capacidades de análisis, diseño e innovación de procesos y negocios efectivos. Todo esto debe estar vinculado a un proceso de competitividad, productividad y eficiencia para alcanzar unos índices financieros que permitan el sostenimiento del negocio.

¿En qué competencias los emprendedores están más débiles?
Hay que saber hacer las cosas. Los empresarios hacen su negocio y lo manejan, pero les falta el elemento que permite que el proceso se mantenga y responda a los cambios que se vienen dando en materia tecnológica, financiera y de negocios internacionales.

Hay que ser muy competitivos y no basta con manejar un esquema de negocio, porque adicionalmente se requieren otras capacidades para analizar y comprender los cambios actuales y la velocidad de los negocios.

El micro y pequeño empresario colombiano, es una persona que aprende a hacer un negocio, en forma operativa. Crea un producto y desarrolla una idea con éxito. Sin embargo, el campo en el que más falla es en la administración porque no conoce sus herramientas y carece de conocimientos en temas tributarios o laborales. Por eso las ideas se quedan en las primeras etapas o no logran trascender.

¿Es conveniente capacitarse en temas empresariales antes de desarrollar un negocio propio?
Sí, es recomendable que los emprendedores además de su propio énfasis, adquieran otros conocimientos que les ayude a realizar o supervisar las actividades. Es un factor clave para el éxito de cualquier negocio.

Antiguamente se hablaba de empresa desde el punto de vista de cualquier establecimiento de comercio y la mayoría de profesionales no veía la carrera como un negocio. Hoy en día, para toda actividad tanto profesional como económica hay que ver la formación como un negocio y administrarla como tal. Para esto se requieren unas habilidades, que muchas veces la universidad no ayuda a desarrollar. Por ejemplo, a uno lo preparan como abogado, pero nunca para administrar su profesión de abogado.

¿Qué programas se brindan en la Escuela de Formación Empresarial y a qué públicos están dirigidos?
Quisimos construir un pensum dirigido a las mipymes, porque el gran mercado laboral colombiano es de medianas y pequeñas empresas. Sobre ese campo específico hemos diseñado cuatro programas:

- Administración de mipymes
- Contabilidad de mipymes
- Administración de talento humano
- Contabilidad sistematizada

Estos programas están dirigidos tanto a los jóvenes que están en el proceso de terminar sus estudios de bachillerato como a personas que trabajan en las empresas, pero se desempeñan a partir de un aprendizaje empírico.

También a los empresarios, quienes tienen un potencial y unos conocimientos específicos sobre unas áreas, pero podrían complementarlos con formación administración.

¿Cuáles son las expectativas de su institución a mediano y largo plazo?
Esperamos crear un verdadero vínculo entre nuestros estudiantes, las organizaciones en el país y los nuevos negocios. También aspiramos que nuestros estudiantes puedan crear empresas sólidas y sean generadores de empleo.

Esperamos llegar a ofrecer formación técnica y tecnológica, además de contribuir a la capacitación laboral o empresarial.

Queremos que nuestros alumnos reciban capacitación para el trabajo, como un proceso de desarrollo personal y profesional para su vida. También que sean reconocidos en el mercado como personas con altas capacidades de conocimiento y aplicación.

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.