text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Experiencia social en Turquía

      
“Miles de pensamientos llegaban a mi mente, entre ellos que Turquía, un país entre Europa y Asia, estaba a pocas horas de recibirme con todas las maravillas de su cultura, historia y riqueza.<br/> Sin embargo, jamás imaginé a estas magnificas y especiales personas que me recibieron en el terminal y me abrieron las puertas de su hogar sin esperar nada a cambio. En ese momento no entendía el nuevo mundo en el que me sumergía, todo era confuso, 8 horas de diferencia, casi 30°C más que en mi lugar de origen y además un idioma diferente del cual entendía escasamente los números del uno al cinco y unas cuantas frases básicas y mal pronunciadas.<br/><br/> Definitivamente, una cultura totalmente diferente se abría ante mis ojos. Por suerte, desde los primeros días el equipo de <strong>AIESEC </strong>Bursa nos enseñó la ciudad en la que estaríamos viviendo durante siete semanas. Un gesto inolvidable, al punto que en este comité encontré desde a un padre, un hermano y hasta un nuevo mejor amigo. <br/><br/> Lo cierto es que el choque cultural se hizo notar desde las primeras horas que compartíamos con esta familia que se ofreció a hospedarnos mientras realizábamos el proyecto "Everything is in your Hands". Eran seis personas y solo una hablaba inglés.<br/><br/> Esa misma noche comenzaron los aprendizajes. Fue la primera vez cociné Borek y también la primera que nos servíamos cay caliente (45°C) y pan alrededor de una mesa separada del piso apenas por 20 cm.<br/><br/> Allí también conocí a la que se volvería mi confidente y mejor amiga durante todo este tiempo, Christine Hsu, quien venía de Taiwán y me enseñó a saludar en <a href=https://noticias.universia.net.co/en-portada/noticia/2010/10/05/551913/aprenda-mandarin-hogar.html target=_blank>mandarín</a>, a hacer origami y a dibujar con tintura china. Con ella creamos grandes lazos de amistad viajando alrededor de este grandioso país.<br/><br/> Llegó la segunda semana y el proyecto empezó a correr según lo previsto. En resumen, personas de cuatro centros de rehabilitación para niños con discapacidad física y mental, de Bursa  -la tercera ciudad más grande de Turquía-, estaban ansiosos por recibir a 15 orientadores entrenados provenientes de Francia, Brasil, Rumania, Taiwán, China, Eslovaquia, Polonia, Ucrania, Bulgaria y Rusia, quienes llegarían a sus establecimientos con un mensaje claro, ávidos de trabajar y con una sonrisa para cada pequeño que con ojos temerosos llegaba a recibir la lección de inglés del día.<br/><br/> Muchos de ellos apenas pronunciaban frases en turco, por lo que era muy gratificante que te vieran en la calle, te reconocieran en medio de sus discapacidades y te dijeran "Hi Mónica, how are you?"… incluso las más insignificantes palabras eran ganancia!!! <br/><br/> Así transcurrieron aquellos días, tras las miradas expectantes de padres e hijos que nunca habían recibido estas clases en un centro de rehabilitación, en un sitio lejano donde encontré a una gran familia de profesores, psicólogos, terapistas, directivos y secretarias que compartían a la hora del almuerzo (en una cocina de 3x3 m) sus historias y nuevas experiencias, y donde incluso llegué a entender una conversación en un idioma nuevo.<br/><br/> En síntesis, hice amigos de todas partes del mundo, visité, conocí y viví una <strong>nueva cultura</strong>, compartí excelentes momentos, experiencias y lecciones de vida, practiqué una nueva lengua... Hoy reconozco que participar en un proyecto de impacto social en cualquier parte del mundo es una oportunidad que no se presenta todos los días, y doy gracias a <a href=https://noticias.universia.net.co/vida-universitaria/noticia/2010/06/29/452722/global-village-evento-multicultural.html target=_blank>AIESEC ECI</a> por haberme ayudado a cumplir este sueño del cual salgo con las manos en el corazón y llena de cosas buenas, experiencias, historias y enseñanzas que solo se aprenden una vez en la vida.<br/><br/> ¡Una experiencia que definitivamente vale la pena vivir!”<br/> MÓNICA MILENA VELANDIA MONCADA, Práctica de desarrollo con AIESEC BURSA ‘Everything is in your Hands Project’ (Turquía).<br/><br/><strong>¿Qué es AIESEC?</strong><br/><br/> Creada en 1948, AIESEC es la organización internacional más grande del mundo en su género, administrada  por jóvenes y  recién graduados universitarios.<br/> Esta plataforma internacional, sin ánimo de lucro, fue creada para que los jóvenes exploren y desarrollen su potencial de liderazgo, de manera que en alianza con Organizaciones e <a href=https://noticias.universia.net.co/tag/Instituciones-de-Educaci%C3%B3n-Superior/ target=_blank>Instituciones de Educación Superior</a>, cuenta con más 60 años de experiencia en el desarrollo y acompañamiento de estudiantes de alto potencial a líderes responsables con conciencia global. <br/><br/> El innovador proceso de AIESEC contempla experiencias prácticas profesionales de alto impacto, oportunidades de <a href=https://noticias.universia.net.co/publicaciones/noticia/2010/09/14/473126/novedades-universia-knowledgewharton.html target=_blank>liderazgo</a> y un ambiente global de aprendizaje compuesto por 350 conferencias que se organizan cada año en todo el mundo. <br/><br/>
“Miles de pensamientos llegaban a mi mente, entre ellos que Turquía, un país entre Europa y Asia, estaba a pocas horas de recibirme con todas las maravillas de su cultura, historia y riqueza.
Sin embargo, jamás imaginé a estas magnificas y especiales personas que me recibieron en el terminal y me abrieron las puertas de su hogar sin esperar nada a cambio. En ese momento no entendía el nuevo mundo en el que me sumergía, todo era confuso, 8 horas de diferencia, casi 30°C más que en mi lugar de origen y además un idioma diferente del cual entendía escasamente los números del uno al cinco y unas cuantas frases básicas y mal pronunciadas.

Definitivamente, una cultura totalmente diferente se abría ante mis ojos. Por suerte, desde los primeros días el equipo de AIESEC Bursa nos enseñó la ciudad en la que estaríamos viviendo durante siete semanas. Un gesto inolvidable, al punto que en este comité encontré desde a un padre, un hermano y hasta un nuevo mejor amigo.

Lo cierto es que el choque cultural se hizo notar desde las primeras horas que compartíamos con esta familia que se ofreció a hospedarnos mientras realizábamos el proyecto "Everything is in your Hands". Eran seis personas y solo una hablaba inglés.

Esa misma noche comenzaron los aprendizajes. Fue la primera vez cociné Borek y también la primera que nos servíamos cay caliente (45°C) y pan alrededor de una mesa separada del piso apenas por 20 cm.

Allí también conocí a la que se volvería mi confidente y mejor amiga durante todo este tiempo, Christine Hsu, quien venía de Taiwán y me enseñó a saludar en mandarín, a hacer origami y a dibujar con tintura china. Con ella creamos grandes lazos de amistad viajando alrededor de este grandioso país.

Llegó la segunda semana y el proyecto empezó a correr según lo previsto. En resumen, personas de cuatro centros de rehabilitación para niños con discapacidad física y mental, de Bursa  -la tercera ciudad más grande de Turquía-, estaban ansiosos por recibir a 15 orientadores entrenados provenientes de Francia, Brasil, Rumania, Taiwán, China, Eslovaquia, Polonia, Ucrania, Bulgaria y Rusia, quienes llegarían a sus establecimientos con un mensaje claro, ávidos de trabajar y con una sonrisa para cada pequeño que con ojos temerosos llegaba a recibir la lección de inglés del día.

Muchos de ellos apenas pronunciaban frases en turco, por lo que era muy gratificante que te vieran en la calle, te reconocieran en medio de sus discapacidades y te dijeran "Hi Mónica, how are you?"… incluso las más insignificantes palabras eran ganancia!!!

Así transcurrieron aquellos días, tras las miradas expectantes de padres e hijos que nunca habían recibido estas clases en un centro de rehabilitación, en un sitio lejano donde encontré a una gran familia de profesores, psicólogos, terapistas, directivos y secretarias que compartían a la hora del almuerzo (en una cocina de 3x3 m) sus historias y nuevas experiencias, y donde incluso llegué a entender una conversación en un idioma nuevo.

En síntesis, hice amigos de todas partes del mundo, visité, conocí y viví una nueva cultura, compartí excelentes momentos, experiencias y lecciones de vida, practiqué una nueva lengua... Hoy reconozco que participar en un proyecto de impacto social en cualquier parte del mundo es una oportunidad que no se presenta todos los días, y doy gracias a AIESEC ECI por haberme ayudado a cumplir este sueño del cual salgo con las manos en el corazón y llena de cosas buenas, experiencias, historias y enseñanzas que solo se aprenden una vez en la vida.

¡Una experiencia que definitivamente vale la pena vivir!”
MÓNICA MILENA VELANDIA MONCADA, Práctica de desarrollo con AIESEC BURSA ‘Everything is in your Hands Project’ (Turquía).

¿Qué es AIESEC?

Creada en 1948, AIESEC es la organización internacional más grande del mundo en su género, administrada  por jóvenes y  recién graduados universitarios.
Esta plataforma internacional, sin ánimo de lucro, fue creada para que los jóvenes exploren y desarrollen su potencial de liderazgo, de manera que en alianza con Organizaciones e Instituciones de Educación Superior, cuenta con más 60 años de experiencia en el desarrollo y acompañamiento de estudiantes de alto potencial a líderes responsables con conciencia global.

El innovador proceso de AIESEC contempla experiencias prácticas profesionales de alto impacto, oportunidades de liderazgo y un ambiente global de aprendizaje compuesto por 350 conferencias que se organizan cada año en todo el mundo.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.