text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Descubre cuáles son los síntomas del síndrome de aversión al trabajo

      
Fuente: Shutterstock

El trabajo es el medio por excelencia que nos permite sustentarnos y crecer dentro de la sociedad en que vivimos. Aunque muchas personas lo consideran su pasión y otros ansían conseguirlo, una gran parte de la población ve a su empleo como una actividad tortuosaque solo cumple por motivos de supervivencia. Estos empleados insatisfechos sufren de “síndrome de aversión al trabajo”

 

Lee también
» 5 cosas que debes saber sobre la procrastinación
» 5 mitos de un ambiente laboral perfecto 
» Las empresas no ven con buenos ojos a los que trabajan en exceso 

 

Este trastorno se halla en todo tipo de profesionales, incluso en ejecutivos de alto nivel, y puede llevar al trabajador a sentir un rechazo profundo por sus jefes, colegas y clientes, provocando una sensación de tristeza y sufrimiento.

Oscar Cáceres, conferencista internacional especializado en el tema, definió una lista con los 7 síntomas más comunes de este síndrome, que en esta oportunidad te acercamos:

 

1. Cansancio los lunes, alegría los viernes

Luego del descanso del fin de semana, lo lógico sería que los lunes fueran los días de mayor energía y productividad para los trabajadores. Sin embargo, quien padece de aversión al trabajo suele sentirse cansado y apático los lunes, para después experimentar una alegría extraordinaria los viernes, anticipando los próximos días de descanso.

 

2. Depresión del domingo

En las primeras horas de la tarde del domingo, se empieza a sentir una atmósfera de tristeza y desolación al pensar que se acerca el lunes. En lugar de disfrutar el descanso del domingo, la persona se martiriza pensando en las tareas que sobrevendrán durante la semana.

 

3. Intolerancia hacia los colegas

La interacción con los compañeros de trabajo se vuelve una tarea ardua. Cualquier comentario o conversación prolongada con colegas o jefes provoca saturación y sensación de vacío.

 

4. Aislamiento

Siempre es preferible un e-mail antes que una reunión cara a cara, ya que en la medida de lo posible se evita cualquier interacción con otros dentro del ambiente laboral. Las reuniones se vuelven insoportables y la persona no puede encontrarles el sentido.  

 

5. Irritación con la familia

Después de un arduo día en la oficina, son los familiares o la pareja las que deben soportar la irritación y el mal humor acumulado. Además se experimentan dolores de cabeza y un cansancio peculiar al llegar a casa.

 

6. Escape en Internet

Se trata de pasar la mayor cantidad de tiempo posible abstraído en las redes sociales y la mensajería instantánea. Esta navegación sin sentido logra que los minutos pasen más rápidamente y al mismo tiempo servir como forma de aislamiento.

 

7. Desahogo en los clientes

Cada vez que tiene la oportunidad, la persona afectada vuelca su frustración hacia sus clientes, tratándolos de manera innecesariamente grosera e incómoda.

 

Si sufres alguno o varios de estos síntomas, podrías ser presa de este “virus letal” –como lo denomina Cáceres– llamado “síndrome de aversión al trabajo”. El especialista recomienda, ante estas sensaciones, “preguntarse si el trabajo es el lugar donde queremos estar” y si no es así, tomar acciones inmediatamente. El desafío es lograr escaparse de este estado.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.