text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Millennials: 13 consejos para cuidar tu trabajo

      
Fuente: Shutterstock

Los millennials, generación del milenio o generación Y constituían el 32% de la fuerza laboral mundial en 2015 según un informe de Deloitte Univerity Press. Nacieron en mundo cambiante y fuertemente ligado a las nuevas tecnologías, son la generación con mayor nivel educativo y sin embrago, la tasa de desempleo juvenil aumentó casi 1% en 2015 acorde a la Organización Internacional del Trabajo. A propósito, te brindamos 13 consejos para cuidar tu empleo y lograr tus metas laborales potenciando las características más prometedoras de los millennials y erradicando aquellas que pueden perjudicarte.

Registra tu hoja de vida aquí y postúlate a las ofertas de empleo

El desempleo juvenil

La Organización Internacional del Trabajo concluyó en su informe sobre el Panorama Laboral de América Latina y el Caribe 2015, que el desempleo juvenil aumentó de 14,5% a 15,3% porque los reclutadores no consiguen personas con las habilidades adecuadas para cada momento.

Las habilidades blandas demandadas cambian conforme a los nuevos modelos de negocio y por ende, es más productivo fomentar la capacidad de aprendizaje para estar a tono con lo que se requiere en cada momento, que centrarse en adquirir competencias específicas.

El mismo informe contextualiza la falta de empleo para los jóvenes en una problemática de mayor dimensión, que implica el ingreso de 1.7 millones de personas al grupo de desempleados. Esto constituye una tasa de desocupados del 6.7%, cifra que no se sobrepasaba desde 2010.


Características de los millennials

Existen algunas discrepancias respecto a los años que corresponden a la generación del milenio. La nacidos en la década de los 80 forman parte indiscutida delos millennials, pero las diferencias entre autores se sitúan entre el final de esta generación y el inicio de la generación Z. Algunos afirman que quienes nacieron en 1992 son parte de la generación Z, pero otros apuestan a que el fin de los millennialls se da en1993 o a mediados de los 90 y teorías menos frecuentes, sitúan la generación del milenio hasta el año 2000. A grandes rasgos, los millennials tienen actualmente entre 20 y 35 años.

El psicólogo clínico de la Universidad del Norte, Alberto De Castro Correa, calificó a la generación del milenio como “jóvenes que tienden a ser brillantes o al menos activos en sus intereses profesionales”, en una entrevista de Universia Colombia. No obstante, suelen ser impulsivos e impacientes para lograr sus metas porque están acostumbrados a la instantaneidad de un mundo donde la tecnología es omnipresente.

Los constantes cambios y la necesidad de aprovechar las vastas oportunidades que surgen, los llevan a no comprometerse con las personas ni las instituciones. Las restricciones no existen cuando se trata de alcanzar sus objetivos por lo que son recursivos y autosuficientes, cualidades útiles para el mercado laboral actual.  “Están obsesionados con el logro y éxito económico y profesional”, afirmó el psicólogo.


Factores que aseguran el éxito profesional de los millennials

1. Ingresar tempranamente al mercado laboral

Si bien la universidad es la base de los conocimientos sólidos que se necesitan para desarrollar un empleo en un área de profesionalización, no prepara para la realidad del mercado laboral. Por esta razón, es importante obtener experiencia antes de la graduación en empleos temporales, de fin de semana o hasta programas de voluntariado.

Quienes poseen contactos con cuatro o más empleadores aumentan sus probabilidades de conseguir trabajo entre los 19 y 24 años, disminuyendo hasta cinco veces las chances de estar desempleados, según World Economic Forum. Experimentar distintos trabajos ayuda a determinar qué cosas te gustarían hacer y cuáles desearías evitar.


2. Ejercitar el aprendizaje

Las habilidades en demanda cambian con los nuevos modelos de negocio que surgen día a día, de modo que la empleabilidad se vincula con la facilidad de aprendizaje y no tanto con los conocimientos que ya se adquirieron. Dicha facilidad de aprendizaje es la clave de acceso a un trabajo y ejercitarla mediante cursos online, foros de discusión o la adquisición de un nuevo idioma es fundamental para desarrollar la adaptabilidad requerida.

Las grandes empresas están fomentando la cultura de aprendizaje en el lugar de trabajo como método para salvar su negocio, preparando a los empleados ante los cambios que van surgiendo y que necesitan incorporase de inmediato.

Las tendencias señalan que la mayoría de los trabajos del futuro, de los cuales ni siquiera existe aún el 65%, estarán relacionados con las carreras STEM. La automatización y la robótica sustituirán el 45% de los empleos que se conocen hoy en día según Manpower, por eso es necesario acompañar los cambios aprendiendo las habilidades demandadas en distintos momentos.


3. Estimular la auto-capacitación

El hábito de aprender es una característica de los millennials que nacieron en el mundo de las nuevas tecnologías. Invierte parte de tu tiempo libre para realizar cursos de capacitación o leer blogs sobre tu área de formación, Internet es una gran fuente de aprendizaje. Ver videos instructivos o consultar a tus compañeros de trabajo para desarrollar una nueva habilidad en un rubro que no manejabas, son formas de mantenerte actualizado.


4. Dominar las nuevas tecnologías

Resulta impensado que un joven adulto se presente a una oferta laboral de nivel terciario sin conocimientos sobre las nuevas tecnologías, lo cual no significa que seas un experto en las últimas tendencias pero sí debes dominar las herramientas básicas de escritura, cálculo, edición de fotografía o video y búsqueda de información adecuada.

Existen programas y aplicaciones específicas para ingenieros, diseñadores gráficos o economistas, así que infórmate sobre los más demandados en tu campo de conocimiento y apréndelos. Puedes averiguar cuáles son leyendo ofertas laborales de tu área o revisando los perfiles de colegas exitosos en LinkedIn.


5. Ser constante

Los millennials cambian de opinión con frecuencia porque son la generación de un mundo inestable. Es una cualidad positiva si se mantiene bajo control y se aplica en los momentos adecuados, pero siembra dudas cuando eres incapaz de generar un compromiso. La constancia te ayudará a inspirar confianza en tu entorno laboral, lo cual no significa que debas mantener las mismas ideas toda la vida porque las personas cambian de opinión sobre algunos temas.


6. Apartar el Smartphone

Postear constantemente en las redes sociales, enviar mensajes electrónicos, publicar fotos y tomar selfies sobre lo que estás haciendo en este momento, son entretenimientos que debes evitar o al menos reducir durante la jornada laboral. Te quitan tiempo para concentrarte en tu trabajo, interactuar con tus compañeros y aportar nuevas ideas.


7. Soslayar la utilización de emoji y puntuación excesiva

Apelar a los emoji en una conversación de negocios o en la solicitud de empleo transmite una imagen poco profesional, así que limítate a emplearlos en conversaciones virtuales con tus amigos. Lo mismo sucede con la puntuación excesiva, característica de una generación que solo debe apretar una tecla cuantas veces desee para generar signos de exclamación perfectos. Utilízalos únicamente en mensajes más informales cuando desees expresar tu opinión de forma lúdica.


8. Controlar la extensión de los mensajes escritos

Un correo de trabajo debe tener información clara y fácil de manejar, porque usualmente se realiza un “recorte y pegue” para enviar la solicitud a otro departamento o procesarla. Los universitarios suelen tener el hábito de escribir largamente debido a su entrenamiento en investigaciones y ensayos académicos.

No obstante, el mundo laboral requiere fluidez en la información porque debe utilizarse rápidamente. Además, parecerá que prefieres las interacciones virtuales en lugar de cara a cara y no está bien valorado por los empeladores.


9. Evitar la comparación 

Las redes sociales están repletas de logros ajenos que pueden o no ser reales, pero representan una fuente de comparación para los millennials que están permanentemente conectados con la tecnología. Las comparaciones solo desaprovechan tu tiempo para hacer lo que te agrada, ser productivo en tu trabajo y disfrutar de lo que alcanzaste hasta ahora.  

Los logros que se publican alientan a examinar los propios éxitos o fracasos, ya que solo se plasma lo bueno para mostrar una imagen positiva que no necesariamente es verídica. Aunque lo fuere, no es conveniente compararse con los demás porque cada persona vive sus experiencias y obtiene diferentes oportunidades.


10. Eludir modalidades de lenguaje juvenil

Los jóvenes tienes sus propias frases y usos del lenguaje que son apropiados solo en determinadas situaciones. Una conversación entre amigos admite palabras o dichos de moda porque se desarrolla en un contexto informal entre personas de la misma generación. Puedes utilizar la jerga juvenil en un ambiente laboral descontracturado, pero hacerlo frecuentemente te hará lucir poco profesional.

Tus empleadores necesitan conocer otras facetas de tu lenguaje para saber que podrás afrontar distintas situaciones sin desentonar. La interacción con clientes o autoridades generalmente requiere de una comunicación pertinente que transmita un mensaje claro y denote tu capacidad para desenvolverte independientemente del contexto.


11. Equilibrar la vida personal

Las vidas más interesantes y equilibradas fuera del ambiente de trabajo, repercuten en un mejor rendimiento laboral porque se logra superponerse a las preocupaciones y generar nuevas opciones. Crear oportunidades de viaje, de enfrentamiento con otras culturas, afianzar las amistades o lazos familiares, entre otras alternativas que mantienen la motivación, son pequeños pasos para balancear la vida personal y facilitar un buen desempeño en el empleo.


12. Evaluar la pertinencia de un nuevo empleo

La inmensa cantidad de oportunidades para los millennials representa la libertad de decidir sobre sus vidas, pero también es más sencillo arrepentirse de la elección cuando se tiene muchas opciones. Esta problemática instalada en la generación del milenio es lo que el psicólogo  Barry Schwartz llama la paradoja de la elección en su charla TED.

Tantas opciones laborales hacen que los millennials se pregunten sobre qué pasaría si cambiaran de empleo. En la actualidad se da por sentado que ningún empleo es para toda la vida porque justamente, el constante cambio provoca curiosidad y genera posibilidades de movilidad.

Sin embargo, no tener claro a dónde se quiere llegar con el cambio de trabajo deriva en preguntas sobre si vale la pena arriesgar el empleo que ya tienes, lo que puede estresarte y deteriorar tu desempeño. En estos casos, conviene descartar las oportunidades que no se ajustan a ti y evaluar aspectos como remuneración, seguridad, licencia, ambiente y flexibilidad –las características más analizadas por esta generación según Manpower-para tomar una decisión adecuada.


13. Visualizarse a largo plazo 

Es más probable que debas esforzarte varios años de tu vida para alcanzar tus máximas aspiraciones laborales a que consigas el éxito inmediato. Por lo tanto, piensa dónde te gustaría estar dentro de un tiempo para actuar conforme a ello. Todo el mundo cambia de metas y de opiniones, pero seguramente haya dos o tres que no estás dispuesto a sacrificar así que céntrate en ellas.

Cuando postules para un empleo o quieras cambiarlo, analiza cómo te afectará a largo plazo y se alinea con tu plan profesional. La expectativa de vida se extendió con las tecnologías y las mejorías en la calidad de vida a nivel global, aumentando también el promedio de edad en que las personas dejan de trabajar. En consecuencia es importante proyectarse para dirigir las acciones.

 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.