Noticias

¿Cómo aprovechar al máximo la jornada intensiva en el trabajo?

      
Las jornadas intensivas conllevan mayor satisfacción para los empleados y una mejor conciliación
Las jornadas intensivas conllevan mayor satisfacción para los empleados y una mejor conciliación
  • La jornada intensiva es la solución de muchas empresas para que sus empleados rindan más y estén más concentrados en su trabajo.
  • Estos consejos para trabajadores te ayudarán a afrontar tu rutina con éxito y saber qué hacer con tu tiempo libre.
  • Las jornadas intensivas suelen ser un horario que muchas empresas solo aplican en la temporada de verano, pero también puede ser una forma de mejorar la conciliación de los trabajadores.

Las jornadas intensivas suelen ser de las modalidades de trabajo que más atractiva encuentran los trabajadores.

Este tipo de horarios permite concentrar la jornada laboral, omitir el horario partido y, con ello, comenzar y acabar la jornada laboral antes, teniendo más tiempo para otras actividades.

Algunas empresas son las más proclives a ofrecer este tipo de jornada y muchas de ellas buscan en ello una mejor productividad y que sus trabajadores estén más satisfechos.

Pros y contras de la jornada intensiva

Como bien lo indica el término, se tratan de horarios de trabajo concentrados, donde los tiempos de descanso se reducen, pero lo que supone acabar antes la jornada.

Para muchos esta modelo de horario reúne muchas ventajas, por poder dividir mejor sus días entre trabajo y tiempo personal, disponiendo de tiempo para la conciliación familiar o realizar otras actividades.

Pero, evidentemente, también es una forma de trabajo que exige una buena planificación por parte del trabajador y ser capaz de tener la energía y llevar el ritmo necesario, para que esas horas de trabajo sean efectivas.

Únete a la comunidad laboral de Universia y encuentra tu empleo deseado

Más información

Prepararse para la jornada intensiva

Dormir más temprano

Dormir las horas necesarias y mejorar el descanso es vital para afrontar una jornada sin grandes parones, donde nos tendremos que mantener atentos y activos durante muchas horas.

Así que comienza por ir adelantando tus horarios para madrugar más y levantarte descansado.

Horario de comidas

Durante la jornada intensiva vas a disponer de pequeños descansos en los que tomar algo, pero no un parón para realizar una comida.

Por ello, lo mejor es que comiences con un buen desayuno y respetes las cinco comidas diarias.

Lo más conveniente es que, durante la jornada, realices varias comidas pequeñas que eviten que salgas del trabajo hambriento.

Dado que te acostarás pronto, lo mejor es que te acostumbres a una comida ligera al salir del trabajo y cenar temprano.

Mini descansos en el trabajo

Aprovecha el ir a por un café o al aseo, para estirarte, descansar tu vista y cambiar de postura.

Realiza estas pequeñas paradas con asiduidad para evitar que el cuerpo se resienta de tantas horas trabajando.

Planificación de la jornada

Concentra las actividades que requieren mucha atención a primera hora de la jornada y deja para el final del día las tareas más recurrentes o a organizar la agenda del día siguiente.

Invertir bien el tiempo libre

Es importante que dediques tu tarde a algo que te guste, te haga desconectar, ya sea hacer deporte o cualquier actividad que equilibre las horas sentado en la oficina.

La jornada intensiva puede ser la mejor excusa para cambiar tus hábitos y volverlos más saludables.

¿Bebo demasiado café al día?

Infografía: ¿Bebo demasiado café al día?

¿Sientes que no eres tú si no bebes una, dos, tres o más tazas de café todas las mañanas? Infórmate de si estás bebiendo más de lo que deberías.

Regístrate y descubre los mejores consejos para la oficina



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.