text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Comunicado conjunto de los estamentos universitarios de la Universidad del Valle

      
<div>Los estamentos universitario reiteramos la declaración del 29 de noviembre de 2004, hecha a raíz de desórdenes públicos que tuvieron como escenario la Universidad del Valle, en la cual hicimos de manera conjunta un llamado a la sociedad entera en defensa de la Universidad Pública, del derecho a crear en ella de modo crítico un espacio para la libertad, la razón y la democracia, y de unión contra intereses que quieran hacerle daño. La denuncia hecha sin las pruebas correspondientes, sobre una agresión planeada contra las universidades públicas para convertir los espacios académicos en espacios violentos, que ha producido los comentarios mencionados, devuelve plena actualidad a esa declaración de principios cuyos contenidos esenciales queremos repetir hoy:</div><br/><div>"Los estamentos universitarios rechazan el intento de convertir las universidades públicas en escenario de violencia, lo cual produce desasosiego en las personas, genera un clima de incertidumbre sobre las actividades universitarias y crea una muy equivocada imagen del trabajo de la Universidad. Son conductas que no sólo han ocasionado daños en bienes públicos que deben ser protegidos por todos, si no que han puesto en riesgo a miembros de la comunidad universitaria.</div><br/><div>Los estamentos de la Universidad del Valle y sus órganos de dirección, consideran que hoy más que nunca es necesario persistir en el camino del diálogo y la concertación que está lleno de obstáculos, pero ha abierto nuevas posibilidades de entendimiento; debe haber un proceso interno de revisión de los métodos utilizados para expresar la protesta y debe alentarse la creación de espacios de debate permanente, de encuentros y análisis, dentro de la normalidad académica, a nivel general y en cada una de las facultades e institutos académicos. Dada la magnitud de esas controversias, la Universidad tiene el derecho y la obligación de debatir los asuntos que comprometen su futuro y el de Colombia. </div><br/><div>La Universidad por su naturaleza es escenario de la crítica y como espacio democrático es escenario de la protesta social, pero ésta debe darse de modo organizado, civilista y democrático, como corresponde a su espíritu y a su historia. Esa declaración de principios está plenamente vigente, a pesar de que cambien los contextos políticos, cuando de nuevo se ha puesto en evidencia el peligro mortal de crear un ambiente de confrontación para solucionar desórdenes públicos. Es esencial para nuestra estabilidad institucional la preservación de la Universidad como un espacio donde las dinámicas de fuerza y las acciones violentas sean excluidas. Existe una Gobernabilidad propia sobre la que debemos actuar, pero además zonas de ingobernabilidad derivadas del propio conflicto armado y de la situación de agudización de las violaciones a los derechos humanos, sobre las cuales la Universidad debe estar alerta para denunciar y proponer soluciones, y para reclamar su derecho a no ser involucrada en ese conflicto.</div><br/><div>La Universidad es un espacio de libertad de investigación, enseñanza y aprendizaje; un espacio para la democracia, que no requiere de expresiones de fuerza o de intromisiones de fuerzas externas para plantear de modo crítico su visión de lo que debe ser la sociedad colombiana. Los estamentos de la Universidad del Valle reclamamos el ejercicio responsable, creativo, de ese derecho frente a todo poder externo, frente a toda agenda particular, frente a todo interés político ajeno a ella, que es como entendemos la vigencia plena de la autonomía universitaria".</div><br/><div><em>Fuente: Oficina de Comunicaciones Universidad del Valle</em></div><br/>
Los estamentos universitario reiteramos la declaración del 29 de noviembre de 2004, hecha a raíz de desórdenes públicos que tuvieron como escenario la Universidad del Valle, en la cual hicimos de manera conjunta un llamado a la sociedad entera en defensa de la Universidad Pública, del derecho a crear en ella de modo crítico un espacio para la libertad, la razón y la democracia, y de unión contra intereses que quieran hacerle daño. La denuncia hecha sin las pruebas correspondientes, sobre una agresión planeada contra las universidades públicas para convertir los espacios académicos en espacios violentos, que ha producido los comentarios mencionados, devuelve plena actualidad a esa declaración de principios cuyos contenidos esenciales queremos repetir hoy:

"Los estamentos universitarios rechazan el intento de convertir las universidades públicas en escenario de violencia, lo cual produce desasosiego en las personas, genera un clima de incertidumbre sobre las actividades universitarias y crea una muy equivocada imagen del trabajo de la Universidad. Son conductas que no sólo han ocasionado daños en bienes públicos que deben ser protegidos por todos, si no que han puesto en riesgo a miembros de la comunidad universitaria.

Los estamentos de la Universidad del Valle y sus órganos de dirección, consideran que hoy más que nunca es necesario persistir en el camino del diálogo y la concertación que está lleno de obstáculos, pero ha abierto nuevas posibilidades de entendimiento; debe haber un proceso interno de revisión de los métodos utilizados para expresar la protesta y debe alentarse la creación de espacios de debate permanente, de encuentros y análisis, dentro de la normalidad académica, a nivel general y en cada una de las facultades e institutos académicos. Dada la magnitud de esas controversias, la Universidad tiene el derecho y la obligación de debatir los asuntos que comprometen su futuro y el de Colombia.

La Universidad por su naturaleza es escenario de la crítica y como espacio democrático es escenario de la protesta social, pero ésta debe darse de modo organizado, civilista y democrático, como corresponde a su espíritu y a su historia. Esa declaración de principios está plenamente vigente, a pesar de que cambien los contextos políticos, cuando de nuevo se ha puesto en evidencia el peligro mortal de crear un ambiente de confrontación para solucionar desórdenes públicos. Es esencial para nuestra estabilidad institucional la preservación de la Universidad como un espacio donde las dinámicas de fuerza y las acciones violentas sean excluidas. Existe una Gobernabilidad propia sobre la que debemos actuar, pero además zonas de ingobernabilidad derivadas del propio conflicto armado y de la situación de agudización de las violaciones a los derechos humanos, sobre las cuales la Universidad debe estar alerta para denunciar y proponer soluciones, y para reclamar su derecho a no ser involucrada en ese conflicto.

La Universidad es un espacio de libertad de investigación, enseñanza y aprendizaje; un espacio para la democracia, que no requiere de expresiones de fuerza o de intromisiones de fuerzas externas para plantear de modo crítico su visión de lo que debe ser la sociedad colombiana. Los estamentos de la Universidad del Valle reclamamos el ejercicio responsable, creativo, de ese derecho frente a todo poder externo, frente a toda agenda particular, frente a todo interés político ajeno a ella, que es como entendemos la vigencia plena de la autonomía universitaria".

Fuente: Oficina de Comunicaciones Universidad del Valle

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.