text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Aniversario Ciudad Universitaria

      
Por: Equipo periodístico Unimedios
UN Periódico No 89
Universidad Nacional de Colombia


La creación de la Ciudad Universitaria de Bogotá (CUB), promovida durante el primer gobierno de Alfonso López Pumarejo (1934-1938), es un suceso trascendental en la historia del siglo XX en Colombia. Sus implicaciones en el desarrollo cultural y urbanístico son tan significativas como el aporte de la Universidad Nacional al desarrollo del país.

Una anécdota sobre el funcionamiento de la Institución antes de 1936 puede servir para ilustrar la trascendencia que tuvo la construcción de la CUB. En ese entonces las facultades ocupaban viejos y dispersos edificios en el centro de Bogotá. La de Ingeniería, por ejemplo, tenía las instalaciones menos deterioradas, pero aun así eran insuficientes, como lo evidenció el hecho de que la máquina de compresión para estudio de la resistencia de vigas, adquirida en 1927, debiera ser instalada en el edificio de la Escuela de Bellas Artes, a donde tenían que trasladarse los alumnos para recibir las clases y hacer los experimentos.

Esta fue una de las razones que esgrimió Jorge Zalamea, entonces ministro de Educación, cuando en 1937 fue al Senado para defender la construcción de la CUB. Los detractores de la obra, que el parlamento de la República había aprobado al expedir la Ley Orgánica de la Universidad Nacional y al consignar en los presupuestos de 1936 y 1937 las necesidades fiscales de la CUB, argumentaban: "Es inverosímil que un país como el nuestro, pobre, atrasado, con una cultura que no alcanza mayores proporciones, trate de construir una Ciudad Universitaria que no ha estado en la mente de ninguno de los grandes reformadores de Europa".

Además de señalar la necesidad de proveer espacios adecuados para el quehacer académico, Zalamea explicó que la construcción permitiría superar la insularidad de las facultades dispersas, consolidar la identidad institucional, expandir la matrícula universitaria, incrementar las investigaciones necesarias para impulsar el desarrollo económico y social del país y promover el desarrollo urbano de la capital hacia el occidente.

Esta razón fue determinante en el proceso de selección del lote que adelantó el Presidente, acompañado de estudiantes, profesores, ingenieros, técnicos en urbanismo y hombres de negocios. Como anotó Zalamea, "en el transcurso de ese estudio pudo observarse el anormal desarrollo urbanístico de Bogotá", que se había extendido "al hilo de los montes, en una franja estrecha que día por día se prolonga más, esquivando el crecimiento hacia la parte occidental de la ciudad".

Tratando de modificar esta tendencia, al final se eligió un lote a 500 metros del límite occidental de Teusaquillo, donde la vara cuadrada valía cinco pesos, mientras que el gobierno compró el lote a razón de siete centavos la vara cuadrada. El arquitecto Carlos Niño dice que este fue un importante acierto, pues hasta entonces el planteamiento de la ciudad era en el eje sur-norte y la construcción universitaria la jala hacia el occidente. Luego vendrían el CAN y el Salitre, la ciudad se articula, y comienzan a tomar fuerza la carrera 30 y la calle 26.

Respecto a la importancia arquitectónica de la obra, Niño señala: "El proyecto se realiza en el Ministerio de Obras Públicas, donde estaba la vanguardia de la arquitectura colombiana impulsada por los gobiernos liberales desde 1930. Aquí hay una primera muestra de lo que sería la ciudad moderna, desde lo que se llamó el racionalismo de la arquitectura, con proyectos de mucha calidad como la Facultad de Ingeniería". Esto se entiende porque la construcción se realizó con un plano de Leopoldo Rother y alberga obras de Blumental, Violi, Lange, Wills Ferro y Julio Bonilla Plata. Quizás ello explica que 21 de las 123 edificaciones que conforman la CUB, hoy sean patrimonio arquitectónico de la Nación.

Como señala Rodrigo Cortés, Director del Museo de Arquitectura "Leopoldo Rother", después de 70 años de transformaciones de diverso signo y alcance, el espacio de la CUB (cuyo perímetro forma un búho que simboliza el conocimiento) "documenta un experimento urbano y arquitectónico de primera importancia para comprender la evolución de la ciudad. Al mismo tiempo, fue cantera experimental de la reforma pedagógica de mayor impacto en tiempos modernos, que buscaba generalizar la actividad indagadora como principio de aprendizaje y responsabilizar al estudiante por la planeación y mejor provecho del uso de su tiempo. La CUB marcó literalmente sobre el terreno el derecho a la educación superior a partir de la capacidad intelectual y no en los privilegios de clase o de confesión".

En la actualidad, una de las principales preocupaciones consiste en reforzar las condiciones espaciales que propicien y fortalezcan la integración de la Ciudad Universitaria con Bogotá, como ha ocurrido en el plano cultural con el Auditorio "León de Greiff", una de las mejores salas de conciertos de la capital con capacidad para 1.630 personas.

Como anota Fernando Viviescas, director del Plan de Regularización y Manejo (PRM) de la Universidad Nacional, en un artículo reciente, desde la aprobación de dicho Plan por parte del Departamento Administrativo de Planeación Distrital, la Institución puede comprometerse con la ciudad a ordenar su territorio interno para que sea un espacio abierto, de gran calidad ambiental y para permitir que la población pueda penetrar un territorio que forma parte consustancial de Bogotá. Así, "el referente visual para quienes caminen o transiten en vehículos de transporte público o privado por los alrededores de la Universidad serán las bellísimas estructuras diseñadas por Rogelio Salmona, Guillermo Bermúdez, Fernando Martínez y Leopoldo Rother".

Encuentre más información en la versión digital de UN Periódico
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.