text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Hacer del libro un objeto cotidiano

      
Luis Fernando Páez, Universia Colombia

"La producción de libros por parte de las editoriales universitarias en España representa el 6% de la producción nacional, en su mayoría en el área de humanidades", comentó el profesor Antonio Pérez Lasheras, presidente de la Asociación de Editoriales Universitarias Españolas (AEUE) quien visitó la 19ª Feria Internacional del Libro de Bogotá.

Según cifras de la asociación, las editoriales universitarias publican 5.000 títulos al año, en un país donde se publican alrededor de 77.000 libros al año, 60.000 de los cuales son primeras ediciones y el resto son reimpresiones. Cada universidad publica en promedio 100 títulos al año.

Pérez Lasheras está al frente de la AEUE, creada en 1987 y que agrupa los sellos editoriales de 52 instituciones de educación superior y centros de investigación, organismo que actualmente busca dar un giro al concepto tradicional del libro universitario para convertirlo en un bien cultural no sólo de altísima calidad en sus contenidos, sino de gran circulación comercial.

"No podemos seguir considerando al libro universitario como aquellos libros que se hacían a veces por capricho y terminaban en las bodegas, sino que hoy debemos buscarles los espacios y la distribución que asegure su rentabilidad", recalcó Pérez.

Por esta razón, también considera que los esfuerzos por hacer que los libros editados por las universidades sean agradables a la vista e impecables en sus procesos de producción, no deben escatimarse. Por el contrario, afirmó que "no se puede negar que los libros también entran por los ojos" y en esa medida "resulta aún mejor saber que tienes un excelente libro para leer y además es agradable en su presentación, por eso hoy en día contar con profesionales de la edición también resulta de gran importancia para los sellos universitarios". En este sentido, la AEUE, cuenta actualmente con un máster en edición.

En la actualidad, la AEUE está buscando consolidarse como una identidad, un sello, un nombre, que respalde las publicaciones de las editoriales afiliadas y garantice no sólo la presencia de los libros en todo el territorio español, sino que explore mercados como el argentino, el colombiano y el mexicano. "Para los lectores es importante saber que detrás de un libro hay un sello editorial en el que pueden confiar y que respalda la calidad del contenido del libro que tienen en sus manos, a esa confianza es a la que aspiramos como editores".

De ahí que Pérez Lasheras haya visitado antes que Bogotá, la feria del libro de Buenos Aires y tenga entre sus planes volver a la más grande del continente en Guadalajara, México. "Ahora contamos con un distribuidor en Colombia que es Plaza&Janés, con lo que esperamos llegar a este mercado. Esto permitirá que los libros que hacemos no tengan un precio final tan alto acá, porque estamos haciendo que lleguen juntos, con fletes más baratos y con márgenes más amplios para los distribuidores".

En España, según comentó, lograr construir un espacio de competencia con los grandes grupos editoriales ha sido una de las mayores dificultades, pero así mismo resaltó que las editoriales universitarias ofrecen títulos originales que de otra forma el público no podría conocer, reediciones de libros indispensables para la cultura o traducciones a las que quizá un sello comercial no les invertiría dinero o atención. "Cada editorial es autónoma en publicar sus libros, pero en cada una hay consejos editoriales muy rigurosos que acuden a árbitros externos para evaluar los textos que se proponen para publicación, lo que da unos altos niveles de calidad", explica.

Otro problema constante al que se ven enfrentados es a la piratería de libros por el recurrente uso de las fotocopias. La asociación trabaja de la mano con CEDRO, el Centro Español de Derechos Reprográficos, en la búsqueda de mecanismos que desestimulen esta práctica.

"Pese a que en España contamos con una ley de precio fijo, que hace que los libros en todas partes valgan relativamente lo mismo, las fotocopias siguen siendo un fenómeno preocupante. Hay casos de libros que necesitan los estudiantes con precios exorbitantes por algunas especificidades que tienen pero resulta siendo peligroso y contraproducente para las editoriales porque terminan fomentando la piratería. No soy partidario de las ayudas Estatales, pero tal vez mediante acuerdos entre las universidades para que dentro de la matrícula se incluyan algunos libros, o que las facultades se pusieran de acuerdo en los textos que van a usar para que los tirajes sean mayores y eso se refleje en una baja en el precio, esas son posibles estrategias que hay que estudiar".

Por último, recalcó la necesidad de crear una nueva concepción en torno al libro. "¿Por qué no hacer que el libro sea un objeto cotidiano y de la lectura un acto divertido? Por lo general se cree que cuando alguien está leyendo es porque está aburrido, pero tenemos que revaluar esa imagen que asocia a la lectura con el aburrimiento, por una que vincule la lectura con una diversión; la lectura se debe incentivar, no obligar, en los niños para que vean que leer es algo cotidiano".

Para Pérez Lasheras, quien es Doctor en Filología Hispánica y catedrático de la Universidad de Zaragoza, la participación en esta feria ha sido muy satisfactoria. "Venir a Latinoamérica ha sido sobre todo una lección de humildad porque el mundo que me he encontrado es mucho más rico de lo que imaginaba, desde los aspectos lingüísticos que son infinitamente más ricos y además se siente el latir de lo que hacen, el deseo y los anhelos; además me voy muy contento de ver el aprecio, prestigio y crédito que tienen aquí por el libro universitario y las universidades españolas; me voy también fascinado de haber conocido un mundo editorial también muy interesante".

Visite el especial de Universia en la Feria Internacional del Libro de Bogotá
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.