text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Regreso de colombianos al país generaría emergencia laboral

      
Así lo sostuvo Nancy Benítez, Directora de Asuntos Consulares y Comunidades Colombianas en el Exterior del Ministerio de Relaciones Exteriores, en el Foro sobre Migraciones Internacionales realizado por la Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia. La representante de la Cancillería afirmó que nuestro país no tiene cifras que permitan saber cuántos colombianos están fuera, en qué condiciones de legalidad residen y cuáles son los riesgos a los que Colombia se enfrenta en caso de que las políticas restrictivas a la inmigración que se promueven en Estados Unidos y en Francia prosperen y se extiendan a otros países europeos.

Hay 200 millones de migrantes en el mundo

De acuerdo con el Registro Consular del Ministerio de Relaciones Exteriores, para el 2003 había 4´342.208 colombianos en el exterior (casi el 10% de su población), de los cuales algo más de 2 millones, el 48%, residían en Estados Unidos, y 460 mil, el 11%, vivían en Europa.

Para la Organización Mundial para las Migraciones, OIM, en el 2005 había 200 millones de migrantes por el mundo, que equivalen al 3% de la población total del planeta. De estos, 35 millones de personas, el 20%, están establecidos en los Estados Unidos. Así las cosas, al enfrentar el problema de la inmigración, un país no debe considerar únicamente la seguridad como argumento para justificar la limitación de sus derechos, o incluso su persecución, como parece ser el espíritu de algunos de lo principales promotores de las leyes anti inmigración que se discuten en los Estados Unidos y Francia.



Impacto económico positivo de la migración

Mientras tanto, el Banco Mundial en su informe "Perspectivas Económicas Globales para el 2006" destaca el impacto económico positivo que los migrantes generarán en el mundo, pues su llegada a los países desarrollados hará que aumente su fuerza laboral en un 3% para el 2025, lo que se puede traducir en una riqueza de 356.000 millones de dólares, el 0.6% del PIB mundial.

Medidas discriminatorias e hipócritas

Al mismo tiempo, según Mauricio Pérez, decano de la Facultad de Economía y David Khoudour-Castéras, coordinador de la línea de investigación en Migraciones Internacionales del Externado, las medidas que se promueven tanto en Estados Unidos como en Francia son ambivalentes, discriminatorias e hipócritas. Pérez sostiene que las iniciativas norteamericanas desconocen la fuerza laboral y los beneficios que le generan los inmigrantes que viven en su territorio -que para el caso de los latinos son once millones, la minoría no nacional más numerosa-, y hacen caso omiso del interés de algunos sectores de la producción, esencialmente del agro, en el sur de la unión, que respaldan la presencia de los inmigrantes como mecanismo que garantiza la competitividad de sus productos debido a la baja inversión que deben realizar en mano de obra.



La reforma francesa promovería fuga de cerebros

Para el profesor Khoudour-Castéras, las iniciativas francesas son inauditas ya que permitirían que la República Francesa promueva la llegada de estudiantes, sobre todo en nivel de posgrado, con mejor preparación y nivel académico y les garantizaría buenas condiciones laborales, académicas y de vivienda en su territorio. Esta conducta promovería una fuga de cerebros de países en vía de desarrollo, que a la larga se traduce en la sustracción de las posibilidades de progreso y desarrollo de sus países de origen.

Violación a Declaración Universal de Derechos Humanos

A manera de conclusión, Nancy Maldonado de la OIM, señaló que tendencias como las que se promueven en los dos países en cuestión son una clara violación al Artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que garantiza el derecho que tiene toda persona a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado, a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a él, y que países como Colombia, que tienen un notable número de ciudadanos viviendo en el exterior deben aunar esfuerzos para impedir que esta sea una tendencia que tome fuerza y se aplique indiscriminadamente en los países industrializados.
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.