text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Mente Nueva: ciencia en televisión

      
Rueda en las nocturnas reuniones de amigos, entre fichas de parqués y cartas de póquer, un juego simpatiquísimo conocido por todos como IDEOGRAPHIC, versión moderna y mercantil de lo que muchos llamábamos de chicos simplemente mímica-. Se organiza, básicamente, con dos grupos ardientemente enfrentados que tratarán de adivinar una palabra, una frase, una profesión o un animal, que los miembros del grupo contrario irán dibujando uno a uno. <br/><br/>Invariablemente, cuando al dibujante de turno le toca las palabras científico-, o profesor-, o investigador- (en el caso que esta última exista en el juego, no estoy seguro), siempre intentará garabatear un muñequito con bata blanca, gafas enormes y, dependiendo de la pericia del participante, un microscopio. <br/><br/>En el imaginario colectivo un científico es eso y un par de lugares comunes más. Pero en estos nuevos tiempos, veloces como un Ferrari sin frenos, llenos de neoliberales sueltos, de presentadoras de televisión por encargo, de manuales de procedimiento y de trámites burocráticos recalcitrantes, los investigadores de hoy tienen tantos perfiles, son tan diferentes de los clichés del siglo pasado, que cualquiera de ellos podría estar en los sitios más inesperados, incluso sentado en nuestra misma silla de bus, en el computador de enfrente en el café internet, en la fila de un CADE: <br/><br/>Mente Nueva, la serie de televisión sobre ciencia y tecnología que produce UN Televisión con el asocio de Colciencias desde hace ya más de cinco años, la misma producción que ha obtenido varios premios y reconocimientos para la universidad, la misma serie que ha difundido el trabajo de alrededor de 140 investigaciones, Mente Nueva, digo, está dispuesta a presentar a los científicos de hoy y a su trabajo, en una nueva temporada con un diseño nuevo y una propuesta bien arriesgada. <br/><br/><span style=font-weight: bold;>Novedades en Mente Nueva</span><br/>Las primeras cosas que se notan al observar su nueva imagen, es que los realizadores del programa han pensado en dar un paso adelante en lo que se refiere a la difusión sobre ciencia y tecnología que requiere Colombia en televisión, y que han delimitado bien a su público objetivo, que se define como jóvenes entre los 18 y 25 años de edad. <br/><br/>Y esto es verificable al enumerar las variadas herramientas narrativas de las que hacen uso, y que pertenecen al imaginario de cualquier televidente juicioso (¿o sería más exacto decir desjuiciado-?) del momento: analogías audiovisuales con los televentas, con programas de cocina, con transmisiones de fútbol, con noticieros históricos, con spots publicitarios, con videoclips, canciones del repertorio popular y jingles de gran recordación, todos con estrategias audiovisuales perspicaces y arriesgadas como sus puestas en escena, animaciones en 2D y 3D, y la edición fragmentada. <br/><br/>De todos estos elementos, los pocos espectadores que ha tenido la serie en esta quinta temporada (que se estrenó el 18 de febrero a las 6:30 de la tarde en Señal Colombia), han resaltado la aparición de dos elementos distintivos y hasta ahora inéditos: la utilización frecuente y vivaz del humor y de la parodia, y el acercamiento a la faceta más humana y colombiana de los investigadores. <br/><br/>Y es que los realizadores de la serie han asimilado bien la exigente evaluación que tuvo su trabajo en las cuatro temporadas anteriores, y decidieron reorientar los objetivos de cada uno de los programas hacia la inclusión de la ciencia, la tecnología y la innovación en la agenda cultural de los colombianos, tratando de igualar estos temas en su imaginario a otros más cotidianos como el fútbol y la política. <br/><br/>Cultura popular y tendencia global Al utilizar elementos muy arraigados en la cultura popular, y otros muy visibles en la televisión comercial, Mente Nueva apuesta por divulgar la ciencia de manera ágil y entretenida, y rebasar el prejuicio que aún ronda por la cabeza de muchos según el cual los científicos son tipos raros, solitarios, incomprensibles y aburridos. <br/><br/>De otra parte, y siguiendo con la tendencia de la televisión internacional, el programa se arriesga en la difusión de los temas científicos con un ritmo cambiante, y con viajes constantes entre espacios, desarrollos, personajes y temas distintos, que se complementan en un entramado que resulta entretenido para el espectador. <br/><br/>Esta temporada del programa ha resultado ser un gran desafío para sus realizadores, toda vez que están ingresando en territorios desconocidos hasta ahora para los documentales de divulgación científica. Ellos entienden que, a falta de otros audaces, es a la televisión universitaria a la que le corresponde innovar, arriesgar, probar, experimentar e invitar a los espectadores a ver la cultura de maneras siempre distintas, siempre cambiantes y siempre en movimiento, como es su naturaleza. <br/><br/>Para mayor información sobre Mente Nueva, visita su <a href=https://www.mentenueva.tv target=_blank title=https://www.mentenueva.tv/>sitio web</a>. <br/>
Rueda en las nocturnas reuniones de amigos, entre fichas de parqués y cartas de póquer, un juego simpatiquísimo conocido por todos como IDEOGRAPHIC, versión moderna y mercantil de lo que muchos llamábamos de chicos simplemente "mímica-. Se organiza, básicamente, con dos grupos ardientemente enfrentados que tratarán de adivinar una palabra, una frase, una profesión o un animal, que los miembros del grupo contrario irán dibujando uno a uno.

Invariablemente, cuando al dibujante de turno le toca las palabras "científico-, o "profesor-, o "investigador- (en el caso que esta última exista en el juego, no estoy seguro), siempre intentará garabatear un muñequito con bata blanca, gafas enormes y, dependiendo de la pericia del participante, un microscopio.

En el imaginario colectivo un científico es eso y un par de lugares comunes más. Pero en estos nuevos tiempos, veloces como un Ferrari sin frenos, llenos de neoliberales sueltos, de presentadoras de televisión por encargo, de manuales de procedimiento y de trámites burocráticos recalcitrantes, los investigadores de hoy tienen tantos perfiles, son tan diferentes de los clichés del siglo pasado, que cualquiera de ellos podría estar en los sitios más inesperados, incluso sentado en nuestra misma silla de bus, en el computador de enfrente en el café internet, en la fila de un CADE:

Mente Nueva, la serie de televisión sobre ciencia y tecnología que produce UN Televisión con el asocio de Colciencias desde hace ya más de cinco años, la misma producción que ha obtenido varios premios y reconocimientos para la universidad, la misma serie que ha difundido el trabajo de alrededor de 140 investigaciones, Mente Nueva, digo, está dispuesta a presentar a los científicos de hoy y a su trabajo, en una nueva temporada con un diseño nuevo y una propuesta bien arriesgada.

Novedades en Mente Nueva
Las primeras cosas que se notan al observar su nueva imagen, es que los realizadores del programa han pensado en dar un paso adelante en lo que se refiere a la difusión sobre ciencia y tecnología que requiere Colombia en televisión, y que han delimitado bien a su público objetivo, que se define como jóvenes entre los 18 y 25 años de edad.

Y esto es verificable al enumerar las variadas herramientas narrativas de las que hacen uso, y que pertenecen al imaginario de cualquier televidente juicioso (¿o sería más exacto decir "desjuiciado-?) del momento: analogías audiovisuales con los televentas, con programas de cocina, con transmisiones de fútbol, con noticieros históricos, con spots publicitarios, con videoclips, canciones del repertorio popular y jingles de gran recordación, todos con estrategias audiovisuales perspicaces y arriesgadas como sus puestas en escena, animaciones en 2D y 3D, y la edición fragmentada.

De todos estos elementos, los pocos espectadores que ha tenido la serie en esta quinta temporada (que se estrenó el 18 de febrero a las 6:30 de la tarde en Señal Colombia), han resaltado la aparición de dos elementos distintivos y hasta ahora inéditos: la utilización frecuente y vivaz del humor y de la parodia, y el acercamiento a la faceta más humana y colombiana de los investigadores.

Y es que los realizadores de la serie han asimilado bien la exigente evaluación que tuvo su trabajo en las cuatro temporadas anteriores, y decidieron reorientar los objetivos de cada uno de los programas hacia la inclusión de la ciencia, la tecnología y la innovación en la agenda cultural de los colombianos, tratando de igualar estos temas en su imaginario a otros más cotidianos como el fútbol y la política.

Cultura popular y tendencia global Al utilizar elementos muy arraigados en la cultura popular, y otros muy visibles en la televisión comercial, Mente Nueva apuesta por divulgar la ciencia de manera ágil y entretenida, y rebasar el prejuicio que aún ronda por la cabeza de muchos según el cual los científicos son tipos raros, solitarios, incomprensibles y aburridos.

De otra parte, y siguiendo con la tendencia de la televisión internacional, el programa se arriesga en la difusión de los temas científicos con un ritmo cambiante, y con viajes constantes entre espacios, desarrollos, personajes y temas distintos, que se complementan en un entramado que resulta entretenido para el espectador.

Esta temporada del programa ha resultado ser un gran desafío para sus realizadores, toda vez que están ingresando en territorios desconocidos hasta ahora para los documentales de divulgación científica. Ellos entienden que, a falta de otros audaces, es a la televisión universitaria a la que le corresponde innovar, arriesgar, probar, experimentar e invitar a los espectadores a ver la cultura de maneras siempre distintas, siempre cambiantes y siempre en movimiento, como es su naturaleza.

Para mayor información sobre Mente Nueva, visita su sitio web.
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.