text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Llegaron los títeres a la Universidad Nacional

      
En esta oportunidad el invitado de honor es la Fundación de Títeres y Teatro La Libélula Dorada, que celebra sus 30 años de trabajo artístico, fomentando y promoviendo la tradición titiritera en el país. Por este motivo, la Universidad hace un merecido reconocimiento a esa labor de hacernos soñar, presentando lo mejor del repertorio de La Libélula en el Auditorio León de Greiff. <br/><br/><b>Domingo 4 de junio 11 a.m.<br/> El dulce encanto de la Isla Acracia</b><br/><br/> La obra es un asomo sutil al mundo de la utopía. Con ella pretendemos viajar en compañía de los niños y los adultos al maravilloso universo de los piratas, donde la aventura y la ilusión nos arrastran a la búsqueda de un tesoro milenario que guarda como secreto una patria imaginaria, situada más allá de las fronteras y los mapas.<br/><br/> La Isla Acracia es la nostalgia de un paraíso que aún está por inventar, y los filibusteros la encarnación rebelde de quienes aman la libertad. <br/><br/><i>Argumento</i><br/> Tres alegres Piratas: El Capitán Dreyfus, Shafla y Malatesta, nos contarán una encantadora historia, donde el teatrino se convertirá en un majestuoso barco en el que vivirán interesantísimas historias en medio del mar. Sirenas, monstruos marinos y los maravillosos personajes, habitantes de la Isla Acracia, deleitarán con esta obra de teatro y títeres. <br/><br/> Es el último montaje de la Libélula Dorada, fue premiado por el Instituto Distrital de Cultura y Turismo como una de las mejores propuestas, en la convocatoria realizada durante el año 1999, para espectáculos infantiles. <br/><br/><li>Libretos <br/> Iván Darío Álvarez<br/></li><li>Diseño y pintura de títeres - utilería, vestuario y escenografía: Sandra Páez<br/></li><li>Talla de títeres en espuma y utilería: Iván Losada Andrade - Iván Darío Álvarez - Ramiro Álvarez. <br/><br/></li><li>Duración: 1 hora<br/></li><li>Público: 11 años en adelante<br/><br/><b><br/><br/> Los espíritus lúdicos</b><br/><br/> Es un homenaje al niño, al juego y al titiritero. Al juego, por ser el sagrado territorio del gozo y el libre fluir de los sentidos. Al niño, por ser el habitante privilegiado de tan singular mundo, en una tierra cada vez más agobiada por los delirios de la producción en masa. <br/><br/> Por su contenido y por su forma, la obra es al mismo tiempo una trampa y una ilusión óptica, a la manera de una telaraña concéntrica en la que se ve envuelto el espectador.<br/><br/><i>Argumento</i><br/> En esta obra, dos endiablados niños Tito y Tato se sumergen en un mundo fantástico y guían al espectador por el camino que conduce al país lúdico. En este universo donde la sorpresa y la aventura transgreden las punzantes fronteras de la fría realidad, los espíritus lúdicos son seres clandestinos y traviesos que se ocultan tras los biombos con la fina intención de hipnotizar y perfumar con el aroma del juego dramático el corazón blindado de los adultos prejuiciados, que contemplan como una ridícula pérdida de tiempo el ocioso aleteo de los niños. <br/><br/></li><li>Libretos: Iván Darío Álvarez<br/></li><li>Dirección general: César e Iván Darío Álvarez<br/></li><li>Elaboración de muñecos: Grupo La Libélula Dorada<br/></li><li>Actuación y manejo de muñecos: César Álvarez, Iván Álvarez y Javier Gámez<br/></li><li>Luces y sonido: Edwin Sánchez <br/><br/></li><li>Duración:1 Hora<br/></li><li>Público: 6to a 11 grado (11 años en adelante)<br/><br/><b><br/><br/> Un pobre pelagato mal llamado Fortunato</b><br/><br/> Es un sentido homenaje a Gianni Rodari, quien a lo largo de toda su vida pusiera toda su imaginación al servicio de la infancia. La Libélula ha prestado sus alas a este viejo cómplice de los sueños para que la picaresca de sus personajes literarios tome cuerpo y vida a través de la fantasía titiritesca. <br/><br/> El tema de la obra recoge a través de la ironía y el humor negro un viejo litigio que se liga entre los gatos y los ratones, creando así una alegoría de la vida social. En Un pobre pelagato mal llamado Fortunato se cuestiona el culto al éxito, uno de los grandes mitos contemporáneos. La vida enajenada del mundo de los negocios es llevada por la narración escénica hasta los límites del absurdo. <br/><br/><i>Argumento</i><br/> La búsqueda de la fortuna como pasión devoradora conduce al protagonista a un callejón sin salida, donde es sometido al escarnio público, como una víctima de su propia codicia. Esos elementos son contados, desde luego, con la lucidez del color, el encantamiento sonoro y la magia versátil del titiritero que provoca la dicha de todo aquel espectador dispuesto a aniñarse el alma. <br/><br/></li><li>Libretos: Iván Darío Álvarez<br/></li><li>Dirección general: César e Iván Darío Álvarez<br/></li><li>Diseño de muñecos escenografía: Alexis Forero <br/></li><li>Elaboración de muñecos y escenografía: Grupo La Libélula Dorada<br/></li><li>Actuación y manejo de muñecos: César Álvarez, Iván Darío Álvarez, Javier Gámez, Edgar Cárdenas<br/></li><li>Luces y sonidos: Edwin Sánchez <br/><br/></li><li>Duración: 1 Hora<br/></li><li>Público: Adultos y niños mayores de 5 años<br/><br/><b><br/>Fundación de Títeres y Teatro La Libélula Dorada</b><br/> 1976 - 2006 <br/><br/> La Fundación de Títeres y Teatro La Libélula Dorada, fue creada en 1976 por César e Iván Álvarez. El objetivo fundamental es fomentar y promover la tradición titiritera en nuestro país. <br/><br/> Con este propósito La libélula Dorada ha creado y puesto en escena obras para niños y adultos; ha adelantado una importante labor pedagógica mediante la realización de talleres de capacitación; ha participado en eventos nacionales e internacionales; ha hecho especiales para televisión, así como el programa infantil 'El Rincón de la Fantasía' y ha editado el libro 'Delirium Titerensis' y la Revista 'Quirópterus', un anuario especializado en el Teatro de Muñecos. <br/><br/> Durante l.992 la Libélula Dorada creó el proyecto denominado 'Centro Cultural Infantil' cuyo objetivo es participar en el desarrollo cultural de la ciudad y ofrecer a los niños y jóvenes que la habitan nuevas y creativas formas de ocupar el tiempo libre, mediante una programación permanente de espectáculos y talleres en diferentes áreas relacionadas con el Teatro de Muñecos. Fue así como este proyecto ha sido considerado como un importante aporte socio-cultural para el país, por la Fundación Alejandro Ángel Escobar, quien le otorgó uno de sus premios de solidaridad en agosto de 1993.<br/><br/> Desde entonces gracias al importante apoyo de la Fundación Alejandro Ángel Escobar, la colaboración de Colcultura y el resultado de su propio trabajo, la Libélula Dorada, logró adquirir y construir una sede propia en noviembre de 1993, que cuenta con una planta administrativa y una sala con capacidad para 120 espectadores. <br/><br/> A partir de este momento La Libélula se convierte en una de las pocas salas especializadas en el Teatro de Títeres con una programación permanente que comprende no solo espectáculos para niños sino también para adultos contribuyendo al desarrollo cultural y alternativo de nuestra ciudad y el país. <br/><br/> Actualmente todos los esfuerzos están encaminados a fortalecer el sueño de una Escuela de Títeres, donde se reúnan todas las condiciones físicas y técnicas, para ello ya se hizo un estudio y se elaboró una maqueta que sustentan y darán vida a este proyecto en el momento que se cuente con los recursos que este implica. <br/><br/> La Libélula celebra sus 30 años y espera poder encontrar todo el apoyo para seguir siendo una parte vital de la construcción de un imaginario cultural que incluya niños, jóvenes y adultos, como una manera de oxigenar una nación saturada de muerte y asfixiada por la violencia de la guerra. <br/><br/><b>Más información</b><br/> www.libeluladorada.com<br/> E-mail: libeluladorada@libeluladorada.com <br/> Boletería: $3000</li>
En esta oportunidad el invitado de honor es la Fundación de Títeres y Teatro La Libélula Dorada, que celebra sus 30 años de trabajo artístico, fomentando y promoviendo la tradición titiritera en el país. Por este motivo, la Universidad hace un merecido reconocimiento a esa labor de hacernos soñar, presentando lo mejor del repertorio de La Libélula en el Auditorio León de Greiff.

Domingo 4 de junio 11 a.m.
El dulce encanto de la Isla Acracia


La obra es un asomo sutil al mundo de la utopía. Con ella pretendemos viajar en compañía de los niños y los adultos al maravilloso universo de los piratas, donde la aventura y la ilusión nos arrastran a la búsqueda de un tesoro milenario que guarda como secreto una patria imaginaria, situada más allá de las fronteras y los mapas.

La Isla Acracia es la nostalgia de un paraíso que aún está por inventar, y los filibusteros la encarnación rebelde de quienes aman la libertad.

Argumento
Tres alegres Piratas: El Capitán Dreyfus, Shafla y Malatesta, nos contarán una encantadora historia, donde el teatrino se convertirá en un majestuoso barco en el que vivirán interesantísimas historias en medio del mar. Sirenas, monstruos marinos y los maravillosos personajes, habitantes de la Isla Acracia, deleitarán con esta obra de teatro y títeres.

Es el último montaje de la Libélula Dorada, fue premiado por el Instituto Distrital de Cultura y Turismo como una de las mejores propuestas, en la convocatoria realizada durante el año 1999, para espectáculos infantiles.

  • Libretos
    Iván Darío Álvarez
  • Diseño y pintura de títeres - utilería, vestuario y escenografía: Sandra Páez
  • Talla de títeres en espuma y utilería: Iván Losada Andrade - Iván Darío Álvarez - Ramiro Álvarez.

  • Duración: 1 hora
  • Público: 11 años en adelante



    "Los espíritus lúdicos"


    Es un homenaje al niño, al juego y al titiritero. Al juego, por ser el sagrado territorio del gozo y el libre fluir de los sentidos. Al niño, por ser el habitante privilegiado de tan singular mundo, en una tierra cada vez más agobiada por los delirios de la producción en masa.

    Por su contenido y por su forma, la obra es al mismo tiempo una trampa y una ilusión óptica, a la manera de una telaraña concéntrica en la que se ve envuelto el espectador.

    Argumento
    En esta obra, dos endiablados niños Tito y Tato se sumergen en un mundo fantástico y guían al espectador por el camino que conduce al país lúdico. En este universo donde la sorpresa y la aventura transgreden las punzantes fronteras de la fría realidad, los "espíritus lúdicos" son seres clandestinos y traviesos que se ocultan tras los biombos con la fina intención de hipnotizar y perfumar con el aroma del juego dramático el corazón blindado de los adultos prejuiciados, que contemplan como una ridícula pérdida de tiempo el ocioso aleteo de los niños.

  • Libretos: Iván Darío Álvarez
  • Dirección general: César e Iván Darío Álvarez
  • Elaboración de muñecos: Grupo La Libélula Dorada
  • Actuación y manejo de muñecos: César Álvarez, Iván Álvarez y Javier Gámez
  • Luces y sonido: Edwin Sánchez

  • Duración:1 Hora
  • Público: 6to a 11 grado (11 años en adelante)



    "Un pobre pelagato mal llamado Fortunato"


    Es un sentido homenaje a Gianni Rodari, quien a lo largo de toda su vida pusiera toda su imaginación al servicio de la infancia. La Libélula ha prestado sus alas a este viejo cómplice de los sueños para que la picaresca de sus personajes literarios tome cuerpo y vida a través de la fantasía titiritesca.

    El tema de la obra recoge a través de la ironía y el humor negro un viejo litigio que se liga entre los gatos y los ratones, creando así una alegoría de la vida social. En "Un pobre pelagato mal llamado Fortunato" se cuestiona el culto al éxito, uno de los grandes mitos contemporáneos. La vida enajenada del mundo de los negocios es llevada por la narración escénica hasta los límites del absurdo.

    Argumento
    La búsqueda de la fortuna como pasión devoradora conduce al protagonista a un callejón sin salida, donde es sometido al escarnio público, como una víctima de su propia codicia. Esos elementos son contados, desde luego, con la lucidez del color, el encantamiento sonoro y la magia versátil del titiritero que provoca la dicha de todo aquel espectador dispuesto a aniñarse el alma.

  • Libretos: Iván Darío Álvarez
  • Dirección general: César e Iván Darío Álvarez
  • Diseño de muñecos escenografía: Alexis Forero
  • Elaboración de muñecos y escenografía: Grupo La Libélula Dorada
  • Actuación y manejo de muñecos: César Álvarez, Iván Darío Álvarez, Javier Gámez, Edgar Cárdenas
  • Luces y sonidos: Edwin Sánchez

  • Duración: 1 Hora
  • Público: Adultos y niños mayores de 5 años


    Fundación de Títeres y Teatro La Libélula Dorada

    1976 - 2006

    La Fundación de Títeres y Teatro La Libélula Dorada, fue creada en 1976 por César e Iván Álvarez. El objetivo fundamental es fomentar y promover la tradición titiritera en nuestro país.

    Con este propósito La libélula Dorada ha creado y puesto en escena obras para niños y adultos; ha adelantado una importante labor pedagógica mediante la realización de talleres de capacitación; ha participado en eventos nacionales e internacionales; ha hecho especiales para televisión, así como el programa infantil 'El Rincón de la Fantasía' y ha editado el libro 'Delirium Titerensis' y la Revista 'Quirópterus', un anuario especializado en el Teatro de Muñecos.

    Durante l.992 la Libélula Dorada creó el proyecto denominado 'Centro Cultural Infantil' cuyo objetivo es participar en el desarrollo cultural de la ciudad y ofrecer a los niños y jóvenes que la habitan nuevas y creativas formas de ocupar el tiempo libre, mediante una programación permanente de espectáculos y talleres en diferentes áreas relacionadas con el Teatro de Muñecos. Fue así como este proyecto ha sido considerado como un importante aporte socio-cultural para el país, por la Fundación Alejandro Ángel Escobar, quien le otorgó uno de sus premios de solidaridad en agosto de 1993.

    Desde entonces gracias al importante apoyo de la Fundación Alejandro Ángel Escobar, la colaboración de Colcultura y el resultado de su propio trabajo, la Libélula Dorada, logró adquirir y construir una sede propia en noviembre de 1993, que cuenta con una planta administrativa y una sala con capacidad para 120 espectadores.

    A partir de este momento La Libélula se convierte en una de las pocas salas especializadas en el Teatro de Títeres con una programación permanente que comprende no solo espectáculos para niños sino también para adultos contribuyendo al desarrollo cultural y alternativo de nuestra ciudad y el país.

    Actualmente todos los esfuerzos están encaminados a fortalecer el sueño de una Escuela de Títeres, donde se reúnan todas las condiciones físicas y técnicas, para ello ya se hizo un estudio y se elaboró una maqueta que sustentan y darán vida a este proyecto en el momento que se cuente con los recursos que este implica.

    La Libélula celebra sus 30 años y espera poder encontrar todo el apoyo para seguir siendo una parte vital de la construcción de un imaginario cultural que incluya niños, jóvenes y adultos, como una manera de oxigenar una nación saturada de muerte y asfixiada por la violencia de la guerra.

    Más información
    www.libeluladorada.com
    E-mail: libeluladorada@libeluladorada.com
    Boletería: $3000
    • Fuente:

    Tags:

    Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.