text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Nuevas herramientas para el cuidado de la mujer

      
<i>Por: Ximena Serrano Gil<br/> NOTICyT</i><br/><br/> La menstruación, desde su aparición hasta la menopausia, la fertilidad, el embarazo y el parto son momentos médicos importantes; sin embargo, cada vez aumentan más los problemas de salud y las enfermedades de la mujer se incrementan de manera dramática, indicó el médico Germán Zuluaga, director del Grupo de Investigación.<br/><br/> A partir de los logros obtenidos con cerca de 14 mil pacientes que recibieron el tratamiento, el cual emplea las plantas medicinales y la aplicación de cuidados tradicionales, el Programa evaluó con éxito la salud de 100 mujeres que presentaban problemas afines con los ciclos vitales y observó el mejoramiento a partir de la aplicación de novedosos tratamientos. <br/><br/> El grupo de investigación, que cuenta con un centro de atención en Cota, Cundinamarca, ubicado a 20 kilómetros del noroccidente de Bogotá, desarrolló un programa de atención en salud que incorpora de manera prudente las plantas medicinales, los conceptos y las prácticas propias de la medicina tradicional colombiana y latinoamericana, producto de la triple herencia de los indígenas, los negros provenientes de África y los conceptos mediterráneos traídos por los europeos.<br/><br/> Las 100 pacientes seleccionadas para este estudio retrospectivo estuvieron en algún momento, entre 1987 y 2005, en la consulta médica del programa en Cota y recibieron la recomendación de plantas medicinales y cuidados tradicionales. La Alcaldía de Cota, el Centro de Investigación en Enfermedades Tropicales de Canadá y el Instituto de Etnobiología ofrecieron su apoyo económico y logístico para el desarrollo del estudio.<br/><br/> Los resultados demostraron que el uso de plantas medicinales y cuidados tradicionales, en forma prudente y bajo la guía médica, consiguen una altísima mejoría en mujeres que padecen alteraciones del ciclo menstrual, cólicos de la menstruación y síntomas molestos durante la menopausia. <br/><br/><b>Diálogo y aprendizaje: bases de la investigación</b><br/><br/> La investigación partió del entendimiento y respeto mutuo entre los médicos de la Universidad del Rosario, chamanes y taitas que han compartido, por muchos años, sus conocimientos a través del diálogo intercultural. Hay que tener como punto de partida una confianza prudente en el saber del chamán o el médico indígena, indicó Zuluaga.<br/><br/> Así mismo, el director del grupo enfatizó en que años de dedicación a la recuperación y protección de los pueblos indígenas del piedemonte amazónico y del Vaupés, les ha enseñado que la investigación debe tener un propósito supremo: la vida; y que ellos como médicos no tienen derecho a imponer una única forma de ver la salud y la enfermedad, sino que tienen que estar abiertos al diálogo para entender al otro en su total profundidad. <br/><br/> Por otra parte, entender al mundo indígena desde la ciencia supuso construir todo un edificio conceptual que permitiera traducciones, adopción de nuevos conceptos, ampliación de herramientas metodológicas, en fin, contemplar la posibilidad de proponer una nueva epistemología que propicie modelos novedosos de preguntas y de técnicas para solucionar esas preguntas, concluyó el investigador. <br/><br/> A partir de estas investigaciones, estudiantes de medicina, médicos internos y profesores de la Facultad de Medicina comienzan a incorporar el estudio de los sistemas tradicionales de salud y de las plantas medicinales, como herramientas importantes para buscar soluciones a problemas que aquejan a la población colombiana, o mejor aún para prevenir y tener nuevos modelos de cuidado y promoción de la salud que significan un menor gasto en medicamentos y una mejor forma de vivir con la naturaleza.
Por: Ximena Serrano Gil
NOTICyT


La menstruación, desde su aparición hasta la menopausia, la fertilidad, el embarazo y el parto son momentos médicos importantes; sin embargo, "cada vez aumentan más los problemas de salud y las enfermedades de la mujer se incrementan de manera dramática", indicó el médico Germán Zuluaga, director del Grupo de Investigación.

A partir de los logros obtenidos con cerca de 14 mil pacientes que recibieron el tratamiento, el cual emplea las plantas medicinales y la aplicación de cuidados tradicionales, el Programa evaluó con éxito la salud de 100 mujeres que presentaban problemas afines con los ciclos vitales y observó el mejoramiento a partir de la aplicación de novedosos tratamientos.

El grupo de investigación, que cuenta con un centro de atención en Cota, Cundinamarca, ubicado a 20 kilómetros del noroccidente de Bogotá, desarrolló un programa de atención en salud que incorpora de manera prudente las plantas medicinales, los conceptos y las prácticas propias de la medicina tradicional colombiana y latinoamericana, producto de la triple herencia de los indígenas, los negros provenientes de África y los conceptos mediterráneos traídos por los europeos.

Las 100 pacientes seleccionadas para este estudio retrospectivo estuvieron en algún momento, entre 1987 y 2005, en la consulta médica del programa en Cota y recibieron la recomendación de plantas medicinales y cuidados tradicionales. La Alcaldía de Cota, el Centro de Investigación en Enfermedades Tropicales de Canadá y el Instituto de Etnobiología ofrecieron su apoyo económico y logístico para el desarrollo del estudio.

Los resultados demostraron que el uso de plantas medicinales y cuidados tradicionales, en forma prudente y bajo la guía médica, consiguen una altísima mejoría en mujeres que padecen alteraciones del ciclo menstrual, cólicos de la menstruación y síntomas molestos durante la menopausia.

Diálogo y aprendizaje: bases de la investigación

La investigación partió del entendimiento y respeto mutuo entre los médicos de la Universidad del Rosario, chamanes y taitas que han compartido, por muchos años, sus conocimientos a través del diálogo intercultural. "Hay que tener como punto de partida una confianza prudente en el saber del chamán o el médico indígena, indicó Zuluaga.

Así mismo, el director del grupo enfatizó en que años de dedicación a la recuperación y protección de los pueblos indígenas del piedemonte amazónico y del Vaupés, les ha enseñado que la investigación debe tener un propósito supremo: la vida; y que ellos como médicos no tienen derecho a imponer una única forma de ver la salud y la enfermedad, sino que tienen que estar abiertos al diálogo para entender al otro en su total profundidad.

Por otra parte, entender al mundo indígena desde la ciencia supuso construir todo un edificio conceptual que permitiera traducciones, adopción de nuevos conceptos, ampliación de herramientas metodológicas, en fin, contemplar la posibilidad de proponer una nueva epistemología que propicie modelos novedosos de preguntas y de técnicas para solucionar esas preguntas, concluyó el investigador.

A partir de estas investigaciones, estudiantes de medicina, médicos internos y profesores de la Facultad de Medicina comienzan a incorporar el estudio de los sistemas tradicionales de salud y de las plantas medicinales, como herramientas importantes para buscar soluciones a problemas que aquejan a la población colombiana, o mejor aún para prevenir y tener nuevos modelos de cuidado y promoción de la salud que significan un menor gasto en medicamentos y una mejor forma de vivir con la naturaleza.
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.