text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Ganadores tarjetas Cineco

      
Myriam Henao, Gerente de Contenidos, y Milena Montoya, Gerente de Relaciones Interinstitucionales de Universia, fueron las encargadas de decidir cuáles de los comentarios recibidos cumplían con los criterios de selección: capacidad de relacionar el artículo con la película y el libro, buena redacción, claridad en las ideas, concepto personal y conocimiento del tema.<br/><br/> De esta manera los ganadores de las tres tarjetas Cineco son: <b>William Mauricio Torres Prada</b> de Bucaramanga, <b>Mónica Marcela Torres Prada</b> de Dosquebradas (Risaralda) y <b>Mónica Cecilia López Bermúdez</b> de Medellín. <br/><br/> Los ganadores recibirán su premio a vuelta de correo en un tiempo máximo de 15 días y después de haber confirmado sus datos. <br/><br/> A todos nuestros usuarios registrados les agradecemos su participación en este concurso y los invitamos a seguir opinando abiertamente sobre los artículos, contenidos y servicios de Universia Colombia. <br/><br/> Estos son los comentarios ganadores: <br/><br/><b>William Mauricio Torres</b><br/><br/> La creatividad humana es admirable en verdad, felicito a los publicistas de esta campaña, dieron en el punto clave, crearon la polémica que necesitaban para lograr vender de un modo asombroso su producto, varios ayudaron en esto, como es el caso de NatGeo y Discovery Channel, que fueron parte de esta polémica con sus documentales y la misma iglesia católica que siguió el juego a una novela... a una mentira verdadera con bastante creatividad e ingenio, que si llegara a ser verdad seria una catástrofe religiosa; asimismo la posición del historiador de la U Javeriana no es neutral, para este caso, al menos para mi, pues el pertenece a la misma iglesia católica que con este tema se ve aun más cuestionada, pero era de esperarse. Uno de los puntos clave es que este tipo de argumento es muy polémico y se vende por si solo, entonces la película entro pisando fuerte $$$ y llamo la atención del público. <br/><br/> Para mí la película como tal es regular, la verdad esperaba algo más interesante, pero si nos invita a estar más informados sobre esto. El cine es a veces un escaparate para decir algunas verdades, muchas de ellas un poco absurdas, en este caso si nos pone algo interesante: CADA QUIEN INTERPRETA SU FE A SU MANERA, ESTO HACE QUE EXISTA MÁS DE UNA RELIGIÓN... Y ALLí RADICA EL POR QUÉ CREEMOS LO QUE CREEMOS Y COMO LO CREEMOS y por eso es la polémica, por que cada quien defiende su creencia y su FÉ.<br/><br/><b>Mónica Marcela Torres</b><br/><br/> La verdad la obra de Brown me resultó bastante floja narrativamente. Y en cuanto a las pruebas que expone para apoyar sus argumentos, me parece que cualquiera con un poco de cultura general podría deducir que la mayoría de los datos son forzados e inexactos, sobre todo lo que concierne a la interpretación de la obra de Da Vinci. Ustedes mismos pueden corroborar mi tesis si observan por ejemplo el cuadro La virgen de las rocas. Según Brown, el ángel del cuadro tiene las manos como detenido en un gesto que daba a entender que estaba cortando algo, como si estuviera rebanando el cuello de la cabeza invisible que la virgen parecía sujetar con sus garras la verdad al ángel NISIQUIERA SE LE VEN AMBAS MANOS y para Brown esta es la imagen MÁS CLARA Y ATERRADORA. <br/><br/> Y qué hay del cuadro de la última cena? Si María Magdalena es la que aparece en el cuadro... dónde está el apóstol Juan? Salió al baño? Fue por más Pan? Y quién dijo que María Magdalena era pelirroja? Los registros históricos demuestran que los habitantes originarios de Magdala (ciudad que quedaba en lo que actualmente se conoce como Israel) tenían marcados rasgos muy similares a los israelíes modernos (cabello negro, piel canela, ojos oscuros...) De manera que decir, como lo hace Brown, que María Magdalena fuera pelirroja no sólo raya en el ridículo, sino que además es muy poco probable, y estas son sólo algunas de las sandeces inventadas por Brown para que le encajara en su truculenta historia. <br/><br/> Me parece muy bien que la gente se interese por develar la verdad, pero una supuesta mentira no se puede falsear con otra mentira. Brown sólo quiere hacer dinero, pero la masa de ignorantes que se comieron el cuento, no lo reconoce. Pero hay que reconocerle a Brown, como dice el profesor Borja, que aunque sea un escritor mediocre, es un gran empresario, porque utiliza la fórmula mágica de mercadear con polémica. <br/><br/><b>Mónica Cecilia López</b><br/><br/> Si abstrayeramos los pensamientos dogmáticos regidos por la cristiandad y miráramos la biblia despojados de cualquier fe acaso ¿no sería el texto sagrado una creación literaria fantástica?, ficciones maravillosas como la multiplicación de los panes, la levitación, muertos que reviven, misterios y drama, persecuciones, muertos y de más. Para el pragmatismo dogmático la verdad es simple, porque la fe no da campo a la duda, así el texto se convierte en una recopilación histórica de lo que verdaderamente paso; sin embargo existe otra cara de la moneda, que no es exclusiva de Dan Brown, otra historia contada por otros, radicada en evangelios considerados por la iglesia, falsos. Estos igualmente, puedan caer en el terreno de lo literario, y de lo ficticio, y sin embargo hay quienes también creen en ello. <br/><br/> En un mundo de tantas historias, de tantas verdades supuestamente develada por la misma historia, ya el punto no es decir quien tiene o no tiene la razón, porque para cada creyente convencido de su fe, no hay más verdad que su Dios, y es ese Dios le rige. Las páginas de la historia, por donde quiera que se aborde están develadas (sin dejar de reconocer que con seguridad hay más que no se conoce) ciertas o falsas, con vacíos, exageraciones y hasta amaños personales para hilar historias. El punto es que cada quien da trascendencia a las cosas desde su propio universo, y esto da valores a las cosas, que muchas veces no poseen.<br/><br/> El Código hay que verlo tal y como es, una adaptación fílmica de un Best - séller, en mi opinión bastante inquietante aunque mal narrada, una novela que se funda en una historia que no es nueva, que aunque existe, no ha tumbado los cimientos de la Iglesia Católica, y con plena seguridad no lo hará. El éxito de la novela se funda en la propaganda que los mismos cristianos han dado a ella a partir de la interpretación amenazante que le han dado, de las manifestaciones y polémicas que han creado en torno a un texto que dista mucho de ser un artículo ofensivo, un documental y mucho menos una novela histórica, pues le han impreso un valor tal que ha generado una expectativa en el público desprevenido, al que ni siquiera le interesaba ver la película, y mucho menos leerse el libro. ¡Muchas veces debemos trascender nuestras propias versiones, para apreciar la real magnitud de las cosas que nos rodean!.
Myriam Henao, Gerente de Contenidos, y Milena Montoya, Gerente de Relaciones Interinstitucionales de Universia, fueron las encargadas de decidir cuáles de los comentarios recibidos cumplían con los criterios de selección: capacidad de relacionar el artículo con la película y el libro, buena redacción, claridad en las ideas, concepto personal y conocimiento del tema.

De esta manera los ganadores de las tres tarjetas Cineco son: William Mauricio Torres Prada de Bucaramanga, Mónica Marcela Torres Prada de Dosquebradas (Risaralda) y Mónica Cecilia López Bermúdez de Medellín.

Los ganadores recibirán su premio a vuelta de correo en un tiempo máximo de 15 días y después de haber confirmado sus datos.

A todos nuestros usuarios registrados les agradecemos su participación en este concurso y los invitamos a seguir opinando abiertamente sobre los artículos, contenidos y servicios de Universia Colombia.

Estos son los comentarios ganadores:

William Mauricio Torres

La creatividad humana es admirable en verdad, felicito a los publicistas de esta campaña, dieron en el punto clave, crearon la polémica que necesitaban para lograr vender de un modo asombroso su producto, varios ayudaron en esto, como es el caso de NatGeo y Discovery Channel, que fueron parte de esta polémica con sus documentales y la misma iglesia católica que siguió el juego a una novela... a una mentira verdadera con bastante creatividad e ingenio, que si llegara a ser verdad seria una catástrofe religiosa; asimismo la posición del historiador de la U Javeriana no es neutral, para este caso, al menos para mi, pues el pertenece a la misma iglesia católica que con este tema se ve aun más cuestionada, pero era de esperarse. Uno de los puntos clave es que este tipo de argumento es muy polémico y se vende por si solo, entonces la película entro pisando fuerte $$$ y llamo la atención del público.

Para mí la película como tal es regular, la verdad esperaba algo más interesante, pero si nos invita a estar más informados sobre esto. El cine es a veces un escaparate para decir algunas verdades, muchas de ellas un poco absurdas, en este caso si nos pone algo interesante: CADA QUIEN INTERPRETA SU FE A SU MANERA, ESTO HACE QUE EXISTA MÁS DE UNA RELIGIÓN... Y ALLí RADICA EL POR QUÉ CREEMOS LO QUE CREEMOS Y COMO LO CREEMOS y por eso es la polémica, por que cada quien defiende su creencia y su FÉ.

Mónica Marcela Torres

La verdad la obra de Brown me resultó bastante floja narrativamente. Y en cuanto a las "pruebas" que expone para apoyar sus argumentos, me parece que cualquiera con un poco de cultura general podría deducir que la mayoría de los datos son forzados e inexactos, sobre todo lo que concierne a la interpretación de la obra de Da Vinci. Ustedes mismos pueden corroborar mi tesis si observan por ejemplo el cuadro "La virgen de las rocas". Según Brown, el ángel del cuadro tiene las manos como "detenido en un gesto que daba a entender que estaba cortando algo, como si estuviera rebanando el cuello de la cabeza invisible que la virgen parecía sujetar con sus garras" la verdad al ángel NISIQUIERA SE LE VEN AMBAS MANOS y para Brown esta es la imagen "MÁS CLARA Y ATERRADORA".

Y qué hay del cuadro de la última cena? Si María Magdalena es la que aparece en el cuadro... dónde está el apóstol Juan? Salió al baño? Fue por más Pan? Y quién dijo que María Magdalena era pelirroja? Los registros históricos demuestran que los habitantes originarios de Magdala (ciudad que quedaba en lo que actualmente se conoce como Israel) tenían marcados rasgos muy similares a los israelíes modernos (cabello negro, piel canela, ojos oscuros...) De manera que decir, como lo hace Brown, que María Magdalena fuera pelirroja no sólo raya en el ridículo, sino que además es muy poco probable, y estas son sólo algunas de las sandeces inventadas por Brown para que le "encajara" en su truculenta historia.

Me parece muy bien que la gente se interese por develar la verdad, pero una supuesta mentira no se puede falsear con otra mentira. Brown sólo quiere hacer dinero, pero la masa de ignorantes que se comieron el cuento, no lo reconoce. Pero hay que reconocerle a Brown, como dice el profesor Borja, que aunque sea un escritor mediocre, es un gran empresario, porque utiliza la fórmula mágica de mercadear con polémica.

Mónica Cecilia López

Si abstrayeramos los pensamientos dogmáticos regidos por la cristiandad y miráramos la biblia despojados de cualquier fe acaso ¿no sería el texto sagrado una creación literaria fantástica?, ficciones maravillosas como la multiplicación de los panes, la levitación, muertos que reviven, misterios y drama, persecuciones, muertos y de más. Para el pragmatismo dogmático la verdad es simple, porque la fe no da campo a la duda, así el texto se convierte en una recopilación histórica de lo que verdaderamente paso; sin embargo existe otra cara de la moneda, que no es exclusiva de Dan Brown, otra historia contada por otros, radicada en evangelios considerados por la iglesia, falsos. Estos igualmente, puedan caer en el terreno de lo literario, y de lo ficticio, y sin embargo hay quienes también creen en ello.

En un mundo de tantas historias, de tantas verdades supuestamente develada por la misma historia, ya el punto no es decir quien tiene o no tiene la razón, porque para cada creyente convencido de su fe, no hay más verdad que su Dios, y es ese Dios le rige. Las páginas de la historia, por donde quiera que se aborde están develadas (sin dejar de reconocer que con seguridad hay más que no se conoce) ciertas o falsas, con vacíos, exageraciones y hasta amaños personales para hilar historias. El punto es que cada quien da trascendencia a las cosas desde su propio universo, y esto da valores a las cosas, que muchas veces no poseen.

El Código hay que verlo tal y como es, una adaptación fílmica de un Best - séller, en mi opinión bastante inquietante aunque mal narrada, una novela que se funda en una historia que no es nueva, que aunque existe, no ha tumbado los cimientos de la Iglesia Católica, y con plena seguridad no lo hará. El éxito de la novela se funda en la propaganda que los mismos cristianos han dado a ella a partir de la interpretación amenazante que le han dado, de las manifestaciones y polémicas que han creado en torno a un texto que dista mucho de ser un artículo ofensivo, un documental y mucho menos una novela histórica, pues le han impreso un valor tal que ha generado una expectativa en el público desprevenido, al que ni siquiera le interesaba ver la película, y mucho menos leerse el libro. ¡Muchas veces debemos trascender nuestras propias versiones, para apreciar la real magnitud de las cosas que nos rodean!.
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.