text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Politécnico Jaime Isaza Cadavid ejecuta convenio contra la violencia intrafamiliar

      
Dados los resultados obtenidos en la primera fase de ejecución de este proyecto, durante 2005, la Administración Municipal mantuvo el convenio con el Politécnico para promover la desactivación de la violencia intrafamiliar ya no sólo en los barrios de Medellín con las Comisarías de Familia sino también en los corregimientos de Santa Elena y Altavista. <br/><br/>El convenio interinstitucional, que se ejecuta desde agosto de 2005, busca promover la prevención de la violencia, la reducción de comportamientos agresivos y conductas transgresoras, y el fortalecimiento de los valores necesarios para la convivencia familiar y social. <br/><br/>En el segundo semestre de 2005 el Politécnico, a través de su Dirección de Programas y Proyectos Especiales, realizó 863 talleres, de dos horas de duración cada uno, con grupos de adultos convocados por cada una de las 18 Comisarías, impactando mas de 200 barrios de la ciudad, con una cobertura poblacional de 10.466 personas distribuidas en 100 grupos, cada uno de los cuales tuvo oportunidad de realizar un proceso continuado de 17 horas. <br/><br/>Las conferencias y los talleres se han concentrado en los temas de autoridad y establecimiento de límites; resolución de conflictos; cómo proteger a los hijos; las relaciones interpersonales; el abuso, el maltrato y la violencia intrafamiliar; efectos de la violencia en los hijos; características del maltratante y el maltratado, y mitos sobre la sexualidad. <br/><br/>Con el fin de confrontar los cambios logrados con el proyecto, los coordinadores del Politécnico realizaron una investigación entre los participantes sobre patrones de comportamiento. Los investigadores lograron ratificar el concepto de que la violencia es una forma de relación aprendida, es decir, los maltratantes generalmente han sido maltratados; va asociado a relaciones de poder, generalmente de tipo económico, y de allí que sea un fenómeno social oculto, es decir, las personas callan el padecimiento de la violencia porque su agresor es quien vela por ellas económicamente. La gente no siempre tiene claro que sus actitudes son agresivas, siempre las han visto, las han practicado, y nadie les ha dicho que no es lo correcto.<br/><br/>Según lo explica uno de los coordinadores del proyecto, el comunicador social John Freddy Cano, después de asistir al proyecto los participantes logran hablar del problema y relatan sus vivencias de abuso y violencia. La violencia intrafamiliar es un problema social que siempre ha existido y que se ha mantenido bajo una cultura del silencio. Con esta intervención, el proyecto Desactivación de la Agresión Intrafamiliar no logra desaparecer este flagelo pero se establecen las bases de una nueva cultura: la de la denuncia. Hacer visibles las situaciones de agresión al interior de las familias es un primer paso para lograr una verdadera desactivación del problema.
Dados los resultados obtenidos en la primera fase de ejecución de este proyecto, durante 2005, la Administración Municipal mantuvo el convenio con el Politécnico para promover la desactivación de la violencia intrafamiliar ya no sólo en los barrios de Medellín con las Comisarías de Familia sino también en los corregimientos de Santa Elena y Altavista.

El convenio interinstitucional, que se ejecuta desde agosto de 2005, busca promover la prevención de la violencia, la reducción de comportamientos agresivos y conductas transgresoras, y el fortalecimiento de los valores necesarios para la convivencia familiar y social.

En el segundo semestre de 2005 el Politécnico, a través de su Dirección de Programas y Proyectos Especiales, realizó 863 talleres, de dos horas de duración cada uno, con grupos de adultos convocados por cada una de las 18 Comisarías, impactando mas de 200 barrios de la ciudad, con una cobertura poblacional de 10.466 personas distribuidas en 100 grupos, cada uno de los cuales tuvo oportunidad de realizar un proceso continuado de 17 horas.

Las conferencias y los talleres se han concentrado en los temas de autoridad y establecimiento de límites; resolución de conflictos; cómo proteger a los hijos; las relaciones interpersonales; el abuso, el maltrato y la violencia intrafamiliar; efectos de la violencia en los hijos; características del maltratante y el maltratado, y mitos sobre la sexualidad.

Con el fin de confrontar los cambios logrados con el proyecto, los coordinadores del Politécnico realizaron una investigación entre los participantes sobre patrones de comportamiento. Los investigadores lograron ratificar el concepto de que la violencia es una forma de relación aprendida, es decir, los maltratantes generalmente han sido maltratados; va asociado a relaciones de poder, generalmente de tipo económico, y de allí que sea un fenómeno social oculto, es decir, las personas callan el padecimiento de la violencia porque su agresor es quien vela por ellas económicamente. La gente no siempre tiene claro que sus actitudes son agresivas, siempre las han visto, las han practicado, y nadie les ha dicho que no es lo correcto.

Según lo explica uno de los coordinadores del proyecto, el comunicador social John Freddy Cano, después de asistir al proyecto los participantes logran hablar del problema y relatan sus vivencias de abuso y violencia. "La violencia intrafamiliar es un problema social que siempre ha existido y que se ha mantenido bajo una cultura del silencio. Con esta intervención, el proyecto Desactivación de la Agresión Intrafamiliar no logra desaparecer este flagelo pero se establecen las bases de una nueva cultura: la de la denuncia. Hacer visibles las situaciones de agresión al interior de las familias es un primer paso para lograr una verdadera desactivación del problema".
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.