text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Fiesta de nuestra independencia

      
<p>La ciudad de Santafé era el escenario donde confluían campesinos procedentes de diversos sitios aledaños a la ciudad, como la Peña, Egipto, Belén, San Cristóbal, Usaquén y la Calera. La Bogotá de entonces no tendría más de 20 mil habitantes y sus límites los marcaba al norte San Diego y Chapinero, al sur Las Cruces; al oriente, Egipto y al Occidente, La Capuchina.<br/><br/>El día de los hechos, según lo relata Acevedo y Gómez ... fue don Luis Rubio a pedir prestado un ramillete a don José González Llorente, comensal del fiscal Frías; Llorente le negó con excusas frívolas, se le dijo que era para disponer la mesa que se le preparaba en obsequio del diputado regio don Antonio Villavicencio y en todo los americanos; al momento que pronunció esta palabras le cayeron los Morales, padre e hijo; se juntó tanto pueblo, que si no se refugia en casa de Marroquín, lo matan.</p><p></p><p><br/><br/><b>La rebelión del pueblo</b><br/><br/>Mueran los chapetones, cabildo abierto. Con esta consigna criollos como Camilo Torres prepararon la batalla política, que debía culminar en la conformación de una junta de gobierno. Hoy en día es claro que lo ocurrido el 20 de julio no fue un hecho espontáneo, como todos los que habían caracterizado la vida política colonial. Fue un plan previamente dispuesto por los criollos, fue la consecuencia de varias circunstancias que sucedieron en cascada y desembocaron en una gran rebelión del pueblo. <br/><br/>Y es que los criollos tenían razones de fondo. En las juntas realizadas desde 1808, a pesar de que los criollos fueron invitados, la representación era mínima. Esto hizo que por primera vez pensaran en la posibilidad de acatar un Estado- Nación. Otro suceso fue que durante el arresto el 10 de agosto de 1809, del presidente de la audiencia de Quito, el Conde Ruiz de Castilla, sus ministros fueron sustituidos por la junta suprema de gobierno integrada por la elite criolla quiteña. Una causa más fueron los motines de Cartagena, del 22 de mayo de 1810 y los del Socorro en el 9 de julio del mismo año. <br/><br/>En consecuencia se creó la junta de notables integrada por autoridades civiles e intelectuales criollos. Los principales personeros de la oligarquía criolla que conformaban la junta eran: José Miguel Pey, Camilo Torres, Acevedo Gómez, Joaquín Camacho, Jorge Tadeo Lozano, Antonio Morales, entre otros. <br/><br/>Comenzaron a realizar reuniones sucesivas en las casas de los integrantes y luego en el observatorio astronómico, cuyo director era Francisco José de Caldas. En estas reuniones empezaron a pensar en la táctica política que consistía en provocar una limitada y transitoria perturbación del orden público y así aprovechar para tomar el poder español. <br/><br/>La junta de notables propuso promover un incidente con los españoles, a fin de crear una situación conflictiva que diera salida al descontento potencial que existía en Santafé contra la audiencia española. Lo importante era conseguir que el Virrey, presionado por la perturbación del orden, constituyera ese mismo día la Junta Suprema de Gobierno, presidida por el señor Amar e integrada por los Regidores del Cabildo de Santafé. <br/><br/>Don Antonio Morales manifestó que el incidente podía provocarse con el comerciante peninsular don José González Llorente y se ofreció "gustoso" a intervenir en el altercado. <br/><br/>Para evitar la sospecha de provocación se convino que Don Luis Rubio fuera e 20 de julio de 1810 a la tienda de Llorente a pedirle prestado un florero o cualquier clase de adorno que les sirviera para decorar la mesa del anunciado banquete a Villavicencio. En el caso de una negativa, los hermanos Morales procederían a agredir al español. <br/><br/>A fin de garantizar el éxito del plan, si Llorente entregaba el florero o se negaba de manera cortés, se acordó que don Francisco José de Caldas pasara a la misma hora por frente del almacén de Llorente y le saludara, lo cuál daría oportunidad a Morales para reprenderlo por dirigir la palabra a un "chapetón" enemigo de los americanos y dar así comienzo al incidente. </p><p><br/><br/><b>Celebración del 20 de julio</b><br/><br/>Como es tradicional durante la mañana de hoy se realizará el desfile militar, que recorrerá la carrera séptima entre la Plaza de Bolívar y el Parque Nacional. Además en el marco de la celebración del 20 de julio, la Casa Museo 20 de julio de 1810, mejor conocida como la Casa del Florero, ha organizado una serie de actividades que conmemoran los hechos ocurridos hace casi dos siglos. <br/><br/><b>Jueves 20:</b> Jornada de puertas abiertas Día de la Independencia. Ingreso después de los actos conmemorativos en la Plaza de Bolívar Hora: 2:00 pm a 6:00 p.m. <br/><br/><b>Viernes 21: </b>Conferencia Del balcón al altozano. Quién pasa, qué pasa en la Plaza de Bolívar por Diana Torres de Ospina. Entrada libre Hora: 5:00 p.m. <br/><br/><b>Sábado 22: </b>Taller para jóvenes y adultos Rompa usted el florero. Nosotros lo reponemos. Un taller sobre el mito fundacional de nuestra Independencia. Esta actividad complementa la iniciativa del espacio independiente como una estrategia educativa de participación y consulta a nuestros públicos, que derivará en la renovación museológica y museográfica de la Casa del Florero con miras a la conmemoración del bicentenario de la Independencia. Actividad concertada con la Universidad de Los Andes, Universidad Javeriana y la Casa del Florero - Museo de la Independencia. Hora: 10:30 a.m. - cupo limitado. Reservas 334 4150 - 282 6647. Valor $5.000.</p><p><br/></p>

La ciudad de Santafé era el escenario donde confluían campesinos procedentes de diversos sitios aledaños a la ciudad, como la Peña, Egipto, Belén, San Cristóbal, Usaquén y la Calera. La Bogotá de entonces no tendría más de 20 mil habitantes y sus límites los marcaba al norte San Diego y Chapinero, al sur Las Cruces; al oriente, Egipto y al Occidente, La Capuchina.

El día de los hechos, según lo relata Acevedo y Gómez "... fue don Luis Rubio a pedir prestado un ramillete a don José González Llorente, comensal del fiscal Frías; Llorente le negó con excusas frívolas, se le dijo que era para disponer la mesa que se le preparaba en obsequio del diputado regio don Antonio Villavicencio y en todo los americanos; al momento que pronunció esta palabras le cayeron los Morales, padre e hijo; se juntó tanto pueblo, que si no se refugia en casa de Marroquín, lo matan".



La rebelión del pueblo

Mueran los chapetones, cabildo abierto. Con esta consigna criollos como Camilo Torres prepararon la batalla política, que debía culminar en la conformación de una junta de gobierno. Hoy en día es claro que lo ocurrido el 20 de julio no fue un hecho espontáneo, como todos los que habían caracterizado la vida política colonial. Fue un plan previamente dispuesto por los criollos, fue la consecuencia de varias circunstancias que sucedieron en cascada y desembocaron en una gran rebelión del pueblo.

Y es que los criollos tenían razones de fondo. En las juntas realizadas desde 1808, a pesar de que los criollos fueron invitados, la representación era mínima. Esto hizo que por primera vez pensaran en la posibilidad de acatar un Estado- Nación. Otro suceso fue que durante el arresto el 10 de agosto de 1809, del presidente de la audiencia de Quito, el Conde Ruiz de Castilla, sus ministros fueron sustituidos por la junta suprema de gobierno integrada por la elite criolla quiteña. Una causa más fueron los motines de Cartagena, del 22 de mayo de 1810 y los del Socorro en el 9 de julio del mismo año.

En consecuencia se creó la junta de notables integrada por autoridades civiles e intelectuales criollos. Los principales personeros de la oligarquía criolla que conformaban la junta eran: José Miguel Pey, Camilo Torres, Acevedo Gómez, Joaquín Camacho, Jorge Tadeo Lozano, Antonio Morales, entre otros.

Comenzaron a realizar reuniones sucesivas en las casas de los integrantes y luego en el observatorio astronómico, cuyo director era Francisco José de Caldas. En estas reuniones empezaron a pensar en la táctica política que consistía en provocar una limitada y transitoria perturbación del orden público y así aprovechar para tomar el poder español.

La junta de notables propuso promover un incidente con los españoles, a fin de crear una situación conflictiva que diera salida al descontento potencial que existía en Santafé contra la audiencia española. Lo importante era conseguir que el Virrey, presionado por la perturbación del orden, constituyera ese mismo día la Junta Suprema de Gobierno, presidida por el señor Amar e integrada por los Regidores del Cabildo de Santafé.

Don Antonio Morales manifestó que el incidente podía provocarse con el comerciante peninsular don José González Llorente y se ofreció "gustoso" a intervenir en el altercado.

Para evitar la sospecha de provocación se convino que Don Luis Rubio fuera e 20 de julio de 1810 a la tienda de Llorente a pedirle prestado un florero o cualquier clase de adorno que les sirviera para decorar la mesa del anunciado banquete a Villavicencio. En el caso de una negativa, los hermanos Morales procederían a agredir al español.

A fin de garantizar el éxito del plan, si Llorente entregaba el florero o se negaba de manera cortés, se acordó que don Francisco José de Caldas pasara a la misma hora por frente del almacén de Llorente y le saludara, lo cuál daría oportunidad a Morales para reprenderlo por dirigir la palabra a un "chapetón" enemigo de los americanos y dar así comienzo al incidente.



Celebración del 20 de julio

Como es tradicional durante la mañana de hoy se realizará el desfile militar, que recorrerá la carrera séptima entre la Plaza de Bolívar y el Parque Nacional. Además en el marco de la celebración del 20 de julio, la Casa Museo 20 de julio de 1810, mejor conocida como la Casa del Florero, ha organizado una serie de actividades que conmemoran los hechos ocurridos hace casi dos siglos.

Jueves 20: Jornada de puertas abiertas Día de la Independencia. Ingreso después de los actos conmemorativos en la Plaza de Bolívar Hora: 2:00 pm a 6:00 p.m.

Viernes 21: Conferencia "Del balcón al altozano. Quién pasa, qué pasa en la Plaza de Bolívar" por Diana Torres de Ospina. Entrada libre Hora: 5:00 p.m.

Sábado 22: Taller para jóvenes y adultos "Rompa usted el florero. Nosotros lo reponemos". Un taller sobre el mito fundacional de nuestra Independencia. Esta actividad complementa la iniciativa del espacio independiente como una estrategia educativa de participación y consulta a nuestros públicos, que derivará en la renovación museológica y museográfica de la Casa del Florero con miras a la conmemoración del bicentenario de la Independencia. Actividad concertada con la Universidad de Los Andes, Universidad Javeriana y la Casa del Florero - Museo de la Independencia. Hora: 10:30 a.m. - cupo limitado. Reservas 334 4150 - 282 6647. Valor $5.000.


  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.