text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Cuánto le darías a tu universidad?

      
Esa cifra, algo así como 42 mil millones de pesos colombianos al cambio actual, fue el capital donado por Lucas para la reconstrucción de la escuela de Artes Cinematográficas de la Universidad de California del Sur (USC), así lo informa una noticia difundida hace unas semanas por la agencia británica Reuters a sus abonados mundiales, en la cual se reseñaba que dicho aporte es el mayor en la historia de la institución. <br/><br/>El cable informativo agregaba las razones por la cuales este afamado Director hizo esta contribución millonaria: Descubrí mi pasión por el cine y por hacer películas cuando estudiaba en la USC en la década de 1960, y mis experiencias allí marcaron el resto de mi carrera".<br/><br/>En Colombia, ese fervor, ese cariño, ese entrañable recuerdo por la institución que forma a los futuros profesionales en cualquier lugar del planeta puede cuantificarse de muy diversas maneras. En un breve sondeo con estudiantes y egresados en la capital del país se visualizaron algunas de las acciones concretas como se traduciría este tipo de filantropía. <br/><br/>Unas se centraron en trabajo, otras en aporte monetario y finalmente algunas se decantaron por combinar las dos alternativas. También hay respuestas desconcertantes. <br/><br/>Martha Patricia Murillo, estudiante de psicología de la Universidad Católica de Colombia, dividió en dos vías la contribución a su 'alma mater': Trabajaría en pos del bienestar de los profesores, y si me fuera posible, donaría una cantidad de dinero para los laboratorios de psicología y experimentación humana. <br/><br/>Para Soraya Lissette Lozano, economista de la Universidad Santo Tomás, su aporte se enfocaría en transmitir sus conocimientos: Si estaría dispuesta a retribuirle a la universidad pues es cierto que parte de lo que es uno como profesional es gracias a ella, pero lo haría en especie, es decir como docente, enseñando lo que aprendí por un tiempo determinado.<br/><br/>Edward Alejandro Ferro, estudiante de comunicación social de la Universidad Minuto de Dios, no dudó en expresar su complacencia por devolver en un futuro algo de lo que recibió: Mi universidad le ayuda a mucha gente y por eso me esforzaría por dar algo de dinero y motivar a jóvenes para que estudien en la institución. <br/><br/>Elizabeth Sinisterra López, fisioterapeuta de la Fundación Universitaria Maria Cano, de Medellín, respondió que estaría dispuesta a retribuirle a mi universidad los conocimientos que me permitió recibir allí. No lo haría con dinero, pero si prestando un servicio social en el área para la cual estoy capacitada. <br/><br/>Para otros estudiantes, el apoyo está condicionado y debería canalizarse para aquellas instituciones que realmente lo requieran. <br/><br/>Tatiana Núñez, estudiante de último semestre de comunicación social en la Universidad Javeriana, así lo explica: Sólo si logro triunfar, si me vuelvo millonaria, apoyaría a la universidad. Me parece que todo depende del estudiante, no de la entidad en la que estudia. Me gustaría apoyar más a una universidad pública que lo necesita más que la Javeriana o los Andes, que suelen manejar grandes sumas de dinero. <br/><br/>En contraste con la cara positiva de aquellos que harían todo tipo de esfuerzos por el lugar donde se graduaron como profesionales, se presentan casos que dejan ver un sentimiento contrario, matizado por momentos menos gratos. <br/><br/>Para una abogada, graduada hace unos años de la Universidad Externado de Colombia, quien no quiso que su nombre se publicara, su paso por la institución educativa representó estrés y enorme enfado. <br/><br/>No tengo grandes recuerdos. Son tenaces y aún sigo con ellos. Cada vez que pienso en la Universidad me da angustia, comentó con un dejo de molestia.. <br/><br/>Queda ahí, en el papel, un tema que puede invitar a pensar a los estudiantes y egresados sobre lo que estarían dispuestos a retornar, como contraprestación, a sus universidades por el conocimiento adquirido durante el transcurso de una carrera. ¿Qué daría usted? <br/><br/>
Esa cifra, algo así como 42 mil millones de pesos colombianos al cambio actual, fue el capital donado por Lucas para la reconstrucción de la escuela de Artes Cinematográficas de la Universidad de California del Sur (USC), así lo informa una noticia difundida hace unas semanas por la agencia británica Reuters a sus abonados mundiales, en la cual se reseñaba que dicho aporte es el mayor en la historia de la institución.

El cable informativo agregaba las razones por la cuales este afamado Director hizo esta contribución millonaria: "Descubrí mi pasión por el cine y por hacer películas cuando estudiaba en la USC en la década de 1960, y mis experiencias allí marcaron el resto de mi carrera".

En Colombia, ese fervor, ese cariño, ese entrañable recuerdo por la institución que forma a los futuros profesionales en cualquier lugar del planeta puede cuantificarse de muy diversas maneras. En un breve sondeo con estudiantes y egresados en la capital del país se visualizaron algunas de las acciones concretas como se traduciría este tipo de filantropía.

Unas se centraron en trabajo, otras en aporte monetario y finalmente algunas se decantaron por combinar las dos alternativas. También hay respuestas desconcertantes.

Martha Patricia Murillo, estudiante de psicología de la Universidad Católica de Colombia, dividió en dos vías la contribución a su 'alma mater': "Trabajaría en pos del bienestar de los profesores, y si me fuera posible, donaría una cantidad de dinero para los laboratorios de psicología y experimentación humana".

Para Soraya Lissette Lozano, economista de la Universidad Santo Tomás, su aporte se enfocaría en transmitir sus conocimientos: "Si estaría dispuesta a retribuirle a la universidad pues es cierto que parte de lo que es uno como profesional es gracias a ella, pero lo haría en especie, es decir como docente, enseñando lo que aprendí por un tiempo determinado".

Edward Alejandro Ferro, estudiante de comunicación social de la Universidad Minuto de Dios, no dudó en expresar su complacencia por devolver en un futuro algo de lo que recibió: "Mi universidad le ayuda a mucha gente y por eso me esforzaría por dar algo de dinero y motivar a jóvenes para que estudien en la institución".

Elizabeth Sinisterra López, fisioterapeuta de la Fundación Universitaria Maria Cano, de Medellín, respondió que "estaría dispuesta a retribuirle a mi universidad los conocimientos que me permitió recibir allí. No lo haría con dinero, pero si prestando un servicio social en el área para la cual estoy capacitada".

Para otros estudiantes, el apoyo está condicionado y debería canalizarse para aquellas instituciones que realmente lo requieran.

Tatiana Núñez, estudiante de último semestre de comunicación social en la Universidad Javeriana, así lo explica: "Sólo si logro triunfar, si me vuelvo millonaria, apoyaría a la universidad. Me parece que todo depende del estudiante, no de la entidad en la que estudia. Me gustaría apoyar más a una universidad pública que lo necesita más que la Javeriana o los Andes, que suelen manejar grandes sumas de dinero".

En contraste con la cara positiva de aquellos que harían todo tipo de esfuerzos por el lugar donde se graduaron como profesionales, se presentan casos que dejan ver un sentimiento contrario, matizado por momentos menos gratos.

Para una abogada, graduada hace unos años de la Universidad Externado de Colombia, quien no quiso que su nombre se publicara, su paso por la institución educativa representó estrés y enorme enfado.

"No tengo grandes recuerdos. Son tenaces y aún sigo con ellos. Cada vez que pienso en la Universidad me da angustia", comentó con un dejo de molestia..

Queda ahí, en el papel, un tema que puede invitar a pensar a los estudiantes y egresados sobre lo que estarían dispuestos a retornar, como contraprestación, a sus universidades por el conocimiento adquirido durante el transcurso de una carrera. ¿Qué daría usted?

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.