text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La vulnerabilidad de la privacidad en Internet

      
Existe un millón de maneras en que Internet puede resultarnos útil, eficiente y divertido. Asimismo su potencial para la pornografía, phishers, timadores y correos basura también ha estado presente desde sus comienzos. Sin embargo, hemos necesitado unos cuantos años de convivencia para darnos cuenta de la amenaza para la privacidad que implica el hecho de que la gente cada vez tenga menos problema en proporcionar alegremente información online sobre sí misma. <br/><br/> En opinión de profesores de Wharton y expertos legales, las personas que entran en Internet para realizar lo que se han convertido en actividades cotidianas -enviar un correo electrónico, escribir blogs, enviar fotos e información sobre ellas mismas a sitios web de redes sociales-, no se dan cuenta de toda la privacidad a la que pueden estar renunciando. Tampoco llegan a comprender completamente hasta qué punto están invitando al engaño, la vergüenza y el daño -tal vez en décadas venideras-, cuando otras personas saquen a relucir basura digital. Además, expertos legales advierten que, aunque las leyes ya contemplan remedios penales y civiles en caso de uso ofensivo de la información personal, los tribunales aún no han tratado los diferentes modos en que Internet puede ser aprovechado para fines cuestionables que invaden la privacidad.<br/><br/> Consideremos unos cuantos ejemplos de cómo la información personal y determinados hechos pueden acabar con una vida cuando se cuelga información en la Red y todo el mundo puede verla. A principios de septiembre, un diseñador de páginas web cogió un anuncio online aparentemente real de una mujer que buscaba una aventura sexual y lo envió a la sección encuentros casuales del Craigslist de Seattle. Hubo 178 respuestas al falso llamamiento sexual, muchas de las cuales incluían fotos comprometidas. El diseñador luego publicó todas las respuestas en un sitio web público -incluyendo fotos, direcciones de correo electrónico y otros datos personales-, que cualquiera podía ver.<br/><br/> También en septiembre, el sitio web de redes sociales Facebook, muy popular entre estudiantes universitarios y de secundaria, fue objeto de duras protestas por parte de los usuarios cuando realizó algunas modificaciones en su diseño. Según Reuters, más de 500.000 usuarios se quejaban de un nuevo servicio llamado News Feed que notifica instantáneamente a los miembros cuándo sus amigos envían nuevas fotos o actualizan su información personal, como su afiliación política o situación civil. Los usuarios estaban muy enojados, no necesariamente porque News Feed revelase datos personales -después de todo esa misma información podía verse en el perfil del usuario-, sino porque a los usuarios les resultaba mucho más fácil seguirse la pista entre ellos, afirmaba Reuters. Supuestamente seguirle los pasos a alguien no debe ser tarea fácil, decía un usuario según Reuters. <br/><br/> El 7 de septiembre, la Federal Trade Commission anunciaba que Xanga, un sitio de redes sociales muy popular entre la gente joven, pagaba una penalización civil de 1 millón de dólares a cambio de retirar los cargos por violar la ley Children's Online Privacy Protection Act, que según expertos legales es la única ley federal que regula temas de privacidad en Internet. Según la Federal Trade Commission, Xanga recopilaba, utilizaba y revelaba información personal de niños de menos de 13 años sin notificar previamente a sus padres y tener su consentimiento. El gobierno declaraba que hasta el momento la multa era la mayor que se había aplicado por violar dicha ley que protege la privacidad infantil. <br/><br/> Asimismo está el caso de una joven de Seúl que viajaba en metro con su perro cuando el pobre animal hizo sus necesidades en el suelo. La joven no limpió la suciedad, lo cual causó el enfado de otros usuarios y, según parece ser, a medida que aumentaba la tensión la mujer se volvió cada vez más maleducada. Empleando un móvil con cámara -Corea del Sur tiene el mayor porcentaje de móviles con cámara del mundo, del orden del 99%-, un pasajero sacó una foto de la mujer y del estropicio que su perro había causado. La foto, junto con una explicación describiendo lo que había ocurrido, se colgó en la Red y al final acabó apareciendo en multitud de sitios web. Algunos usuarios incluso pudieron identificar a la joven, la cual se convirtió prácticamente en un paria, abandonó la universidad y se escondió. <br/><br/> Existen otros muchos ejemplos sobre cómo la información online puede utilizarse, a menudo de forma bastante legal, de un modo en que la gente nunca había contemplado. ¿Cuántos aspirantes a un empleo no han sido contratados porque los posibles empleadores vieron fotos suyas online en situaciones embarazosas en fiestas? ¿Cuántos empleados han sido mortificados cuando sus correos electrónicos con comentarios críticos sobre sus jefes o compañeros han circulado sin su consentimiento?<br/><br/><b>Lea el artículo completo en</b><br/><a href=https://wharton.universia.net/index.cfm?fa=viewArticle&id=1243 target=_blank> https://wharton.universia.net/index.cfm?fa=viewArticle&id=1243</a><br/><br/><b>Ayude a difundir el conocimiento</b><br/><br/> El boletín de noticias de Universia Knowledge@Wharton es un servicio gratuito de Universia (https://www.universia.net) y de Wharton School (https://www.wharton.upenn.edu/) de la Universidad de Pennsylvania.<br/><br/> Universia Knowledge@Wharton le ofrece la posibilidad de acceder al contenido completo de los artículos de esta lista en la dirección www.wharton.universia.net.<br/><br/> Para cualquier tipo de comentario sobre estos artículos puede acudir a: www.wharton.universia.net/index.cfm?fa=feedback
Existe un millón de maneras en que Internet puede resultarnos útil, eficiente y divertido. Asimismo su potencial para la pornografía, phishers, timadores y correos basura también ha estado presente desde sus comienzos. Sin embargo, hemos necesitado unos cuantos años de convivencia para darnos cuenta de la amenaza para la privacidad que implica el hecho de que la gente cada vez tenga menos problema en proporcionar alegremente información online sobre sí misma.

En opinión de profesores de Wharton y expertos legales, las personas que entran en Internet para realizar lo que se han convertido en actividades cotidianas -enviar un correo electrónico, escribir blogs, enviar fotos e información sobre ellas mismas a sitios web de redes sociales-, no se dan cuenta de toda la privacidad a la que pueden estar renunciando. Tampoco llegan a comprender completamente hasta qué punto están invitando al engaño, la vergüenza y el daño -tal vez en décadas venideras-, cuando otras personas saquen a relucir "basura digital". Además, expertos legales advierten que, aunque las leyes ya contemplan remedios penales y civiles en caso de uso ofensivo de la información personal, los tribunales aún no han tratado los diferentes modos en que Internet puede ser aprovechado para fines cuestionables que invaden la privacidad.

Consideremos unos cuantos ejemplos de cómo la información personal y determinados hechos pueden acabar con una vida cuando se cuelga información en la Red y todo el mundo puede verla. A principios de septiembre, un diseñador de páginas web cogió un anuncio online aparentemente real de una mujer que buscaba una aventura sexual y lo envió a la sección "encuentros casuales" del Craigslist de Seattle. Hubo 178 respuestas al falso llamamiento sexual, muchas de las cuales incluían fotos comprometidas. El diseñador luego publicó todas las respuestas en un sitio web público -incluyendo fotos, direcciones de correo electrónico y otros datos personales-, que cualquiera podía ver.

También en septiembre, el sitio web de redes sociales Facebook, muy popular entre estudiantes universitarios y de secundaria, fue objeto de duras protestas por parte de los usuarios cuando realizó algunas modificaciones en su diseño. Según Reuters, más de 500.000 usuarios se quejaban de un nuevo servicio llamado "News Feed" que notifica instantáneamente a los miembros cuándo sus amigos envían nuevas fotos o actualizan su información personal, como su afiliación política o situación civil. Los usuarios estaban muy enojados, no necesariamente porque News Feed revelase datos personales -después de todo esa misma información podía verse en el perfil del usuario-, sino porque a los usuarios les resultaba mucho más fácil seguirse la pista entre ellos, afirmaba Reuters. "Supuestamente seguirle los pasos a alguien no debe ser tarea fácil", decía un usuario según Reuters.

El 7 de septiembre, la Federal Trade Commission anunciaba que Xanga, un sitio de redes sociales muy popular entre la gente joven, pagaba una penalización civil de 1 millón de dólares a cambio de retirar los cargos por violar la ley Children's Online Privacy Protection Act, que según expertos legales es la única ley federal que regula temas de privacidad en Internet. Según la Federal Trade Commission, Xanga recopilaba, utilizaba y revelaba información personal de niños de menos de 13 años sin notificar previamente a sus padres y tener su consentimiento. El gobierno declaraba que hasta el momento la multa era la mayor que se había aplicado por violar dicha ley que protege la privacidad infantil.

Asimismo está el caso de una joven de Seúl que viajaba en metro con su perro cuando el pobre animal hizo sus necesidades en el suelo. La joven no limpió la suciedad, lo cual causó el enfado de otros usuarios y, según parece ser, a medida que aumentaba la tensión la mujer se volvió cada vez más maleducada. Empleando un móvil con cámara -Corea del Sur tiene el mayor porcentaje de móviles con cámara del mundo, del orden del 99%-, un pasajero sacó una foto de la mujer y del estropicio que su perro había causado. La foto, junto con una explicación describiendo lo que había ocurrido, se colgó en la Red y al final acabó apareciendo en multitud de sitios web. Algunos usuarios incluso pudieron identificar a la joven, la cual se convirtió prácticamente en un paria, abandonó la universidad y se escondió.

Existen otros muchos ejemplos sobre cómo la información online puede utilizarse, a menudo de forma bastante legal, de un modo en que la gente nunca había contemplado. ¿Cuántos aspirantes a un empleo no han sido contratados porque los posibles empleadores vieron fotos suyas online en situaciones embarazosas en fiestas? ¿Cuántos empleados han sido mortificados cuando sus correos electrónicos con comentarios críticos sobre sus jefes o compañeros han circulado sin su consentimiento?

Lea el artículo completo en
https://wharton.universia.net/index.cfm?fa=viewArticle&id=1243

Ayude a difundir el conocimiento

El boletín de noticias de Universia Knowledge@Wharton es un servicio gratuito de Universia (https://www.universia.net) y de Wharton School (https://www.wharton.upenn.edu/) de la Universidad de Pennsylvania.

Universia Knowledge@Wharton le ofrece la posibilidad de acceder al contenido completo de los artículos de esta lista en la dirección www.wharton.universia.net.

Para cualquier tipo de comentario sobre estos artículos puede acudir a: www.wharton.universia.net/index.cfm?fa=feedback
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.