text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Si Mahoma no va a la montaña...: Educación virtual y a distancia

      
Con la participación activa de la comunidad académica, y un alto grado de consenso entre ésta y el Ministerio de Educación, se trabajó en la definición de las características específicas de calidad para la oferta y el desarrollo de programas de formación de pregrado aplicables en el área de educación a distancia y virtual.<br/><br/><span style=font-weight: bold;> Condiciones mínimas de calidad</span><br/><br/> La Resolución 734 del 21 de febrero del 2006, que complementa el Decreto 2566 del 2003 y sus respectivas resoluciones, contempla y define los siguientes aspectos:<br/><br/> Los aspectos curriculares (artículo 1): además de los básicos, propios de cada programa académico, los de educación a distancia deberán propender por el desarrollo de competencias para la autogestión del conocimiento, de las comunicativas en diversos medios, de las habilidades y criterios para buscar, seleccionar, clasificar y comparar información, para trabajar en equipo y utilizar los medios tecnológicos que cada programa requiere. La estructura curricular deberá ser flexible en tiempo y espacio. El programa, entonces, deberá hacer explícitas las estrategias que aseguren que estudiantes y profesores podrán desarrollar los modelos de aprendizaje propios de ese tipo de educación y las formas de seguimiento, auto evaluación y evaluación que aplicará la institución.<br/><br/> Los relativos al personal académico (artículo 2): el programa habrá de demostrar la competencia e idoneidad del grupo de profesores para desarrollar su trabajo en la modalidad de educación a distancia, y deberá contar con un plan de capacitación del personal docente para el manejo de los recursos y medios propios de esta formación. En los programas que se apoyen en tecnologías de información y comunicación, se garantizará el acceso de los docentes a estas tecnologías.<br/><br/> Los medios educativos (artículo 3): además de los que estipula el decreto 2566 del 10 de septiembre de 2003, el programa de educación a distancia deberá contar con políticas de desarrollo que garanticen la permanente actualización de estos medios; con convenios que aseguren la existencia de condiciones institucionales y logísticas para desarrollar las prácticas profesionales y con material de apoyo (en multimedia: audio, video, animación interactiva, etcétera).<br/><br/> Los materiales de los cursos e infraestructura tecnológica (artículo 4): el programa expresará con toda claridad sus políticas y mecanismos para evaluar, producir, editar y distribuir los materiales de los cursos, así como para adquirir los equipos necesarios. La institución deberá garantizar el acceso de los estudiantes al material, y éste, además, acatará la legislación sobre derechos de autor. En el caso de los programas que se apoyen en tecnologías de información y comunicación, los programas deberán diseñar estrategias didácticas que aprovechen al máximo las posibilidades de estas tecnologías (posibilidades de interacción, incorporación de contenidos en formato de multimedia, comunicación sincrónica y asincrónica, etcétera).<br/><br/> En cuanto a la infraestructura tecnológica, la institución deberá demostrar que cuenta con ésta y el recurso humano idóneo para garantizar las exigencias de conectividad, convertibilidad y soporte técnico. Deberá asegurar, además, el acceso de estudiantes y docentes a esta infraestructura.<br/><br/> Es importante aclarar que los programas que ya tienen registro calificado no deberán presentarse de nuevo, y que los que no lo tienen dispondrán de un plazo de dos años contados a partir de la expedición de esta resolución.<br/><br/><br/><br/>
Con la participación activa de la comunidad académica, y un alto grado de consenso entre ésta y el Ministerio de Educación, se trabajó en la definición de las características específicas de calidad para la oferta y el desarrollo de programas de formación de pregrado aplicables en el área de educación a distancia y virtual.

Condiciones mínimas de calidad

La Resolución 734 del 21 de febrero del 2006, que complementa el Decreto 2566 del 2003 y sus respectivas resoluciones, contempla y define los siguientes aspectos:

Los aspectos curriculares (artículo 1): además de los básicos, propios de cada programa académico, los de educación a distancia deberán propender por el desarrollo de competencias para la autogestión del conocimiento, de las comunicativas en diversos medios, de las habilidades y criterios para buscar, seleccionar, clasificar y comparar información, para trabajar en equipo y utilizar los medios tecnológicos que cada programa requiere. La estructura curricular deberá ser flexible en tiempo y espacio. El programa, entonces, deberá hacer explícitas las estrategias que aseguren que estudiantes y profesores podrán desarrollar los modelos de aprendizaje propios de ese tipo de educación y las formas de seguimiento, auto evaluación y evaluación que aplicará la institución.

Los relativos al personal académico (artículo 2): el programa habrá de demostrar la competencia e idoneidad del grupo de profesores para desarrollar su trabajo en la modalidad de educación a distancia, y deberá contar con un plan de capacitación del personal docente para el manejo de los recursos y medios propios de esta formación. En los programas que se apoyen en tecnologías de información y comunicación, se garantizará el acceso de los docentes a estas tecnologías.

Los medios educativos (artículo 3): además de los que estipula el decreto 2566 del 10 de septiembre de 2003, el programa de educación a distancia deberá contar con políticas de desarrollo que garanticen la permanente actualización de estos medios; con convenios que aseguren la existencia de condiciones institucionales y logísticas para desarrollar las prácticas profesionales y con material de apoyo (en multimedia: audio, video, animación interactiva, etcétera).

Los materiales de los cursos e infraestructura tecnológica (artículo 4): el programa expresará con toda claridad sus políticas y mecanismos para evaluar, producir, editar y distribuir los materiales de los cursos, así como para adquirir los equipos necesarios. La institución deberá garantizar el acceso de los estudiantes al material, y éste, además, acatará la legislación sobre derechos de autor. En el caso de los programas que se apoyen en tecnologías de información y comunicación, los programas deberán diseñar estrategias didácticas que aprovechen al máximo las posibilidades de estas tecnologías (posibilidades de interacción, incorporación de contenidos en formato de multimedia, comunicación sincrónica y asincrónica, etcétera).

En cuanto a la infraestructura tecnológica, la institución deberá demostrar que cuenta con ésta y el recurso humano idóneo para garantizar las exigencias de conectividad, convertibilidad y soporte técnico. Deberá asegurar, además, el acceso de estudiantes y docentes a esta infraestructura.

Es importante aclarar que los programas que ya tienen registro calificado no deberán presentarse de nuevo, y que los que no lo tienen dispondrán de un plazo de dos años contados a partir de la expedición de esta resolución.



  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.