text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Egresados de universidades públicas a contribuir con su Alma Máter?

      
Para ello contrató un estudio con el Centro de Investigaciones para el Desarrollo CID de la Universidad Nacional de Colombia con el fin de evaluar la posibilidad de un sistema de retribución económica de los egresados a las universidades públicas. <br/><br/>La propuesta contempla el cobro de un impuesto que oscila entre el 5% al 8% sobre la renta líquida gravable -explicó Jorge Iván González, coordinador del estudio- lo pagarían, por un tiempo máximo de 15 años, egresados que mensualmente reciben ingresos superiores a los cuatro salarios mínimos. Es decir, que si el tributo se cobrara hoy, lo pagarían quienes reciben al mes más de $1.800.000 pesos. <br/><br/> La retribución se haría por parte de las personas graduadas que inicien estudios posteriormente a la aprobación de la propuesta. Los profesionales antiguos que quieran contribuir de manera voluntaria lo podrán hacer en cualquier momento. Los recursos aportados por los profesionales, quienes han sido subsidiados durante sus estudios en un porcentaje promedio de algo más del 80%, se enviarían a la universidad respectiva. <br/><br/> El modelo ha sido implementado con éxito en países desarrollados como Australia y el Reino Unido, y en otras naciones en vías de desarrollo como Suráfrica. Para el caso colombiano, la Asociación Colombiana de Universidades ASCUN y el Ministerio de Educación consideran la propuesta viable, sin embargo, asociaciones de egresados afirman que solo sería posible si las condiciones laborales de los profesionales fueran mejores.<br/><br/> Según el viceministro de Educación Superior, Javier Botero, en declaraciones dadas a El Tiempo, la propuesta es sensata y con un alto contenido de equidad. Las personas que han recibido un subsidio importante por parte del Estado y que tienen ingresos que superan el umbral, realmente pueden retribuir para que nuevas generaciones tengan este mismo subsidio... <br/><br/><span style=font-weight: bold;><br/>Reacciones</span><br/><br/> Rectores de universidades públicas avalan la propuesta porque reconocen que el Estado no puede aumentar el monto transferido a la educación superior y que los ingresos obtenidos por concepto de matrículas, consultorías, entre otras, no son suficientes fuentes de financiación. <br/><br/> Además, consideran que es equitativo que un egresado con un salario aceptable le retribuya a su universidad y así contribuya a formar las siguientes generaciones. Sin embargo, creen que las condiciones laborales de los mismos deben mejorarse, implica que el sector público y privado deben ofrecer alternativas de empleo que les permita sostener dicha iniciativa. Ellos concluyen que aunque es una propuesta interesante, debe ser analizada y discutida detalladamente. <br/><br/> Entre los egresados de dichas instituciones hay reacciones varias. Algunos opinan que no es viable la propuesta porque su inserción en el mercado laboral es muy lenta y normalmente los sueldos son muy bajos llegando algunos a devengar el salario mínimo. Otros consideran que se necesitaría una veeduría constante y confiable para tener la garantía de que los dineros que les son deducidos vayan realmente al sostenimiento de su universidad. Otros rechazan de plano la iniciativa por considerar que el tiempo del impuesto, 15 años, es demasiado largo; mientras que otros consideran que esto puede llevar a disminuir la demanda de ingreso a estas instituciones.<br/><br/> La iniciativa pasará a ser debatida por el Congreso de la República en febrero de 2007 y de ser aprobada, será añadida al Plan Nacional de Desarrollo de este gobierno. El control y deducción del impuesto sería llevado a cabo por la coordinación entre el Observatorio Laboral de la Educación, el Ministerio de Hacienda y la DIAN, facilitando la automatización y el pago tanto para los profesionales como para las mismas instituciones. <br/><br/><font size=1><br/>* Con información de El Tiempo - Ministerio de Educación Nacional - Boletín de Egresados de la Universidad de Antioquia - El Colombiano<br/><br/><br/><br/></font>
Para ello contrató un estudio con el Centro de Investigaciones para el Desarrollo CID de la Universidad Nacional de Colombia con el fin de evaluar la posibilidad de un sistema de retribución económica de los egresados a las universidades públicas.

La propuesta contempla el cobro de un impuesto que oscila entre el 5% al 8% sobre la renta líquida gravable -explicó Jorge Iván González, coordinador del estudio- lo pagarían, por un tiempo máximo de 15 años, egresados que mensualmente reciben ingresos superiores a los cuatro salarios mínimos. Es decir, que si el tributo se cobrara hoy, lo pagarían quienes reciben al mes más de $1.800.000 pesos.

La retribución se haría por parte de las personas graduadas que inicien estudios posteriormente a la aprobación de la propuesta. Los profesionales antiguos que quieran contribuir de manera voluntaria lo podrán hacer en cualquier momento. Los recursos aportados por los profesionales, quienes han sido subsidiados durante sus estudios en un porcentaje promedio de algo más del 80%, se enviarían a la universidad respectiva.

El modelo ha sido implementado con éxito en países desarrollados como Australia y el Reino Unido, y en otras naciones en vías de desarrollo como Suráfrica. Para el caso colombiano, la Asociación Colombiana de Universidades ASCUN y el Ministerio de Educación consideran la propuesta viable, sin embargo, asociaciones de egresados afirman que solo sería posible si las condiciones laborales de los profesionales fueran mejores.

Según el viceministro de Educación Superior, Javier Botero, en declaraciones dadas a El Tiempo, la propuesta es "sensata y con un alto contenido de equidad. Las personas que han recibido un subsidio importante por parte del Estado y que tienen ingresos que superan el umbral, realmente pueden retribuir para que nuevas generaciones tengan este mismo subsidio"...


Reacciones


Rectores de universidades públicas avalan la propuesta porque reconocen que el Estado no puede aumentar el monto transferido a la educación superior y que los ingresos obtenidos por concepto de matrículas, consultorías, entre otras, no son suficientes fuentes de financiación.

Además, consideran que es equitativo que un egresado con un salario aceptable le retribuya a su universidad y así contribuya a formar las siguientes generaciones. Sin embargo, creen que las condiciones laborales de los mismos deben mejorarse, implica que el sector público y privado deben ofrecer alternativas de empleo que les permita sostener dicha iniciativa. Ellos concluyen que aunque es una propuesta interesante, debe ser analizada y discutida detalladamente.

Entre los egresados de dichas instituciones hay reacciones varias. Algunos opinan que no es viable la propuesta porque su inserción en el mercado laboral es muy lenta y normalmente los sueldos son muy bajos llegando algunos a devengar el salario mínimo. Otros consideran que se necesitaría una veeduría constante y confiable para tener la garantía de que los dineros que les son deducidos vayan realmente al sostenimiento de su universidad. Otros rechazan de plano la iniciativa por considerar que el tiempo del impuesto, 15 años, es demasiado largo; mientras que otros consideran que esto puede llevar a disminuir la demanda de ingreso a estas instituciones.

La iniciativa pasará a ser debatida por el Congreso de la República en febrero de 2007 y de ser aprobada, será añadida al Plan Nacional de Desarrollo de este gobierno. El control y deducción del impuesto sería llevado a cabo por la coordinación entre el Observatorio Laboral de la Educación, el Ministerio de Hacienda y la DIAN, facilitando la automatización y el pago tanto para los profesionales como para las mismas instituciones.


* Con información de El Tiempo - Ministerio de Educación Nacional - Boletín de Egresados de la Universidad de Antioquia - El Colombiano



  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.