text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La calidad de la educación artística: un reto por asumir

      
En el marco de las celebraciones realizadas todo este año en su nombre, se han llevado a cabo múltiples reuniones para reflexionar sobre la educación artística, siendo muy significativa la Primera Conferencia Mundial sobre Educación Artística: Desarrollar las Capacidades Creativas para el Siglo XXI realizada por la División de Arte y Cultura de la Unesco y el Gobierno de Portugal.<br/><br/> En ella participaron casi 300 maestros de las artes seleccionados por convocatoria abierta (entre estos seis colombianos1) provenientes de más de 60 países, así como científicos y representantes de asociaciones internacionales de educadores de las artes y de los ministerios de Educación o de Cultura de casi todas las naciones.<br/><br/> Este encuentro significa que se empieza a legitimar en el mundo entero el valor formativo de la educación artística.<br/><br/> De hecho, los trabajados presentados allí apuntan a evidenciar su papel esencial en el desarrollo integral del individuo y por ende en el ejercicio pleno de su dignidad, de su libertad y de su derecho a participar en el diálogo intercultural que se requiere hoy para fomentar la vitalidad y riqueza cultural de las comunidades. Igualmente se llama la atención sobre cómo la escuela en gran parte del mundo, ha excluido el aprendizaje de expresiones tradicionales y así se han perdido para las nuevas generaciones valores fundamentales de su identidad cultural.<br/><br/><br/><br/><span style=font-weight: bold;> Se ha empobrecido la diversidad cultural<br/><br/></span> El Mapa de Carretera- acordado por las naciones participantes en este encuentro destaca la necesidad urgente que tienen los niños y jóvenes del mundo de desarrollar habilidades creativas, sensibilidad estética y conciencia de pertenencia a un contexto cultural particular a través de la educación artística, puesto que los equipa para tener una posición crítica ante el mundo y adquirir compromisos que tiendan a la cohesión social, algo de vital importancia en el panorama social y cultural.<br/><br/> Además, la sociedad contemporánea demanda, cada día más, trabajadores creativos con habilidades comunicativas.<br/><br/> Sin embargo, señala el documento, la debilidad de la educación artística los maestros de arte estamos llamados a motivar, apoyar y orientar mediante la educación artística el camino que toman los impulsos creativos de los estudiantes cuando experimentan sensitiva y emotivamente la vida de la que son parte, de modo que puedan desarrollar plenamente su ser inteligente y libre-.<br/><br/> De Colombia fueron seleccionados para este evento ocho trabajos; dos docentes no pudieron asistir. Que se imparte en las instituciones no permite hacer los debidos aportes para que contemos con ciudadanos creativos, capaces de promover la paz y una cultura del respeto a la diferencia, lo que garantizaría un futuro sostenible.<br/><br/> Ante esta situación, la estrategia principal que se propone consiste en elevar la calidad de la educación artística, lo que se entiende como una educación relevante para el estudiante, promotora de valores universales, equitativa porque practica la inclusión más que la exclusión y garante del ejercicio de los derechos humanos.<br/><br/> Se subraya que el dominio de lenguajes artísticos permite a los estudiantes explorar y compartir aspectos profundos de su existencia y coexistencia; que la experticia y el desarrollo de la expresividad artística incrementan significativamente las habilidades para comprender, valorar, apreciar a los otros y comunicarse, y que la educación artística debe verse más como práctica y experiencia, que como creación de objetos en sí mismos, por lo tanto se deben enfatizar tanto los núcleos comunes entre las artes, como la interdisciplinariedad.<br/><br/> La conclusión entonces, es que la educación artística debe ser obligatoria en el currículo de todas las naciones.<br/><br/> El aporte de América Latina y el Caribe a este evento mundial se plasmó en la Declaración de Bogotá-. En líneas generales el diagnóstico de nuestra región señaló que las políticas de Estado en nuestros países le dan muy poca importancia a la educación artística y hay un divorcio entre las áreas de educación y cultura.<br/><br/> Esto es evidente en el escaso valor cognitivo que se le da a esta área, en el débil apoyo académico y financiero que reciben los maestros de arte, en el desconocimiento de la pedagogía de prácticas tradicionales para la protección de la identidad cultural, en las pocas publicaciones de experiencias significativas y en la pobre participación de artistas en los procesos educativos.<br/><br/> Como alternativa, se plantea una serie de tareas consecuentes con las deficiencias encontradas y se propone desarrollar la calidad de la educación artística para promover la sensitividad, la creatividad y el sentido crítico de nuestra infancia y juventud, con miras a la construcción de un futuro en el que cuidemos nuestro patrimonio natural y cultural y fortalezcamos la solidaridad entre nosotros y el respeto a la diversidad cultural.<br/><br/><br/><br/><span style=font-weight: bold;> La creación artística como proceso educativo integral<br/><br/></span> De acuerdo con las expectativas regionales y universales para la educación artística, y en pro del mejoramiento de la calidad de vida de nuestra infancia y juventud -tan maltratadas- es nuestra responsabilidad como maestros de arte estar cada día más preparados para contribuir a que los menores, recién llegados a nuestra comunidad adulta, se descubran a sí mismos sensibles e imaginativos, felices, animados y habilitados para transformar expresiva y creativamente su experiencia; a que sean capaces de penetrar apariencias, de leer símbolos, de develar significados, de disfrutar y reconocer con emoción valores estéticos, artísticos y culturales actuales y ancestrales. <br/><br/> Así, podrán ser ciudadanos libres, solidarios y democráticos, competentes para impregnar con nuevos sentidos el universo cultural al que pertenecen.<br/><br/> Los maestros de arte estamos llamados a motivar, apoyar y orientar el camino que toman los impulsos creativos de los estudiantes cuando experimentan sensitiva y emotivamente la vida de la que son parte, de modo que puedan desarrollar plenamente su ser inteligente y libre.<br/><br/> No olvidemos que la vivencia particularmente sensitiva que provee la experiencia estética forma criterio, despierta conciencia de la calidad de la vida de la que se es parte y activa la creatividad; este modo de experimentar la realidad, es el corazón mismo de la creación artística.<br/><br/> Invitemos a nuestros niños, niñas y jóvenes a trabajar por proyectos que promuevan su sensibilidad estética, su creatividad y su identidad cultural. Proyectos que los entusiasmen. <br/><br/> Trabajemos con nuestros estudiantes a partir de problemas estéticos y artísticos que ellos mismos identifiquen; exhortémoslos a concebir una visión interior y a sostener un diálogo consigo mismos sobre las dificultades que intuyen, contemplándolas; motivémoslos a imaginar y probar soluciones mediante ensayo y error; a decidirse por la búsqueda de una solución que vean acertada y a concretarla; a revisar críticamente los resultados, comentarlos con compañeros y contrastarlos con experiencias y concepciones de otras personas en el mismo campo, actuales o del pasado; invitémoslos a corregir, ajustar y proyectar sus logros a la comunidad, dándole un valor cultural a sus producciones.<br/><br/> Recordemos que una auténtica cultura depende de la capacidad que tengan los ciudadanos de contemplar, transformar cualitativamente, apreciar y cuidar las interacciones que sostienen entre sí y con el entorno natural y cultural.<br/><br/> Únicamente relacionándonos así, de manera afectuosa, sensitiva e imaginativa, buscando el sentido de la propia existencia y el significado de la creación y de los creadores que nos antecedieron, como lo hacen los artistas, podremos salvaguardar las culturas tradicionales en el contexto de la interculturalidad. <br/><br/> Solo entonces podremos darle sentido a los lazos que nos unen como sociedad y garantizar una mejor calidad de vida cultural comunitaria y un desarrollo sostenible de nuestra infancia y juventud.<br/><br/><br/>
En el marco de las celebraciones realizadas todo este año en su nombre, se han llevado a cabo múltiples reuniones para reflexionar sobre la educación artística, siendo muy significativa la "Primera Conferencia Mundial sobre Educación Artística: Desarrollar las Capacidades Creativas para el Siglo XXI" realizada por la División de Arte y Cultura de la Unesco y el Gobierno de Portugal.

En ella participaron casi 300 maestros de las artes seleccionados por convocatoria abierta (entre estos seis colombianos1) provenientes de más de 60 países, así como científicos y representantes de asociaciones internacionales de educadores de las artes y de los ministerios de Educación o de Cultura de casi todas las naciones.

Este encuentro significa que se empieza a legitimar en el mundo entero el valor formativo de la educación artística.

De hecho, los trabajados presentados allí apuntan a evidenciar su papel esencial en el desarrollo integral del individuo y por ende en el ejercicio pleno de su dignidad, de su libertad y de su derecho a participar en el diálogo intercultural que se requiere hoy para fomentar la vitalidad y riqueza cultural de las comunidades. Igualmente se llama la atención sobre cómo la escuela en gran parte del mundo, ha excluido el aprendizaje de expresiones tradicionales y así se han perdido para las nuevas generaciones valores fundamentales de su identidad cultural.



Se ha empobrecido la diversidad cultural

El "Mapa de Carretera- acordado por las naciones participantes en este encuentro destaca la necesidad urgente que tienen los niños y jóvenes del mundo de desarrollar habilidades creativas, sensibilidad estética y conciencia de pertenencia a un contexto cultural particular a través de la educación artística, puesto que los equipa para tener una posición crítica ante el mundo y adquirir compromisos que tiendan a la cohesión social, algo de vital importancia en el panorama social y cultural.

Además, la sociedad contemporánea demanda, cada día más, trabajadores creativos con habilidades comunicativas.

Sin embargo, señala el documento, la debilidad de la educación artística "los maestros de arte estamos llamados a motivar, apoyar y orientar mediante la educación artística el camino que toman los impulsos creativos de los estudiantes cuando experimentan sensitiva y emotivamente la vida de la que son parte, de modo que puedan desarrollar plenamente su ser inteligente y libre-.

De Colombia fueron seleccionados para este evento ocho trabajos; dos docentes no pudieron asistir. Que se imparte en las instituciones no permite hacer los debidos aportes para que contemos con ciudadanos creativos, capaces de promover la paz y una cultura del respeto a la diferencia, lo que garantizaría un futuro sostenible.

Ante esta situación, la estrategia principal que se propone consiste en elevar la calidad de la educación artística, lo que se entiende como una educación relevante para el estudiante, promotora de valores universales, equitativa porque practica la inclusión más que la exclusión y garante del ejercicio de los derechos humanos.

Se subraya que el dominio de lenguajes artísticos permite a los estudiantes explorar y compartir aspectos profundos de su existencia y coexistencia; que la experticia y el desarrollo de la expresividad artística incrementan significativamente las habilidades para comprender, valorar, apreciar a los otros y comunicarse, y que la educación artística debe verse más como práctica y experiencia, que como creación de objetos en sí mismos, por lo tanto se deben enfatizar tanto los núcleos comunes entre las artes, como la interdisciplinariedad.

La conclusión entonces, es que la educación artística debe ser obligatoria en el currículo de todas las naciones.

El aporte de América Latina y el Caribe a este evento mundial se plasmó en la "Declaración de Bogotá-. En líneas generales el diagnóstico de nuestra región señaló que las políticas de Estado en nuestros países le dan muy poca importancia a la educación artística y hay un divorcio entre las áreas de educación y cultura.

Esto es evidente en el escaso valor cognitivo que se le da a esta área, en el débil apoyo académico y financiero que reciben los maestros de arte, en el desconocimiento de la pedagogía de prácticas tradicionales para la protección de la identidad cultural, en las pocas publicaciones de experiencias significativas y en la pobre participación de artistas en los procesos educativos.

Como alternativa, se plantea una serie de tareas consecuentes con las deficiencias encontradas y se propone desarrollar la calidad de la educación artística para promover la sensitividad, la creatividad y el sentido crítico de nuestra infancia y juventud, con miras a la construcción de un futuro en el que cuidemos nuestro patrimonio natural y cultural y fortalezcamos la solidaridad entre nosotros y el respeto a la diversidad cultural.



La creación artística como proceso educativo integral

De acuerdo con las expectativas regionales y universales para la educación artística, y en pro del mejoramiento de la calidad de vida de nuestra infancia y juventud -tan maltratadas- es nuestra responsabilidad como maestros de arte estar cada día más preparados para contribuir a que los menores, recién llegados a nuestra comunidad adulta, se descubran a sí mismos sensibles e imaginativos, felices, animados y habilitados para transformar expresiva y creativamente su experiencia; a que sean capaces de penetrar apariencias, de leer símbolos, de develar significados, de disfrutar y reconocer con emoción valores estéticos, artísticos y culturales actuales y ancestrales.

Así, podrán ser ciudadanos libres, solidarios y democráticos, competentes para impregnar con nuevos sentidos el universo cultural al que pertenecen.

Los maestros de arte estamos llamados a motivar, apoyar y orientar el camino que toman los impulsos creativos de los estudiantes cuando experimentan sensitiva y emotivamente la vida de la que son parte, de modo que puedan desarrollar plenamente su ser inteligente y libre.

No olvidemos que la vivencia particularmente sensitiva que provee la experiencia estética forma criterio, despierta conciencia de la calidad de la vida de la que se es parte y activa la creatividad; este modo de experimentar la realidad, es el corazón mismo de la creación artística.

Invitemos a nuestros niños, niñas y jóvenes a trabajar por proyectos que promuevan su sensibilidad estética, su creatividad y su identidad cultural. Proyectos que los entusiasmen.

Trabajemos con nuestros estudiantes a partir de problemas estéticos y artísticos que ellos mismos identifiquen; exhortémoslos a concebir una visión interior y a sostener un diálogo consigo mismos sobre las dificultades que intuyen, contemplándolas; motivémoslos a imaginar y probar soluciones mediante ensayo y error; a decidirse por la búsqueda de una solución que vean acertada y a concretarla; a revisar críticamente los resultados, comentarlos con compañeros y contrastarlos con experiencias y concepciones de otras personas en el mismo campo, actuales o del pasado; invitémoslos a corregir, ajustar y proyectar sus logros a la comunidad, dándole un valor cultural a sus producciones.

Recordemos que una auténtica cultura depende de la capacidad que tengan los ciudadanos de contemplar, transformar cualitativamente, apreciar y cuidar las interacciones que sostienen entre sí y con el entorno natural y cultural.

Únicamente relacionándonos así, de manera afectuosa, sensitiva e imaginativa, buscando el sentido de la propia existencia y el significado de la creación y de los creadores que nos antecedieron, como lo hacen los artistas, podremos salvaguardar las culturas tradicionales en el contexto de la interculturalidad.

Solo entonces podremos darle sentido a los lazos que nos unen como sociedad y garantizar una mejor calidad de vida cultural comunitaria y un desarrollo sostenible de nuestra infancia y juventud.


  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.