text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Manos para trabajar

      
Esto de la vocación de servicio es un asunto de familia, de los valores de solidaridad que nos inculcaron en nuestras casas. Con esta frase Juan Miguel Velásquez Torres y Andrés Felipe Gaitán Urrea explican los motivos que los llevaron a pensar hace cuatro años, cuando estudiaban en el English School, en la posibilidad de crear una fundación cuya razón social fuera apadrinar niños de escasos recursos para darles todo lo que necesitan para estudiar en condiciones dignas.<br/><br/> Así nació el proyecto al que decidieron llamar Fundación Manos por Colombia, un nombre que, según cuenta Andrés, surgió de la idea de reunir gente que compartiera con ellos esa vocación de servicio al país, de trabajar por Colombia, de unir las manos y esfuerzos por algo mejor.<br/><br/> Ya en Los Andes, conformaron, junto con Laura Arango -también de la Universidad- y Gabriel Torres y Vivian López, estudiantes de la Universidad de la Sabana, la base administrativa de la Fundación. Le dimos una estructura al proyecto y empezamos a mostrarlo con el objetivo de obtener los recursos necesarios para hacerlo realidad, recuerda Andrés, quien con 23 años se desempeña como director ejecutivo de la Fundación.<br/><br/> Hicieron contacto con la Fundación Oasis, ubicada en el barrio Paraíso, en Ciudad Bolívar. De los 300 niños que conformaban esa fundación escogieron a 12 -con edades entre 10 y 13 años- quienes actualmente son los beneficiarios de Manos por Colombia. Justamente esos niños hacen parte de Ciudadanos del futuro y Apadrinamiento, dos de los programas que tiene la Fundación. El primero consiste en que cada 15 días recogen a los niños, los llevan a alguna de las bibliotecas públicas de Bogotá y les organizan un taller con el objetivo de fomentar en ellos el espíritu por la lectura. Allá leemos cuentos, principalmente de Oscar Wilde, y también hacemos talleres de comprensión de lectura, explica Andrés. <br/><br/> El segundo programa consiste en apadrinar a los niños. Los miembros de la Fundación hacen mensualmente un aporte, pero también existe la posibilidad de que personas que estén interesadas en apadrinar a los niños hagan sus aportes económicos para los útiles y los uniformes escolares. <br/><br/> La Fundación Manos por Colombia cumple sus metas paso a paso, asegura Juan Miguel, también de 23 años, quien se desempeña como director del Departamento de Finanzas de la Fundación. Por ahora, dice él, no están interesados en ampliar el número de niños porque quieren brindar un servicio de calidad. En lo que sí están interesados es en obtener mayores recursos de financiación y en ampliar el número de donantes. Por eso, actualmente trabajan en una campaña publicitaria para mostrar la Fundación en Francia y Australia. Así mismo, realizan una convocatoria para que voluntarios que quieran ayudar en labores logísticas y en el desarrollo de talleres para los niños se vinculen a Manos por Colombia*.<br/><br/> Precisamente pensando en el futuro, estos dos estudiantes uniandinos creen que recibir la Distinción a la Responsabilidad Social Universitaria, además de ser un honor y un reconocimiento a la labor que han realizado, les puede abrir muchas puertas por lo que ella significa y por el nombre de la Universidad. Todo esto repercute en una mejor imagen de la Fundación y en la posibilidad de obtener más donaciones para hacer un mejor trabajo, concluye Juan Miguel. <br/><br/> Si está interesado en vincularse a la Fundación Manos por Colombia, diríjase a cualquiera de estos correos electrónicos: a-gaitan@uniandes.edu.co, juanmigvela@hotmail.com<br/><br/><b><br/>Distinción a la Responsabilidad Social Universitaria</b><br/><br/> La Universidad de Los Andes otorga esta distinción a aquellos estudiantes -candidatos a grado- que se destaquen por sus calidades humanas excepcionales y que durante el desarrollo de su pregrado en la Universidad hayan realizado actividades extracurriculares sobresalientes, con un impacto comunitario positivo.<br/><br/><br/><br/>
"Esto de la vocación de servicio es un asunto de familia, de los valores de solidaridad que nos inculcaron en nuestras casas". Con esta frase Juan Miguel Velásquez Torres y Andrés Felipe Gaitán Urrea explican los motivos que los llevaron a pensar hace cuatro años, cuando estudiaban en el English School, en la posibilidad de crear una fundación cuya razón social fuera apadrinar niños de escasos recursos para darles todo lo que necesitan para estudiar en condiciones dignas.

Así nació el proyecto al que decidieron llamar Fundación Manos por Colombia, un nombre que, según cuenta Andrés, surgió de la idea de reunir gente que compartiera con ellos esa vocación de servicio al país, de trabajar por Colombia, de unir las manos y esfuerzos por algo mejor.

Ya en Los Andes, conformaron, junto con Laura Arango -también de la Universidad- y Gabriel Torres y Vivian López, estudiantes de la Universidad de la Sabana, la base administrativa de la Fundación. "Le dimos una estructura al proyecto y empezamos a mostrarlo con el objetivo de obtener los recursos necesarios para hacerlo realidad", recuerda Andrés, quien con 23 años se desempeña como director ejecutivo de la Fundación.

Hicieron contacto con la Fundación Oasis, ubicada en el barrio Paraíso, en Ciudad Bolívar. De los 300 niños que conformaban esa fundación escogieron a 12 -con edades entre 10 y 13 años- quienes actualmente son los beneficiarios de Manos por Colombia. Justamente esos niños hacen parte de Ciudadanos del futuro y Apadrinamiento, dos de los programas que tiene la Fundación. El primero consiste en que cada 15 días recogen a los niños, los llevan a alguna de las bibliotecas públicas de Bogotá y les organizan un taller con el objetivo de fomentar en ellos el espíritu por la lectura. "Allá leemos cuentos, principalmente de Oscar Wilde, y también hacemos talleres de comprensión de lectura", explica Andrés.

El segundo programa consiste en apadrinar a los niños. Los miembros de la Fundación hacen mensualmente un aporte, pero también existe la posibilidad de que personas que estén interesadas en apadrinar a los niños hagan sus aportes económicos para los útiles y los uniformes escolares.

"La Fundación Manos por Colombia cumple sus metas paso a paso", asegura Juan Miguel, también de 23 años, quien se desempeña como director del Departamento de Finanzas de la Fundación. Por ahora, dice él, no están interesados en ampliar el número de niños porque quieren brindar un servicio de calidad. En lo que sí están interesados es en obtener mayores recursos de financiación y en ampliar el número de donantes. Por eso, actualmente trabajan en una campaña publicitaria para mostrar la Fundación en Francia y Australia. Así mismo, realizan una convocatoria para que voluntarios que quieran ayudar en labores logísticas y en el desarrollo de talleres para los niños se vinculen a Manos por Colombia*.

Precisamente pensando en el futuro, estos dos estudiantes uniandinos creen que recibir la Distinción a la Responsabilidad Social Universitaria, además de ser un honor y un reconocimiento a la labor que han realizado, les puede abrir muchas puertas por lo que ella significa y por el nombre de la Universidad. "Todo esto repercute en una mejor imagen de la Fundación y en la posibilidad de obtener más donaciones para hacer un mejor trabajo", concluye Juan Miguel.

Si está interesado en vincularse a la Fundación Manos por Colombia, diríjase a cualquiera de estos correos electrónicos: a-gaitan@uniandes.edu.co, juanmigvela@hotmail.com


Distinción a la Responsabilidad Social Universitaria


La Universidad de Los Andes otorga esta distinción a aquellos estudiantes -candidatos a grado- que se destaquen por sus calidades humanas excepcionales y que durante el desarrollo de su pregrado en la Universidad hayan realizado actividades extracurriculares sobresalientes, con un impacto comunitario positivo.



  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.