text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Hombres en Bogotá se "destapan" y hablan de violencia doméstica

      
400 hombres de diferentes localidades de la capital fueron estudiados bajo una metodología que se basa en la experiencia de estas personas, con el fin de prevenir la violencia doméstica. Los resultados se darán a conocer a finales de este mes. <br/><br/> Esta metodología parte de los recuerdos y evocaciones de la primera infancia, sus primeras experiencias de masculinidad y su relación con la violencia, para provocar un proceso autorreflexivo de crítica de patrones, creencias y convicciones, explica Myriam Jimeno, investigadora.<br/><br/> ¿Por qué manes, mancitos y manazos? Para Jimeno, es sencillamente un título que recoge las expresiones más usadas por los hombres evaluados para referirse a los otros hombres. <br/><br/> La investigadora afirma que no encontraron diferencias significativas por localidades, pero sí por edad. Los que fueron niños en los años 50 ó 60, recuerdan su crianza acompañada de algún grado de violencia, con más crudeza frente al rol de la mujer y sus derechos sexuales, así como la aceptación explícita de la promiscuidad masculina. <br/><br/> La libertad para la elección de la identidad sexual es más común en los hombres jóvenes, pero en su discurso está interiorizada la discriminación del homosexual con expresiones peyorativas. <br/><br/> Los procesos reflexivos generados esperan lograr que esos 400 hombres identifiquen comportamientos que pueden modificar y replanteen en el futuro las relaciones en familia: con su pareja e hijos; lograr cambiar su sistema cultural de referencia para que el discurso normativo sea tomado interna y profundamente por ellos, e incida en sus relaciones cotidianas.<br/><br/> El análisis fue hecho por el Grupo de Investigación Conflicto Social y Violencia, del Centro de Estudios Sociales (CES) de la Universidad Nacional, en conjunto con el Programa de Promoción de la Democracia en Familia y de Prevención de la Violencia Intrafamiliar y Sexual, de la Alcaldía Mayor de Bogotá. <br/><br/> Según la investigadora, el libro, que se publicará a finales de este mes, no hace un recuento abstracto del tema, sino de las escenas que estos hombres recrearon en carteleras, <i>collage</i>, representaciones teatrales, música y narraciones. Es una explosión vívida de cómo se realizó la metodología y hasta dónde llegamos con ella, puntualiza Jimeno. <br/><br/><br/><br/>
400 hombres de diferentes localidades de la capital fueron estudiados bajo una metodología que se basa en la experiencia de estas personas, con el fin de prevenir la violencia doméstica. Los resultados se darán a conocer a finales de este mes.

"Esta metodología parte de los recuerdos y evocaciones de la primera infancia, sus primeras experiencias de masculinidad y su relación con la violencia, para provocar un proceso autorreflexivo de crítica de patrones, creencias y convicciones", explica Myriam Jimeno, investigadora.

¿Por qué manes, mancitos y manazos? Para Jimeno, es sencillamente un título que recoge las expresiones más usadas por los hombres evaluados para referirse a los otros hombres.

La investigadora afirma que no encontraron diferencias significativas por localidades, pero sí por edad. Los que fueron niños en los años 50 ó 60, recuerdan su crianza acompañada de algún grado de violencia, con más crudeza frente al rol de la mujer y sus derechos sexuales, así como la aceptación explícita de la promiscuidad masculina.

La libertad para la elección de la identidad sexual es más común en los hombres jóvenes, pero en su discurso está interiorizada la discriminación del homosexual con expresiones peyorativas.

Los procesos reflexivos generados esperan lograr que esos 400 hombres identifiquen comportamientos que pueden modificar y replanteen en el futuro las relaciones en familia: con su pareja e hijos; lograr cambiar su sistema cultural de referencia para que el discurso normativo sea tomado interna y profundamente por ellos, e incida en sus relaciones cotidianas.

El análisis fue hecho por el Grupo de Investigación Conflicto Social y Violencia, del Centro de Estudios Sociales (CES) de la Universidad Nacional, en conjunto con el Programa de Promoción de la Democracia en Familia y de Prevención de la Violencia Intrafamiliar y Sexual, de la Alcaldía Mayor de Bogotá.

Según la investigadora, el libro, que se publicará a finales de este mes, no hace un recuento abstracto del tema, sino de las escenas que estos hombres recrearon en carteleras, collage, representaciones teatrales, música y narraciones. "Es una explosión vívida de cómo se realizó la metodología y hasta dónde llegamos con ella", puntualiza Jimeno.



  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.