text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Bienestar para población desplazada

      
Los convenios que se suscriban entre la principal institución de Educación Superior del Magdalena y el Consejo, que lleva más de dos años haciendo presencia en la ciudad, entrarán en operación a mediadado del próximo mes en temas importante para esta comunidad como la educación, la salud y acceso a la justicia. <br/><br/> Así quedó planteada en la reunión que el vicerrector de Extensión, Pablo Vera Salazar, y otros directivos de la Universidad del Magdalena sostuvieron en el Salón de Juntas con Luis Fernando Granja y Manuel Rojas Rubio en representación del Consejo Noruego. <br/><br/> Inicialmente las dos entidades comprometidas en estas iniciativas fortalecerán el programa de educación que va dirigido a niños, jóvenes y adultos desplazados que se encuentran descolarizados. Posteriormente y de manera gradual se fortalecerá un programa psicosocial y finalmente el de acceso a la justicia. <br/><br/> Al Consejo Noruego, le interesa mantener una relación como cooperación internacional con la Universidad porque sabe que se trata de una institución importante que expresa transparencia y eficiencia en la gestión pública y creemos que en la medida en la que academia se fortalezca también se fortalecerá la institucionalidad local, dijo Luis Fernando Granja, oficial de campo del Consejo Noruego para Refugiados en Santa Marta. <br/><br/> Durante la reunión se fundamentó un memorando de entendimiento, que contiene puntos de interés general que - de acuerdo con lo manifestado por Granja - se concretará posteriormente a través de unos convenios específicos con las instancias competentes para los proyectos que se van a desarrollar. <br/><br/> Con la Vicerrectoría de Extensión, se trabajará en todo lo relacionado con la educación dirigida a niños desplazados y un bachillerato para jóvenes en la misma situación de los anteriores; con el Programa de Derecho, en la orientación en el barrio María Eugenia y con el Centro de Investigaciones para la Paz y Convivencia se realizará un proceso de fortalecimiento e intercambio con universidades de Noruega para desarrollar investigaciones sobre la situación de las personas desplazadas en la ciudad. <br/><br/> Son convenios importantes porque la situación de la población desplazada en Santa Marta es de una crisis humanitaria de cuidado y toda la institucionalidad pública y privada que se pueda comprometer en desarrollar acciones que estén encaminada a superar esa crisis es bienvenida, sostuvo. <br/><br/><b>Tres grandes metas</b><br/><br/> Por su parte, Manuel Rojas Rubio, coordinador Nacional de Educación del Consejo Noruego, dijo que el objetivo es que en el presente y con proyección al futuro se deben realizar entre la Universidad y el Consejo tres grandes metas para bien de la población refugiada o desplazada de la ciudad de Santa Marta. <br/><br/> Reitero, que durante la primera meta, conjuntamente con la Universidad van a producir modelos de excelencia en atención de alta calidad a la comunidad refugiada en aspecto de salud, educación y acceso a la justicia. En la segunda se desarrollará la investigación y en la tercera la generación de ciudadanía. <br/><br/> Lo más importante en todo esto es la voluntad. La Universidad del Magdalena tiene la voluntad política y la decisión de hacerlo y el Consejo Noruego ha encontrado directivos, profesores, investigadores y estudiantes interesados en el cumplimiento de estos proyectos, sostuvo Rojas Rubio.<br/><br/><br/>
Los convenios que se suscriban entre la principal institución de Educación Superior del Magdalena y el Consejo, que lleva más de dos años haciendo presencia en la ciudad, entrarán en operación a mediadado del próximo mes en temas importante para esta comunidad como la educación, la salud y acceso a la justicia.

Así quedó planteada en la reunión que el vicerrector de Extensión, Pablo Vera Salazar, y otros directivos de la Universidad del Magdalena sostuvieron en el Salón de Juntas con Luis Fernando Granja y Manuel Rojas Rubio en representación del Consejo Noruego.

Inicialmente las dos entidades comprometidas en estas iniciativas fortalecerán el programa de educación que va dirigido a niños, jóvenes y adultos desplazados que se encuentran descolarizados. Posteriormente y de manera gradual se fortalecerá un programa psicosocial y finalmente el de acceso a la justicia.

"Al Consejo Noruego, le interesa mantener una relación como cooperación internacional con la Universidad porque sabe que se trata de una institución importante que expresa transparencia y eficiencia en la gestión pública y creemos que en la medida en la que academia se fortalezca también se fortalecerá la institucionalidad local", dijo Luis Fernando Granja, oficial de campo del Consejo Noruego para Refugiados en Santa Marta.

Durante la reunión se fundamentó un memorando de entendimiento, que contiene puntos de interés general que - de acuerdo con lo manifestado por Granja - se concretará posteriormente a través de unos convenios específicos con las instancias competentes para los proyectos que se van a desarrollar.

Con la Vicerrectoría de Extensión, se trabajará en todo lo relacionado con la educación dirigida a niños desplazados y un bachillerato para jóvenes en la misma situación de los anteriores; con el Programa de Derecho, en la orientación en el barrio María Eugenia y con el Centro de Investigaciones para la Paz y Convivencia se realizará un proceso de fortalecimiento e intercambio con universidades de Noruega para desarrollar investigaciones sobre la situación de las personas desplazadas en la ciudad.

"Son convenios importantes porque la situación de la población desplazada en Santa Marta es de una crisis humanitaria de cuidado y toda la institucionalidad pública y privada que se pueda comprometer en desarrollar acciones que estén encaminada a superar esa crisis es bienvenida", sostuvo.

Tres grandes metas

Por su parte, Manuel Rojas Rubio, coordinador Nacional de Educación del Consejo Noruego, dijo que el objetivo es que en el presente y con proyección al futuro se deben realizar entre la Universidad y el Consejo tres grandes metas para bien de la población refugiada o desplazada de la ciudad de Santa Marta.

Reitero, que durante la primera meta, conjuntamente con la Universidad van a producir modelos de excelencia en atención de alta calidad a la comunidad refugiada en aspecto de salud, educación y acceso a la justicia. En la segunda se desarrollará la investigación y en la tercera la generación de ciudadanía.

"Lo más importante en todo esto es la voluntad. La Universidad del Magdalena tiene la voluntad política y la decisión de hacerlo y el Consejo Noruego ha encontrado directivos, profesores, investigadores y estudiantes interesados en el cumplimiento de estos proyectos", sostuvo Rojas Rubio.


  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.