text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Conocimiento y voluntad por la seguridad alimentaria

      
<span style=font-style: italic;></span>A través de la Escuela de Alimentos, han sido certificados cerca de 200 manipuladores de alimentos de los estratos 0,1,2, y se cuenta con proyectos aprobados como el ganador del Primer Concurso Andino de Voluntariado Banco Interamericano de Desarrollo, y el convenio entre la Universidad de Antioquia y la Universidad de la Plata, Argentina, para fortalecer la extensión solidaria. <br/><br/> La historia comenzó en 2004, cuando estudiantes avanzados del pregrado de Ingeniería de Alimentos y docentes del Departamento de Alimentos de la Facultad de Química Farmacéutica quisieron sacar de las aulas y de los laboratorios los conocimientos teóricos y las habilidades prácticas aprendidas para intentar resolver problemas de seguridad alimentaria detectados entre las poblaciones victimas del desplazamiento, un fenómeno tan recurrente como los mismos conflictos promovidos por los guerreros, cuyo accionar afecta principalmente a las poblaciones rurales que son forzadas a abandonar sus campos y sembrados y a migrar, como última opción de sobrevivencia, hacia las urbes. <br/><br/> Medellín no ha estado ajeno a este fenómeno, que ha propiciado la formación en las ciudades de barrios conocidos como de desplazados, grupos que por sus condiciones de pobreza, desempleo e insalubridad requieren de programas especiales de intervención por las instituciones administrativas y gubernamentales, de salud y educación. <br/><br/> En tal contexto surgió la Escuela de Alimentos y Desarrollo Humano, como la denominaron los entusiastas voluntarios, dispuestos a contribuir con el mejoramiento de las condiciones de alimentación de cientos de niños, jóvenes y ancianos, echando mano no sólo de los conocimientos técnicos propios para el aprovechamiento de los recursos y la transformación de los alimentos, sino también de pautas antropológicas para acercarse del modo más adecuado a la comunidad. <br/><br/> De esta manera, pobladores de Vallejuelos, Las Margaritas, Blanquizal y El Picacho se han beneficiado del intercambio de conocimientos teórico prácticos orientados a generar alternativas alimentarias y de hábitos higiénicos en la manipulación de alimentos.<br/><br/> Pero como se trata de un encuentro de doble vía, no sólo las comunidades que son centros de trabajo de campo del grupo de voluntarios, se ven beneficiadas con las capacitaciones que los universitarios, profesores y alumnos les brindan, puesto que si bien los habitantes adquieren más herramientas para solucionar las apremiantes dificultades de seguridad alimentaria que a diario padecen, de otro lado participar en las actividades programadas por los voluntarios y cumplir a cabalidad con los objetivos académicos de los cursos implica para los practicantes un gran desafío, teniendo en cuenta el bajo nivel de escolaridad de las personas que acuden a los talleres y charlas.<br/><br/> Así, los docentes y estudiantes involucrados coinciden en que son logros de esta experiencia de extensión solidaria de la Universidad, el que los estudiantes voluntarios participantes desarrollen valores como la solidaridad, el respeto por los demás, el compartir y la amistad; en el ámbito profesional, el estudiante ingeniero de alimentos adquiere una visión más amplia de su región y desarrolla más y mejores capacidades para la resolución de problemas, haciéndose más competente en el campo laboral; al ser los facilitadores de las capacitaciones, los estudiantes requieren de dominio práctico y teórico en la transformación de alimentos. <br/><br/> Además, concuerdan en que el entusiasmo y cariño que los estudiantes aportan al participar en proyectos comunitarios, exalta el nombre de la Universidad de Antioquia y hace que se cumpla el deber institucional de ayudar a las poblaciones más vulnerables de nuestra región. <br/><br/><b><br/>Acercamiento</b><br/><br/> La dinámica inicial de la Escuela de Alimentos y Desarrollo Humano se basa en integrar tanto los conocimientos propios de la transformación de los alimentos, como los componentes culturales y sociales del campo de acción. Por lo mismo, los cursos básicos de transformación de alimentos -productos de panificación, lácteos, vegetales, recetas enriquecidas, probióticos y cárnicos-, se diseñan teniendo en cuenta alimentos con un alto valor nutricional que favorezcan, en especial, a la población infantil, y empleando los recursos agroalimentarios encontrados en el sector. <br/><br/> Por otra parte, la Escuela inculca entre los habitantes pautas relativas a la calidad higiénico-sanitaria, para contrarrestar el alto índice de enfermedades transmitidas por alimentos entre los niños. Para ello, la Facultad de Química Farmacéutica cuenta con el aval de la Dirección Seccional de Salud de Antioquia, para ofrecer el curso básico de Manipulación Higiénica de Alimentos, de modo que la población beneficiaria primero se capacita y certifica en esta temática y luego se entrena en la transformación de alimentos como tal. <br/><br/> El plan de capacitación de alimentos para los manipuladores también incluye actividades de desarrollo humano con lecturas de crecimiento personal, discusión de ideas y el aporte de cada una de las personas participantes. <br/><br/> Otro aspecto importante es la ceremonia de graduación y el certificado respectivo del curso realizado que se convierte en un incentivo de gran valor emocional y motivacional para las personas que terminan el curso satisfactoriamente; el certificado es avalado por el Departamento de Alimentos de la Facultad de Química Farmacéutica. <br/><br/><b><br/>Proyectos en ejecución</b><br/><br/><li>Programa de educación sanitaria a manipuladores de alimentos. Los habitantes se citan a una reunión informativa, luego de la cual se inician los cursos de 10 horas básicas, que se dictan en dos sesiones en las instalaciones de los barrios. <br/><br/></li><li>Inventario de los recursos agrícolas del sector y propuesta de aprovechamiento. Dirigido a habitantes de los sectores que tengan un solar con productos cultivados. Se realizan visitas a las viviendas de las personas que han estado en las capacitaciones y a través de ellas se contactan otras a fin de tener acceso a los lugares y los conocimientos. Se hace observación, y entrevistas y como técnicas se emplean el diario de campo, y la fotografía. A partir de los diarios de campo se hacen laboratorios semanales y al terminar la fase de diagnóstico se procede a diseñar los talleres de transformación de alimentos. <br/><br/> En octubre pasado, cuatro estudiantes pertenecientes a la Escuela de Alimentos viajaron a Argentina en calidad de ponentes al III Encuentro de Agroecología y Soberanía Alimentaria, donde compartieron con los estudiantes de La Plata la experiencia de voluntariado en Ingeniería de Alimentos, que beneficia a poblaciones de niños, jóvenes y adultos desplazados por el conflicto colombiano. <br/><br/></li><li>Asesoría en producto multimezcla nutricional. Dirigida a madres comunitarias procesadoras de la multimezcla y a niños de los comedores infantiles. Incluye asesoría en Buenas Prácticas de Manufactura -BPM- y en los procesos de secado y transformación; análisis bromatológico, microbiológico y sensorial del producto para mejoramiento de la calidad de la multimezcla; mejoras en el diseño del horno solar; evaluación de futuros usos de la multimezcla en diferentes preparaciones de panadería.<br/><br/></li><li>Implementación de planes de BPM en el templo comedor y en el proceso de desayuno escolar. La metodología contempla inicialmente visitas etnográficas de las estudiantes para acompañar a los niños durante el servicio de desayuno escolar, y visitas a las madres beneficiarias para establecer pautas de procesamiento y consumo de alimentos. A partir del diagnóstico de las condiciones de proceso del desayuno y del estado higiénico sanitario de las instalaciones, se procede a realizar los programas de limpieza y desinfección, manejo de plagas, roedores y de residuos en las instalaciones.<br/><br/></li><li>Capacitación en productos vegetales. A partir de los resultados obtenidos con el diagnóstico de los cultivos, la Escuela diseñará los contenidos para enseñar durante el curso de procesos vegetales, que tendrá lugar en el barrio. (LJLB)<br/><br/></li>
A través de la Escuela de Alimentos, han sido certificados cerca de 200 manipuladores de alimentos de los estratos 0,1,2, y se cuenta con proyectos aprobados como el ganador del Primer Concurso Andino de Voluntariado Banco Interamericano de Desarrollo, y el convenio entre la Universidad de Antioquia y la Universidad de la Plata, Argentina, para fortalecer la extensión solidaria.

La historia comenzó en 2004, cuando estudiantes avanzados del pregrado de Ingeniería de Alimentos y docentes del Departamento de Alimentos de la Facultad de Química Farmacéutica quisieron sacar de las aulas y de los laboratorios los conocimientos teóricos y las habilidades prácticas aprendidas para intentar resolver problemas de seguridad alimentaria detectados entre las poblaciones victimas del desplazamiento, un fenómeno tan recurrente como los mismos conflictos promovidos por los guerreros, cuyo accionar afecta principalmente a las poblaciones rurales que son forzadas a abandonar sus campos y sembrados y a migrar, como última opción de sobrevivencia, hacia las urbes.

Medellín no ha estado ajeno a este fenómeno, que ha propiciado la formación en las ciudades de barrios conocidos como "de desplazados", grupos que por sus condiciones de pobreza, desempleo e insalubridad requieren de programas especiales de intervención por las instituciones administrativas y gubernamentales, de salud y educación.

En tal contexto surgió la Escuela de Alimentos y Desarrollo Humano, como la denominaron los entusiastas voluntarios, dispuestos a contribuir con el mejoramiento de las condiciones de alimentación de cientos de niños, jóvenes y ancianos, echando mano no sólo de los conocimientos técnicos propios para el aprovechamiento de los recursos y la transformación de los alimentos, sino también de pautas antropológicas para acercarse del modo más adecuado a la comunidad.

De esta manera, pobladores de Vallejuelos, Las Margaritas, Blanquizal y El Picacho se han beneficiado del intercambio de conocimientos teórico prácticos orientados a generar alternativas alimentarias y de hábitos higiénicos en la manipulación de alimentos.

Pero como se trata de un encuentro de doble vía, no sólo las comunidades que son centros de trabajo de campo del grupo de voluntarios, se ven beneficiadas con las capacitaciones que los universitarios, profesores y alumnos les brindan, puesto que si bien los habitantes adquieren más herramientas para solucionar las apremiantes dificultades de seguridad alimentaria que a diario padecen, de otro lado participar en las actividades programadas por los voluntarios y cumplir a cabalidad con los objetivos académicos de los cursos implica para los practicantes un gran desafío, teniendo en cuenta el bajo nivel de escolaridad de las personas que acuden a los talleres y charlas.

Así, los docentes y estudiantes involucrados coinciden en que son logros de esta experiencia de extensión solidaria de la Universidad, el que los estudiantes voluntarios participantes desarrollen valores como la solidaridad, el respeto por los demás, el compartir y la amistad; en el ámbito profesional, el estudiante ingeniero de alimentos adquiere una visión más amplia de su región y desarrolla más y mejores capacidades para la resolución de problemas, haciéndose más competente en el campo laboral; al ser los facilitadores de las capacitaciones, los estudiantes requieren de dominio práctico y teórico en la transformación de alimentos.

Además, concuerdan en que el entusiasmo y cariño que los estudiantes aportan al participar en proyectos comunitarios, exalta el nombre de la Universidad de Antioquia y hace que se cumpla el deber institucional de ayudar a las poblaciones más vulnerables de nuestra región.


Acercamiento


La dinámica inicial de la Escuela de Alimentos y Desarrollo Humano se basa en integrar tanto los conocimientos propios de la transformación de los alimentos, como los componentes culturales y sociales del campo de acción. Por lo mismo, los cursos básicos de transformación de alimentos -productos de panificación, lácteos, vegetales, recetas enriquecidas, probióticos y cárnicos-, se diseñan teniendo en cuenta alimentos con un alto valor nutricional que favorezcan, en especial, a la población infantil, y empleando los recursos agroalimentarios encontrados en el sector.

Por otra parte, la Escuela inculca entre los habitantes pautas relativas a la calidad higiénico-sanitaria, para contrarrestar el alto índice de enfermedades transmitidas por alimentos entre los niños. Para ello, la Facultad de Química Farmacéutica cuenta con el aval de la Dirección Seccional de Salud de Antioquia, para ofrecer el curso básico de Manipulación Higiénica de Alimentos, de modo que la población beneficiaria primero se capacita y certifica en esta temática y luego se entrena en la transformación de alimentos como tal.

El plan de capacitación de alimentos para los manipuladores también incluye actividades de desarrollo humano con lecturas de crecimiento personal, discusión de ideas y el aporte de cada una de las personas participantes.

Otro aspecto importante es la ceremonia de graduación y el certificado respectivo del curso realizado que se convierte en un incentivo de gran valor emocional y motivacional para las personas que terminan el curso satisfactoriamente; el certificado es avalado por el Departamento de Alimentos de la Facultad de Química Farmacéutica.


Proyectos en ejecución


  • Programa de educación sanitaria a manipuladores de alimentos. Los habitantes se citan a una reunión informativa, luego de la cual se inician los cursos de 10 horas básicas, que se dictan en dos sesiones en las instalaciones de los barrios.

  • Inventario de los recursos agrícolas del sector y propuesta de aprovechamiento. Dirigido a habitantes de los sectores que tengan un solar con productos cultivados. Se realizan visitas a las viviendas de las personas que han estado en las capacitaciones y a través de ellas se contactan otras a fin de tener acceso a los lugares y los conocimientos. Se hace observación, y entrevistas y como técnicas se emplean el diario de campo, y la fotografía. A partir de los diarios de campo se hacen laboratorios semanales y al terminar la fase de diagnóstico se procede a diseñar los talleres de transformación de alimentos.

    En octubre pasado, cuatro estudiantes pertenecientes a la Escuela de Alimentos viajaron a Argentina en calidad de ponentes al "III Encuentro de Agroecología y Soberanía Alimentaria", donde compartieron con los estudiantes de La Plata la experiencia de voluntariado en Ingeniería de Alimentos, que beneficia a poblaciones de niños, jóvenes y adultos desplazados por el conflicto colombiano.

  • Asesoría en producto multimezcla nutricional. Dirigida a madres comunitarias procesadoras de la multimezcla y a niños de los comedores infantiles. Incluye asesoría en Buenas Prácticas de Manufactura -BPM- y en los procesos de secado y transformación; análisis bromatológico, microbiológico y sensorial del producto para mejoramiento de la calidad de la multimezcla; mejoras en el diseño del horno solar; evaluación de futuros usos de la multimezcla en diferentes preparaciones de panadería.

  • Implementación de planes de BPM en el templo comedor y en el proceso de desayuno escolar. La metodología contempla inicialmente visitas etnográficas de las estudiantes para acompañar a los niños durante el servicio de desayuno escolar, y visitas a las madres beneficiarias para establecer pautas de procesamiento y consumo de alimentos. A partir del diagnóstico de las condiciones de proceso del desayuno y del estado higiénico sanitario de las instalaciones, se procede a realizar los programas de limpieza y desinfección, manejo de plagas, roedores y de residuos en las instalaciones.

  • Capacitación en productos vegetales. A partir de los resultados obtenidos con el diagnóstico de los cultivos, la Escuela diseñará los contenidos para enseñar durante el curso de procesos vegetales, que tendrá lugar en el barrio. (LJLB)

    • Fuente:

    Tags:

    Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.