text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Flora y fauna, un tesoro que debe ser conservado

      
Uno de los datos más comunes para determinar la biodiversidad nacional es aquél que indica que el país ocupa el 0,7 por ciento de la superficie del planeta y posee entre el 10% y el 14% de todas las especies de plantas y animales de la Tierra. Colombia es el país con mayor número de especies de aves y anfibios en el mundo <br/><br/> Los expertos han determinado que su topografía - tres cordilleras, dos océanos, selvas húmedas, llanuras tropicales, páramos e incluso montañas con nieves perpetuas - y su ubicación geográfica posibilitan la existencia de un gran número de especies animales y vegetales distribuidas en varios ecosistemas. <br/><br/><span style=font-weight: bold;> Datos relevantes sobre la flora y la fauna colombianas</span><br/><br/> Según datos del Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, Colombia es el segundo país del mundo con mayor diversidad de plantas: posee 55 mil especies. Una tercera parte de esas especies son endémicas; es decir que únicamente se encuentran en Colombia. En esta diversidad sobresalen las flores. Por ejemplo, la flor nacional, la orquídea, tiene tres mil especies diferentes. Leila Díaz, bióloga del Jardín Botánico de Bogotá José Celestino Mutis, dice que el 10% de las especies de orquídeas del mundo se encuentra en Colombia. En cuanto a las palmas, las 258 especies registradas en representan el mayor número de especies en todo el mundo. <br/><br/> Respecto a la fauna, el Ministerio dice que en el país se registran 1.815 especies de aves - lo que equivale al 19% de las especies en el mundo y al 60 % de las de Suramérica. Estas estadísticas colocan a Colombia como el país que más especies de aves tiene en el mundo. También ocupa el primer puesto en cantidad de especies de anfibios: 517 especies están reportadas. En relación a los reptiles, se han registrado 520 en el país, ubicándolo en el tercer puesto a nivel mundial en esta clase de animales. Con relación a los mamíferos, ocupa el cuarto lugar a nivel mundial, con 456 especies. Datos oficiales especifican que existen 1.200 especies marinas y 1.600 de agua dulce, 165 mil especies de mariposas y 250 mil de coleópteros. <br/><br/><br/><br/> Aunque el estado colombiano ha creado estrategias para conservar esta riqueza, como el Sistema de Parques Nacionales Naturales, algunas especies ya se han extinguido y muchas otras están en peligro de extinción. El Instituto Alexander von Humboldt, encargado de realizar investigaciones en biodiversidad en Colombia, encontró 83 especies de aves amenazadas. Incluso el ave nacional, el cóndor de los Andes, se encuentra en grave peligro. <br/><br/> La fundación para la Educación y Protección Ambiental OPEPA señala que entre los mamíferos más amenazados debido a su caza indiscriminada o la destrucción de su habitat están el armadillo gigante, el lobo de río gigante, la danta o tapir, (tres de las cuatros especies conocidas de este animal se encuentran en Colombia) y el manatí. <br/><br/> OPEPA dice también que los reptiles en general se han visto afectados por la destrucción del habitat, explotación indiscriminada, tráfico ilegal y hasta por tradición, pues han sufrido como ningún otro grupo de vertebrados el rechazo de las personas. El caimán del Magdalena, caimán del Orinoco, la tortuga Caguama, Charapa, y la tortuga Morrocoy están en grave peligro. Entre los anfibios amenazados se encuentra la rana venenosa de Lehmann ya que es extraída de su habitat para ser utilizada en investigación de la industria farmacéutica y como mascota exótica, en Europa principalmente. <br/><br/> En relación a la flora, de acuerdo a un listado publicado por el Instituto Alexander von Humboldt, varias especies de orquídeas han desaparecido porque fueron vendidas comercialmente. Así mismo, la orquídea de la especie Cattleya trianae, designada como la flor nacional, está en peligro de extinción. La Palma de Cera del Quindío, árbol nacional, está en peligro de desaparecer pues antes existía en gran parte de la cordillera central de Colombia y hoy sólo subsiste en las montañas del departamento del Quindío. <br/><br/><br/><br/> Organizaciones nacionales, regionales e internacionales se ocupan de cuidar o restaurar la biodiversidad de Colombia. Entre las entidades nacionales se destaca el Instituto Alexander von Humboldt, entidad que a través de eventos, publicaciones, investigaciones y ejecución de proyectos contribuye al conocimiento, la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad. Uno de sus programas al respecto es el programa de Biología de la Conservación. <br/><br/> Así mismo, La Fundación Natura, miembro del Instituto Alexander von Humboldt, ha conseguido resultados positivos por su investigación científica y el desarrollo e implementación de proyectos de gestión ambiental en áreas de alta biodiversidad. Actualmente, ha ejecutado proyectos en asociación con otras entidades en el llamado Chocó Biogeográfico, región que Colombia comparte con Panamá y Ecuador. Los proyectos están enfocados al uso sostenible de la biodiversidad de la zona. <br/><br/> Entre las organizaciones internacionales sobresalen los esfuerzos que realiza la organización conservacionista World Wildlife Found, WWF, que opera en el Complejo Ecorregional Andes del Norte, la Cuenca del Orinoco y el Complejo Ecorregional Chocó Biogeográfico. Entre sus tareas está buscar áreas protegidas para especies, conservación de bosques y ecosistemas. <br/><br/><br/><br/> Además de rico en biodiversidad, el Chocó Biogeográfico es una de la regiones que presenta más altos índices de pluviosidad en el mundo. Aproximadamente el 25% de las especies de plantas y animales de esta área son endémicas. Sin embargo, dos construcciones de gran alcance están proyectadas en la zona: la realización del tramo faltante de la carretera panamericana entre Colombia y Panamá y el canal interoceánico que aprovecharía el Río Atrato. <br/><br/> El primer proyecto implica atravesar el llamado Tapón del Darién, una región que ha sido declarada Patrimonio Mundial debido a su riqueza natural y que se encuentra ubicada entre la frontera de Colombia y Panamá. El canal interoceánico que utilizaría el río Atrato se destinaría al tránsito de barcos de mayor calado que los que permite el canal de Panamá. <br/><br/> La construcción de estos megaproyectos no sólo representa una amenaza para la biodiversidad de la zona sino que constituye un peligro para la culturas indígenas que habitan la región y que en gran medida ayudan a conservar estas zonas ricas en recursos naturales. Algunos de estos proyectos son iniciativa del gobierno colombiano. <br/><br/> Sobre la construcción del Tapón del Darién, el Presidente Álvaro Uribe ha afirmado que, en su opinión, es correcta la tesis que los santuarios ecológicos se cuidan más fácilmente cuando son visitados, como sería el caso del Tapón del Darién. Sin embargo, este punto de vista es rechazado por organizaciones ambientalistas que se oponen rotundamente a esta construcción. Esas instituciones señalan que Colombia se encuentra entre los 12 países megadiversos, que poseen el 70% de la biodiversidad total del planeta. Y argumentan que la flora y la fauna del país constituyen un tesoro a ser conservado para el mundo, lo que no ocurriría si esos megaproyectos fuesen, de hecho, llevados adelante.<br/><br/><br/><br/>
Uno de los datos más comunes para determinar la biodiversidad nacional es aquél que indica que el país ocupa el 0,7 por ciento de la superficie del planeta y posee entre el 10% y el 14% de todas las especies de plantas y animales de la Tierra. Colombia es el país con mayor número de especies de aves y anfibios en el mundo

Los expertos han determinado que su topografía - tres cordilleras, dos océanos, selvas húmedas, llanuras tropicales, páramos e incluso montañas con nieves perpetuas - y su ubicación geográfica posibilitan la existencia de un gran número de especies animales y vegetales distribuidas en varios ecosistemas.

Datos relevantes sobre la flora y la fauna colombianas

Según datos del Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, Colombia es el segundo país del mundo con mayor diversidad de plantas: posee 55 mil especies. Una tercera parte de esas especies son endémicas; es decir que únicamente se encuentran en Colombia. En esta diversidad sobresalen las flores. Por ejemplo, la flor nacional, la orquídea, tiene tres mil especies diferentes. Leila Díaz, bióloga del Jardín Botánico de Bogotá "José Celestino Mutis", dice que el 10% de las especies de orquídeas del mundo se encuentra en Colombia. En cuanto a las palmas, las 258 especies registradas en representan el mayor número de especies en todo el mundo.

Respecto a la fauna, el Ministerio dice que en el país se registran 1.815 especies de aves - lo que equivale al 19% de las especies en el mundo y al 60 % de las de Suramérica. Estas estadísticas colocan a Colombia como el país que más especies de aves tiene en el mundo. También ocupa el primer puesto en cantidad de especies de anfibios: 517 especies están reportadas. En relación a los reptiles, se han registrado 520 en el país, ubicándolo en el tercer puesto a nivel mundial en esta clase de animales. Con relación a los mamíferos, ocupa el cuarto lugar a nivel mundial, con 456 especies. Datos oficiales especifican que existen 1.200 especies marinas y 1.600 de agua dulce, 165 mil especies de mariposas y 250 mil de coleópteros.



Aunque el estado colombiano ha creado estrategias para conservar esta riqueza, como el Sistema de Parques Nacionales Naturales, algunas especies ya se han extinguido y muchas otras están en peligro de extinción. El Instituto Alexander von Humboldt, encargado de realizar investigaciones en biodiversidad en Colombia, encontró 83 especies de aves amenazadas. Incluso el ave nacional, el cóndor de los Andes, se encuentra en grave peligro.

La fundación para la Educación y Protección Ambiental OPEPA señala que entre los mamíferos más amenazados debido a su caza indiscriminada o la destrucción de su habitat están el armadillo gigante, el lobo de río gigante, la danta o tapir, (tres de las cuatros especies conocidas de este animal se encuentran en Colombia) y el manatí.

OPEPA dice también que "los reptiles en general se han visto afectados por la destrucción del habitat, explotación indiscriminada, tráfico ilegal y hasta por tradición", pues han sufrido como ningún otro grupo de vertebrados el rechazo de las personas. El caimán del Magdalena, caimán del Orinoco, la tortuga Caguama, Charapa, y la tortuga Morrocoy están en grave peligro. Entre los anfibios amenazados se encuentra la rana venenosa de Lehmann ya que es extraída de su habitat para ser utilizada en investigación de la industria farmacéutica y como mascota exótica, en Europa principalmente.

En relación a la flora, de acuerdo a un listado publicado por el Instituto Alexander von Humboldt, varias especies de orquídeas han desaparecido porque fueron vendidas comercialmente. Así mismo, la orquídea de la especie Cattleya trianae, designada como la flor nacional, está en peligro de extinción. La Palma de Cera del Quindío, árbol nacional, está en peligro de desaparecer pues antes existía en gran parte de la cordillera central de Colombia y hoy sólo subsiste en las montañas del departamento del Quindío.



Organizaciones nacionales, regionales e internacionales se ocupan de cuidar o restaurar la biodiversidad de Colombia. Entre las entidades nacionales se destaca el Instituto Alexander von Humboldt, entidad que a través de eventos, publicaciones, investigaciones y ejecución de proyectos contribuye al conocimiento, la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad. Uno de sus programas al respecto es el programa de Biología de la Conservación.

Así mismo, La Fundación Natura, miembro del Instituto Alexander von Humboldt, ha conseguido resultados positivos por su investigación científica y el desarrollo e implementación de proyectos de gestión ambiental en áreas de alta biodiversidad. Actualmente, ha ejecutado proyectos en asociación con otras entidades en el llamado Chocó Biogeográfico, región que Colombia comparte con Panamá y Ecuador. Los proyectos están enfocados al uso sostenible de la biodiversidad de la zona.

Entre las organizaciones internacionales sobresalen los esfuerzos que realiza la organización conservacionista World Wildlife Found, WWF, que opera en el Complejo Ecorregional Andes del Norte, la Cuenca del Orinoco y el Complejo Ecorregional Chocó Biogeográfico. Entre sus tareas está buscar áreas protegidas para especies, conservación de bosques y ecosistemas.



Además de rico en biodiversidad, el Chocó Biogeográfico es una de la regiones que presenta más altos índices de pluviosidad en el mundo. Aproximadamente el 25% de las especies de plantas y animales de esta área son endémicas. Sin embargo, dos construcciones de gran alcance están proyectadas en la zona: la realización del tramo faltante de la carretera panamericana entre Colombia y Panamá y el canal interoceánico que aprovecharía el Río Atrato.

El primer proyecto implica atravesar el llamado Tapón del Darién, una región que ha sido declarada Patrimonio Mundial debido a su riqueza natural y que se encuentra ubicada entre la frontera de Colombia y Panamá. El canal interoceánico que utilizaría el río Atrato se destinaría al tránsito de barcos de mayor calado que los que permite el canal de Panamá.

La construcción de estos megaproyectos no sólo representa una amenaza para la biodiversidad de la zona sino que constituye un peligro para la culturas indígenas que habitan la región y que en gran medida ayudan a conservar estas zonas ricas en recursos naturales. Algunos de estos proyectos son iniciativa del gobierno colombiano.

Sobre la construcción del Tapón del Darién, el Presidente Álvaro Uribe ha afirmado que, en su opinión, es correcta la tesis que los santuarios ecológicos se cuidan más fácilmente cuando son visitados, como sería el caso del Tapón del Darién. Sin embargo, este punto de vista es rechazado por organizaciones ambientalistas que se oponen rotundamente a esta construcción. Esas instituciones señalan que Colombia se encuentra entre los 12 países megadiversos, que poseen el 70% de la biodiversidad total del planeta. Y argumentan que la flora y la fauna del país constituyen un tesoro a ser conservado para el mundo, lo que no ocurriría si esos megaproyectos fuesen, de hecho, llevados adelante.



  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.