text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La UDCA en la formación de la nueva sociedad colombiana

      
Cuando la persona no está organizada no se siente obligada a respetar reglas con los otros ni con la sociedad (no tiene autorregulación) y al mismo tiempo, su aislamiento facilita que otros le violen sus derechos (no tiene protección social). <br/><br/> Pero esto no se aprende de la noche a la mañana y menos en sociedades como la nuestra donde la situación social que afrontamos es crítica. Por eso es necesario y fundamental que las universidades tomen conciencia de su responsabilidad con respecto a la situación social del país, pues "la sociedad espera desde los espacios reflexivos de la universidad la creación y construcción de herramientas que permitan encontrar salidas y lograr nuevas concepciones pedagógicas basadas en el amor y la justicia, la comprensión y la generosidad, teniendo como eje fundamental de su preocupación y desvelo a la familia colombiana, afirman Sequeda y Ojeda en el Proyecto Pedagogía de la Paz de la Universidad Pedagógica Nacional, 2000.<br/><br/> Es allí donde los individuos comienzan su proceso de socialización, y que dadas las condiciones actuales de la sociedad colombiana, pasó a ser de primer agente de socialización a segundo plano, ocupando ese primer puesto las instituciones educativas; por lo que se hace necesario trabajar bajo los cuatro pilares fundamentales de la educación: aprender a conocer, a hacer, a vivir juntos y a ser, tal como afirma Jacques Delors en La educación encierra un tesoro, editado por la Unesco. <br/><br/> Partiendo de la Misión de la UDCA que se fundamenta en la formación de profesionales integrales con compromiso social y ambiental, con capacidad de liderazgo y con altos valores ciudadanos, en aquellos campos de acción que contribuyan a un desarrollo justo y equitativo de los grupos menos favorecidos del país; se hace necesario trabajar en este tipo de contenidos que se consideran básicos para la formación integral de la persona y por lo tanto, deben formar parte del currículo escolar, planificándolos de forma transversal si se quiere extraer todo el potencial educativo de los programas para mejorar la convivencia, abarcando diversas áreas y niveles educativos. <br/><br/> Estos contenidos y actividades deben estar integrados al currículo ordinario, de tal modo que no dificulten o alteren el desarrollo normal de las clases, pero no se pueden enseñar con la metodología tradicional en la que el profesor explica cada uno de estos conceptos y cómo hay que actuar de acuerdo a los mismos. Es necesario enseñarlos de una manera vivenciada, para que los alumnos puedan experimentar y sentir por si mismos aquellas situaciones que les permitan avanzar en la construcción de su personalidad y del entendimiento de la realidad actual de los grupos sociales del país. <br/><br/> Es por eso que desde el PCBSH trabajamos en la Cátedra Pedagogía de la Convivencia, la cual se orienta por los principios de respeto, responsabilidad, lealtad, equidad, sentido nacionalista, compromiso, disciplina, solidaridad y ética, que la U.D.C.A ha tomado con el fin de promover la construcción y defensa de los valores en la formación de seres integrales. <br/><br/>Esta cátedra responde a preguntas como ¿Cuál es la importancia de los valores y Derechos Humanos en la vida universitaria y la construcción de una Pedagogía de la Convivencia?, ¿Cómo construir y hacer partícipe a toda la sociedad de una Pedagogía de la Convivencia?. <br/><br/>Considerando que las concepciones educativas de las últimas décadas, plantean un carácter más formativo, como el aprendizaje de pautas de convivencia, normas, valores, actitudes, creencias, el desarrollo de la capacidad de juicio, desarrollo de la capacidad crítica, mejora del autocontrol; se considera esencial el conocimiento, análisis y discusión de la situación social actual del país, dado que vivimos una "violencia multiforme" que está afectando los fundamentos estructurales de nuestro sistema de convivencia. Finalmente, es bueno revisar los 7 aprendizajes básicos para la convivencia social (José Bernardo Toro. Siete Aprendizajes básicos para la Educación en la Convivencia Social. Educando para hacer posibles la Vida y la Felicidad. Fundación Social. Bogotá, 1992): aprender a no agredir al congénere, aprender a comunicarse, aprender a interactuar, aprender a decidir en grupo, aprender a cuidarse, aprender a cuidar el entorno y aprender a valorar el saber social. <br/><br/><br/><br/><br/>
Cuando la persona no está organizada no se siente obligada a respetar reglas con los otros ni con la sociedad (no tiene autorregulación) y al mismo tiempo, su aislamiento facilita que otros le violen sus derechos (no tiene protección social).

Pero esto no se aprende de la noche a la mañana y menos en sociedades como la nuestra donde la situación social que afrontamos es crítica. Por eso es necesario y fundamental que las universidades tomen conciencia de su responsabilidad con respecto a la situación social del país, pues "la sociedad espera desde los espacios reflexivos de la universidad la creación y construcción de herramientas que permitan encontrar salidas y lograr nuevas concepciones pedagógicas basadas en el amor y la justicia, la comprensión y la generosidad, teniendo como eje fundamental de su preocupación y desvelo a la familia colombiana", afirman Sequeda y Ojeda en el "Proyecto Pedagogía de la Paz de la Universidad Pedagógica Nacional", 2000.

Es allí donde los individuos comienzan su proceso de socialización, y que dadas las condiciones actuales de la sociedad colombiana, pasó a ser de primer agente de socialización a segundo plano, ocupando ese primer puesto las instituciones educativas; por lo que se hace necesario trabajar bajo los cuatro pilares fundamentales de la educación: aprender a conocer, a hacer, a vivir juntos y a ser, tal como afirma Jacques Delors en "La educación encierra un tesoro", editado por la Unesco.

Partiendo de la Misión de la UDCA que se fundamenta en la formación de profesionales integrales con compromiso social y ambiental, con capacidad de liderazgo y con altos valores ciudadanos, en aquellos campos de acción que contribuyan a un desarrollo justo y equitativo de los grupos menos favorecidos del país; se hace necesario trabajar en este tipo de contenidos que se consideran básicos para la formación integral de la persona y por lo tanto, deben formar parte del currículo escolar, planificándolos de forma transversal si se quiere extraer todo el potencial educativo de los programas para mejorar la convivencia, abarcando diversas áreas y niveles educativos.

Estos contenidos y actividades deben estar integrados al currículo ordinario, de tal modo que no dificulten o alteren el desarrollo normal de las clases, pero no se pueden enseñar con la metodología tradicional en la que el profesor explica cada uno de estos conceptos y cómo hay que actuar de acuerdo a los mismos. Es necesario enseñarlos de una manera vivenciada, para que los alumnos puedan experimentar y sentir por si mismos aquellas situaciones que les permitan avanzar en la construcción de su personalidad y del entendimiento de la realidad actual de los grupos sociales del país.

Es por eso que desde el PCBSH trabajamos en la Cátedra Pedagogía de la Convivencia, la cual se orienta por los principios de respeto, responsabilidad, lealtad, equidad, sentido nacionalista, compromiso, disciplina, solidaridad y ética, que la U.D.C.A ha tomado con el fin de promover la construcción y defensa de los valores en la formación de seres integrales.

Esta cátedra responde a preguntas como ¿Cuál es la importancia de los valores y Derechos Humanos en la vida universitaria y la construcción de una Pedagogía de la Convivencia?, ¿Cómo construir y hacer partícipe a toda la sociedad de una Pedagogía de la Convivencia?.

Considerando que las concepciones educativas de las últimas décadas, plantean un carácter más formativo, como el aprendizaje de pautas de convivencia, normas, valores, actitudes, creencias, el desarrollo de la capacidad de juicio, desarrollo de la capacidad crítica, mejora del autocontrol; se considera esencial el conocimiento, análisis y discusión de la situación social actual del país, dado que vivimos una "violencia multiforme" que está afectando los fundamentos estructurales de nuestro sistema de convivencia. Finalmente, es bueno revisar los 7 aprendizajes básicos para la convivencia social (José Bernardo Toro. Siete Aprendizajes básicos para la Educación en la Convivencia Social. Educando para hacer posibles la Vida y la Felicidad. Fundación Social. Bogotá, 1992): aprender a no agredir al congénere, aprender a comunicarse, aprender a interactuar, aprender a decidir en grupo, aprender a cuidarse, aprender a cuidar el entorno y aprender a valorar el saber social.




  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.