text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Científicos de la UN codifican el lenguaje del mico tití

      
Un catálogo de 30 sonidos emitidos por los micos tití fue recopilado por el Grupo de Investigación en Comunicación Animal de la Universidad Nacional de Colombia Sede Bogotá. Además de conocer mejor la especie, el compendio sirve especialmente como herramienta para monitorear esta especie en vía de extinción. <br/><br/>El conocimiento de voces, cantos, chirridos y demás vocalizaciones del Sagüino leucopus (nombre científico del tití manos blancas) se adelanta desde hace seis años en los bosques altoandinos de la cordillera Central. <br/><br/>Internado en la selva durante meses, el grupo de científicos, integrado por estudiantes y profesionales dirigidos por el etólogo Enrique Zerda, profesor del Departamento de Biología de la UN; ha grabado y digitalizado los sonidos del animal mediante un software especial, con el fin de sistematizar frecuencias, duraciones e intensidades. La idea es responder a la pregunta directriz: ¿qué función cumplen las imágenes auditivas en el desarrollo y supervivencia del mico tití? <br/><br/>El catálogo, un repertorio de comportamientos que corresponde a sonidos particulares, ha permitido conocer conductas de filiación, amenaza, hallazgo de alimento, agresión, juego, estrés, cría, territorialidad, entre otras. <br/><br/>Por ejemplo, el tití manos blancas emite rumores diferentes, dependiendo de si quiere avisar la amenaza de un águila, una boa o un ocelote; sus principales depredadores. <br/><br/>Esa misma relación la guardan alaridos, gruñidos, silbidos, trinos y demás sonidos con individuos jóvenes, adultos, machos o de mayor jerarquía, según los análisis en el laboratorio sonoro. <br/><br/>Otro de los hallazgos es que su lenguaje posee sonidos, palabras, frases y hasta idiomas distintos, según el lugar donde viven las manadas. <br/><br/>Más allá de la curiosidad que puede despertar la investigación, su utilidad práctica está en la conservación, pues conocer e identificar sus sonidos es obtener una manera de ubicarlos y realizar estimativos poblacionales para así formular planes de manejo y preservación, indica el etólogo Enrique Zerda.
Un catálogo de 30 sonidos emitidos por los micos tití fue recopilado por el Grupo de Investigación en Comunicación Animal de la Universidad Nacional de Colombia Sede Bogotá. Además de conocer mejor la especie, el compendio sirve especialmente como herramienta para monitorear esta especie en vía de extinción.

El conocimiento de voces, cantos, chirridos y demás vocalizaciones del Sagüino leucopus (nombre científico del tití manos blancas) se adelanta desde hace seis años en los bosques altoandinos de la cordillera Central.

Internado en la selva durante meses, el grupo de científicos, integrado por estudiantes y profesionales dirigidos por el etólogo Enrique Zerda, profesor del Departamento de Biología de la UN; ha grabado y digitalizado los sonidos del animal mediante un software especial, con el fin de sistematizar frecuencias, duraciones e intensidades. La idea es responder a la pregunta directriz: ¿qué función cumplen las imágenes auditivas en el desarrollo y supervivencia del mico tití?

El catálogo, un repertorio de comportamientos que corresponde a sonidos particulares, ha permitido conocer conductas de filiación, amenaza, hallazgo de alimento, agresión, juego, estrés, cría, territorialidad, entre otras.

Por ejemplo, el tití manos blancas emite rumores diferentes, dependiendo de si quiere avisar la amenaza de un águila, una boa o un ocelote; sus principales depredadores.

Esa misma relación la guardan alaridos, gruñidos, silbidos, trinos y demás sonidos con individuos jóvenes, adultos, machos o de mayor jerarquía, según los análisis en el laboratorio sonoro.

Otro de los hallazgos es que su lenguaje posee sonidos, palabras, frases y hasta idiomas distintos, según el lugar donde viven las manadas.

Más allá de la curiosidad que puede despertar la investigación, "su utilidad práctica está en la conservación, pues conocer e identificar sus sonidos es obtener una manera de ubicarlos y realizar estimativos poblacionales para así formular planes de manejo y preservación", indica el etólogo Enrique Zerda.
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.