text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Parque de los maestros abstractos en la UN

      
<em>Javier Riveros,Unimedios<br/><br/>Artículo tomado de la versión digital de UN Periódico<br/></em><br/>Óscar Posada Correa, profesor de la Facultad de Diseño Industrial y coordinador del proyecto Parque y Arte Público de la Universidad Nacional, mira con satisfacción las estructuras metálicas que ahora sobresalen entre los árboles, frente a la Escuela de Cine y Televisión. Posada escogió este bosque, uno de los lugares más apacibles de la Sede Bogotá, para poner allí las esculturas, que gracias a su gestión fueron donadas a la Universidad Nacional. <br/><br/>Dos razones fundamentales me motivaron para impulsar el proyecto, recuerda Posada. En primer lugar, tenía el anhelo de hacerle un homenaje al maestro Eduardo Ramírez Villamizar, después de su muerte, y construir una de sus esculturas, de tamaño monumental, dentro del campus. <br/><br/>La segunda surgió cuando, al concluir una investigación en la que hizo un inventario cuidadoso de las obras de arte que alberga la ciudad universitaria, pensó que sería importante consolidar y engrandecer el patrimonio cultural de la institución con tres obras monumentales de los mejores representantes del arte abstracto del siglo XX en Colombia. Posada decidió que Édgar Negret y Carlos Rojas debían formar parte del proyecto. <br/><br/>El grupo de trabajo para gestionar las obras estuvo integrado por Fernando Viviescas, Francisco Montaña, Mariana Varela, Marta Rodríguez, María Claudia Romero y Manuel Robayo, profesores de la UN. Entramos en conversaciones con los herederos y representantes de los maestros, les propusimos la idea y automáticamente dieron el sí, obsequiaron las obras para que fueran construidas en la universidad, afirma Posada. <br/><br/><strong>Puente, Ventana y Doble arco caracol</strong><br/><br/>Los significados existenciales derivan de fenómenos naturales, humanos y espirituales, anota Norbert Schulz, y la arquitectura y el arte los traducen en formas espaciales. En arquitectura, forma espacial significa lugar, recorrido y área, o sea, estructura concreta del ambiente humano. <br/><br/>Según el profesor Posada, estos conceptos de Schulz parecen coincidir con los propósitos básicos con los que Ramírez Villamizar, Negret y Rojas realizaron su obra, en relación directa con el cosmos, con la naturaleza, con el lugar y con el hombre, pues le permiten interactuar y penetrar ese espacio de características sagradas. <br/><br/>Ventana, Puente y Doble arco caracol deben entenderse en términos de formas significativas. En ellas predominan formas sólidas simples y una estricta organización geométrica. Masas, vacíos y enormes formas precisas les confieren una monumentalidad y un poderío singulares. Son construcciones cuyas formas logran conquistar un equilibrio en el espacio y en el tiempo y ayudan al hombre a dar significado a la existencia, sostiene el profesor Posada. <br/><br/>La composición Doble arco caracol, de Ramírez Villamizar, obedece a la articulación entre dos arcos rotados, de forma que permiten al espectador penetrarla, permanecer y recorrerla a través de los ejes frontal y lateral. Por tal motivo, se situó en el cruce de los caminos que vienen del eje peatonal que nace en la entrada de la calle 45 y remata en el edificio de la Escuela de Cine y Televisión, el primero, y el que se origina desde el acceso de la calle 26 y finaliza en el colegio Iparm, el segundo. <br/><br/>Curiosamente, esta rotación de los arcos se corresponde con la alineación este-oeste que tienen dichos caminos. Esto permitió desarrollar la idea de orientar las esculturas con respecto a los solsticios de invierno o de verano, explica Posada. <br/><br/>La escultura Ventana, de Carlos Rojas, semeja un dibujo tridimensional con estructura lineal y define en el espacio un determinado paisaje. Al situarla en el eje principal de composición del campus, dibuja y enmarca el ingreso al Parque de los Maestros Abstractos desde el anillo vial y, en el otro sentido, actúa como remate visual y preámbulo para ingresar al área deportiva. <br/><br/>La escultura Puente, Homenaje a Paul Foster, de Édgar Negret, será ubicada en un lugar abierto del bosque, diagonal al acceso vehicular y peatonal de la transversal 38 A. Este sitio permite establecer la continuidad del mundo exterior con el mundo interior de la universidad. <br/><br/>De las tres esculturas que conformarán el Parque de los Maestros Abstractos, esta es la única que todavía está en proceso de construcción, porque es la más grande. Lo más satisfactorio es pensar que este proyecto enriquecerá siempre el espíritu de los estudiantes y moradores de la Universidad, concluye el profesor Posada.
Javier Riveros,Unimedios

Artículo tomado de la versión digital de UN Periódico

Óscar Posada Correa, profesor de la Facultad de Diseño Industrial y coordinador del proyecto Parque y Arte Público de la Universidad Nacional, mira con satisfacción las estructuras metálicas que ahora sobresalen entre los árboles, frente a la Escuela de Cine y Televisión. Posada escogió este bosque, uno de los lugares más apacibles de la Sede Bogotá, para poner allí las esculturas, que gracias a su gestión fueron donadas a la Universidad Nacional.

"Dos razones fundamentales me motivaron para impulsar el proyecto", recuerda Posada. En primer lugar, tenía "el anhelo de hacerle un homenaje al maestro Eduardo Ramírez Villamizar, después de su muerte, y construir una de sus esculturas, de tamaño monumental, dentro del campus".

La segunda surgió cuando, al concluir una investigación en la que hizo un inventario cuidadoso de las obras de arte que alberga la ciudad universitaria, pensó que sería importante consolidar y engrandecer el patrimonio cultural de la institución con tres obras monumentales de los mejores representantes del arte abstracto del siglo XX en Colombia. Posada decidió que Édgar Negret y Carlos Rojas debían formar parte del proyecto.

El grupo de trabajo para gestionar las obras estuvo integrado por Fernando Viviescas, Francisco Montaña, Mariana Varela, Marta Rodríguez, María Claudia Romero y Manuel Robayo, profesores de la UN. "Entramos en conversaciones con los herederos y representantes de los maestros, les propusimos la idea y automáticamente dieron el sí, obsequiaron las obras para que fueran construidas en la universidad", afirma Posada.

Puente, Ventana y Doble arco caracol

Los significados existenciales derivan de fenómenos naturales, humanos y espirituales, anota Norbert Schulz, y la arquitectura y el arte los traducen en formas espaciales. En arquitectura, forma espacial significa lugar, recorrido y área, o sea, estructura concreta del ambiente humano.

Según el profesor Posada, estos conceptos de Schulz parecen coincidir con los propósitos básicos con los que Ramírez Villamizar, Negret y Rojas realizaron su obra, en relación directa con el cosmos, con la naturaleza, con el lugar y con el hombre, pues le permiten interactuar y penetrar ese espacio de características sagradas.

"Ventana, Puente y Doble arco caracol deben entenderse en términos de formas significativas. En ellas predominan formas sólidas simples y una estricta organización geométrica. Masas, vacíos y enormes formas precisas les confieren una monumentalidad y un poderío singulares. Son construcciones cuyas formas logran conquistar un equilibrio en el espacio y en el tiempo y ayudan al hombre a dar significado a la existencia", sostiene el profesor Posada.

La composición Doble arco caracol, de Ramírez Villamizar, obedece a la articulación entre dos arcos rotados, de forma que permiten al espectador penetrarla, permanecer y recorrerla a través de los ejes frontal y lateral. Por tal motivo, se situó en el cruce de los caminos que vienen del eje peatonal que nace en la entrada de la calle 45 y remata en el edificio de la Escuela de Cine y Televisión, el primero, y el que se origina desde el acceso de la calle 26 y finaliza en el colegio Iparm, el segundo.

"Curiosamente, esta rotación de los arcos se corresponde con la alineación este-oeste que tienen dichos caminos. Esto permitió desarrollar la idea de orientar las esculturas con respecto a los solsticios de invierno o de verano", explica Posada.

La escultura Ventana, de Carlos Rojas, semeja un dibujo tridimensional con estructura lineal y define en el espacio un determinado paisaje. Al situarla en el eje principal de composición del campus, dibuja y enmarca el ingreso al Parque de los Maestros Abstractos desde el anillo vial y, en el otro sentido, actúa como remate visual y preámbulo para ingresar al área deportiva.

La escultura Puente, Homenaje a Paul Foster, de Édgar Negret, será ubicada en un lugar abierto del bosque, diagonal al acceso vehicular y peatonal de la transversal 38 A. Este sitio permite establecer la continuidad del mundo exterior con el mundo interior de la universidad.

De las tres esculturas que conformarán el Parque de los Maestros Abstractos, esta es la única que todavía está en proceso de construcción, porque es la más grande. "Lo más satisfactorio es pensar que este proyecto enriquecerá siempre el espíritu de los estudiantes y moradores de la Universidad", concluye el profesor Posada.
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.