text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Ingenieros de la UN Medellín galardonados por readecuación de estadio

      
El templo del fútbol antioqueño, como llaman los hinchas de este deporte al estadio Atanasio Girardot, de Medellín, es desde este año una estructura mucho más fuerte y segura para las 50 mil personas que puede albergar. Incluso, es más resistente ante los movimientos sísmicos.<br/><br/> Esto fue posible gracias al Centro de Proyectos e Investigaciones Sísmicas, del programa de Ingeniería Civil de Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia, Sede Medellín. El grupo diseñó una intervención física para las estructuras del estadio, con el fin de fortalecer y afianzar sus cimientos. Este proyecto acaba de recibir el Premio a la Ingeniería Antioqueña 2007, de parte de la Sociedad de Ingenieros de Antioquia (SAI). <br/><br/> Con 50 años a cuestas, el principal estadio de Medellín no cumplía con toda la normatividad exigida en la actualidad, sí se tiene en cuenta que la reglamentación comenzó a exigir ciertos requerimientos físicos a partir de la Ley 400 de 1997. <br/><br/> El estadio resiste ahora cualquier sismo de alta intensidad, inclusive con lleno total. En un caso de emergencia, lo que se recomienda es que la gente permanezca sentada: las estampidas humanas son muy peligrosas, enfatizó el investigador Yosef Farbiarz Farbiarz, director del Centro de Proyectos e Investigaciones Sísmicas de la Sede Medellín. <br/><br/>El trabajo consistió en la instalación de una estructura nueva de acero que refuerza las columnas y vigas de las tribunas. Dicha estructura se encarga de controlar y responder ante el impacto de las cargas sísmicas. <br/><br/> El proyecto permitió también mejorar elementos no estructurales del estadio, además de un proceso de saneamiento de las graderías, que estaban averiadas debido a las filtraciones de agua. Las obras fueron terminadas en enero de este año. <br/><br/> El proyecto se realizó gracias a un convenio interadministrativo entre la Sede Medellín y el Inder (Instituto de Deportes y Recreación de Medellín). Con 12 años de trayectoria del grupo de Proyectos e Investigaciones Sísmicas, la Facultad de Minas asumió el reto de revisar y trabajar en un estadio que era vulnerable y estructuralmente antiguo, aclara el ingeniero civil Farbiarz. <br/><br/>El equipo le ofreció al Inder una opción de trabajo interesante: hacer las adecuaciones sin cerrar totalmente el estadio, lo cual no afectaría su programación de eventos, en especial los partidos del torneo profesional de fútbol. <br/><br/> Además de la conceptualización y diseño de las estructuras, el grupo de la Sede Medellín fue designado como interventor de la construcción de las mismas. <br/><br/> La readecuación estructural del estadio Atanasio Girardot fue un proyecto de impacto social para la ciudad, cuya inversión tuvo un costo de 9.000 millones de pesos.
El "templo del fútbol antioqueño", como llaman los hinchas de este deporte al estadio Atanasio Girardot, de Medellín, es desde este año una estructura mucho más fuerte y segura para las 50 mil personas que puede albergar. Incluso, es más resistente ante los movimientos sísmicos.

Esto fue posible gracias al Centro de Proyectos e Investigaciones Sísmicas, del programa de Ingeniería Civil de Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia, Sede Medellín. El grupo diseñó una intervención física para las estructuras del estadio, con el fin de fortalecer y afianzar sus cimientos. Este proyecto acaba de recibir el Premio a la Ingeniería Antioqueña 2007, de parte de la Sociedad de Ingenieros de Antioquia (SAI).

Con 50 años a cuestas, el principal estadio de Medellín no cumplía con toda la normatividad exigida en la actualidad, sí se tiene en cuenta que la reglamentación comenzó a exigir ciertos requerimientos físicos a partir de la Ley 400 de 1997.

"El estadio resiste ahora cualquier sismo de alta intensidad, inclusive con lleno total. En un caso de emergencia, lo que se recomienda es que la gente permanezca sentada: las estampidas humanas son muy peligrosas", enfatizó el investigador Yosef Farbiarz Farbiarz, director del Centro de Proyectos e Investigaciones Sísmicas de la Sede Medellín.

El trabajo consistió en la instalación de una estructura nueva de acero que refuerza las columnas y vigas de las tribunas. Dicha estructura se encarga de controlar y responder ante el impacto de las cargas sísmicas.

El proyecto permitió también mejorar elementos no estructurales del estadio, además de un proceso de saneamiento de las graderías, que estaban averiadas debido a las filtraciones de agua. Las obras fueron terminadas en enero de este año.

"El proyecto se realizó gracias a un convenio interadministrativo entre la Sede Medellín y el Inder (Instituto de Deportes y Recreación de Medellín). Con 12 años de trayectoria del grupo de Proyectos e Investigaciones Sísmicas, la Facultad de Minas asumió el reto de revisar y trabajar en un estadio que era vulnerable y estructuralmente antiguo", aclara el ingeniero civil Farbiarz.

El equipo le ofreció al Inder una opción de trabajo interesante: hacer las adecuaciones sin cerrar totalmente el estadio, lo cual no afectaría su programación de eventos, en especial los partidos del torneo profesional de fútbol.

Además de la conceptualización y diseño de las estructuras, el grupo de la Sede Medellín fue designado como interventor de la construcción de las mismas.

La readecuación estructural del estadio Atanasio Girardot fue un proyecto de impacto social para la ciudad, cuya inversión tuvo un costo de 9.000 millones de pesos.
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.