text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Chile: cuna de gloriosas letras

      
La historia de sus letras le ha traído grandes triunfos. Cuenta con dos premios Nobel de literatura, uno de ellos otorgado a Pablo Neruda (1971) y el otro a Gabriela Mistral (1945). <br/><br/> Durante toda su historia, la literatura chilena ha mostrado entre sus líneas una preocupación constante por los problemas sociales, por las dolencias del pueblo y ha mezclado entre la poética y la narrativa una enorme dosis de crítica social. <br/><br/> A comienzos del siglo XX, en la literatura chilena se pudo apreciar la incorporación de motivos literarios como la preocupación por el campesino y su situación descuidada en la política nacional. Sin embargo, pese a este nutrido período de la escritura chilena, la verdadera fiebre por escribir empezó durante la Colonia. <br/><br/> La escritura entonces fue una práctica habitual entre las monjas de conventos que redactaban a instancias de su confesor. La producción de ese entonces está nutrida de cartas espirituales, diarios, autobigrafías, romances y relaciones. <br/><br/> Fue en los conventos coloniales, y no en otro lugar, donde apareció otra forma propia de cultura femenina: allí nacieron las precursoras de las autoras chilenas. <br/><br/> Ya para 1920 empieza a generarse una nueva generación de escritores, que usualmente parecen olvidados de la memoria narrativa nacional. Todos ellos, junto con sus obras, suelen vivir a la sombra de la obra de Pablo Neruda, con el que compartieron las noches de bohemia y los primeros pasos en el oficio literario. <br/><br/><br/><span style=font-weight: bold;>Nace una nueva generación literaria</span><br style=font-weight: bold;/><br/> Después de que pasó esta producción literaria consumida por la bohemia y la melancolía, propia de los escritores de entonces, nace otra generación literaria en chile: la de 1938. Acá la inventiva literaria tiene un vuelco en el interés de los creadores, se evidencia entonces un interés particular por reflexionar sobre las sociedades y sus necesidades sin suplir. Es una respuesta evidente al contexto mundial en el que se movían los intelectuales de entonces. <br/><br/> La segunda Guerra Mundial (19391945), el estallido de la Guerra Civil española en 1936 y el advenimiento del Frente Popular fueron factores determinantes para la producción literaria de aquellos tiempos. <br/><br/> Fueron casi 15 años en los que la literatura se rehusó a enfrentar temas diferentes, hasta que aparece la generación literaria de 1950, cuando se hace presente un escepticismo radical frente a la vida y a la literatura chilena anterior. En ese momento, Chile pasaba por una temporada de cambios profundos en la sociedad. <br/><br/> Para 1960 cobra más fuerza la literatura como herramienta contestataria, debido a las profundas transformaciones políticas nacidas de la revolución cubana de 1959 el avance del movimiento hippie y los sucesos estudiantiles de mayo de 1968, en París. <br/><br/> La generación de 1960 fue apoyada por una prolífica industria editorial, que se desarrolló paulatinamente. En este período, por ejemplo, Carlos Droguett ganó el Premio Alfaguara de 1970 con su libro Todas esas muertes y José Donoso publicó El obsceno pájaro de la noche, obra con la que se insertó en el <i>boom</i> latinoamericano. <br/><br/> El golpe militar de Augusto Pinochet, en 1973, truncó sin duda el proyecto literario de esta promoción. El exilio, en definitiva, tuvo como consecuencia un prolongado y obligado alejamiento entre los escritores y los lectores de su propio país. Desde entonces, la industria literaria chilena no ha parado de crecer y ha impulsado a un gran número de nuevos escritores a narrar la historia chilena en sus páginas. <br/><br/> Hoy por hoy este país sureño sigue marcando la pauta en materia de producción literaria. Periodistas, novelistas y poetas, como Isabel Allende, Alberto Fuguet, Roberto Bolaño y Roberto Ampuero, entre otros, han repuntado en las letras produciendo cada vez más respuestas a las problemáticas por las que atravesó el pueblo chileno durante las revoluciones latinoamericanas. <br/><br/><br/><span style=font-weight: bold;>Las leyendas de las letras chilenas</span><br/><br/> Son varios los escritores de ese país que ocupan un lugar importante en la historia de la literatura universal. <b><br/><br/>Vicente Huidobro (1893 - 1948)</b><br/><br/> Este poeta, novelista y ensayista, nacido en Santiago de Chile, es uno de los grandes poetas de ese país. Su reconocimiento nacional e internacional llegó al mismo nivel de Pablo Neruda, Gabriela Mistral y Nicanor Parra. <br/><br/> Autor de la teoría del Creacionismo (el hombre crea, no imita la naturaleza), primer movimiento de vanguardia de América Latina. En el mundo literario se le reconoce como un poeta controvertido, tanto por su persona como por su tarea poética. Sus colegas escritores se dividieron entre el aplauso y la crítica. Pablo Neruda y Pablo de Rokha se ensañaron contra su poesía, sin descuidar el aspecto ideológico y personal. <br/><br/><b>Pablo Neruda (1904 - 1973)</b><br/><br/> Ganador del Premio Nobel de Literatura en 1971. Considerado uno de los mejores poetas del siglo XX. Aunque su nombre era Neftalí Reyes Basoalto, desde 1917 adoptó el seudónimo de Pablo Neruda, inspirado en el poeta checo Jan Neruda (1834 - 1891). <br/><br/> En 1921 se radica en Santiago, era oriundo de Parral, y estudia pedagogía en francés en la Universidad de Chile. En 1924 publica, con la Editorial Nascimento, Veinte poemas de amor y una canción desesperada. <br/><br/> En 1926 comienza su carrera diplomática, que lo llevó a vivir en Birmania, Ceilán, Java, Singapur. A España llega entre 1934 y 1938, donde se relacionó con Federico García Lorca y otros autores de la Generación del 27. <br/><br/> Contactos e influencias que lo hacen tomar partido por una poesía que tuviera conciencia social. Retorna a Chile en 1939 y empieza a militar en el Partido Comunista. En 1945 recibe el Premio Nacional de Literatura y es elegido Senador de la República, jerarquía que utiliza para hacer denuncias sociales. <br/><br/> Por esta razón, sufre una persecución gubernamental que lo obliga a exiliarse. Luego de la elección de Salvador Allende (1973) como Presidente de Chile, fue nombrado embajador en París, cargo que ocupó hasta poco antes de su muerte. <br/><br/><b>Gabriela Mistral (1889 - 1957)</b><br/><br/> Obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1945, distinción que obtenía por primera vez un escritor nacido en Suramérica. Este premio fue calificado como un justo reconocimiento no sólo de su producción poética, sino de la labor literaria y social de una mujer que había dedicado su vida a la difusión de la cultura y a la lucha por la justicia social y los derechos humanos. <br/><br/> Su nombre era Lucila Godoy Alcayata y tomó su pseudónimo inspirada en los nombres de los poetas Gabriel D´Annunzio y Fréderic Mistral. Muchas leyendas se ciernen sobre su vida, como que su enseñanza fue prácticamente autodidacta al ser expulsada de la escuela, y que desde niña usaba su imaginación hablando con plantas. <br/><br/> La poetisa de América, como se le conoce, construyó su obra desde el modernismo, influenciada por Amado Nervo. Otros críticos literarios afirman que de Rubén Darío tomó su principal característica: la ausencia de retórica y el gusto por el lenguaje coloquial. <br/><br/> La poeta, que nació en Vicuña, murió el 10 de enero de 1957 en Nueva York. En Chile se declararon tres días de duelo oficial. <br/><br/><br/><br/><b>Pablo De Rokha (1894 - 1968)</b><br/><br/> Su seudónimo era Carlos Díaz Loyola. Sus primeras obras, al igual que las de Pablo Neruda y Gabriela Mistral, no fueron bien recibidas, pero con el tiempo logró demostrar que su trabajo literario fue uno de los más importantes de la vanguardia en Latinoamérica. <br/><br/> Muchos explican su obra a través de su origen: un joven atormentado que se dedicó a varios trabajos, entre otros, jefe de aduanas y de límites cordilleranos. <br/><br/> En sus primeros libros, según la crítica, permanece la visión del yo angustiado, intensificada por la soledad y la pena, que fluctúa entre la aspiración tradicional de carácter románticometafìsico y un deseo de insertarse en la vida concreta y los sufrimientos cotidianos:.<br/><br/> Fue muy cercano a Pablo Neruda debido a su militancia en el anarquismo y en el comunismo. Sin embargo, hubo una gran ruptura con él, que se reflejó en el libro Neruda y yo (1955). <br/><br/><b>Roberto Bolaño (1953- 2003)</b><br/><br/> Es uno de los escritores más importantes de la literatura latinoamericana en los últimos años. Nació en Santiago de Chile, pero su familia se trasladó a México en 1968. Allí escribió para varios medios de comunicación y en 1972 regresó a su país, solo por un año, pues en 1973 vino el golpe de Estado de Augusto Pinochet. <br/><br/> Volvió a México en 1974 y comenzó a publicar sus primeros trabajos, como la antología poética que aparece con el título Poetas infrarrealistas mexicanos. En 1977 viaja a España, en donde se casa con una española, Carolina López, con la que tuvo un hijo, Laurato. En ese país ejerció varios oficios: camarero, vigilante nocturno, recogedor de basura, descargador de barcos. <br/><br/> En los años 80 sobrevive ganándose diferentes premios literarios. Publicó su primera novela en 1984, Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce. Con esta novela obtuvo el Premio Ambito Literario. A finales de los años 90, Los detectives salvajes, su gran obra, ganó el premio Herralde de Novela (1998) y el Rómulo Gallegos (1999), considerado el Nobel de las letras hispanoamericanas.<br/><br/> Roberto Bolaño murió en Barcelona, a los 50 años, aquejado por una enfermedad hepática. <br/><br/><b>José Donoso (1924 - 1996)</b><br/><br/> Escritor santiagueño que hizo parte de la llamada Generación de los 50, que se caracterizó por la intención de denunciar, a través de sus novelas, la decadencia de la clase aristocrática y la alta burguesía.<br/><br/> Trabajó como ovejero, obrero portuario y oficinista, pese a que hacia parte de una familia adinerada. Sus primeras publicaciones fueron relatos, hasta que en 1957 apareció su primera novela, Coronación, un retrato de la sociedad de Santiago. <br/><br/> En 1966 publicó El lugar sin límites, y en 1970 se consolidó con El obsceno pájaro de la noche, su novela más reconocida y celebrada por la crítica. <br/><br/> Como integrante del <i>boom</i> de la literatura latinoamericana alcanzó resonancia internacional: sus obras se han traducido a 17 idiomas, y algunas de sus novelas y cuentos llevados al cine. Fue premio Nacional de Literatura de 1990.<br/><br/><br/>
La historia de sus letras le ha traído grandes triunfos. Cuenta con dos premios Nobel de literatura, uno de ellos otorgado a Pablo Neruda (1971) y el otro a Gabriela Mistral (1945).

Durante toda su historia, la literatura chilena ha mostrado entre sus líneas una preocupación constante por los problemas sociales, por las dolencias del pueblo y ha mezclado entre la poética y la narrativa una enorme dosis de crítica social.

A comienzos del siglo XX, en la literatura chilena se pudo apreciar la incorporación de motivos literarios como la preocupación por el campesino y su situación descuidada en la política nacional. Sin embargo, pese a este nutrido período de la escritura chilena, la verdadera fiebre por escribir empezó durante la Colonia.

La escritura entonces fue una práctica habitual entre las monjas de conventos que redactaban a instancias de su confesor. La producción de ese entonces está nutrida de cartas espirituales, diarios, autobigrafías, romances y relaciones.

Fue en los conventos coloniales, y no en otro lugar, donde apareció otra forma propia de cultura femenina: allí nacieron las precursoras de las autoras chilenas.

Ya para 1920 empieza a generarse una nueva generación de escritores, que usualmente parecen olvidados de la memoria narrativa nacional. Todos ellos, junto con sus obras, suelen vivir a la sombra de la obra de Pablo Neruda, con el que compartieron las noches de bohemia y los primeros pasos en el oficio literario.


Nace una nueva generación literaria

Después de que pasó esta producción literaria consumida por la bohemia y la melancolía, propia de los escritores de entonces, nace otra generación literaria en chile: la de 1938. Acá la inventiva literaria tiene un vuelco en el interés de los creadores, se evidencia entonces un interés particular por reflexionar sobre las sociedades y sus necesidades sin suplir. Es una respuesta evidente al contexto mundial en el que se movían los intelectuales de entonces.

La segunda Guerra Mundial (19391945), el estallido de la Guerra Civil española en 1936 y el advenimiento del Frente Popular fueron factores determinantes para la producción literaria de aquellos tiempos.

Fueron casi 15 años en los que la literatura se rehusó a enfrentar temas diferentes, hasta que aparece la generación literaria de 1950, cuando se hace presente un escepticismo radical frente a la vida y a la literatura chilena anterior. En ese momento, Chile pasaba por una temporada de cambios profundos en la sociedad.

Para 1960 cobra más fuerza la literatura como herramienta contestataria, debido a las profundas transformaciones políticas nacidas de la revolución cubana de 1959 el avance del movimiento hippie y los sucesos estudiantiles de mayo de 1968, en París.

La generación de 1960 fue apoyada por una prolífica industria editorial, que se desarrolló paulatinamente. En este período, por ejemplo, Carlos Droguett ganó el Premio Alfaguara de 1970 con su libro "Todas esas muertes" y José Donoso publicó "El obsceno pájaro de la noche", obra con la que se insertó en el boom latinoamericano.

El golpe militar de Augusto Pinochet, en 1973, truncó sin duda el proyecto literario de esta promoción. El exilio, en definitiva, tuvo como consecuencia un prolongado y obligado alejamiento entre los escritores y los lectores de su propio país. Desde entonces, la industria literaria chilena no ha parado de crecer y ha impulsado a un gran número de nuevos escritores a narrar la historia chilena en sus páginas.

Hoy por hoy este país sureño sigue marcando la pauta en materia de producción literaria. Periodistas, novelistas y poetas, como Isabel Allende, Alberto Fuguet, Roberto Bolaño y Roberto Ampuero, entre otros, han repuntado en las letras produciendo cada vez más respuestas a las problemáticas por las que atravesó el pueblo chileno durante las revoluciones latinoamericanas.


Las leyendas de las letras chilenas

Son varios los escritores de ese país que ocupan un lugar importante en la historia de la literatura universal.

Vicente Huidobro (1893 - 1948)


Este poeta, novelista y ensayista, nacido en Santiago de Chile, es uno de los grandes poetas de ese país. Su reconocimiento nacional e internacional llegó al mismo nivel de Pablo Neruda, Gabriela Mistral y Nicanor Parra.

Autor de la teoría del Creacionismo (el hombre crea, no imita la naturaleza), primer movimiento de vanguardia de América Latina. En el mundo literario se le reconoce como un poeta controvertido, tanto por su persona como por su tarea poética. Sus colegas escritores se dividieron entre el aplauso y la crítica. Pablo Neruda y Pablo de Rokha se ensañaron contra su poesía, sin descuidar el aspecto ideológico y personal.

Pablo Neruda (1904 - 1973)

Ganador del Premio Nobel de Literatura en 1971. Considerado uno de los mejores poetas del siglo XX. Aunque su nombre era Neftalí Reyes Basoalto, desde 1917 adoptó el seudónimo de Pablo Neruda, inspirado en el poeta checo Jan Neruda (1834 - 1891).

En 1921 se radica en Santiago, era oriundo de Parral, y estudia pedagogía en francés en la Universidad de Chile. En 1924 publica, con la Editorial Nascimento, "Veinte poemas de amor y una canción desesperada".

En 1926 comienza su carrera diplomática, que lo llevó a vivir en Birmania, Ceilán, Java, Singapur. A España llega entre 1934 y 1938, donde se relacionó con Federico García Lorca y otros autores de la Generación del 27.

Contactos e influencias que lo hacen tomar partido por una poesía que tuviera conciencia social. Retorna a Chile en 1939 y empieza a militar en el Partido Comunista. En 1945 recibe el Premio Nacional de Literatura y es elegido Senador de la República, jerarquía que utiliza para hacer denuncias sociales.

Por esta razón, sufre una persecución gubernamental que lo obliga a exiliarse. Luego de la elección de Salvador Allende (1973) como Presidente de Chile, fue nombrado embajador en París, cargo que ocupó hasta poco antes de su muerte.

Gabriela Mistral (1889 - 1957)

Obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1945, distinción que obtenía por primera vez un escritor nacido en Suramérica. Este premio fue calificado como "un justo reconocimiento no sólo de su producción poética, sino de la labor literaria y social de una mujer que había dedicado su vida a la difusión de la cultura y a la lucha por la justicia social y los derechos humanos".

Su nombre era Lucila Godoy Alcayata y tomó su pseudónimo inspirada en los nombres de los poetas Gabriel D´Annunzio y Fréderic Mistral. Muchas leyendas se ciernen sobre su vida, como que su enseñanza fue prácticamente autodidacta al ser expulsada de la escuela, y que desde niña usaba su imaginación hablando con plantas.

"La poetisa de América", como se le conoce, construyó su obra desde el modernismo, influenciada por Amado Nervo. Otros críticos literarios afirman que de Rubén Darío tomó su principal característica: la ausencia de retórica y el gusto por el lenguaje coloquial.

La poeta, que nació en Vicuña, murió el 10 de enero de 1957 en Nueva York. En Chile se declararon tres días de duelo oficial.



Pablo De Rokha (1894 - 1968)

Su seudónimo era Carlos Díaz Loyola. Sus primeras obras, al igual que las de Pablo Neruda y Gabriela Mistral, no fueron bien recibidas, pero con el tiempo logró demostrar que su trabajo literario fue uno de los más importantes de la vanguardia en Latinoamérica.

Muchos explican su obra a través de su origen: un joven atormentado que se dedicó a varios trabajos, entre otros, jefe de aduanas y de límites cordilleranos.

En sus primeros libros, según la crítica, "permanece la visión del yo angustiado, intensificada por la soledad y la pena, que fluctúa entre la aspiración tradicional de carácter románticometafìsico y un deseo de insertarse en la vida concreta y los sufrimientos cotidianos:".

Fue muy cercano a Pablo Neruda debido a su militancia en el anarquismo y en el comunismo. Sin embargo, hubo una gran ruptura con él, que se reflejó en el libro "Neruda y yo" (1955).

Roberto Bolaño (1953- 2003)

Es uno de los escritores más importantes de la literatura latinoamericana en los últimos años. Nació en Santiago de Chile, pero su familia se trasladó a México en 1968. Allí escribió para varios medios de comunicación y en 1972 regresó a su país, solo por un año, pues en 1973 vino el golpe de Estado de Augusto Pinochet.

Volvió a México en 1974 y comenzó a publicar sus primeros trabajos, como la antología poética que aparece con el título "Poetas infrarrealistas mexicanos". En 1977 viaja a España, en donde se casa con una española, Carolina López, con la que tuvo un hijo, Laurato. En ese país ejerció varios oficios: camarero, vigilante nocturno, recogedor de basura, descargador de barcos.

En los años 80 sobrevive ganándose diferentes premios literarios. Publicó su primera novela en 1984, "Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce". Con esta novela obtuvo el Premio Ambito Literario. A finales de los años 90, "Los detectives salvajes", su gran obra, ganó el premio Herralde de Novela (1998) y el Rómulo Gallegos (1999), considerado el Nobel de las letras hispanoamericanas.

Roberto Bolaño murió en Barcelona, a los 50 años, aquejado por una enfermedad hepática.

José Donoso (1924 - 1996)

Escritor santiagueño que hizo parte de la llamada "Generación de los 50", que se caracterizó por la intención de denunciar, a través de sus novelas, la decadencia de la clase aristocrática y la alta burguesía.

Trabajó como ovejero, obrero portuario y oficinista, pese a que hacia parte de una familia adinerada. Sus primeras publicaciones fueron relatos, hasta que en 1957 apareció su primera novela, "Coronación", un retrato de la sociedad de Santiago.

En 1966 publicó "El lugar sin límites", y en 1970 se consolidó con "El obsceno pájaro de la noche", su novela más reconocida y celebrada por la crítica.

Como integrante del boom de la literatura latinoamericana alcanzó resonancia internacional: sus obras se han traducido a 17 idiomas, y algunas de sus novelas y cuentos llevados al cine. Fue premio Nacional de Literatura de 1990.


  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.