text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La diversidad y la relevancia local se convertirán en importantes retos para la educación superior

      
Sus artículos Cómo compartir una educación superior de calidad más allá de las fronteras: una responsabilidad de las instituciones de educación superior y Asociación Internacional de Universidades: el centro de información sobre educación superior en el mundo se incluyeron en el informe de la GUNI La educación superior en el mundo 2007.<br/><br/><span style=font-weight: bold;> GUNI: ¿Qué papel desempeña la Asociación Internacional de Universidades en la labor de consolidación de la calidad de la educación superior? ¿Cuál podría ser su papel en el futuro?</span><br/><br/><span style=font-weight: bold;> Eva Egron-Polak:</span> La Asociación Internacional de Universidades es la asociación de universidades y de líderes de educación superior más antigua y probablemente más global del mundo, con casi 60 años de experiencia. La IAU fue fundada por varias universidades tradicionales en los años cincuenta y participó en la promoción de la paz después de la Segunda Guerra Mundial con el objetivo de crear puentes en la educación superior a través del intercambio de experiencias.<br/><br/> Desde entonces, su número de miembros ha aumentado cinco o seis veces, pero también hemos crecido en diversidad. La IAU acaba de adoptar un nuevo lema para la organización, "IAU: For a worldwide community of higher education" (Por una comunidad mundial de educación superior), y ha dejado de centrarse exclusivamente en las universidades. En el sector de la educación superior, hay instituciones que a pesar de no seguir el modelo tradicional de universidad de intensa investigación también son de alta calidad y además son muy útiles y relevantes para las necesidades de nuestra sociedad.<br/><br/> La IAU facilita el aprendizaje entre los líderes de la educación superior y actúa como su defensor elaborando en su nombre políticas basadas en principios y valores compartidos. Proporcionamos intercambios de información y publicamos los directorios más exhaustivos de instituciones de educación superior. La IAU también proporciona información comparable sobre sistemas educativos, que es uno de los servicios fundamentales en un sector que crece y se mueve rápidamente hacia un espacio global. No me parece que actualmente tengamos una comunidad mundial de educación superior: las diferencias entre norte y sur todavía son importantes. La creación de una comunidad de educación superior mundial aún requiere mucho trabajo, en un espacio internacional donde la información, la movilidad y el número de actores implicados aumentan y los cambios se suceden rápidamente, pero donde, principalmente, la competitividad se impone.<br/><br/><span style=font-weight: bold;> ¿Cómo consolida y promueve la IAU la colaboración entre universidades, particularmente entre países desarrollados y países en vías de desarrollo?</span><br/><br/> La IAU fue creada con el objetivo de proporcionar ayuda no solamente moral, sino ! también material a instituciones en países en vías de desarrollo, y creo que para la IAU éste sigue siendo un valor central. Todos podemos aprender algo de los demás. Por supuesto, las experiencias en los países industrializados son algo que las instituciones de los países en vías de desarrollo toman como ejemplo, pero todos los que viajamos a instituciones de países en vías de desarrollo y colaboramos con ellas sabemos que el aprendizaje es mutuo.<br/><br/> La IAU está comprometida en seguir proporcionando mecanismos para la cooperación y para asegurar que las instituciones de los países en vías de desarrollo puedan tomar parte en la IAU. El pasado año por primera vez en la historia reducimos en un 20 % la cuota de los países en vías de desarrollo, para que los recursos financieros no fuesen un problema que impidiera a las instituciones formar parte de la asociación. Esta decisión, que ha sido trascendente porque la IAU está financiada mediante cuotas, permite a las universidades de los países en vías de desarrollo seguir desempeñando un papel activo.<br/> Asimismo, ninguna de nuestras actividades (simposios, conferencias, etc.) se realiza sin que exista un equilibrio geográfico entre los participantes . Hemos solicitado apoyo para poder cumplir este principio y hasta hoy hemos recibido el apoyo parcial de la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo y otras instituciones para ayudar a que los líderes de la educación superior de los países en vías de desarrollo participen en nuestras reuniones y contribuir en ellas con ponencias.<br/><br/> También hemos desarrollado un nuevo programa sobre reforma institucional, que permitirá a los líderes institucionales (especialmente del segundo y tercer nivel de la alta dirección) realizar visitas, aprender unos de otros y establecer redes y asociaciones en varios aspectos de la reforma institucional. Las áreas de interés pueden incluir: diversificación de la financiación, gobierno institucional, servicios a los estudiantes o introducción de las TIC en la dirección o el diseño de los planes de estudios. Estas visitas de aprendizaje pueden tener lugar entre distintas instituciones del sur, porque muchas veces los países en vías de desarrollo pueden aprender extensamente unos de otros. Por otro lado, mediante esta iniciativa los participantes también pueden optar por visitar a los socios del norte. Con este nuevo programa nuestro objetivo es proporcionar recursos para el desarrollo de la dirección a través del aprendizaje mutuo y la colaboración. Este programa ha sido aprobado en la última reunión del Consejo, y esperamos poder ponerlo en marcha a lo largo del año 2007 gracias a la obtención de fondos que se está llevando a cabo.<br/><br style=font-weight: bold;/><span style=font-weight: bold;> Según la IAU, ¿cuáles son los principales retos de la educación superior para los próximos cinco años?</span><br/><br/> Uno de los principales retos de la IAU es encontrar vías únicas para servir a su comunidad en un espacio de educación superior global donde los actores se están multiplicando! . De este modo, debemos identificar aquellas áreas de actividades y cuestiones que tienen interés para nuestra comunidad y, de una forma más general, las principales cuestiones de importancia global para las instituciones de educación superior.<br/> Esto tiene relación con otro reto importante: cómo tratar la cuestión de la diversidad. Hemos escuchado opiniones y hemos tratado sobre cuestiones relacionadas con la acreditación, sobre la competición para alcanzar la cima de las clasificaciones y un buen puesto entre las instituciones de educación superior "más prestigiosas a nivel mundial". <br/><br/>Desafortunadamente, creo que estas preocupaciones pueden socavar otra serie de cuestiones políticas que están relacionadas con la forma de ofrecer diversidad de experiencias de educación superior a los estudiantes, la sociedad y los empresarios. No creo que todas las universidades deban estar consagradas a la investigación de forma intensiva; de hecho, sabemos que ningún gobierno, ningún sistema, puede mantener un gran número de instituciones que realicen una investigación intensiva. Al contrario, debemos encontrar valor y utilidad en la diversidad de instituciones. <br/><br/>Pienso que éste es uno de los principales retos. De hecho, esta cuestión es otra nueva iniciativa de la IAU, que está examinando el acceso a la educación superior, así como los temas relacionados: finalización de estudios y retención de estudiantes. El verdadero problema es a qué acceder y en qué tener éxito. Podemos dedicar mucho tiempo a hablar sobre el acceso a las 10 mejores universidades de un país, pero en realidad debemos reconocer que lo más importante es poder acceder a una amplia variedad de programas. Si de esto se trata, entonces el discurso se estructura de un modo muy distinto. Este es el verdadero reto para el sistema de educación superior, particularmente dada la naturaleza competitiva del sistema y considerando que la mayoría de instituciones permanecen bajo la presión del mercado en lugar de ser libres para buscar el "bien de todos". Este contexto produce fuerzas que conducen a un sistema mucho más piramidal.<br/><br/> Es evidente que un sistema exige investigación intensiva e instituciones de educación superior especializada, pero también necesita un conjunto de instituciones mucho más amplio que permita a los estudiantes acceder a una diversidad de programas de calidad adaptados a sus distintas necesid! ades. Responder a tales necesidades sigue siendo un importante reto.<br/><br/><span style=font-weight: bold;><br/>Sobre la entrevistada<br/><br/></span> Eva Egron-Polak fue educada en la República Checa, Canadá y Francia. Tiene estudios de grado en Ciencias Políticas, Literatura Francesa y Economía Política Internacional. Su investigación de posgrado en la Norman Patterson School of International Affairs de la Universidad de Carleton en Canadá se centró en políticas de educación superior en la Unión Europea.<br/><br/> Antes de ser nombrada Secretaria General de la AIU en enero del 2002, trabajó durante más de 15 años para la Asociación de Universidades y Colegios de Canadá (AUCC). En el período de 1996 hasta 1998 se desempeño como Directora de Cooperación de la AIU. Eva Egron-Polak ha participado en diferentes comités, grupos de expertos y organizaciones relacionadas con la educación superior. Es autora de numerosos artículos sobre internacionalización de la educación superior, el rol de las universidades en el desarrollo internacional y otros temas relacionados.<br/><br/> Ha sido reconocida con el nombramiento de Chevalier, Les Palmes Académiques , por el Gobierno de Francia en 1995.<br/><br/> Este artículo está basado en una conversación mantenida con el Secretariado de la GUNI durante la III Conferencia Internacional de Barcelona sobre Educación Superior, del 27 al 29 de noviembre de 2006. No se trata de una trascripción literal de la entrevista.<br/><br/><br/><font size=1>* Artículo publicado originalmente en el boletín electrónico de la GUNI, <a target=_blank href=https://www.guni-rmies.net>Global University Network for Innovation</a>. Para más artículos y suscripción gratuita al boletín, visite este <a target=_blank href=https://www.guni-rmies.net/newsletter/edit.php>enlace</a>.<br/><br/><br/><br/></font>
Sus artículos "Cómo compartir una educación superior de calidad más allá de las fronteras: una responsabilidad de las instituciones de educación superior" y "Asociación Internacional de Universidades: el centro de información sobre educación superior en el mundo" se incluyeron en el informe de la GUNI "La educación superior en el mundo 2007".

GUNI: ¿Qué papel desempeña la Asociación Internacional de Universidades en la labor de consolidación de la calidad de la educación superior? ¿Cuál podría ser su papel en el futuro?

Eva Egron-Polak: La Asociación Internacional de Universidades es la asociación de universidades y de líderes de educación superior más antigua y probablemente más global del mundo, con casi 60 años de experiencia. La IAU fue fundada por varias universidades tradicionales en los años cincuenta y participó en la promoción de la paz después de la Segunda Guerra Mundial con el objetivo de crear puentes en la educación superior a través del intercambio de experiencias.

Desde entonces, su número de miembros ha aumentado cinco o seis veces, pero también hemos crecido en diversidad. La IAU acaba de adoptar un nuevo lema para la organización, "IAU: For a worldwide community of higher education" (Por una comunidad mundial de educación superior), y ha dejado de centrarse exclusivamente en las universidades. En el sector de la educación superior, hay instituciones que a pesar de no seguir el modelo tradicional de universidad de intensa investigación también son de alta calidad y además son muy útiles y relevantes para las necesidades de nuestra sociedad.

La IAU facilita el aprendizaje entre los líderes de la educación superior y actúa como su defensor elaborando en su nombre políticas basadas en principios y valores compartidos. Proporcionamos intercambios de información y publicamos los directorios más exhaustivos de instituciones de educación superior. La IAU también proporciona información comparable sobre sistemas educativos, que es uno de los servicios fundamentales en un sector que crece y se mueve rápidamente hacia un espacio global. No me parece que actualmente tengamos una comunidad mundial de educación superior: las diferencias entre norte y sur todavía son importantes. La creación de una comunidad de educación superior mundial aún requiere mucho trabajo, en un espacio internacional donde la información, la movilidad y el número de actores implicados aumentan y los cambios se suceden rápidamente, pero donde, principalmente, la competitividad se impone.

¿Cómo consolida y promueve la IAU la colaboración entre universidades, particularmente entre países desarrollados y países en vías de desarrollo?

La IAU fue creada con el objetivo de proporcionar ayuda no solamente moral, sino ! también material a instituciones en países en vías de desarrollo, y creo que para la IAU éste sigue siendo un valor central. Todos podemos aprender algo de los demás. Por supuesto, las experiencias en los países industrializados son algo que las instituciones de los países en vías de desarrollo toman como ejemplo, pero todos los que viajamos a instituciones de países en vías de desarrollo y colaboramos con ellas sabemos que el aprendizaje es mutuo.

La IAU está comprometida en seguir proporcionando mecanismos para la cooperación y para asegurar que las instituciones de los países en vías de desarrollo puedan tomar parte en la IAU. El pasado año por primera vez en la historia reducimos en un 20 % la cuota de los países en vías de desarrollo, para que los recursos financieros no fuesen un problema que impidiera a las instituciones formar parte de la asociación. Esta decisión, que ha sido trascendente porque la IAU está financiada mediante cuotas, permite a las universidades de los países en vías de desarrollo seguir desempeñando un papel activo.
Asimismo, ninguna de nuestras actividades (simposios, conferencias, etc.) se realiza sin que exista un equilibrio geográfico entre los participantes . Hemos solicitado apoyo para poder cumplir este principio y hasta hoy hemos recibido el apoyo parcial de la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo y otras instituciones para ayudar a que los líderes de la educación superior de los países en vías de desarrollo participen en nuestras reuniones y contribuir en ellas con ponencias.

También hemos desarrollado un nuevo programa sobre reforma institucional, que permitirá a los líderes institucionales (especialmente del segundo y tercer nivel de la alta dirección) realizar visitas, aprender unos de otros y establecer redes y asociaciones en varios aspectos de la reforma institucional. Las áreas de interés pueden incluir: diversificación de la financiación, gobierno institucional, servicios a los estudiantes o introducción de las TIC en la dirección o el diseño de los planes de estudios. Estas visitas de aprendizaje pueden tener lugar entre distintas instituciones del sur, porque muchas veces los países en vías de desarrollo pueden aprender extensamente unos de otros. Por otro lado, mediante esta iniciativa los participantes también pueden optar por visitar a los socios del norte. Con este nuevo programa nuestro objetivo es proporcionar recursos para el desarrollo de la dirección a través del aprendizaje mutuo y la colaboración. Este programa ha sido aprobado en la última reunión del Consejo, y esperamos poder ponerlo en marcha a lo largo del año 2007 gracias a la obtención de fondos que se está llevando a cabo.

Según la IAU, ¿cuáles son los principales retos de la educación superior para los próximos cinco años?

Uno de los principales retos de la IAU es encontrar vías únicas para servir a su comunidad en un espacio de educación superior global donde los actores se están multiplicando! . De este modo, debemos identificar aquellas áreas de actividades y cuestiones que tienen interés para nuestra comunidad y, de una forma más general, las principales cuestiones de importancia global para las instituciones de educación superior.
Esto tiene relación con otro reto importante: cómo tratar la cuestión de la diversidad. Hemos escuchado opiniones y hemos tratado sobre cuestiones relacionadas con la acreditación, sobre la competición para alcanzar la cima de las clasificaciones y un buen puesto entre las instituciones de educación superior "más prestigiosas a nivel mundial".

Desafortunadamente, creo que estas preocupaciones pueden socavar otra serie de cuestiones políticas que están relacionadas con la forma de ofrecer diversidad de experiencias de educación superior a los estudiantes, la sociedad y los empresarios. No creo que todas las universidades deban estar consagradas a la investigación de forma intensiva; de hecho, sabemos que ningún gobierno, ningún sistema, puede mantener un gran número de instituciones que realicen una investigación intensiva. Al contrario, debemos encontrar valor y utilidad en la diversidad de instituciones.

Pienso que éste es uno de los principales retos. De hecho, esta cuestión es otra nueva iniciativa de la IAU, que está examinando el acceso a la educación superior, así como los temas relacionados: finalización de estudios y retención de estudiantes. El verdadero problema es a qué acceder y en qué tener éxito. Podemos dedicar mucho tiempo a hablar sobre el acceso a las 10 mejores universidades de un país, pero en realidad debemos reconocer que lo más importante es poder acceder a una amplia variedad de programas. Si de esto se trata, entonces el discurso se estructura de un modo muy distinto. Este es el verdadero reto para el sistema de educación superior, particularmente dada la naturaleza competitiva del sistema y considerando que la mayoría de instituciones permanecen bajo la presión del mercado en lugar de ser libres para buscar el "bien de todos". Este contexto produce fuerzas que conducen a un sistema mucho más piramidal.

Es evidente que un sistema exige investigación intensiva e instituciones de educación superior especializada, pero también necesita un conjunto de instituciones mucho más amplio que permita a los estudiantes acceder a una diversidad de programas de calidad adaptados a sus distintas necesid! ades. Responder a tales necesidades sigue siendo un importante reto.


Sobre la entrevistada

Eva Egron-Polak fue educada en la República Checa, Canadá y Francia. Tiene estudios de grado en Ciencias Políticas, Literatura Francesa y Economía Política Internacional. Su investigación de posgrado en la Norman Patterson School of International Affairs de la Universidad de Carleton en Canadá se centró en políticas de educación superior en la Unión Europea.

Antes de ser nombrada Secretaria General de la AIU en enero del 2002, trabajó durante más de 15 años para la Asociación de Universidades y Colegios de Canadá (AUCC). En el período de 1996 hasta 1998 se desempeño como Directora de Cooperación de la AIU. Eva Egron-Polak ha participado en diferentes comités, grupos de expertos y organizaciones relacionadas con la educación superior. Es autora de numerosos artículos sobre internacionalización de la educación superior, el rol de las universidades en el desarrollo internacional y otros temas relacionados.

Ha sido reconocida con el nombramiento de Chevalier, Les Palmes Académiques , por el Gobierno de Francia en 1995.

Este artículo está basado en una conversación mantenida con el Secretariado de la GUNI durante la III Conferencia Internacional de Barcelona sobre Educación Superior, del 27 al 29 de noviembre de 2006. No se trata de una trascripción literal de la entrevista.


* Artículo publicado originalmente en el boletín electrónico de la GUNI, Global University Network for Innovation. Para más artículos y suscripción gratuita al boletín, visite este enlace.



  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.