text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Pasto, Montería, Medellín y Bogotá, las ciudades donde más se visitan bibliotecas

      
Según el estudio Las bibliotecas en Colombia: espacios públicos para la lectura y la investigación, publicado en el compendio Hábitos de lectura, asistencia a bibliotecas y consumo de libros en Colombia de la Cámara Colombiana del Libro, Ministerio de Cultura, Ministerio de Educación y el DANE entre otras entidades; señala que los colombianos tienden a usar las bibliotecas más como mecanismo de consulta. <br/><br/> En el estudio se observa que Pasto presenta la mayor tasa de visitantes a bibliotecas con el 23.2%; le siguen en su orden Montería con el 22.8%; Medellín con el 21.8% y Bogotá con el 21.2%. Por su parte la ciudad de Barranquilla en la que registra la menor tasa de visitas. <br/><br/> Así mismo, el citado documento señala que Medellín con el 43% y Pasto con el 41%, son las ciudades con las mayores tasas de préstamos domiciliarios de libros; a las que le sigue Bucaramanga con un 37%. En cambio, la ciudad de Villavicencio con menos del 15% presenta la menor proporción de acceso a servicio de préstamo domiciliario de libros junto con Cartagena y Barranquilla, ambas por debajo del 20%.<br/><br/> Lo que indica esta situación es que las ciudades que menor tasa de asistencia presentan, a su vez poseen las menores tasas de uso del servicio del préstamo externo de libros, indica el citado informe. <br/><br/> Uno de los contrastes que encontró el estudio y que llamó la atención de los investigadores, es que si bien las zonas urbanas tienen una mayor proporción de personas que asisten a una biblioteca (19.6% frente a 10% de la zona rural), en las zonas rurales el porcentaje de las personas que asisten a alguna biblioteca y piden prestados libros para llevar a casa es equiparable con la proporción en las zonas urbanas. <br/><br/><br/><br/> De igual manera, los investigadores indagaron sobre los patrones regionales con respecto al acceso a las bibliotecas, y encontraron que la región más atrasada en materia de acceso a bibliotecas es el Atlántico (15.8%), lo cual puede explicarse tanto porque un porcentaje de la población de origen afrocolombiano e indígena que habita dicha región provienen de una cultura oral y por lo tanto la lectura y la asistencia a bibliotecas no hace parte de su cultura ancestral, precisa el informe. <br/><br/> Por el contrario, las regiones Oriental (17.3%) y Bogotá (21.1%), cuentan con la mayor proporción de personas que utilizan el servicio de bibliotecas y a su vez son las que presentan la mayor tasa de libros pedidos para préstamo domiciliario (38.3% y 35.2% respectivamente). <br/><br/> Otro de los contrastes que revela el estudio es el de la tendencia entre asistencia a bibliotecas y tenencia de libros en el hogar. Los investigadores encontraron que se presenta una tendencia creciente, en la cual a medida que el hogar posea una biblioteca más rica también sus miembros presentarán mayores probabilidades de asistir a una biblioteca pública o privada. <br/><br/> Sin embargo, esta tendencia se tanto para el nivel nacional como para el nivel urbano, en las zonas rurales se presenta un descenso una vez se ha pasado el umbral de 11 a 25 libros en el hogar. <br/><br/> Finalmente, el estudio indica que quienes habitualmente leen libros, son los que más asisten a las bibliotecas, por lo tanto no parece existir una sustitución de ésta y es más un complemento de información. De otra parte, quienes habitualmente leen periódicos o revistas, tienen una baja asistencia a las bibliotecas.<br/><br/><br/>
Según el estudio "Las bibliotecas en Colombia: espacios públicos para la lectura y la investigación", publicado en el compendio "Hábitos de lectura, asistencia a bibliotecas y consumo de libros en Colombia" de la Cámara Colombiana del Libro, Ministerio de Cultura, Ministerio de Educación y el DANE entre otras entidades; señala que los colombianos tienden a usar las bibliotecas más como mecanismo de consulta.

En el estudio se observa que Pasto presenta la mayor tasa de visitantes a bibliotecas con el 23.2%; le siguen en su orden Montería con el 22.8%; Medellín con el 21.8% y Bogotá con el 21.2%. Por su parte la ciudad de Barranquilla en la que registra la menor tasa de visitas.

Así mismo, el citado documento señala que Medellín con el 43% y Pasto con el 41%, son las ciudades con las mayores tasas de préstamos domiciliarios de libros; a las que le sigue Bucaramanga con un 37%. En cambio, la ciudad de Villavicencio con menos del 15% presenta la menor proporción de acceso a servicio de préstamo domiciliario de libros junto con Cartagena y Barranquilla, ambas por debajo del 20%.

"Lo que indica esta situación es que las ciudades que menor tasa de asistencia presentan, a su vez poseen las menores tasas de uso del servicio del préstamo externo de libros", indica el citado informe.

Uno de los contrastes que encontró el estudio y que llamó la atención de los investigadores, es que si bien las zonas urbanas tienen una mayor proporción de personas que asisten a una biblioteca (19.6% frente a 10% de la zona rural), en las zonas rurales el porcentaje de las personas que asisten a alguna biblioteca y piden prestados libros para llevar a casa es equiparable con la proporción en las zonas urbanas.



De igual manera, los investigadores indagaron sobre los patrones regionales con respecto al acceso a las bibliotecas, y encontraron que la región más atrasada en materia de acceso a bibliotecas es el Atlántico (15.8%), "lo cual puede explicarse tanto porque un porcentaje de la población de origen afrocolombiano e indígena que habita dicha región provienen de una cultura oral y por lo tanto la lectura y la asistencia a bibliotecas no hace parte de su cultura ancestral", precisa el informe.

Por el contrario, las regiones Oriental (17.3%) y Bogotá (21.1%), cuentan con la mayor proporción de personas que utilizan el servicio de bibliotecas y a su vez son las que presentan la mayor tasa de libros pedidos para préstamo domiciliario (38.3% y 35.2% respectivamente).

Otro de los contrastes que revela el estudio es el de la tendencia entre asistencia a bibliotecas y tenencia de libros en el hogar. Los investigadores encontraron que se presenta una tendencia creciente, en la cual a medida que el hogar posea una biblioteca más rica también sus miembros presentarán mayores probabilidades de asistir a una biblioteca pública o privada.

Sin embargo, esta tendencia se tanto para el nivel nacional como para el nivel urbano, en las zonas rurales se presenta un descenso una vez se ha pasado el umbral de 11 a 25 libros en el hogar.

Finalmente, el estudio indica que quienes habitualmente leen libros, son los que más asisten a las bibliotecas, por lo tanto no parece existir una sustitución de ésta y es más un complemento de información. De otra parte, quienes habitualmente leen periódicos o revistas, tienen una baja asistencia a las bibliotecas.


  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.