text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

De paseo por el realismo mágico de Gabo

      
Una vez Gabriel García Márquez, quien con el el guatemalteco Miguel Ã?ngel Asturias son los principales exponentes de este género, dijo: Mi problema más importante era destruir la línea de demarcación que separa lo que parece real de lo que parece fantástico". <br/><br/>El mundo que trataba de evocar Gabo no existía. Por eso, necesitaba un tono inocente, que por su prestigio "volviera verosímiles las cosas que menos lo parecían, y que lo hiciera sin perturbar la unidad del relato".<br/><br/>Según Villoro, "García Márquez escribió su libro (Cien años de soledad) sin la idea de ser intencionalmente colombiano, de la misma manera que Frida Khalo no pintaba con la idea de ser intencionalmente mexicana; pero el problema fueron esos terceros que terminaron rotulando sus obras como enteramente latinoamericanas, hasta el punto que ya parece difícil hacer algo diferente al realismo mágico en América Latina. <br/><br/>El problema, dice el mexicano, "no son los escritores del boom, sino aquellos que han querido imitarlos con el objetivo de ser intencionalmente latinoamericanos. <br/><br/>Por su parte Fuguet, creador de la generación McOndo, que declaró la muerte del realismo mágico en América Latina, comentó que "se trata de la posibilidad de que haya gente en Latinoamérica a la que no le guste escribir realismo mágico, sino géneros literarios de otros lados. <br/><br/>El chileno agregó que se debe defender la libertad de poder escribir sin necesidad de una procedencia marcada. Yo escribo mucho de Chile y casi todas mis historias se desarrollan allá, pero eso no significa que tenga que asumir un género específico para que la gente me identifique como latinoamericano". <br/><br/>"A mí me interesa 'la hermandad cósmica'-dice Fuguet-, que es la gente que escribe sin necesidad de pertenecer a ningún lugar. <br/><br/>Para ambos escritores invitados a la vigésima Feria Internacional del Libro existe hoy la posibilidad de escribir cada vez con menos arraigos y poder ser leídos por personas de otros lados, lo que hace que las fronteras y las diferencias entre centro y periferia se pierdan, y que el erotismo deje de ser una cárcel creativa para las próximas generaciones de escritores.<br/><br/><br/>Los siguientes aspectos están presentes en muchas novelas del realismo mágico, como <span style=font-style: italic;>Cien años de soledad.</span><br/><ul><li>Contenido de elementos mágicos-fantásticos, percibidos por los personajes como parte de la normalidad</li><li>Elementos mágicos tal vez intuitivos, pero (por lo regular) nunca explicados.</li><li>Presencia de lo sensorial como parte de la percepción de la realidad. <br/></li><li>El tiempo es percibido como cíclico, no como lineal, según tradiciones disociadas de la racionalidad moderna. <br/></li><li>Se distorsiona el tiempo, para que el presente se repita o se parezca al pasado. <br/></li><li>Transformación de lo común y cotidiano en una vivencia que incluye experiencias sobrenaturales o fantásticas. <br/></li><li>Preocupación estilística, partícipe de una visión estética de la vida que no excluye la experiencia de lo real <br/></li></ul>
Una vez Gabriel García Márquez, quien con el el guatemalteco Miguel Ã?ngel Asturias son los principales exponentes de este género, dijo: "Mi problema más importante era destruir la línea de demarcación que separa lo que parece real de lo que parece fantástico".

El mundo que trataba de evocar Gabo no existía. Por eso, necesitaba un tono inocente, que por su prestigio "volviera verosímiles las cosas que menos lo parecían, y que lo hiciera sin perturbar la unidad del relato".

Según Villoro, "García Márquez escribió su libro (Cien años de soledad) sin la idea de ser intencionalmente colombiano, de la misma manera que Frida Khalo no pintaba con la idea de ser intencionalmente mexicana; pero el problema fueron esos terceros que terminaron rotulando sus obras como enteramente latinoamericanas, hasta el punto que ya parece difícil hacer algo diferente al realismo mágico en América Latina".

El problema, dice el mexicano, "no son los escritores del boom, sino aquellos que han querido imitarlos con el objetivo de ser intencionalmente latinoamericanos".

Por su parte Fuguet, creador de la generación McOndo, que declaró la muerte del realismo mágico en América Latina, comentó que "se trata de la posibilidad de que haya gente en Latinoamérica a la que no le guste escribir realismo mágico, sino géneros literarios de otros lados".

El chileno agregó que se debe defender la libertad de poder escribir sin necesidad de una procedencia marcada. "Yo escribo mucho de Chile y casi todas mis historias se desarrollan allá, pero eso no significa que tenga que asumir un género específico para que la gente me identifique como latinoamericano".

"A mí me interesa 'la hermandad cósmica'-dice Fuguet-, que es la gente que escribe sin necesidad de pertenecer a ningún lugar".

Para ambos escritores invitados a la vigésima Feria Internacional del Libro existe hoy la posibilidad de escribir cada vez con menos arraigos y poder ser leídos por personas de "otros lados", lo que hace que las fronteras y las diferencias entre centro y periferia se pierdan, y que el erotismo deje de ser una cárcel creativa para las próximas generaciones de escritores.


Los siguientes aspectos están presentes en muchas novelas del realismo mágico, como Cien años de soledad.
  • Contenido de elementos mágicos-fantásticos, percibidos por los personajes como parte de la normalidad
  • Elementos mágicos tal vez intuitivos, pero (por lo regular) nunca explicados.
  • Presencia de lo sensorial como parte de la percepción de la realidad.
  • El tiempo es percibido como cíclico, no como lineal, según tradiciones disociadas de la racionalidad moderna.
  • Se distorsiona el tiempo, para que el presente se repita o se parezca al pasado.
  • Transformación de lo común y cotidiano en una vivencia que incluye experiencias sobrenaturales o fantásticas.
  • Preocupación estilística, partícipe de una visión estética de la vida que no excluye la experiencia de lo real
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.