text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Investigadores quindianos aportan a la ciencia mundial

      
El toxoplasma se transmite también por agua de acueducto y las embarazadas deberían evitar tomarla directamente de la llave. También aportamos evidencia de que la toxoplasmosis ocurre de manera mucho más agresiva en nuestros niños que en los de Europa y el tratamiento debe iniciarse dentro de las primeras tres semanas luego de la infección-, indicó Jorge Enrique Gómez Marín, médico PhD y Director del Grupo de Parasitología Molecular (Gepamol) de la Universidad del Quindío.<br/><br/> La toxoplasmosis es una enfermedad transmitida por el Toxoplasma gondii, un parásito común en muchos animales y que también afecta a las personas. Dicha enfermedad se encuentra en casi la mitad de los seres humanos, y uno de los mayores impactos sobre la salud es su capacidad de transmisión al feto si la madre adquiere la infección por primera vez durante el embarazo, lo que lo puede llevar a lesiones neurológicas y oculares o terminar en un aborto.<br/><br/> La enfermedad puede ser adquirida de varias formas, principalmente por vía oral a través del consumo de parásitos llamados quistes, excretados por el gato o quistes en carne mal cocida, vegetales mal lavados y el contacto directo con tierra por el trabajo con aves de crianza.<br/><br style=font-weight: bold;/><span style=font-weight: bold;><br/>La transmisión por el agua potable</span><br/><br/>En el estudio Factores de riesgo para infección por Toxoplasma gondii en mujeres embarazadas: estudio de casos Cortesía: Jorge E. Gómez Marín y controles en el municipio de Armenia - Colombia, realizado por Gómez Marín junto a Christian Adrián López Castillo y Julieth Díaz Ramírez, investigadores de Gepamol, una de las conclusiones es que la enfermedad puede ser transmitida por medio del agua de acueducto y recomiendan que las mujeres embarazadas eviten consumirla.<br/><br/> Se realizó un estudio de casos y controles dirigido a mujeres embarazadas de Armenia con el fin de identificar factores de riesgo para toxoplasmosis aguda en 14 mujeres infectadas y 34 controles. Los factores de riesgo más fuertemente asociados fueron carne poco cocida, tomar bebidas hechas con agua sin hervir y el contacto con gatos menores de seis meses. Tomar agua embotellada fue un factor protector-, indican los investigadores.<br/><br/> De acuerdo con el informe de investigación, esto confirma lo recientemente encontrado en Brasil, que indica la potencial importancia de la transmisión de ooquistes de T. gondii en agua de distribución para consumo por acueducto y en Francia donde un estudio mostró que 1 de 6 muestras de agua pública contenían DNA de Toxoplasma-.<br/><br/> En conclusión, este estudio encontró que por lo menos el 42% de los casos de toxoplasmosis gestacional en Armenia estuvieron asociados a factores de riesgo conocidos tales como el contacto con gatos y el consumo de carne poco cocida, los cuales deben continuar siendo evitados por las mujeres embarazadas. Por otra parte, sugiere la importancia de recomendar el consumo de agua de bolsa o de botellón como una medida de protección.<br/><br/><span style=font-weight: bold;><br/>Reconocimiento internacional</span><br/><br/>Uno de los principales problemas de la infección por Toxoplasma es cuando la madre en gestación, que nunca había estado infectada, adquiere el parásito. El tamizaje universal durante el embarazo, que es un examen preventivo, es ofrecido en Francia y Austria con el fin de tratar las mujeres infectadas con antibióticos y así reducir el riesgo de transmisión fetal. Sin embargo, existe incertidumbre acerca de los beneficios del tratamiento prenatal pues no hay ensayos clínicos controlados que sean conclusivos sobre su eficacia.<br/><br/> Esto llevó a la formulación de un estudio colaborativo internacional Cochrane, el Syrocot o Systematic Review on Cogenital Toxoplasmosis sobre efecto de tratamiento en transmisión y manifestaciones clínicas en toxoplasmosis congénita y que busca evitar los problemas de incertidumbre en la fecha de adquisición de la infección, que es el factor reconocido más importante que influye sobre la probabilidad de transmisión.<br/><br/> El trabajo fue publicado en la revista científica Lancet. Llegamos a hacer parte de este grupo colaborativo luego de los análisis que hizo el grupo coordinador de los estudios de base. Posteriormente, por contactos telefónicos y correos electrónicos se requirió información detallada sobre los casos que hemos visto en el Quindío y los resultados de nuestra investigación fueron seleccionados entre 527 trabajos sobre el tema, por sus características de rigurosidad y validez científica que llevaron finalmente a incluir nueve series en todo el mundo y a ser coautores de este trabajo dentro de una red internacional-, explicó Gómez Marín.<br/><br/> Dichos estudios se basaron en el proyecto que los investigadores han llevado a cabo en Armenia. A pesar de ser un problema de salud pública en Colombia, solamente dicha ciudad realiza un programa de tamizaje para la toxoplasmosis congénita durante el embarazo. Desde el 2000 a la fecha, cada año aproximadamente 600 madres son analizadas y 2 a 5 casos son detectados.<br/><br/> Igualmente, en el Quindío, un estudio realizado en 937 gestantes demostró que preguntas simples como: ¿Tiene gatos en la casa ahora? O ¿Acaricia o duerme con su gato?, no identificaban las madres con riesgo, mientras que la pregunta ¿Consume carne cruda?, identificó una población con 2,5 veces más riesgo para la infección reciente y la pregunta ¿Tiene ganglios o fiebre? Identificó una población con 4,5 veces más riesgo.<br/><br/> Los investigadores han logrado evidenciar también, gracias a estudios con gallinas, dos clases de Toxoplasma, el de Europa y el de Suramérica. También afirman que dicho parásito se originó en nuestro continente. Nuestro grupo adicionalmente contribuyó el año pasado a dilucidar la capacidad de virulencia y aportamos la primera descripción que definió que el parásito en Europa es diferente al que circula en Colombia. Con un grupo del departamento de agricultura de Estados Unidos, las cepas colombianas fueron analizadas junto con otras en un estudio mundial que permitió establecer que el parásito toxoplasma se originó en América del Sur-, explicó Gómez Marín.<br/><br/><br/>
"El toxoplasma se transmite también por agua de acueducto y las embarazadas deberían evitar tomarla directamente de la llave. También aportamos evidencia de que la toxoplasmosis ocurre de manera mucho más agresiva en nuestros niños que en los de Europa y el tratamiento debe iniciarse dentro de las primeras tres semanas luego de la infección-, indicó Jorge Enrique Gómez Marín, médico PhD y Director del Grupo de Parasitología Molecular (Gepamol) de la Universidad del Quindío.

La toxoplasmosis es una enfermedad transmitida por el Toxoplasma gondii, un parásito común en muchos animales y que también afecta a las personas. Dicha enfermedad se encuentra en casi la mitad de los seres humanos, y uno de los mayores impactos sobre la salud es su capacidad de transmisión al feto si la madre adquiere la infección por primera vez durante el embarazo, lo que lo puede llevar a lesiones neurológicas y oculares o terminar en un aborto.

La enfermedad puede ser adquirida de varias formas, principalmente por vía oral a través del consumo de parásitos llamados quistes, excretados por el gato o quistes en carne mal cocida, vegetales mal lavados y el contacto directo con tierra por el trabajo con aves de crianza.


La transmisión por el agua potable


En el estudio Factores de riesgo para infección por Toxoplasma gondii en mujeres embarazadas: estudio de casos Cortesía: Jorge E. Gómez Marín y controles en el municipio de Armenia - Colombia, realizado por Gómez Marín junto a Christian Adrián López Castillo y Julieth Díaz Ramírez, investigadores de Gepamol, una de las conclusiones es que la enfermedad puede ser transmitida por medio del agua de acueducto y recomiendan que las mujeres embarazadas eviten consumirla.

"Se realizó un estudio de casos y controles dirigido a mujeres embarazadas de Armenia con el fin de identificar factores de riesgo para toxoplasmosis aguda en 14 mujeres infectadas y 34 controles. Los factores de riesgo más fuertemente asociados fueron carne poco cocida, tomar bebidas hechas con agua sin hervir y el contacto con gatos menores de seis meses. Tomar agua embotellada fue un factor protector-, indican los investigadores.

De acuerdo con el informe de investigación, "esto confirma lo recientemente encontrado en Brasil, que indica la potencial importancia de la transmisión de ooquistes de T. gondii en agua de distribución para consumo por acueducto y en Francia donde un estudio mostró que 1 de 6 muestras de agua pública contenían DNA de Toxoplasma-.

En conclusión, este estudio encontró que por lo menos el 42% de los casos de toxoplasmosis gestacional en Armenia estuvieron asociados a factores de riesgo conocidos tales como el contacto con gatos y el consumo de carne poco cocida, los cuales deben continuar siendo evitados por las mujeres embarazadas. Por otra parte, sugiere la importancia de recomendar el consumo de agua de bolsa o de botellón como una medida de protección.


Reconocimiento internacional


Uno de los principales problemas de la infección por Toxoplasma es cuando la madre en gestación, que nunca había estado infectada, adquiere el parásito. El tamizaje universal durante el embarazo, que es un examen preventivo, es ofrecido en Francia y Austria con el fin de tratar las mujeres infectadas con antibióticos y así reducir el riesgo de transmisión fetal. Sin embargo, existe incertidumbre acerca de los beneficios del tratamiento prenatal pues no hay ensayos clínicos controlados que sean conclusivos sobre su eficacia.

Esto llevó a la formulación de un estudio colaborativo internacional Cochrane, el Syrocot o Systematic Review on Cogenital Toxoplasmosis sobre efecto de tratamiento en transmisión y manifestaciones clínicas en toxoplasmosis congénita y que busca evitar los problemas de incertidumbre en la fecha de adquisición de la infección, que es el factor reconocido más importante que influye sobre la probabilidad de transmisión.

"El trabajo fue publicado en la revista científica Lancet. Llegamos a hacer parte de este grupo colaborativo luego de los análisis que hizo el grupo coordinador de los estudios de base. Posteriormente, por contactos telefónicos y correos electrónicos se requirió información detallada sobre los casos que hemos visto en el Quindío y los resultados de nuestra investigación fueron seleccionados entre 527 trabajos sobre el tema, por sus características de rigurosidad y validez científica que llevaron finalmente a incluir nueve series en todo el mundo y a ser coautores de este trabajo dentro de una red internacional-, explicó Gómez Marín.

Dichos estudios se basaron en el proyecto que los investigadores han llevado a cabo en Armenia. A pesar de ser un problema de salud pública en Colombia, solamente dicha ciudad realiza un programa de tamizaje para la toxoplasmosis congénita durante el embarazo. Desde el 2000 a la fecha, cada año aproximadamente 600 madres son analizadas y 2 a 5 casos son detectados.

Igualmente, en el Quindío, un estudio realizado en 937 gestantes demostró que preguntas simples como: ¿Tiene gatos en la casa ahora? O ¿Acaricia o duerme con su gato?, no identificaban las madres con riesgo, mientras que la pregunta ¿Consume carne cruda?, identificó una población con 2,5 veces más riesgo para la infección reciente y la pregunta ¿Tiene ganglios o fiebre? Identificó una población con 4,5 veces más riesgo.

Los investigadores han logrado evidenciar también, gracias a estudios con gallinas, dos clases de Toxoplasma, el de Europa y el de Suramérica. También afirman que dicho parásito se originó en nuestro continente. "Nuestro grupo adicionalmente contribuyó el año pasado a dilucidar la capacidad de virulencia y aportamos la primera descripción que definió que el parásito en Europa es diferente al que circula en Colombia. Con un grupo del departamento de agricultura de Estados Unidos, las cepas colombianas fueron analizadas junto con otras en un estudio mundial que permitió establecer que el parásito toxoplasma se originó en América del Sur-, explicó Gómez Marín.


  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.