text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La caja mágica, no tan mágica para los niños

      
La investigación, que tiene como objetivo observar los hábitos de consumo que tienen los niños de Quinto de primaria en los diferentes estratos de la ciudad de Bogotá, demostró que para los menores que disfrutan ver televisión, la programación ofrecida ya no tiene franjas que dividan a la audiencia en algún tipo; los noticieros, los realities, las novelas y los dibujos para adultos como Los Simpson, son programas que comúnmente observan los pequeños, aunque no sean aptos para ellos.<br/><br/> El proyecto involucró a 1.601 estudiantes de colegios públicos y privados en los cuales se aplicó una encuesta y se realizó un taller. Los resultados que nos arrojaron las encuestas son que los niños no tenían clara la diferencia entre realidad y ficción; para ellos todo lo que les ofrece ese aparato es cierto, porque es una generación que está creciendo con el tema de los realities, entonces como todo- es cierto ahí, es muy complicado explicar que la televisión te puede mentir por medio de la edición-, explicó Maria Fernanda Peña, directora de la investigación.<br/><br/> Al preguntarles a los niños cuál era su programa favorito, se encontró que todos los estratos tenían en común Los Simpson como uno de los tres programas predilectos. En los estratos 1 y 2 era el segundo con un 36% de audiencia después de Rebelde que tenía un 49%; en los estratos 3 y 4 era el primero con una aceptación del 47%, así como en el 5 y 6 donde el programa fue elegido por el 54% de los encuestados.<br/><br/> El estudio también indagó sobre la forma en que los medios de comunicación afectan la vida de los niños. Se reveló que el medio de comunicación que los infantes consideran más violento es la televisión, con un 68% de los encuestados, a lo que le seguía la Internet con el 19%, la prensa con el 10% y la radio con el 3%.<br/><br/><span style=font-weight: bold;> Medios y educación<br/><br/></span> La solución que plantean los investigadores a la problemática del consumo de medios por parte de los niños, es otorgar dentro de los centros educativos una clase crítica de medios que enseñe a los menores a consumirlos, brindándoles las herramientas necesarias para que se forjen un criterio frente a los productos que les ofrecen los diferentes medios de comunicación.<br/><br/> Para Viviana Troncoso, Psicóloga de la Universidad Católica de Colombia, los niños en edades tempranas no tienen un establecimiento de normas completo y no están en capacidad de hacer juicios de valor. Como no hay un acompañamiento cuando observan los programas, debería haber en los colegios un espacio, en algunos módulos de las clases, donde se dedicaran a analizar los contenidos mediáticos que consumen-.<br/><br/> Según, Peña no estamos de acuerdo con que la solución sea apagar el televisor por apagarlo, sino que el niño sea capaz de decir: eso no me sirve cambio de canal o lo apago, pero que ya tenga un argumento para hacerlo, no porque simplemente se lo estén prohibiendo-.<br/><br/><br/>
La investigación, que tiene como objetivo observar los hábitos de consumo que tienen los niños de Quinto de primaria en los diferentes estratos de la ciudad de Bogotá, demostró que para los menores que disfrutan ver televisión, la programación ofrecida ya no tiene franjas que dividan a la audiencia en algún tipo; los noticieros, los realities, las novelas y los dibujos para adultos como Los Simpson, son programas que comúnmente observan los pequeños, aunque no sean aptos para ellos.

El proyecto involucró a 1.601 estudiantes de colegios públicos y privados en los cuales se aplicó una encuesta y se realizó un taller. "Los resultados que nos arrojaron las encuestas son que los niños no tenían clara la diferencia entre realidad y ficción; para ellos todo lo que les ofrece ese aparato es cierto, porque es una generación que está creciendo con el tema de los realities, entonces como "todo- es cierto ahí, es muy complicado explicar que la televisión te puede mentir por medio de la edición-, explicó Maria Fernanda Peña, directora de la investigación.

Al preguntarles a los niños cuál era su programa favorito, se encontró que todos los estratos tenían en común Los Simpson como uno de los tres programas predilectos. En los estratos 1 y 2 era el segundo con un 36% de audiencia después de Rebelde que tenía un 49%; en los estratos 3 y 4 era el primero con una aceptación del 47%, así como en el 5 y 6 donde el programa fue elegido por el 54% de los encuestados.

El estudio también indagó sobre la forma en que los medios de comunicación afectan la vida de los niños. Se reveló que el medio de comunicación que los infantes consideran más violento es la televisión, con un 68% de los encuestados, a lo que le seguía la Internet con el 19%, la prensa con el 10% y la radio con el 3%.

Medios y educación

La solución que plantean los investigadores a la problemática del consumo de medios por parte de los niños, es otorgar dentro de los centros educativos una clase crítica de medios que enseñe a los menores a consumirlos, brindándoles las herramientas necesarias para que se forjen un criterio frente a los productos que les ofrecen los diferentes medios de comunicación.

Para Viviana Troncoso, Psicóloga de la Universidad Católica de Colombia, "los niños en edades tempranas no tienen un establecimiento de normas completo y no están en capacidad de hacer juicios de valor. Como no hay un acompañamiento cuando observan los programas, debería haber en los colegios un espacio, en algunos módulos de las clases, donde se dedicaran a analizar los contenidos mediáticos que consumen-.

Según, Peña "no estamos de acuerdo con que la solución sea apagar el televisor por apagarlo, sino que el niño sea capaz de decir: eso no me sirve cambio de canal o lo apago, pero que ya tenga un argumento para hacerlo, no porque simplemente se lo estén prohibiendo-.


  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.