text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El jugo del fique sirve para producir jabón

      
Una planta piloto, probada con éxito a escala industrial, es el desarrollo tecnológico que permitirá a los fiqueros darle valor agregado al líquido del fique, considerado como desecho tóxico para las vertientes hídricas.<br/><br/> El estudio empezó a desarrollarse en el año 2000, cuando los investigadores Inés Toro, Rosabel Segura, Luis Alfonso Caicedo y Edwin Samir Barbosa, contemplaron la posibilidad de obtener sustancias con gran potencial médico de las variedades de fique cenizo y tunoso.<br/><br/> El experimento dio sus primeros frutos en laboratorio. Sacándole el jugo a la fibra y a partir de un exitoso procedimiento químico, los científicos lograron obtener las sapogeninas o compuestos utilizados como precursores para la producción de corticoides.<br/><br/> Como subproductos del zumo, se obtuvieron sulfato de sodio, que podría ser empleado en la industria de jabones, de curtiembres y en laboratorios químicos; melaza, y grasa para hacer jabones biodegradables. <br/><br/> Una gran noticia para los piqueros que al no saber que hacer con el líquido lo desechaban, ignorando que tenían en sus manos una pequeña mina de oro.<br/><br/> Según el químico Edwin Barbosa, cuya tesis de pregrado y posgrado se basó en la obtención de las sapogeninas, en El Tambo, zona fiquera por tradición, durante un corte de fique, en una sola finca, se obtienen más de 800 litros de jugo. En un día, de 8 a 10 fincas hacen la misma operación.<br/><br/> Para los productores este estudio se convierte en una oportunidad para proyectar la industrialización del jugo del fique. Y para el medio ambiente, en un salvavidas pues los residuos dejarán de arrojarse a los acuíferos.
Una planta piloto, probada con éxito a escala industrial, es el desarrollo tecnológico que permitirá a los fiqueros darle valor agregado al líquido del fique, considerado como desecho tóxico para las vertientes hídricas.

El estudio empezó a desarrollarse en el año 2000, cuando los investigadores Inés Toro, Rosabel Segura, Luis Alfonso Caicedo y Edwin Samir Barbosa, contemplaron la posibilidad de obtener sustancias con gran potencial médico de las variedades de fique cenizo y tunoso.

El experimento dio sus primeros frutos en laboratorio. Sacándole el jugo a la fibra y a partir de un exitoso procedimiento químico, los científicos lograron obtener las sapogeninas o compuestos utilizados como precursores para la producción de corticoides.

Como subproductos del zumo, se obtuvieron sulfato de sodio, que podría ser empleado en la industria de jabones, de curtiembres y en laboratorios químicos; melaza, y grasa para hacer jabones biodegradables.

Una gran noticia para los piqueros que al no saber que hacer con el líquido lo desechaban, ignorando que tenían en sus manos una pequeña "mina de oro".

Según el químico Edwin Barbosa, cuya tesis de pregrado y posgrado se basó en la obtención de las sapogeninas, "en El Tambo, zona fiquera por tradición, durante un corte de fique, en una sola finca, se obtienen más de 800 litros de jugo. En un día, de 8 a 10 fincas hacen la misma operación".

Para los productores este estudio se convierte en una oportunidad para proyectar la industrialización del jugo del fique. Y para el medio ambiente, en un salvavidas pues los residuos dejarán de arrojarse a los acuíferos.
  • Fuente:


Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.