text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Plumas podrían decir el sexo de las aves: U. Nacional

      
El proceso consiste en hacer un corte discal del cañón de la pluma y extraer el material genético total del ave. Luego se hace un proceso de amplificación, donde se ubican las secuencias específicas de cada sexo y después de varios análisis genéticos se determina a qué género pertenece el ave. <br/><br/>Decidimos hacer esto por las peticiones de la comunidad. Por eso trabajamos con la Asociación Colombiana de Parques zoológicos y Acuarios, donde se han hecho recolecciones de plumas para estandarizar la metodología, dice Nubia Matta, del Laboratorio de Genética y coordinadora de la investigación. <br/><br/>En la actualidad las aves podrían diferenciarse por dimorfismo sexual (su aspecto) pero en la gran mayoría de ellas esa diferencia no es marcada, lo que dificulta proyectos de conservación y estudios ecológicos que exigen saber la proporción de machos y hembras de una población. <br/><br/>Para saber el sexo, habitualmente se utilizan procesos como paroscopia, paratomía o citogenética, que ponen en riesgo la vida del animal y lo exponen a estrés o a un procedimiento quirúrgico. Este procedimiento se realizará sobre todo en loros grandes, pequeños y guacamayas, aves donde es más difícil determinar el sexo.
El proceso consiste en hacer un corte discal del cañón de la pluma y extraer el material genético total del ave. Luego se hace un proceso de amplificación, donde se ubican las secuencias específicas de cada sexo y después de varios análisis genéticos se determina a qué género pertenece el ave.

"Decidimos hacer esto por las peticiones de la comunidad. Por eso trabajamos con la Asociación Colombiana de Parques zoológicos y Acuarios, donde se han hecho recolecciones de plumas para estandarizar la metodología", dice Nubia Matta, del Laboratorio de Genética y coordinadora de la investigación.

En la actualidad las aves podrían diferenciarse por dimorfismo sexual (su aspecto) pero en la gran mayoría de ellas esa diferencia no es marcada, lo que dificulta proyectos de conservación y estudios ecológicos que exigen saber la proporción de machos y hembras de una población.

Para saber el sexo, habitualmente se utilizan procesos como paroscopia, paratomía o citogenética, que ponen en riesgo la vida del animal y lo exponen a estrés o a un procedimiento quirúrgico. Este procedimiento se realizará sobre todo en loros grandes, pequeños y guacamayas, aves donde es más difícil determinar el sexo.
  • Fuente:


Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.