text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Investigadores de la Nacional buscan cura para virosis del tomate

      
Se trata de un proyecto de la Universidad Nacional en Medellín, en conjunto con el Politécnico Jaime Isaza Cadavid y la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica), que consiste en hacer una caracterización del virus, buscar las plantas resistentes y desarrollar una posible vacuna.<br/><br/>Según Paola González Jaimes, docente del Politécnico y miembro del grupo de investigadores de la Universidad, la motivación para estudiar esta enfermedad es el gran efecto negativo que ha causado en la economía de los productores de esta fruta.<br/><br/>Ellos tienen que dejar estos cultivos e irse a otras zonas, porque pierden totalmente la calidad del fruto. El problema que tenemos actualmente es que el virus se ha diseminado a todas las zonas donde se cultiva, explica la profesora.<br/><br/>Lo más delicado es que ante el desconocimiento existente sobre este tipo de virosis, los mismos cultivadores podrían estar propagándola en cultivos sanos. <br/><br/>Los productores están esparciendo involuntariamente la enfermedad, llevan plantas que aparentemente están sanas y las cultivan en nuevos lugares. Tiempo después aparecen los síntomas y la zona queda igual de contaminada, agrega González.<br/><br/>Según datos de 2005 del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, Antioquia representa el 38 por ciento de la distribución de la superficie cultivada de tomate de árbol en Colombia, frente al 12 por ciento del Huila, departamento que le sigue. Además, representa el 65,7 por ciento de la producción total de esta fruta en el país.<br/><br/>González explicó que cuando la planta está infectada empieza a tener clorosis, es decir, las hojas empiezan a verse en diferentes tonos y los frutos empiezan a dañarse. Luego, para de crecer y muere, y por ende, la producción de los frutos se pierde y no hay producción.<br/><br/>Para realizar los estudios, los investigadores tomaron muestras de la fruta de varias zonas productoras de los municipios de Entrerríos, Boquerón, Rionegro, San Pedro, Marinilla y en el corregimiento Santa Elena, de Medellín. <br/><br/>Los estudios hasta ahora han revelado que todas tienen el mismo virus, aunque algunas muestran distintos síntomas.<br/>
Se trata de un proyecto de la Universidad Nacional en Medellín, en conjunto con el Politécnico Jaime Isaza Cadavid y la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica), que consiste en hacer una caracterización del virus, buscar las plantas resistentes y desarrollar una posible vacuna.

Según Paola González Jaimes, docente del Politécnico y miembro del grupo de investigadores de la Universidad, la motivación para estudiar esta enfermedad es el gran efecto negativo que ha causado en la economía de los productores de esta fruta.

"Ellos tienen que dejar estos cultivos e irse a otras zonas, porque pierden totalmente la calidad del fruto. El problema que tenemos actualmente es que el virus se ha diseminado a todas las zonas donde se cultiva", explica la profesora.

Lo más delicado es que ante el desconocimiento existente sobre este tipo de virosis, los mismos cultivadores podrían estar propagándola en cultivos sanos.

"Los productores están esparciendo involuntariamente la enfermedad, llevan plantas que aparentemente están sanas y las cultivan en nuevos lugares. Tiempo después aparecen los síntomas y la zona queda igual de contaminada", agrega González.

Según datos de 2005 del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, Antioquia representa el 38 por ciento de la distribución de la superficie cultivada de tomate de árbol en Colombia, frente al 12 por ciento del Huila, departamento que le sigue. Además, representa el 65,7 por ciento de la producción total de esta fruta en el país.

González explicó que cuando la planta está infectada empieza a tener clorosis, es decir, las hojas empiezan a verse en diferentes tonos y los frutos empiezan a dañarse. Luego, para de crecer y muere, y por ende, la producción de los frutos se pierde y no hay producción.

Para realizar los estudios, los investigadores tomaron muestras de la fruta de varias zonas productoras de los municipios de Entrerríos, Boquerón, Rionegro, San Pedro, Marinilla y en el corregimiento Santa Elena, de Medellín.

Los estudios hasta ahora han revelado que todas tienen el mismo virus, aunque algunas muestran distintos síntomas.
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.