text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Las TIC y la Política Social

      
El señor Presidente, Álvaro Uribe Vélez explicó la estrategia del gobierno colombiano para afrontarlos: consolidar la seguridad democrática, consolidar la confianza inversionista y cumplir la política social. Asimismo, expuso la relación entre ellos: si hay seguridad democrática, hay confianza inversionista; si hay confianza inversionista, hay con que financiar la seguridad democrática y si hay seguridad democrática hay con que financiar la política social.<br/><br/> Si bien la visión planteada recoge la lógica de un esquema de gobierno con un enfoque claro, quisiera aprovechar estas líneas para proponer una estrategia paralela que nos permita cumplir los objetivos propuestos a través de la política social.<br/><br/> Priorizar el acceso y uso de las herramientas de las tecnologías de Información Comunicación para aumentar la productividad, y apalancar procesos que permitan el acceso universal a la educación, a la información y a los sistemas de seguridad social, nuevas formas de empleo y condiciones favorables para el desarrollo empresarial, mayores opciones de participación política y ejercicio de la ciudadanía, conservación de valores culturales y recreación, para crear las condiciones necesarias con el fin de aumentar los ingresos y así empoderar a las comunidades para que se genere su propio desarrollo.<br/><br/> Es mundialmente reconocido que las Tecnologías de Información y Comunicación, TIC, se han convertido en una oportunidad de desarrollo que propende por la inclusión social. Tan es así que los "objetivos del milenio de las Naciones Unidas" comprenden "el fomento a una asociación mundial para el desarrollo", contemplando como una de sus metas, "la colaboración con el sector privado, para velar por que se puedan aprovechar los beneficios de las nuevas tecnologías, en particular, los de las tecnologías de la información y de las comunicaciones".<br/><br/> Para el cumplimiento de esa meta, la Secretaría General Iberoamericana Segib y la Asociación Hispanoamericana de Centros de Investigación y Empresas de Telecomunicaciones Ahciet, ha impulsado su estudio y análisis entre organizaciones público-privadas y la sociedad civil de los países iberoamericanos con el objetivo de que sean adoptadas acciones para reducir las brechas económicas, geográficas, de salud y de educación existentes en nuestros países.<br/><br/> En ese contexto, plantearon la necesidad de:<br/><br/> * Utilizar las TIC para ofrecer oportunidades de desarrollo personal y económico a través de las nuevas tecnologías a aquellos ciudadanos que tienen un nivel bajo de renta.<br/> * Utilizar las TIC para ofrecer igualdad de oportunidades a los ciudadanos independientemente del área geográfica en que vivan.<br/> * Reducir las disparidades en el nivel de educación a través del uso, aprovechamiento y difusión de las TIC.<br/> * Reducir las disparidades en el acceso a servicios de salud y equipos médicos de última generación que permitan salvar vidas.<br/> * Favorecer la cooperación público privada con el fin de explotar las oportunidades de las nuevas tecnologías para impulsar el crecimiento económico, a través de un mejor acceso a los mercados, una mayor competitividad empresarial y nuevas oportunidades de negocios para los países en desarrollo.<br/> * Impulsar la adopción de herramientas de gobierno electrónico en los países, lo que a su vez mejora la transparencia y la eficiencia en la gestión pública y reduce los casos de corrupción.<br/><br/> Aunque en Colombia se han hecho esfuerzos importantes liderados por los Ministerios de Comunicaciones, Educación, Protección Social, Comercio Industria y Turismo, el SENA y Colciencias con programas como Compartel, Computadores Para Educar, Gobierno en línea Territorial, líneas de financiación y cofinanciación para innovación tecnológica, capacitación y fomento al comercio electrónico, entre otros; y el sector privado ha impulsado proyectos encaminados a la creacción de empresas de base tecnológica, así como a brindar acceso, conectividad y capcitación... los resultados que ha obtenido Colombia en las últimas mediciones internacionales no son muy alentadores.<br/><br/> En el ranking mundial de competitividad tecnológica que hace el foro económico mundial nuestro país ocupó el lugar 64, perdiendo dos puesto en comparación con el 2005 y por debajo de países como Chile, Jamaica, Brasil, Costa Rica, Uruguay y el Salvador que ocuparon los puestos 31, 45, 53,56,60 y 61 respectivamente.<br/><br/> Las tarifas de servicios de telefonía e Internet, la calidad de los institutos de investigación y el número de usuarios de Internet y la cantidad de computadores personales, no permitieron el avance de Colombia en esta materia.<br/><br/> Ese resultado se ratifica con el ranking de preparación tecnológica de la Unidad de Inteligencia de The Economist, en la que Colombia ocupa el puesto 53 entre 69 países, cayendo dos posiciones frente a los resultados del 2006, en los que se destacan las deficiencias en conectividad e infraestructura tecnológica, alfabetización digital y apropiación.<br/><br/> Lo anterior demuestra que en Colombia es grande el esfuerzo que hay que hacer para que el sector público y privado vea que las TIC son una herramienta de desarrollo que permite la disminución de las desigualdades. Si no hacemos del tema una prioridad, no sólo quedaríamos cada vez mas rezagados a nivel internacional, si no que acentuaríamos las brechas sociales existentes. <br/><br/>
El señor Presidente, Álvaro Uribe Vélez explicó la estrategia del gobierno colombiano para afrontarlos: consolidar la seguridad democrática, consolidar la confianza inversionista y cumplir la política social. Asimismo, expuso la relación entre ellos: si hay seguridad democrática, hay confianza inversionista; si hay confianza inversionista, hay con que financiar la seguridad democrática y si hay seguridad democrática hay con que financiar la política social.

Si bien la visión planteada recoge la lógica de un esquema de gobierno con un enfoque claro, quisiera aprovechar estas líneas para proponer una estrategia paralela que nos permita cumplir los objetivos propuestos a través de la política social.

Priorizar el acceso y uso de las herramientas de las tecnologías de Información Comunicación para aumentar la productividad, y apalancar procesos que permitan el acceso universal a la educación, a la información y a los sistemas de seguridad social, nuevas formas de empleo y condiciones favorables para el desarrollo empresarial, mayores opciones de participación política y ejercicio de la ciudadanía, conservación de valores culturales y recreación, para crear las condiciones necesarias con el fin de aumentar los ingresos y así empoderar a las comunidades para que se genere su propio desarrollo.

Es mundialmente reconocido que las Tecnologías de Información y Comunicación, TIC, se han convertido en una oportunidad de desarrollo que propende por la inclusión social. Tan es así que los "objetivos del milenio de las Naciones Unidas" comprenden "el fomento a una asociación mundial para el desarrollo", contemplando como una de sus metas, "la colaboración con el sector privado, para velar por que se puedan aprovechar los beneficios de las nuevas tecnologías, en particular, los de las tecnologías de la información y de las comunicaciones".

Para el cumplimiento de esa meta, la Secretaría General Iberoamericana Segib y la Asociación Hispanoamericana de Centros de Investigación y Empresas de Telecomunicaciones Ahciet, ha impulsado su estudio y análisis entre organizaciones público-privadas y la sociedad civil de los países iberoamericanos con el objetivo de que sean adoptadas acciones para reducir las brechas económicas, geográficas, de salud y de educación existentes en nuestros países.

En ese contexto, plantearon la necesidad de:

* Utilizar las TIC para ofrecer oportunidades de desarrollo personal y económico a través de las nuevas tecnologías a aquellos ciudadanos que tienen un nivel bajo de renta.
* Utilizar las TIC para ofrecer igualdad de oportunidades a los ciudadanos independientemente del área geográfica en que vivan.
* Reducir las disparidades en el nivel de educación a través del uso, aprovechamiento y difusión de las TIC.
* Reducir las disparidades en el acceso a servicios de salud y equipos médicos de última generación que permitan salvar vidas.
* Favorecer la cooperación público privada con el fin de explotar las oportunidades de las nuevas tecnologías para impulsar el crecimiento económico, a través de un mejor acceso a los mercados, una mayor competitividad empresarial y nuevas oportunidades de negocios para los países en desarrollo.
* Impulsar la adopción de herramientas de gobierno electrónico en los países, lo que a su vez mejora la transparencia y la eficiencia en la gestión pública y reduce los casos de corrupción.

Aunque en Colombia se han hecho esfuerzos importantes liderados por los Ministerios de Comunicaciones, Educación, Protección Social, Comercio Industria y Turismo, el SENA y Colciencias con programas como Compartel, Computadores Para Educar, Gobierno en línea Territorial, líneas de financiación y cofinanciación para innovación tecnológica, capacitación y fomento al comercio electrónico, entre otros; y el sector privado ha impulsado proyectos encaminados a la creacción de empresas de base tecnológica, así como a brindar acceso, conectividad y capcitación... los resultados que ha obtenido Colombia en las últimas mediciones internacionales no son muy alentadores.

En el ranking mundial de competitividad tecnológica que hace el foro económico mundial nuestro país ocupó el lugar 64, perdiendo dos puesto en comparación con el 2005 y por debajo de países como Chile, Jamaica, Brasil, Costa Rica, Uruguay y el Salvador que ocuparon los puestos 31, 45, 53,56,60 y 61 respectivamente.

Las tarifas de servicios de telefonía e Internet, la calidad de los institutos de investigación y el número de usuarios de Internet y la cantidad de computadores personales, no permitieron el avance de Colombia en esta materia.

Ese resultado se ratifica con el ranking de preparación tecnológica de la Unidad de Inteligencia de The Economist, en la que Colombia ocupa el puesto 53 entre 69 países, cayendo dos posiciones frente a los resultados del 2006, en los que se destacan las deficiencias en conectividad e infraestructura tecnológica, alfabetización digital y apropiación.

Lo anterior demuestra que en Colombia es grande el esfuerzo que hay que hacer para que el sector público y privado vea que las TIC son una herramienta de desarrollo que permite la disminución de las desigualdades. Si no hacemos del tema una prioridad, no sólo quedaríamos cada vez mas rezagados a nivel internacional, si no que acentuaríamos las brechas sociales existentes.

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.