text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Scrabulous y el nuevo sistema operativo social

      
Ese día, Zuckerberg anunció que el sitio de redes sociales de capital privado fundado en 2004 se abriría a terceros desarrolladores, transformándose en una plataforma en la que otros negocios pueden operar. Ocho meses después, más de 14.000 solicitudes procedentes de desarrolladores externos están activas en Facebook, permitiendo a los usuarios hacer de todo, desde flirtear a navegar en busca de libros. Los de mayor éxito están obteniendo beneficios de los ingresos por publicidad.<br/><br/> ¿Se está convirtiendo Facebook en el sistema operativo social de Internet, llamado a sostener toda una nueva generación de empresas o esta nueva industria de aplicaciones está apoyándose demasiado en la popularidad de un único sitio web? Líderes de la industria y expertos de Wharton han identificado grandes oportunidades para aquellos que sean capaces de gestionar el riesgo.<br/><br/> No hay ninguna duda de que las plataformas de redes sociales construirán la base para una cantidad importante de innovación y oportunidades de negocio, dice Kevin Werbach, profesor de Estudios legales y Ética empresarial de Wharton. Lo que no está claro todavía es si habrá uno o dos jugadores dominantes. Es un ambiente muy dinámico.<br/><br/> Por el momento, Facebook es el rey de una plataforma de redes sociales y lo será durante mucho tiempo, afirma Peter Fader, profesor de Marketing de Wharton. Aunque MySpace es más grande, actualmente el tercer sitio más popular de EEUU, comparado con el quinto puesto que ocupa Facebook, todavía no se ha abierto a desarrolladores externos (aunque Rupert Murdoch ya ha anunciado su intención de hacerlo). Facebook es como el teclado QWERTY: No tiene nada especial, pero apareció en el momento y en el sitio oportunos, dice Fader.<br/><br/> Lo que convierte a Facebook en una plataforma atractiva para los negocios es, para Kendall Whitehouse, director senior de Tecnología de la información de Wharton, que la web tiene un público enorme, por lo tanto cuenta ya con una infraestructura interna [de interacciones online], que le permite explotar el efecto de red en volúmenes considerables. ¿Qué obtiene Facebook a cambio? Un rico contenido interactivo que hace que las miradas confluyan en el sitio web, y un completo mundo de desarrolladores compitiendo entre ellos para crear nuevas y mejores aplicaciones, dice Whitehouse.<br/><br/> Con las puertas abiertas ahora a nuevos desarrolladores de todo tipo, desde adolescentes enganchados a Facebook hasta grandes empresas, Fader dice que el entusiasmo emprendedor está a punto de convertirse en una fiebre. A juzgar por el interés entre los estudiantes, bromea, el espíritu emprendedor de Facebook podría ser convertirse en una especialización en las escuelas de negocios. Muchos de ellos ni siquiera están pensando en ganar dinero. Facebook es sólo un lugar donde están pasando buena parte de sus vidas, y ahora tienen la oportunidad de divertirse y trabajar al mismo tiempo.<br/><br/> Este entusiasmo emprendedor es solo una parte de lo que está ocurriendo en la plataforma de Facebook, dice Fader. Para las empresas ya establecidas, crear una aplicación Facebook es una manera de subirse a lo alto de la montaña y gritar para llamar la atención. En esta categoría podemos encontrar aplicaciones vinculadas a productos de la vida diaria, como el popular juego Parking Wars creado por A&E Television Networks para anunciar una nueva serie acerca de la Autoridad de Estacionamiento de Filadelfia. Este juego-anuncio permite a los usuarios de Facebook aparcar sus coches en los perfiles de otros y ganar dinero virtual multando a los vehículos que están mal aparcados.<br/><br/> No hay duda de que la plataforma Facebook, conocida como f8 ha generado una nueva industria, dice Fader, afirmando que lo único que le sorprende es que haya tardado tanto tiempo. Pero con tantas empresas de reciente creación enfocadas totalmente en Facebook, Fader presiente que habrá problemas. Respaldarse al 100% en Facebook es muy arriesgado, porque las redes sociales son inestables en sí mismas. Hace cinco años, podríamos haber estado hablando de Friendster. Aún así, dice que el mercado es lo suficientemente vibrante como para al menos garantizar el arranque de negocios.<br/><br/><span style=font-weight: bold;><br/>Dos hermanos y un juego de mesa</span><br/><br/> Jayant y Rajat Agarwalla son, en muchos sentidos, los típicos emprendedores de Facebook. Los Kolkata, hermanos de India, crearon un sitio web para jugar a la versión online de Scrabble hace algunos años sólo porque nos gustaba el juego, dice Jayana, de 21 años, que además dirige una empresa de desarrollo de Internet en el exterior. La web atraía cerca de 3.000 jugadores regularmente. Cuando un usuario americano sugirió a los hermanos que lanzaran una versión del juego en Facebook, Jayant y Rajat pasaron diez días elaborando la aplicación hasta finalmente lanzarlo en julio de 2007.<br/><br/> Con esta pequeña inversión, los hermanos de repente se convirtieron en dueños de uno de los grandes éxitos: Scrabulous. A finales de enero de 2008, más de medio millón de usuarios de Facebook jugaban diariamente al Scrabulous, siendo cuatro veces mayor el número de los que han añadido la aplicación a su perfil de Facebook. Puesto que los desarrolladores externos pueden quedarse con los ingresos que generan, los Agarwallas están obteniendo cerca de 25.000 dólares al mes en concepto de publicidad, según Jayana, lo que les deja unos beneficios decentes después de gastos como el hosting, además de los costes laborales y de servidores.<br/><br/> Pero los hermanos Agarwalla podrían ser víctimas de su propio éxito: A mediados de enero, la empresa Hasbro, de Pawtucket, Rhode Island, que tiene los derechos de Scrabble en EEUU y Canadá, pidió a Facebook que retirara Scrabulous de su portal porque infringía derechos de copyright. Hemos invertido muchos años en la construcción de la marca Scrabble, y lo que está haciendo Scrabulous es piratería, dice una declaración oficial de Hasbro. Esperamos llegar a una solución amistosa. Si no podemos llegar a una rápidamente, nos veremos forzados a cerrar la versión online ilegal del juego. <br/><br/> La irrupción de los Agarwallas en el estrellato viral demuestra que hay oportunidades de negocio inherentes a la plataforma de Facebook, según declara Whitehouse, de Wharton. Lanzar una aplicación online no es lo mismo que abrir una fábrica, dice. Las barreras para entrar, aunque no son triviales, son relativamente bajasbásicamente el coste del tiempo de un programador inteligente. El aparente éxito accidental de los Agarwallas es, de hecho, un acontecimiento común, añade. A menudo los desarrolladores crean su primera aplicación sin tener planes inmediatos de generar ingresos. Si el negocio no despega, no importa, porque no esperan ganar dinero de todas maneras. Pero si el proyecto tiene éxito, entonces es preciso pensar en una forma de ganar dinero. Esta estrategia de no tener nada que perder es menos atractiva para las grandes empresas. El programador solitario tienen incentivos diferentes para poner su trabajo a disposición de manera gratuita. Una empresa establecida, con responsabilidad hacia sus accionistas, probablemente tomaría un camino más comedido.<br/><br/> En agosto de 2007, Hasbro vendió los derechos digitales a Scrabble y otros juegos a Electronic Arts (EA), el gigante del juego de Redwood City, California. Al mes siguiente, EA lanzó su versión de Scrabble para los teléfonos móviles. Los críticos de tecnología dieron su aprobado al juego salvo por un posible fallo fatal: Los usuarios solo pueden jugar con otros pasándose físicamente el juego entre ellos.<br/><br/> Hasbro tienen juegos online para varios jugadores. Los usuarios pueden descargarse Monopoly, otro juego de mesa de Hasbro, por 19,95 dólares, pero sólo pueden jugar con amigos si éstos disponen del mismo juego.<br/><br/> Los dos intentos en el sector de juegos de mesa digital demuestran cómo Scrabulous llenó un nicho utilizando uno de los mayores activos de Facebook, lo que Zuckerberg llama el gráfico social, es decir, los vínculos entre usuarios y sus amigos. Scrabulous hace posible, por ejemplo, que se pueda recrear el gran juego familiar Scrabble, incluso cuando estos miembros de la familia estén repartidos por todo el mundo (asumiendo, por supuesto, que todos los miembros de la familia son los suficientemente expertos en tecnología como para mantener una cuenta de Facebook). Ya que los juegos de Scrabulous se pueden guardar para jugar semanas o meses más tarde, y permiten lo que el emprendedor de nuevos medios Rodney Rumford llama cortas ráfagas de interacción.<br/><br/> Conozco muchos capitalistas de riesgo y consejeros delegados que juegan Scrabulous. Es una nueva forma de golf. Quizás no tengas tiempo de jugar nueve hoyos, pero puedes interactuar socialmente y desafiar a otro a través de Scrabulous, dice Rumford, consejero delegado de Solana Beach, en California y editor de Facereviews.com, un sitio web de aplicaciones Facebook.<br/><br/> Scrabulous ha creado valor para el producto de una manera en la que Hasbro nunca habría pensado lograr, afirma Fader, de Wharton. El desafío de Hasbro es renunciar a los abogados, hacer un mejor desarrollo del negocio y sacar una versión online del juego que le guste a la gente mucho más. Si las personas están jugando más Scrabble, deberían averiguar cómo sacarle más partido.<br/><br/> Karl Savage, cuya fotografía en Facebook lo describe como el representante informal y no elegido para la campaña Salva a Scrabulous, tuvo que responder durante una reciente entrevista en la radio de la BBC si jugaría a un juego online de Scrabble creado por Hasbro si se cerrara Scrabulous. El principal atributo de venta de Scrabulous es para mí que puedo jugar dentro de Facebook. Si fuera en un sitio externo, tendría que buscar a mis amigos de nuevo, y no creo que esto funcionara, tampoco creo que la gente lo haría.<br/><br/><span style=font-weight: bold;><br/>Citas y tarjetas online</span><br/><br/> Como la mayoría de los desarrolladores de aplicaciones son individuos o pequeñas empresas, las grandes empresas habituadas a contratar agencias con presupuestos de 100 millones de dólares sólo ahora están comenzando a trabajar con microdesarrolladores, observa Rumford. Pocas empresas de gran tamaño acertaron con Facebook, como Red Bull, la bebida energética producida por la austriaca Red Bull GmbH, cuya aplicación disponible en Facebook, Roshambull, ofrece una versión digital del juego infantil piedra, papel o tijeras.<br/><br/> También existe la posibilidad de que marcas mucho más importantes pierdan terreno. Gravitational Medía, de Rumford, lanzó una tarjeta de felicitación en Facebook a modo de experimento, para dar a sus programadores la oportunidad de juguetear con la plataforma f8. No teníamos la intención de ganar dinero con la tarjeta, pero ahora estamos ganando a la aplicación de Hallmark en una proporción de diez a uno, dice Rumford. Recientemente, el Cool Greeting Cards, de Gravitational, contabilizó 2.015 usuarios activos diarios frente a los 205 de Hallmark eCards.<br/><br/> Los contactos sociales online es otra área en la que las grandes empresas están quedándose atrás. A ejemplo de los hermanos Agarwalla antes del lanzamiento de la f8, Cliff Lerner tenía una web llamada Iamfreetonight.con, una web de citas online de propiedad de eTwine, de Manhattan. Después del anuncio de Zuckerberg, en mayo, Lerner recuerda que decidimos dejar de trabajar en el Iamfreetonight.con durante algunas semanas para crear una aplicación de citas online en Facebook. El resultado fue un programa llamado Meet New People [Conozca gente nueva]. Rápidamente conseguimos más usuarios para la aplicación que teníamos en la web. No gastamos un céntimo siquiera en divulgar la aplicación fue todo viral.<br/><br/> Después, la empresa de Lerner lanzó una aplicación todavía más popular, ¿está usted interesado?, que permite al usuario descubrir otros individuos solteros y expresar su interés por ellos. La aplicación alcanzó recientemente la cifra de unos 600.000 usuarios diarios activos. La empresa de Lerner pasó a llamarse SNAP Interactive y ahora se prepara para cerrar las actividades de la web de citas independiente, concentrándose totalmente en el desarrollo de aplicaciones para Facebook.<br/><br/> Haciendo una comparación, dos de las principales empresas del segmento de citas online eHarmony.con y Match.con registraron recientemente un tráfico diario de 48 usuarios activos en una aplicación de Facebook. Y no es solamente en Facebook se están quedándose atrás las empresas de citas online ya existentes. De acuerdo con comScore, empresa de análisis de Internet de Reston, Virginia, el tráfico en webs independientes como eHarmony y Match.con cayó un 21% y un 16%, respectivamente, entre 2006 y 2007. Observadores de la industria atribuyen el hecho, en parte, a la fascinación ejercida por las web de redes sociales que permiten a los usuarios citarse gratuitamente.<br/><br/><span style=font-weight: bold;><br/>La expansión de una industria</span><br/><br/> SNAP Interactive, de Lerner, es el centro de atención en el mundo de los negocios de Facebook porque es una de las pocas empresas de capital abierto dedicadas al desarrollo de aplicaciones. En su informe sobre beneficios preliminar del último trimestre de 2007 presentó ganancias en torno a los 388.000 dólares un aumento de más de diez veces respecto a los obtenidos en el tercer trimestre -.<br/><br/> A pesar del gran crecimiento de aplicaciones superestrellas, como Slide, de San Francisco, y RockYou, de San Mateo, Werbach, de Wharton, cuestiona si la economía de Facebook se mantendrá en nivel micro durante algún tiempo. Si se empieza un negocio que requiere sólo un pequeño flujo de ingresos capaz de sostener pocos individuos, podrá hacerlo en Facebook. Pero comenzar un negocio que más tarde abrirá su capital lo suficientemente valioso como para convertirse en objeto de adquisición hoy en día no está claro qué oportunidades tendría, observa Werbach, fundador del congreso de tecnología Supernova.<br/><br/> Otras cuestiones relativas a la importancia de las aplicaciones tienen su origen en los propios usuarios de Facebook. Como las aplicaciones frecuentemente incentivan o incluso exigen que el usuario invite a otros a que participen, esto puede inducir a un flujo aparentemente constante de solicitudes de amigos de Facebook. Alguien desea comparar sus películas favoritas con usted; otro lo desafía a participar en el juego Tejas HoldEm; un tercero lo invita, y a un centenar de otras personas también, a ver un vídeo aleatorio. Algunos usuarios de Facebook comenzaron a protestar contra ese spam de amigos.<br/><br/> Pero, Rumford, de Gravitational Media, está convencido de que la mano invisible del mercado de Facebook hará la separación entre las aplicaciones que son útiles y aquéllas que realmente no lo son y a pesar de la proliferación de aplicaciones, Rumford dice que hay bastante espacio para muchos otros-. El fruto maduro se ha cosechado, pero todavía hay diversos espacios que tienen que ser llenados.<br/><br/> Los que creen en el alza del mercado de Facebook prevén que las personas pasarán cada vez más tiempo de su vida digital en webs de relaciones sociales como Facebook. Styky Phonebook, una aplicación desarrollada por un estudiante de Wharton, por ejemplo, permite al usuario guardar y sincronizar las agendas de dirección del móvil en las páginas de Facebook. Otras aplicaciones permiten a los usuarios importar sus bibliotecas de música o traer a Fecebook contenidos generados en blogs externos. Como Facebook planea lanzar su propio sistema de pagos, los usuarios, en breve, podrán hacer compras online sin que para eso tengan que dejar los límites azul y blanco tan acogedores de sus páginas de perfil.<br/><br/> Las aplicaciones que operan actualmente en Facebook sólo arañan la superficie de lo que es posible, señaló en un e-mail Salil Deshpande, de la empresa de capital de riesgo Bay Partners de Menlo Park, en California. Deshpande, junto con su compañero Angela Strange, creó AppFactory, un fondo de capital de riesgo agresivo cuyo objetivo son los desarrolladores de aplicaciones para Facebook. De acuerdo con Deshpande, el fondo recibió cientos de candidaturas decidiéndose por seis iniciativas de riesgo, todas con inversiones entre 25.000 y 250.000 dólares.<br/><br/> Deshpande dice que es justo preguntarse si una industria podrá desarrollarse a partir de una única web, pero señala que la visión de AppFactory no requiere el predominio de Facebook. Las plataformas sociales llegaron para quedarse.<br/><br/> Un elemento fundamental para la ampliación de esa industria consiste en la interoperabilidad entre plataformas sociales, observa Werbach, de Wharton. Con Facebook tomando la delantera, participantes de esa industria, como Deshpande, recurrieron a las otras redes sociales para hacer sus plataformas compatibles con Facebook, de modo que los desarrolladores puedan instalar sus aplicaciones en múltiples plataformas con sólo pulsando algunas teclas. <br/><br/> Deshpande dice que hay un impulso en ese sentido. A principios de diciembre de 2007, por ejemplo, Bebo, una web de red social muy popular, anunció la introducción de una plataforma de aplicaciones abierta que funcionaría fácilmente con las aplicaciones de Facebook. Un mes antes, Google había lanzado OpenSocial, una plataforma de aplicaciones estandarizada que fue respaldada por la mayor parte de las principales webs de redes sociales, con excepción de Facebook. Esa compatibilidad tal vez sea esencial para los desarrolladores de aplicaciones que entren en mercados fuera de EEUU donde Facebook tiene menos peso.<br/><br/> De momento, Fader, de Wharton, cree que Facebook continuará liderando un mercado de masas de una manera diferente a cómo lo hacen los medios tradicionales. Ni incluso la televisión tiene el mismo nivel de participación. Por el momento, no hay nada igual a Facebook, concluye.<br/><br/><br/>
Ese día, Zuckerberg anunció que el sitio de redes sociales de capital privado fundado en 2004 se abriría a terceros desarrolladores, transformándose en una plataforma en la que otros negocios pueden operar. Ocho meses después, más de 14.000 solicitudes procedentes de desarrolladores externos están activas en Facebook, permitiendo a los usuarios hacer de todo, desde flirtear a navegar en busca de libros. Los de mayor éxito están obteniendo beneficios de los ingresos por publicidad.

¿Se está convirtiendo Facebook en el sistema operativo social de Internet, llamado a sostener toda una nueva generación de empresas o esta nueva industria de aplicaciones está apoyándose demasiado en la popularidad de un único sitio web? Líderes de la industria y expertos de Wharton han identificado grandes oportunidades para aquellos que sean capaces de gestionar el riesgo.

"No hay ninguna duda de que las plataformas de redes sociales construirán la base para una cantidad importante de innovación y oportunidades de negocio", dice Kevin Werbach, profesor de Estudios legales y Ética empresarial de Wharton. "Lo que no está claro todavía es si habrá uno o dos jugadores dominantes. Es un ambiente muy dinámico".

Por el momento, Facebook es "el rey de una plataforma de redes sociales y lo será durante mucho tiempo", afirma Peter Fader, profesor de Marketing de Wharton. Aunque MySpace es más grande, actualmente el tercer sitio más popular de EEUU, comparado con el quinto puesto que ocupa Facebook, todavía no se ha abierto a desarrolladores externos (aunque Rupert Murdoch ya ha anunciado su intención de hacerlo). "Facebook es como el teclado QWERTY: No tiene nada especial, pero apareció en el momento y en el sitio oportunos", dice Fader.

Lo que convierte a Facebook en una plataforma atractiva para los negocios es, para Kendall Whitehouse, director senior de Tecnología de la información de Wharton, "que la web tiene un público enorme, por lo tanto cuenta ya con una infraestructura interna [de interacciones online], que le permite explotar el efecto de red en volúmenes considerables." ¿Qué obtiene Facebook a cambio? Un rico contenido interactivo que hace que las miradas confluyan en el sitio web, y un completo mundo de desarrolladores compitiendo entre ellos para crear nuevas y mejores aplicaciones, dice Whitehouse.

Con las puertas abiertas ahora a nuevos desarrolladores de todo tipo, desde adolescentes enganchados a Facebook hasta grandes empresas, Fader dice que el entusiasmo emprendedor está a punto de convertirse en una fiebre. A juzgar por el interés entre los estudiantes, bromea, el espíritu emprendedor de Facebook podría ser convertirse en una especialización en las escuelas de negocios. "Muchos de ellos ni siquiera están pensando en ganar dinero. Facebook es sólo un lugar donde están pasando buena parte de sus vidas, y ahora tienen la oportunidad de divertirse y trabajar al mismo tiempo".

"Este entusiasmo emprendedor es solo una parte de lo que está ocurriendo en la plataforma de Facebook", dice Fader. Para las empresas ya establecidas, crear una aplicación Facebook es una manera "de subirse a lo alto de la montaña y gritar para llamar la atención". En esta categoría podemos encontrar aplicaciones vinculadas a productos de la vida diaria, como el popular juego "Parking Wars" creado por A&E Television Networks para anunciar una nueva serie acerca de la Autoridad de Estacionamiento de Filadelfia. Este juego-anuncio permite a los usuarios de Facebook aparcar sus coches en los perfiles de otros y ganar dinero virtual multando a los vehículos que están mal aparcados.

"No hay duda de que la plataforma Facebook, conocida como f8 ha generado una nueva industria", dice Fader, afirmando que lo único que le sorprende es que haya tardado tanto tiempo. Pero con tantas empresas de reciente creación enfocadas totalmente en Facebook, Fader presiente que habrá problemas. "Respaldarse al 100% en Facebook es muy arriesgado, porque las redes sociales son inestables en sí mismas. Hace cinco años, podríamos haber estado hablando de Friendster". Aún así, dice que el mercado es lo suficientemente vibrante como para al menos garantizar "el arranque de negocios".


Dos hermanos y un juego de mesa


Jayant y Rajat Agarwalla son, en muchos sentidos, los típicos emprendedores de Facebook. Los Kolkata, hermanos de India, crearon un sitio web para jugar a la versión online de Scrabble hace algunos años "sólo porque nos gustaba el juego", dice Jayana, de 21 años, que además dirige una empresa de desarrollo de Internet en el exterior. La web atraía cerca de 3.000 jugadores regularmente. Cuando un usuario americano sugirió a los hermanos que lanzaran una versión del juego en Facebook, Jayant y Rajat pasaron diez días elaborando la aplicación hasta finalmente lanzarlo en julio de 2007.

Con esta pequeña inversión, los hermanos de repente se convirtieron en dueños de uno de los grandes éxitos: Scrabulous. A finales de enero de 2008, más de medio millón de usuarios de Facebook jugaban diariamente al Scrabulous, siendo cuatro veces mayor el número de los que han añadido la aplicación a su perfil de Facebook. Puesto que los desarrolladores externos pueden quedarse con los ingresos que generan, los Agarwallas están obteniendo cerca de 25.000 dólares al mes en concepto de publicidad, según Jayana, lo que les deja unos "beneficios decentes" después de gastos como el hosting, además de los costes laborales y de servidores.

Pero los hermanos Agarwalla podrían ser víctimas de su propio éxito: A mediados de enero, la empresa Hasbro, de Pawtucket, Rhode Island, que tiene los derechos de Scrabble en EEUU y Canadá, pidió a Facebook que retirara Scrabulous de su portal porque infringía derechos de copyright. "Hemos invertido muchos años en la construcción de la marca Scrabble, y lo que está haciendo Scrabulous es piratería", dice una declaración oficial de Hasbro. "Esperamos llegar a una solución amistosa. Si no podemos llegar a una rápidamente, nos veremos forzados a cerrar la versión online ilegal del juego".

La irrupción de los Agarwallas en el estrellato viral demuestra que hay oportunidades de negocio inherentes a la plataforma de Facebook, según declara Whitehouse, de Wharton. Lanzar una aplicación online no es "lo mismo que abrir una fábrica", dice. "Las barreras para entrar, aunque no son triviales, son relativamente bajas"básicamente el coste del tiempo de un programador inteligente". El aparente éxito accidental de los Agarwallas es, de hecho, un acontecimiento común, añade. "A menudo los desarrolladores crean su primera aplicación sin tener planes inmediatos de generar ingresos. Si el negocio no despega, no importa, porque no esperan ganar dinero de todas maneras. Pero si el proyecto tiene éxito, entonces es preciso pensar en una forma de ganar dinero". Esta estrategia de no tener nada que perder es menos atractiva para las grandes empresas. "El programador solitario tienen incentivos diferentes para poner su trabajo a disposición de manera gratuita. Una empresa establecida, con responsabilidad hacia sus accionistas, probablemente tomaría un camino más comedido".

En agosto de 2007, Hasbro vendió los derechos digitales a Scrabble y otros juegos a Electronic Arts (EA), el gigante del juego de Redwood City, California. Al mes siguiente, EA lanzó su versión de Scrabble para los teléfonos móviles. Los críticos de tecnología dieron su aprobado al juego salvo por un posible fallo fatal: Los usuarios solo pueden jugar con otros pasándose físicamente el juego entre ellos.

Hasbro tienen juegos online para varios jugadores. Los usuarios pueden descargarse Monopoly, otro juego de mesa de Hasbro, por 19,95 dólares, pero sólo pueden jugar con amigos si éstos disponen del mismo juego.

Los dos intentos en el sector de juegos de mesa digital demuestran cómo Scrabulous llenó un nicho utilizando uno de los mayores activos de Facebook, lo que Zuckerberg llama "el gráfico social", es decir, los vínculos entre usuarios y sus amigos. Scrabulous hace posible, por ejemplo, que se pueda recrear el gran juego familiar Scrabble, incluso cuando estos miembros de la familia estén repartidos por todo el mundo (asumiendo, por supuesto, que todos los miembros de la familia son los suficientemente expertos en tecnología como para mantener una cuenta de Facebook). Ya que los juegos de Scrabulous se pueden guardar para jugar semanas o meses más tarde, y permiten lo que el emprendedor de nuevos medios Rodney Rumford llama "cortas ráfagas de interacción".

"Conozco muchos capitalistas de riesgo y consejeros delegados que juegan Scrabulous. Es una nueva forma de golf. Quizás no tengas tiempo de jugar nueve hoyos, pero puedes interactuar socialmente y desafiar a otro a través de Scrabulous", dice Rumford, consejero delegado de Solana Beach, en California y editor de Facereviews.com, un sitio web de aplicaciones Facebook.

"Scrabulous ha creado valor para el producto de una manera en la que Hasbro nunca habría pensado lograr", afirma Fader, de Wharton. "El desafío de Hasbro es renunciar a los abogados, hacer un mejor desarrollo del negocio y sacar una versión online del juego que le guste a la gente mucho más. Si las personas están jugando más Scrabble, deberían averiguar cómo sacarle más partido".

Karl Savage, cuya fotografía en Facebook lo describe como "el representante informal y no elegido para la campaña Salva a Scrabulous", tuvo que responder durante una reciente entrevista en la radio de la BBC si jugaría a un juego online de Scrabble creado por Hasbro si se cerrara Scrabulous. "El principal atributo de venta de Scrabulous es para mí que puedo jugar dentro de Facebook. Si fuera en un sitio externo, tendría que buscar a mis amigos de nuevo, y no creo que esto funcionara, tampoco creo que la gente lo haría".


Citas y tarjetas online


Como la mayoría de los desarrolladores de aplicaciones son individuos o pequeñas empresas, las grandes empresas "habituadas a contratar agencias con presupuestos de 100 millones de dólares sólo ahora están comenzando a trabajar con microdesarrolladores", observa Rumford. Pocas empresas de gran tamaño acertaron con Facebook, como Red Bull, la bebida energética producida por la austriaca Red Bull GmbH, cuya aplicación disponible en Facebook, "Roshambull", ofrece una versión digital del juego infantil "piedra, papel o tijeras".

También existe la posibilidad de que marcas mucho más importantes pierdan terreno. Gravitational Medía, de Rumford, lanzó una tarjeta de felicitación en Facebook a modo de experimento, para dar a sus programadores la oportunidad de juguetear con la plataforma f8. "No teníamos la intención de ganar dinero con la tarjeta, pero ahora estamos ganando a la aplicación de Hallmark en una proporción de diez a uno", dice Rumford. Recientemente, el "Cool Greeting Cards", de Gravitational, contabilizó 2.015 usuarios activos diarios frente a los 205 de "Hallmark eCards".

Los contactos sociales online es otra área en la que las grandes empresas están quedándose atrás. A ejemplo de los hermanos Agarwalla antes del lanzamiento de la f8, Cliff Lerner tenía una web llamada Iamfreetonight.con, una web de citas online de propiedad de eTwine, de Manhattan. Después del anuncio de Zuckerberg, en mayo, Lerner recuerda que "decidimos dejar de trabajar en el Iamfreetonight.con durante algunas semanas para crear una aplicación de citas online en Facebook". El resultado fue un programa llamado "Meet New People" [Conozca gente nueva]. "Rápidamente conseguimos más usuarios para la aplicación que teníamos en la web. No gastamos un céntimo siquiera en divulgar la aplicación" fue todo viral".

Después, la empresa de Lerner lanzó una aplicación todavía más popular, "¿está usted interesado?", que permite al usuario descubrir otros individuos solteros y expresar su interés por ellos. La aplicación alcanzó recientemente la cifra de unos 600.000 usuarios diarios activos. La empresa de Lerner pasó a llamarse SNAP Interactive y ahora se prepara para cerrar las actividades de la web de citas independiente, concentrándose totalmente en el desarrollo de aplicaciones para Facebook.

Haciendo una comparación, dos de las principales empresas del segmento de citas online " eHarmony.con y Match.con " registraron recientemente un tráfico diario de 48 usuarios activos en una aplicación de Facebook. Y no es solamente en Facebook se están quedándose atrás las empresas de citas online ya existentes. De acuerdo con comScore, empresa de análisis de Internet de Reston, Virginia, el tráfico en webs independientes como eHarmony y Match.con cayó un 21% y un 16%, respectivamente, entre 2006 y 2007. Observadores de la industria atribuyen el hecho, en parte, a la fascinación ejercida por las web de redes sociales que permiten a los usuarios citarse gratuitamente.


La expansión de una industria


SNAP Interactive, de Lerner, es el centro de atención en el mundo de los negocios de Facebook porque es una de las pocas empresas de capital abierto dedicadas al desarrollo de aplicaciones. En su informe sobre beneficios preliminar del último trimestre de 2007 presentó ganancias en torno a los 388.000 dólares " un aumento de más de diez veces respecto a los obtenidos en el tercer trimestre -.

A pesar del gran crecimiento de aplicaciones superestrellas, como Slide, de San Francisco, y RockYou, de San Mateo, Werbach, de Wharton, cuestiona si la economía de Facebook se mantendrá en nivel micro durante algún tiempo. "Si se empieza un negocio que requiere sólo un pequeño flujo de ingresos capaz de sostener pocos individuos, podrá hacerlo en Facebook. Pero comenzar un negocio que más tarde abrirá su capital lo suficientemente valioso como para convertirse en objeto de adquisición " hoy en día no está claro qué oportunidades tendría", observa Werbach, fundador del congreso de tecnología Supernova.

Otras cuestiones relativas a la importancia de las aplicaciones tienen su origen en los propios usuarios de Facebook. Como las aplicaciones frecuentemente incentivan o incluso exigen que el usuario invite a otros a que participen, esto puede inducir a un flujo aparentemente constante de solicitudes de "amigos" de Facebook. Alguien desea comparar sus películas favoritas con usted; otro lo desafía a participar en el juego Tejas Hold"Em; un tercero lo invita, y a un centenar de otras personas también, a ver un vídeo aleatorio. Algunos usuarios de Facebook comenzaron a protestar contra ese "spam de amigos".

Pero, Rumford, de Gravitational Media, está convencido de que la mano invisible del mercado de Facebook hará la separación entre las aplicaciones que son útiles y aquéllas que realmente no lo son " y a pesar de la proliferación de aplicaciones, Rumford dice que hay bastante espacio para muchos otros-. "El fruto maduro se ha cosechado, pero todavía hay diversos espacios que tienen que ser llenados".

Los que creen en el alza del mercado de Facebook prevén que las personas pasarán cada vez más tiempo de su vida digital en webs de relaciones sociales como Facebook. Styky Phonebook, una aplicación desarrollada por un estudiante de Wharton, por ejemplo, permite al usuario guardar y sincronizar las agendas de dirección del móvil en las páginas de Facebook. Otras aplicaciones permiten a los usuarios importar sus bibliotecas de música o traer a Fecebook contenidos generados en blogs externos. Como Facebook planea lanzar su propio sistema de pagos, los usuarios, en breve, podrán hacer compras online sin que para eso tengan que dejar los límites azul y blanco tan acogedores de sus páginas de perfil.

"Las aplicaciones que operan actualmente en Facebook sólo arañan la superficie de lo que es posible", señaló en un e-mail Salil Deshpande, de la empresa de capital de riesgo Bay Partners de Menlo Park, en California. Deshpande, junto con su compañero Angela Strange, creó AppFactory, un fondo de capital de riesgo agresivo cuyo objetivo son los desarrolladores de aplicaciones para Facebook. De acuerdo con Deshpande, el fondo recibió cientos de candidaturas decidiéndose por seis iniciativas de riesgo, todas con inversiones entre 25.000 y 250.000 dólares.

Deshpande dice que es justo preguntarse si una industria podrá desarrollarse a partir de una única web, pero señala que la visión de AppFactory "no requiere el predominio de Facebook. Las plataformas sociales llegaron para quedarse".

Un elemento fundamental para la ampliación de esa industria consiste en la "interoperabilidad entre plataformas sociales", observa Werbach, de Wharton. Con Facebook tomando la delantera, participantes de esa industria, como Deshpande, recurrieron a las otras redes sociales para hacer sus plataformas compatibles con Facebook, de modo que los desarrolladores puedan instalar sus aplicaciones en múltiples plataformas con sólo pulsando algunas teclas.

Deshpande dice que hay un "impulso" en ese sentido. A principios de diciembre de 2007, por ejemplo, Bebo, una web de red social muy popular, anunció la introducción de una plataforma de aplicaciones abierta que funcionaría fácilmente con las aplicaciones de Facebook. Un mes antes, Google había lanzado OpenSocial, una plataforma de aplicaciones estandarizada que fue respaldada por la mayor parte de las principales webs de redes sociales, con excepción de Facebook. Esa compatibilidad tal vez sea esencial para los desarrolladores de aplicaciones que entren en mercados fuera de EEUU donde Facebook tiene menos peso.

De momento, Fader, de Wharton, cree que Facebook continuará liderando un mercado de masas de una manera diferente a cómo lo hacen los medios tradicionales. "Ni incluso la televisión tiene el mismo nivel de participación. Por el momento, no hay nada igual a Facebook", concluye.


  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.