text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Profesora de la Sabana descifró las palabras que definen la identidad juvenil

      
A raíz del estudio <span style=font-style: italic;>Identidad de género en el discurso de los universitarios</span>, realizada por la profesora del Instituto de la Familia, Victoria Cabrera García, <span style=font-style: italic;>Actualidad Universitaria</span>, un sitio web de la Universidad, se interesó por conocer más sobre el tema y entrevistó a la investigadora.<br/><br/><span style=font-weight: bold;>Con base en el estudio que usted realizó sobre el lenguaje usado en los estudiantes sobre la identidad de género en el discurso de los universitarios, ¿cuál es la principal conclusión o conclusiones que identifica?</span><br style=font-weight: bold;/><br/>Lo principal que yo encontré es poder darme cuenta, o en general que las personas se den cuenta, de que muchas veces la palabra no quiere o no significa realmente semánticamente hablando lo que ellos quieren decir. <br/><br/> Hubo algunas palabras que utilizaron los jóvenes que no coinciden literalmente con lo que eso quiere decir y la usan como muletilla a la hora de saludarse, a la hora de despedirse, como una expresión de cariño, como una expresión de contacto verbal, pero realmente eso no significa lo que ellos quieren expresar, sino que expresan otra cosa, expresión de afecto, de cariño, es una muletilla para comunicarse pero nada más.<br/><br/><span style=font-weight: bold;>¿Cuál es el principal aporte que esta investigación hace?</span><br/><br/>Que las personas podamos entender, en especial los adultos en general, ese vocabulario de los jóvenes y a su vez que los jóvenes puedan entender por qué a veces los adultos no entienden esa manera de expresarse, chocan con esa manera de expresarse.<br/><br/> Por lo tanto es importante esta investigación desde el punto de vista de acercarnos las dos generaciones, los jóvenes a las personas mayores y a la inversa, con el propósito de que este no sea un obstáculo que contribuya al distanciamiento entre las dos generaciones, sino que logremos comprendernos a pesar de estas expresiones que ellos usan.<br/><br/><span style=font-weight: bold;>¿Por qué hacer una investigación de este tipo?</span><br/><br/>Para poder entender esa manera de expresarse. Me surgió esta inquietud porque las expresiones de los jóvenes han sido muy criticadas por los adultos y les choca.<br/><br/> En los almuerzos, a los cuales uno asiste, la gente dice que les choca esa manera de ser, esa manera de expresarse, porque no usan otra palabra que sí facilite la comunicación, en lugar de esas palabras hostiles.<br/><br/> Por este motivo, esta investigación precisamente permitió poder entender una posición y la otra, hacer reflexionar a los jóvenes acerca de la manera como se está deteriorando el lenguaje, cómo ellos lo están deteriorando precisamente por entrar en esas interacciones tan coloquiales, y a su vez que los adultos entiendan que también es una manera coloquial de expresarse, que para ellos facilita la confianza y la intimidad en sus relaciones.<br/><br/><span style=font-weight: bold;>¿En qué muestra se realizó la investigación?</span><br/><br/>Esa muestra formó parte de unos estudiantes que estaban conmigo en la materia Familia y sociedad en aquel entonces: eran cuatro hombres y cuatro mujeres. La idea era poder extraer de esa muestra que hay expresiones exclusivas de los hombres y mujeres.<br/><br/> Hay expresiones más afectuosas por parte de las mujeres: los hombres nunca usarían una expresión que fuera a dar entender que ellos son del otro sexo. En cambio, las mujeres no tienen ningún problema en ser afectuosas en sus expresiones, cosa que no harían los hombres. Por el contrario, a ellos les da más masculinidad, más virilidad, el hecho de expresar palabras hostiles y palabras vulgares en su vocabulario.<br/><br/> El proceso fue largo, convocar a los estudiantes no fue fácil, ellos tienen cierta resistencia a que esta información se dé a conocer, a que tenga alguna consecuencia de tipo académico, que la nota se vea afectada.<br/><br/> Esto se hizo de esta manera: entrevistándolos a cada uno de ellos y contando con su consentimiento y dándoles a conocer las reglas de juego de tal manera que estuvieran en una participación dentro de la investigación, y que no tenían ninguna implicación académica. <br/><br/> El artículo fue publicado en la revista <span style=font-style: italic;>Educación y Educadores</span> de la Facultad de Educación de la Universidad, la cual está catalogada en el Publindex de Conciencias en la categoría B.
A raíz del estudio Identidad de género en el discurso de los universitarios, realizada por la profesora del Instituto de la Familia, Victoria Cabrera García, Actualidad Universitaria, un sitio web de la Universidad, se interesó por conocer más sobre el tema y entrevistó a la investigadora.

Con base en el estudio que usted realizó sobre el lenguaje usado en los estudiantes sobre la identidad de género en el discurso de los universitarios, ¿cuál es la principal conclusión o conclusiones que identifica?

Lo principal que yo encontré es poder darme cuenta, o en general que las personas se den cuenta, de que muchas veces la palabra no quiere o no significa realmente semánticamente hablando lo que ellos quieren decir.

Hubo algunas palabras que utilizaron los jóvenes que no coinciden literalmente con lo que eso quiere decir y la usan como muletilla a la hora de saludarse, a la hora de despedirse, como una expresión de cariño, como una expresión de contacto verbal, pero realmente eso no significa lo que ellos quieren expresar, sino que expresan otra cosa, expresión de afecto, de cariño, es una muletilla para comunicarse pero nada más.

¿Cuál es el principal aporte que esta investigación hace?

Que las personas podamos entender, en especial los adultos en general, ese vocabulario de los jóvenes y a su vez que los jóvenes puedan entender por qué a veces los adultos no entienden esa manera de expresarse, chocan con esa manera de expresarse.

Por lo tanto es importante esta investigación desde el punto de vista de acercarnos las dos generaciones, los jóvenes a las personas mayores y a la inversa, con el propósito de que este no sea un obstáculo que contribuya al distanciamiento entre las dos generaciones, sino que logremos comprendernos a pesar de estas expresiones que ellos usan.

¿Por qué hacer una investigación de este tipo?

Para poder entender esa manera de expresarse. Me surgió esta inquietud porque las expresiones de los jóvenes han sido muy criticadas por los adultos y les choca.

En los almuerzos, a los cuales uno asiste, la gente dice que les choca esa manera de ser, esa manera de expresarse, porque no usan otra palabra que sí facilite la comunicación, en lugar de esas palabras hostiles.

Por este motivo, esta investigación precisamente permitió poder entender una posición y la otra, hacer reflexionar a los jóvenes acerca de la manera como se está deteriorando el lenguaje, cómo ellos lo están deteriorando precisamente por entrar en esas interacciones tan coloquiales, y a su vez que los adultos entiendan que también es una manera coloquial de expresarse, que para ellos facilita la confianza y la intimidad en sus relaciones.

¿En qué muestra se realizó la investigación?

Esa muestra formó parte de unos estudiantes que estaban conmigo en la materia Familia y sociedad en aquel entonces: eran cuatro hombres y cuatro mujeres. La idea era poder extraer de esa muestra que hay expresiones exclusivas de los hombres y mujeres.

Hay expresiones más afectuosas por parte de las mujeres: los hombres nunca usarían una expresión que fuera a dar entender que ellos son del otro sexo. En cambio, las mujeres no tienen ningún problema en ser afectuosas en sus expresiones, cosa que no harían los hombres. Por el contrario, a ellos les da más masculinidad, más virilidad, el hecho de expresar palabras hostiles y palabras vulgares en su vocabulario.

El proceso fue largo, convocar a los estudiantes no fue fácil, ellos tienen cierta resistencia a que esta información se dé a conocer, a que tenga alguna consecuencia de tipo académico, que la nota se vea afectada.

Esto se hizo de esta manera: entrevistándolos a cada uno de ellos y contando con su consentimiento y dándoles a conocer las reglas de juego de tal manera que estuvieran en una participación dentro de la investigación, y que no tenían ninguna implicación académica.

El artículo fue publicado en la revista Educación y Educadores de la Facultad de Educación de la Universidad, la cual está catalogada en el Publindex de Conciencias en la categoría B.
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.