text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Bióloga de la U. Militar encontró que los venados también bostezan

      
Hay comportamientos que uno no se espera en esta especie. Por ejemplo, el hecho de bostezar o como los machos para demostrar su dominancia, liman sus cuernos contra los troncos de los árboles y utilizan mucho el sentido del olfato para reconocer su entorno, explicó Aconcha. <br/><br/> El interés de estudiar esta especie radicó en su trabajo con mamíferos y por un acercamiento con el parque de Chingaza. Para el desarrollo de su investigación contó con la asesoría del profesor Enrique Zerda, del Departamento de Biología, que dirige el grupo de bioacústica y comportamiento en animales. <br/><br/> Una cosa bien interesante es que en Chingaza hace unos 10 años no se veían venados debido a la cacería. Ante esto, hubo un control por parte del Parque y la reproducción de estos animales se recuperó. Ver venados en Chingaza es normal y se ha recuperado muy bien, aseguró Zerda. <br/><br/><b>Mirando, mirando</b><br/> Para el desarrollo de la investigación, Aconcha visitó el parque por siete meses, recorrió dos sectores donde se encuentran los venados: Monterredondo, donde hay una gran afluencia de turistas y su presencia no ahuyenta a los venados, que ya están acostumbrados a verlos, y La Playa, donde los animales no tienen ningún tipo de acercamiento con los humanos. <br/><br/> En el sector de Monterredondo estaba desde las 8 de la mañana hasta las 6 de la tarde y, en La Playa, las observaciones empezaban desde las 12 del día hasta las 6 de la tarde. Esto se debía a que el ritmo de actividad de los venados de este lugar es diferente porque no salen de sus madrigueras hasta la tarde, indicó Aconcha. <br/><br/>Mis herramientas de trabajo siempre fueron los binoculares, registrar en un cuaderno todo lo que observaba y una grabadora, contó Aconcha. <br/><br/> Así, la bióloga en sus recorridos, soportando las bajas temperaturas del páramo, la soledad y la intemperie, pudo identificar variables y características de los comportamientos de los venados cuando actuaban solos o en grupo. Dentro del catálogo de comportamientos individuales se registraron 34 unidades de comportamiento; y para el catálogo de comportamientos sociales se obtuvieron 14 actitudes.
"Hay comportamientos que uno no se espera en esta especie. Por ejemplo, el hecho de bostezar o como los machos para demostrar su dominancia, liman sus cuernos contra los troncos de los árboles y utilizan mucho el sentido del olfato para reconocer su entorno", explicó Aconcha.

El interés de estudiar esta especie radicó en su trabajo con mamíferos y por un acercamiento con el parque de Chingaza. Para el desarrollo de su investigación contó con la asesoría del profesor Enrique Zerda, del Departamento de Biología, que dirige el grupo de bioacústica y comportamiento en animales.

"Una cosa bien interesante es que en Chingaza hace unos 10 años no se veían venados debido a la cacería. Ante esto, hubo un control por parte del Parque y la reproducción de estos animales se recuperó. Ver venados en Chingaza es normal y se ha recuperado muy bien", aseguró Zerda.

Mirando, mirando
Para el desarrollo de la investigación, Aconcha visitó el parque por siete meses, recorrió dos sectores donde se encuentran los venados: Monterredondo, donde hay una gran afluencia de turistas y su presencia no ahuyenta a los venados, que ya están acostumbrados a verlos, y La Playa, donde los animales no tienen ningún tipo de acercamiento con los humanos.

"En el sector de Monterredondo estaba desde las 8 de la mañana hasta las 6 de la tarde y, en La Playa, las observaciones empezaban desde las 12 del día hasta las 6 de la tarde. Esto se debía a que el ritmo de actividad de los venados de este lugar es diferente porque no salen de sus madrigueras hasta la tarde", indicó Aconcha.

"Mis herramientas de trabajo siempre fueron los binoculares, registrar en un cuaderno todo lo que observaba y una grabadora", contó Aconcha.

Así, la bióloga en sus recorridos, soportando las bajas temperaturas del páramo, la soledad y la intemperie, pudo identificar variables y características de los comportamientos de los venados cuando actuaban solos o en grupo. Dentro del catálogo de comportamientos individuales se registraron 34 unidades de comportamiento; y para el catálogo de comportamientos sociales se obtuvieron 14 actitudes.
  • Fuente:


Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.