text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

U. Nacional encontró que la corteza de papa podría evitar infartos

      
Tomando como patrón a la aspirina, reconocida por su actividad antiagregante, que incide en la disminución de infarto del miocardio, investigadores del grupo Principios Bioactivos en Plantas, de la Universidad Nacional de Colombia, aislaron del extracto de la corteza de papa sustancias que al parecer también tienen actividad antiagregante y contra la hipertensión arterial. Estos resultados preliminares, obtenidos con ratas de experimentación, están siendo corroborados en la Universidad de Salamanca, España. <br/><br/> Los primeros experimentos se hicieron con ratas genética o espontáneamente hipertensas, y con ratas normotensas, es decir, con presión arterial normal. A las primeras se les sometió a niveles estables de presión, y se les suministró el extracto del tubérculo. Según la bacterióloga y candidata a Doctor en Ciencias Farmacéuticas Marcela Buitrago, los análisis demostraron una potencial reducción de la presión arterial en los modelos experimentales. <br/><br/> Las ratas normotensas sufrieron una disminución de la presión arterial, es decir, el extracto podría ser un antihipertensivo. Las sustancias que inducen esta actividad aún están por descubrirse. <br/><br/><b>Una sola sustancia, dos efectos</b><br/> Los estudios han ido más allá. El extracto de la corteza de papa también se ha probado como antiagregante plaquetario (anticoagulante) y, al compararlo con la actividad que en ese sentido ejerce la aspirina, resulta prometedor. <br/><br/> Sustancias o fármacos como la aspirina, y sus efectos antiagregantes, disminuyen la formación de trombos, lo que a su vez reduce la mortalidad y la morbilidad en pacientes con enfermedad coronaria y riesgo de infarto. Los estudios del grupo Principios Bioactivos en Plantas midieron la actividad anticoagulante del extracto de la cáscara de la papa, induciendo la agregación de plaquetas en una preparación sanguínea. <br/><br/> La actividad antiagregante de la aspirina y de la papa, en concentraciones relativamente bajas, fue común. Según los investigadores, la actividad antiagregante de la aspirina es ostensible con concentraciones inferiores a 1 microgramo/mL (milésima de miligramo). Lo interesante es que la variedad pastusa mostró un perfil similar. <br/><br/>Lo que aún es un enigma es la identificación de los compuestos que, en la cáscara del tubérculo, son los responsables de la actividad antiagregante.
Tomando como patrón a la aspirina, reconocida por su actividad antiagregante, que incide en la disminución de infarto del miocardio, investigadores del grupo Principios Bioactivos en Plantas, de la Universidad Nacional de Colombia, aislaron del extracto de la corteza de papa sustancias que al parecer también tienen actividad antiagregante y contra la hipertensión arterial. Estos resultados preliminares, obtenidos con ratas de experimentación, están siendo corroborados en la Universidad de Salamanca, España.

Los primeros experimentos se hicieron con ratas genética o espontáneamente hipertensas, y con ratas normotensas, es decir, con presión arterial normal. A las primeras se les sometió a niveles estables de presión, y se les suministró el extracto del tubérculo. Según la bacterióloga y candidata a Doctor en Ciencias Farmacéuticas Marcela Buitrago, "los análisis demostraron una potencial reducción de la presión arterial en los modelos experimentales".

Las ratas normotensas sufrieron una disminución de la presión arterial, es decir, el extracto podría ser un antihipertensivo. Las sustancias que inducen esta actividad aún están por descubrirse.

Una sola sustancia, dos efectos
Los estudios han ido más allá. El extracto de la corteza de papa también se ha probado como antiagregante plaquetario (anticoagulante) y, al compararlo con la actividad que en ese sentido ejerce la aspirina, resulta prometedor.

Sustancias o fármacos como la aspirina, y sus efectos antiagregantes, disminuyen la formación de trombos, lo que a su vez reduce la mortalidad y la morbilidad en pacientes con enfermedad coronaria y riesgo de infarto. Los estudios del grupo Principios Bioactivos en Plantas midieron la actividad anticoagulante del extracto de la cáscara de la papa, induciendo la agregación de plaquetas en una preparación sanguínea.

La actividad antiagregante de la aspirina y de la papa, en concentraciones relativamente bajas, fue común. Según los investigadores, "la actividad antiagregante de la aspirina es ostensible con concentraciones inferiores a 1 microgramo/mL (milésima de miligramo). Lo interesante es que la variedad pastusa mostró un perfil similar".

Lo que aún es un enigma es la identificación de los compuestos que, en la cáscara del tubérculo, son los responsables de la actividad antiagregante.
  • Fuente:


Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.