text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Libertad de prensa en Colombia: ¿A quién creerle?

      
La intervención de los estudiantes permitió conocer algunas de las posiciones del Presidente respecto a la libertad de prensa en el país, un tema considerado vital para el buen funcionamiento de la democracia, y uno de los grandes principios de la profesión, ya que sin libertad de prensa no hay libertad y sin libertad no hay pleno desarrollo de la sociedad, como lo explicó Hans-Peter Knudsen Quevedo, rector de la Universidad del Rosario.<br/><br/> Sin embargo, y aunque es notoria la disminución de periodistas asesinados, apenas uno y no por razones vinculadas con su oficio de acuerdo con el Presidente Uribe, el ejercicio periodístico se ha visto afectado en otros aspectos, según concluye un estudio del Observatorio de Medios de la Facultad de Comunicación de la Universidad de la Sabana. Por ejemplo, más de la mitad de quienes ejercen el periodismo en la Costa Atlántica han pensado en abandonar la profesión por diversas circunstancias, especialmente presiones y amenazas. <br/><br/> En el occidente del país, el 48% de los 200 periodistas encuestados en el estudio adelantado por el Observatorio en 30 ciudades colombianas, se ha abstenido de publicar información que consideraba relevante por temor a perder su trabajo. <br/><br/> De igual forma, según el más reciente informe de la Sociedad Interamericana de Prensa- SIP, reunida la semana pasada en Venezuela, 32 periodistas colombianos fueron amenazados, en un período de seis meses, y quedó patente la preocupación de la SIP por la impunidad que rodea a crímenes contra periodistas, especialmente en Brasil, Colombia, México y Perú, entre otros países. <br/><br/> Esta situación, sin embargo, contrasta con la aseveración del Presidente respecto a la seguridad y garantías que se ofrecen a los comunicadores para realizar libremente su trabajo, sin ningún tipo de presión y protegiendo a aquellos periodistas que lo solicitan, sin tener en cuenta si son adeptos o contrarios a las políticas del Gobierno, subrayó el mandatario. <br/><br/> De esta manera, son quince los comunicadores protegidos por el Gobierno y, de acuerdo con Uribe Vélez, varios de los periodistas amenazados han regresado, en referencia al retorno, entre otros, del columnista de la Revista Semana Daniel Coronell. <br/><br/> A pesar de estos avances, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) en su informe anual sobre Colombia, presentado el pasado 9 de febrero, reportó el año pasado 162 violaciones a la libertad de prensa, lo que implicó casi una agresión contra el periodismo cada dos días. De ellas, más del 50% revistieron la forma de amenazas que recibieron los comunicadores con motivo de su tarea informativa. La gravedad de estos hechos incluso llevó a 16 periodistas a abandonar sus lugares de origen, y así sumarse al gran número de personas que se desplaza dentro del país. <br/><br/> En el mismo informe se agrega que no fue uno sino dos los periodistas muertos aparentemente en sus actividades periodísticas. En enero de 2007, en Istmina, Chocó, el periodista y abogado Elacio Murillo Mosquera; y en septiembre del mismo año, en Cartago, Valle, el periodista Javier Darío Arroyave. <br/><br/><b><br/>El problema de la credibilidad</b><br/><br/> Como explicó a NOTICyT la profesora de la Universidad del Rosario, Charlotte de Beauvoir, la libertad de prensa no tiene que ver solamente con la seguridad personal de un periodista sino con otros factores como la posibilidad de acceder a fuentes, la protección de éstas y la verificación de la información oficial y su contraste con otras fuentes. <br/><br/> La falta de verificación por parte de los periodistas con respecto a información oficial, caso reciente de la supuesta foto del Ministro Larrea del Ecuador, que resultó ser equivocada, constituye un ejemplo de cómo los periodistas también se conforman con lo que el ejército y la policía les dan. Esto supone un atentado a la libertad de prensa para el público, señaló la docente. <br/><br/> Así mismo, ante la columna de Daniel Coronell, según la cual el asesor presidencial José Obdulio Gaviria insinuó que en el cubrimiento de la muerte de Raúl Reyes, los periodistas debían ser cuidadosos, prudentes y patrióticos, e incluso pragmáticos, y no profundizar mucho, para prestar un servicio a la patria, Beauvoir aseguró que el comunicador antes que patriota, debe ser periodista. <br/><br/> Sin embargo, para el Presidente Uribe, existe una zona gris, en la que no queda claro donde termina la libertad de prensa y donde comienza la responsabilidad social del comunicador. Así, para el Presidente, esta línea debiera ser trazada por la ética del periodista, mientras que para columnistas como Alberto Aguirre, de la revista Cromos, el compromiso del periodista es con la verdad. <br/><br/> Verdad que muchas veces es la gran sacrificada si se piensa que, según el estudio de la Universidad de la Sabana, el 90% de los comunicadores está convencido de que los datos que reciben de las entidades del Estado, relacionados con el conflicto armado, están manipulados, y la mitad de los encuestados no cree en la información suministrada por el Congreso de la República. <br/><br/> Opiniones diversas respecto de una profesión y un oficio que no deja de generar debates y controversias. Lo cierto es que para la profesora Beauvoir, este gobierno no facilita la libertad de prensa, mientras que el Presidente Uribe destacó los avances de su política de Seguridad Democrática en el campo de protección de periodistas y el decrecimiento de las amenazas contra el gremio.
La intervención de los estudiantes permitió conocer algunas de las posiciones del Presidente respecto a la libertad de prensa en el país, un tema considerado vital para el buen funcionamiento de la democracia, y uno de los "grandes principios de la profesión, ya que sin libertad de prensa no hay libertad y sin libertad no hay pleno desarrollo de la sociedad", como lo explicó Hans-Peter Knudsen Quevedo, rector de la Universidad del Rosario.

Sin embargo, y aunque es notoria la disminución de periodistas asesinados, apenas uno y no por razones vinculadas con su oficio de acuerdo con el Presidente Uribe, el ejercicio periodístico se ha visto afectado en otros aspectos, según concluye un estudio del Observatorio de Medios de la Facultad de Comunicación de la Universidad de la Sabana. Por ejemplo, más de la mitad de quienes ejercen el periodismo en la Costa Atlántica han pensado en abandonar la profesión por diversas circunstancias, especialmente presiones y amenazas.

En el occidente del país, el 48% de los 200 periodistas encuestados en el estudio adelantado por el Observatorio en 30 ciudades colombianas, se ha abstenido de publicar información que consideraba relevante por temor a perder su trabajo.

De igual forma, según el más reciente informe de la Sociedad Interamericana de Prensa- SIP, reunida la semana pasada en Venezuela, 32 periodistas colombianos fueron amenazados, en un período de seis meses, y quedó patente la preocupación de la SIP "por la impunidad que rodea a crímenes contra periodistas, especialmente en Brasil, Colombia, México y Perú, entre otros países".

Esta situación, sin embargo, contrasta con la aseveración del Presidente respecto a la seguridad y garantías que se ofrecen a los comunicadores para realizar libremente su trabajo, "sin ningún tipo de presión y protegiendo a aquellos periodistas que lo solicitan, sin tener en cuenta si son adeptos o contrarios a las políticas del Gobierno", subrayó el mandatario.

De esta manera, son quince los comunicadores protegidos por el Gobierno y, de acuerdo con Uribe Vélez, "varios de los periodistas amenazados han regresado", en referencia al retorno, entre otros, del columnista de la Revista Semana Daniel Coronell.

A pesar de estos avances, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) en su informe anual sobre Colombia, presentado el pasado 9 de febrero, reportó el año pasado 162 violaciones a la libertad de prensa, lo que implicó casi una agresión contra el periodismo cada dos días. De ellas, "más del 50% revistieron la forma de amenazas que recibieron los comunicadores con motivo de su tarea informativa. La gravedad de estos hechos incluso llevó a 16 periodistas a abandonar sus lugares de origen, y así sumarse al gran número de personas que se desplaza dentro del país".

En el mismo informe se agrega que no fue uno sino dos los periodistas muertos "aparentemente en sus actividades periodísticas". En enero de 2007, en Istmina, Chocó, el periodista y abogado Elacio Murillo Mosquera; y en septiembre del mismo año, en Cartago, Valle, el periodista Javier Darío Arroyave.


El problema de la credibilidad


Como explicó a NOTICyT la profesora de la Universidad del Rosario, Charlotte de Beauvoir, la libertad de prensa no tiene que ver solamente con la seguridad personal de un periodista sino con otros factores como la posibilidad de acceder a fuentes, la protección de éstas y la verificación de la información oficial y su contraste con otras fuentes.

"La falta de verificación por parte de los periodistas con respecto a información oficial, caso reciente de la supuesta foto del Ministro Larrea del Ecuador, que resultó ser equivocada, constituye un ejemplo de cómo los periodistas también se conforman con lo que el ejército y la policía les dan. Esto supone un atentado a la libertad de prensa para el público", señaló la docente.

Así mismo, ante la columna de Daniel Coronell, según la cual el asesor presidencial José Obdulio Gaviria insinuó que en el cubrimiento de la muerte de Raúl Reyes, los periodistas debían ser cuidadosos, prudentes y patrióticos, e incluso pragmáticos, "y no profundizar mucho", para prestar un servicio a la patria, Beauvoir aseguró que el comunicador "antes que patriota, debe ser periodista".

Sin embargo, para el Presidente Uribe, existe una "zona gris", en la que no queda claro donde termina la libertad de prensa y donde comienza la responsabilidad social del comunicador. Así, para el Presidente, esta línea debiera ser trazada por la ética del periodista, mientras que para columnistas como Alberto Aguirre, de la revista Cromos, el compromiso del periodista es con la verdad.

Verdad que muchas veces es la gran sacrificada si se piensa que, según el estudio de la Universidad de la Sabana, el 90% de los comunicadores está convencido de que los datos que reciben de las entidades del Estado, relacionados con el conflicto armado, están manipulados, y la mitad de los encuestados no cree en la información suministrada por el Congreso de la República.

Opiniones diversas respecto de una profesión y un oficio que no deja de generar debates y controversias. Lo cierto es que para la profesora Beauvoir, este gobierno no facilita la libertad de prensa, mientras que el Presidente Uribe destacó los avances de su política de Seguridad Democrática en el campo de protección de periodistas y el decrecimiento de las amenazas contra el gremio.
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.