text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Libros para niños: una terapia para el afecto

      
Tres pabellones de la Feria están destinados exclusivamente para niños y jóvenes. No en vano, el tema de la lectura infantil y su importancia en el crecimiento de los menores es uno de los temas clave que se ha tocado en la Feria en el marco del 8º Congreso nacional de Lectura organizado por Fundalectura y Cámara Colombiana del Libro.

La apuesta es promover la lectura infantil como un mecanismo, no sólo para despertar un importante sentido lúdico en los niños, sino también para ir inculcando un hábito sano que ayudaría a superar los bajos índices de lectura de nuestro país. En su día, los niños leyeron y sonrieron mientras les contaban cuentos.

Leer para ser felices

Un 'postre de cuentos' fue lo que les ofreció Julián Salgado a la decena de niños que lo rodearon en el stand de Editores Independientes de Colombia. Salgado hace parte del proyecto Manzana del Saber de la Biblioteca Pública de Cali, que durante varios años ha reunido en sus instalaciones a niños de todas las edades y estratos de la capital de Valle en torno a la lectura de cuentos.

Julián es lo que se conoce como un lector profesional de cuentos. Su sonrisa bonachona, su cuerpo regordete y acolchonado, y su voz de fábula lo hacen hipnótico para los niños, que en uno van rodeándolo hasta llevarlos al lugar mágico donde sucederá la historia que está a punto de narrarles. Los niños se sientan sobre la alfombra del pabellón, y Julián empieza la lectura de La Mosca, un cuento infantil que a través de las travesuras de una mosquita le enseña a los niños la importancia del aseo personal.

Lo de los 'Postres de Cuentos' nació porque 'cuando llegamos a los comedores comunitarios de Cali, después del desayuno de los niños, les leemos un cuento, como un Postre', dice Salgado explicando en qué consiste el proyecto que lo ha traído hasta la Feria del Libro. ¿Por qué le sirven esos cuentos a los niños? Julián no duda en responder, abre sus ojos, sonríe, y dice: 'para ser felices, eso es lo más importante, el nuestro es un trabajo del corazón'.


Libros y más libros para niños


La escritora argentina Elena Dreser considera que 'escribir para niños es mucho más difícil que escribir para adultos'. Dreser escribió para adultos toda la vida, pero desde hace 10 años se puso el reto de empezar con la literatura infantil, desde entonces, ha publicado una veintena de libros para niños y jovencitos. El día de ayer, el Fondo de Cultura Económica presentó su último libro 'Manuela, color canela'. Durante el evento, Elena se colocó las gafas, se dejó rodear de sus pequeños lectores, y les presentó la historia de Manuela, una hermosa negrita orgullosa de su color, a través de la cual los niños podrán aprender sobre la importancia de la tolerancia racial.

'Escribir para niños es una especialidad dentro de este oficio', continúa diciendo Dreser, y explica que para hacerlo hay que manejar varias competencias. Adquisiciones cognoscitivas 'porque no es lo mismo escribirle a un niño de tres que a uno de cinco', y sobre todo, mucho de psicología infantil. 'Además, entre más pequeño es el niño más difícil es escribirles'.

Entre los que escuchaban atentos la lectura de Dreser, estaba Julian Peñalosa y sus hijas, María, Ana y Juliana. Minutos antes de iniciar la lectura de Dreser, Julián le leía a Juliana, su hija menor, sentados y abrazados sobre la alfombra del pabellón. 'Todas las noches les leo antes de dormir', cuenta Julián, y orgulloso, narra la anécdota de María, su hija mayor, que unas semanas atrás le llevó a la cuna de su hermanita recién nacida el mejor regalo de todos: varios libros de su propia colección.

María, sin reparos, cuenta sobre El Secreto de la casa Gris, el libro que está leyendo en estos momentos, 'se trata de una niña que se va a mudar de casa y no quiere, es muy chévere', dice María.

'La televisión acabó con la imaginación', dice Julián al explicar la importancia de la lectura para los niños, y enfatiza en la enorme capacidad de esta herramienta para fortalecer la lúdica, el intelecto y la atención en los menores.

Jenny Muñoz es una de las promotoras de lectura que acompañan a los niños en las salas que este año Fundalectura abrió para que los menores lean. Jenny no sólo está de acuerdo con las razones de Julián, sino que además incluye otro motivo para promover la lectura infantil, 'de esa forma cuando llegan al bachillerato y a las universidades sus índices de aprendizaje y de lectura son mayores'.

Según Muñoz, no hay edades para la lectura. 'Uno le puede leer a niños hasta de cero años', dice, 'todo eso lo va ayudando en su desarrollo'. Y no sólo eso, estudios demuestran que cuando los padres suelen leerle a sus hijos, genera mayores lazos de afecto entre ellos. Por eso, Juliana, la hija menor de Julián Peñalosa, le pide que la cargue, le da un beso en la mejilla a su padre y abre el libro que éste le acaba de comprar.
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.